Ya no se Roban Grandes Joyas


Algo en lo que últimamente me detengo a pensar bastante, es la facilidad que tenemos para sectorizar los delitos. Frente a ciertas gestas, deliberadamente el subconsciente ya nos lleva a pensar que el que es morocho y usa buzo es un ladrón, falopero, asesino… Si bien antes que nada quiero decir que la pobreza no justifica el crimen, no obstante hay situaciones marginales que son su caldo de cultivo.

Al respecto de lo dicho, tenemos un ejemplo pertinaz en el premio Nobel de medicina 2007, el genetista molecular ítalo-estadounidense Mario Capecchi, que fue mendigo y chico de la calle y confesó que viviendo en esas condiciones llegó a robar para poder comer… Después ya es otra cosa.

Con respecto a esta sisa actitud, unos mencionan que lo fuerte de este punto sería la ausencia de una figura rectora y de contención, alguien que a pesar de la pobreza haga que el menor se sienta querido y protegido. Aquí entraría de lleno el tema de la educación, de formar una sociedad con personas “responsables” incluso para procrear.

Hay que reconocer también que sumado a este cuadro de inopia, existe el mundo de la droga, que mueve millones y es un negocio que no paga impuestos y genera una ganancia neta y millonaria.

Evidente que en todas las culturas y épocas existió la droga, pero actualmente son cada vez más las personas que consumen sustancias estimulantes, hay más cantidad y diversificación de alucinógenos y más facilidades para conseguir cualquier tipo de drogas. Además de haber bajado la edad de los consumidores.

Con todo, desde hace mucho tiempo que esto dejó de ser un problema callejero y de marginales, y eso ocurrió cuando las drogas fueron el mejor negocio para algunos y la peor desgracia para otros.

Forzosamente, como aparentemente hoy se vive la total deshumanización de la sociedad, eso me lleva a la convicción de que lo que se perdió fue la conciencia moral. Y al decir esto, pienso que no estoy lejos de mi percepción cuando me entero que un alto funcionario de la administración carcelaria rusa, el general Alexandre Protopopov, fue detenido por haber robado placas de cemento que formaban un trecho de 50 km de carretera, según lo informó a poco un comité de investigación del gran país de las estepas heladas que Putin tanto adora.

Evidente que no hablamos aquí de un morocho, gente de cutis oscuro, mendigo, chico de la calle, ladrón que comete pequeños delitos o cosa que valga, y sí de un Oficial de las Fuerzas Armadas con patente de general que en la actualidad era responsable por el servicio carcelario de la República de Komis (al norte del país)… Si bien no quedó claro si él era un adicto o tenía sólo excremento en el cráneo.

Pues bien, este general, de nombre Protopopov, terminó siendo acusado de “desvío de bienes públicos en gran escala” y “abuso de poder”, y ahora puede ser condenado a 10 años de prisión, conforme lo reveló el antedicho comité de investigación.

Después de lo apurado durante las averiguaciones, Protopopov pasó a ser el principal sospechoso del robo de aproximadamente 7 mil placas de cemento que hacían parte de la carretera que pasa próximo al campo de detención de la república mencionada, para luego revenderlas a través da misma empresa que realizaba las obras.

Finalmente, el general mano leve y ligera fue detenido con la ayuda de los servicios rusos de seguridad (la FSB) en su residencia, así como algunos de sus colaboradores: un dirigente de la constructora, Ramal Djabbarly, el vice de Protopopov, Valéri Ivanov, y el director del campo de detención, Roman Korjov. Que, por lo que ha informado la misma fuente, están entre los acusados del robo.

Estoy casi seguro que luego de leer lo que aquí registro, han de surgir los escépticos, esos que hacen profesión de dudar de todo incluso sin prueba en contra o a favor, afirmando que lo ocurrido es indemostrable, que una golondrina errada no hace primavera, que se equivocó de estación y nada más… Pero también habrá quien diga que la naturaleza se muestra indiferente a los dolores y preocupaciones de los hombres, sin ellos saber que no saben un comino ni de hombres ni de naturaleza… ¡Tremendo!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

El Vampiro que se Escapó del Rollo


Parece que algo se ha escapado de la saga de “Crepúsculo” y, saltando de película en película, ha llegado hasta la “Entrevista con el Vampiro”. No obstante no se trate exactamente de “Un Vampiro suelto en Brooklyn”, ni de “Rise. Cazadora de Sangre”, como tampoco de “La Criatura Perfecta”, ya que el contenido de todos estos celuloides tratan del mismo tema.

Pensando mejor, ya que para eso mismo existe la materia dentro del cráneo, quizás el asunto tenga algo que ver con el film “Daybreakers”, donde la trama cuenta que en el año 2019, una plaga ha transformado a la mayor parte de la población mundial en vampiros. La raza humana se acerca a la extinción y los vampiros deben capturar a los que quedan para crear granjas humanas, o encontrar un sustituto de la sangre lo antes posible.

Sin embargo, tal cual se tratase de cualesquiera de los personajes de la películas citadas, auspiciosamente os digo que Georgina Condon, una maquilladora profesional de 38 años que vive en Brisbane, en el rincón sureste de Queensland, Australia, acaba de afirmar con todas la letras -que no son chiquitas-, que tiene por costumbre beber sangre humano desde su época adolescente.

Condon -que obviamente no es elástica ni profiláctica- recitó sin más: “Yo necesito beber sangre más o menos una vez por semana”… “Quedarme sin sangre por más tiempo afecta mi humor”… “Yo tengo dermatitis solar, lo que significa que mi piel se llena de ampollas cuando me expongo a la luz UV fuerte”… “¡Soy literalmente alérgica al sol!”, avisó riendo… No obstante no se haya dado cuenta una baba rojiza se escapaba enigmáticamente de la comisura de sus psicodélicos labios carmesís.

Como sea y fuere, lo que tenemos, incluidos estos esputos bucales, es que Georgina mencionó que normalmente encontraba sus “víctimas” en clubs góticos, lugar donde todos aceptaban “donar” su sangre voluntariamente; si bien que, para su actual novio, si ella lo hiciese hoy día estaría cometiendo una infidelidad caso se le ocurriese beber sangre de otra persona… Exceptuándose el “kétchup”.

“No se trata apenas de sangre, pues esta ocurrencia pode llegar a ser muy sensual”, prescribió esta vampira moderna del país de Paul Hogan, el famoso “Cocodrilo Dundee”. Con todo, por no tener colmillos apropiados -lo que la hace una minusválida sanguijuela-, ella revela que usa una navaja para realizar los cortes en el pescuezo de su novio, cuando advierte: “Es necesario tener mucho cuidado, la lámina puede llegar a cortar profundamente con mucha facilidad”… Cosa que si ocurre ahí ya no hay tu tía.

“Sé que él se sacrifica frecuentemente para darme lo que yo quiero”… “Él acredita en monogamia, entonces esa es también una forma de intimidad”… “Yo lo conocí en un “Bloodlust Ball” en Brisbane, un tipo de baile que es organizado por fans de vampiros, algo así como si fuese nuestra fiesta de Navidad, donde todos van muy bien vestidos y se engalanan con lindas fantasías”… Inclusive las mentales.

“Hay toda una expectativa en torno de ese evento, la misma que cualquiera siente cuando sale en busca de un lugar donde pueda comer un asado bien suculento”… -Aunque la carne debe estar muy mal pasada-, comentó, agregando: “Normalmente encuentro algunas personas en la calle que tienen por costumbre preguntarme si a mí me gusta el ajo. Simplemente me viro y les digo que adoro”.

He dicho lo que he dicho, con la única intención de mostrar a esa platea siempre sedienta de sangre, la trágica e inútil obsolescencia de ciertos fenómenos pregonados como verdades… En fin, cosas profundas que resultan permitidas mismo que uno termine repitiendo los crasos errores de Phillipe Cousteau, quien pasó toda su existencia diciendo luchar por un lugar al sol, todavía, viviendo siempre a la sombra de su padre… ¡Juglar asunto!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Cada Uno Carga con su Locura


Suena impropio, pero cuando alguien nota que otra persona está sumamente entretenida en una conversación sola en medio a un soliloquio, una de las primeras cosas que nos viene a la cabeza, es que ese sujeto tiene algún problema mental por causa de alguna patología cualquiera resultante de cables pelados en el cerebro.

Diría más, incluso muchos por de pronto se entregan a pensar que esa persona consumió alguna droga o está bajo los efectos del alcohol, ya que es sabido que si una persona está intoxicada con alcohol o drogas, ella puede alucinar y entonces generar una interesante conversación con otro ser imaginario… Incluso con extraterrestres.

Obviamente que todos los legos tiramos esa idea partiendo del presupuesto de que la práctica de grandes monólogos solitarios son característicos de los esquizofrénicos o disminuidos mentales, que mantiene ese tipo de práctica por escuchar otras voces en su propia cabeza y quieren interrumpir esos acezos actuando de esta manera. Si bien está confirmado que la gente que pasa mucho tiempo sola habla sola.

La radio y la televisión han cambiado muchas cosas, porque esos aparatos llenan de sonido espacios que de otra forma estarían vacíos. Eso lleva, es muy posible, que en algún momento a los radioescuchas y telespectadores les dé casi igual pensar en silencio que pensar en voz alta. Al igual como ocurre con muchos otros hábitos -que no son de monje-, si uno está en soledad, va perdiendo cierta percepción de la mirada del otro.

En todo caso, existen algunas preguntas consecuentes del tipo: ¿Por qué hablamos solos? ¿A quién nos dirigimos cuando lo hacemos? ¿Hablar a solas representa algún tipo de patología o un indicio de locura?

Sin duda estas son incógnitas que a veces nos asaltan por sorpresa y a las que casi nunca encontramos una respuesta. No es por nada que en repetidas ocasiones escuchamos la conocida frase “Habla solo como los locos”. Pues bien, el caso es que estamos equivocados con ese raciocinio, pues aunque muchos suelen hablar a solas, también mucha gente sin patología mental alguna también lo hace. Psicólogos y psiquiatras coinciden en que la mayoría de las personas practica esa costumbre.

El caso, mi discursante lector solitario, es que hay mucha gente suelta en el mundo que habla sola mientras camina por la calle o en su propia casa sin que tenga cualquier trazo de disturbio mental, ya que esta, inclusive, puede ser sin duda una manera bastante saludable de llevar la vida como se pueda.

Por tanto, según lo afirman los psicólogos americanos Daniel Swigley y Gary Lupya, es que en verdad existen personas que tienen ese tipo de “auto conversaciones”, y afirman que por lo general muchas de ellas resultan ser más inteligentes, resueltas y creativas que las demás.

Pues bien, para ellos llegar a tal conclusión, necesitaron estudiar un grupo de 20 personas que tenían por desafío pedir una serie de productos en un supermercado. Al dar inicio al estudio, en la primera fase del test, tales individuos no podían repetir el nombre del artículo que necesitaban encontrar, ni mismo murmurarlo. Ya en una segunda parte del programa, el mismo procedimiento fue realizado, no obstante esta vez ellos podían repetir los nombres de los productos para buscar las compras.

El resultado obtenido fue impresionante, aunque la mayoría se salió mejor en la segunda fase de la experiencia, cuando pudieron encontrar mucho más rápido lo que necesitaban sin olvidarse de nada. Quedó entonces confirmado que además del factor de la memoria, habilidades de organización de los pensamientos y aprendizaje también parece salirse mejor en este caso.

Profundizando lo antes dicho, percibo que es común ver en todo lugar gentes que anda entretenida debatiendo consigo las buenas acciones que intentan practicar, jurando que van a ser rectas, justas y ecuánimes, que de su enmendada boca no volverá a salir una mala palabra, una mentira, una insidia, aunque las mereciera el enemigo. Claro que estoy hablando aquí de personas vulgares, las otras, las de excepción, las que se sitúan fuera de lo común, las que se ajustan a sus propias razones para ser y hacer lo contrario siempre que les apetezca o aproveche, estas llegan a reírse de nosotros y de nuestras buenas intenciones… ¡Estólido asunto!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Una Venganza Enjabonada y Burbujeante


En cierto momento, con aquella entonación dulce y amorosa que todo mundo conoce pero bien sabe que por detrás esconde el berrinche, ella le dijo: “Mi amor, dejaste tu celular en mi casa… Te llamó Fernanda, la que tienes registrada como Juan mecánico”… Y luego dio en lo que dio.

Eso me lleva a registrar que “la venganza es sin duda un plato que se come frio”. ¿Correcto?… Pues, en todo caso, al momento, esa frase puede no ser tan literal así cómo es posible que suene a los oídos del más despistado lector, y yo bien podría sustituirla por otra y mencionar que “la venganza es un jabón para lavar los platos”, por lo que no estaría mintiendo.

A bien verdad, eso fue justamente lo que aconteció hace pocos días en China, el gigante país oriental donde además de ser habitado por gente de mirada oblicua, hay algunos con mente rencorosa… Mao Zedong, el Tsé tung, ya lo advirtiera.

Fuera estas bucólicas recordaciones de carácter politiquero, para ejemplificar mejor mi sucedánea frase inicial, revelo que una joven que ha quedado conocida apenas como Xiao Xiao, ciertamente no se conmovió con el espíritu navideño y pasó el final de 2015 completamente triste. Al final de cuentas su afectación es comprensible, ya que ella fuera abandonada por el novio de manera extremamente cruel: además de terminar con el noviazgo, el imprestable masculino hizo cuestión de decirle que su decisión se debía a que la joven estaba gorda y con sobrepeso… Pienso que imaginariamente por culpa de McDonalds.

Pues bien, por peor que haya sido el impacto emocional de la separación, Xiao Xiao consiguió encontrar un lado positivo del argumento de su ex y se vengó de manera creativa. Luego después de ella pasar por una lipoaspiración para reducir aquellas gorduritas indeseables, a esta jovencita se le ocurrió utilizar toda la gordura que fuera retirada de su cuerpo para preparar una barra de jabón y mandársela al ex.

Además de crear ese regalito navideño bastante inusitado, la joven hizo cuestión de devolver la humillación: publicó su historia en “Weibo”, una especie de “Twitter” en China, permitiendo que todos quedasen sientes de los irracionales absurdos que fueron dichos por el cobarde ex rompe corazones. Lógicamente, el desalmado sujeto luego se convirtió en el enemigo número 1 de muchas jóvenes de China.

Cuando cuestionada sobre el porqué de haber resuelto preparar una barra de jabón con la gordura, Xiao Xiao dio una explicación creativa, mismo que un usuario de la red virtual le haya sugerido que ella tendría que haber mandado todo “crudo” para su ex. Mismo así, según ella, el jabón serviría para él lavarse la boca y aprender a respetar las personas, gustando de ellas o no.

Basta con decir que en pocas horas Xiao Xiao viró textualmente una “heroína” de varias mujeres -mismo no siendo ella una adicta a los opiodes consumidores de droga-, y de la nada vio su historia personal ser compartida por millares de personas.

Sin embargo, el peso indeseable que suele originar los cinco minutos de fama, llegó a causar malestar para esta joven china, ya que pocas horas después comenzó a recibir amenazas, por lo que decidió apagar de vez su cuenta en la red social.

Supongo que eso ocurrió, nada más porque una vez que ella los apoyó los dedos en el teclado de su computadora, sus pensamientos fueron ganando sentido a medida que los pulgares, índices, anulares y meñiques comenzaban a interpretar el mensaje por cuenta propia y de acuerdo con sus propias leyes e instrucciones que le llegaban de la cabeza… Verdaderamente, creo que son pocos los que saben de la existencia de un pequeño cerebro en cada uno de los dedos de la mano, localizado en algún lugar entre falange, falangina y falangeta… ¡Válgame Dios!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Las Anomalías no se Maquillan


Es esencial anticipar que en este caso existen controversias, pues lo que se cuenta por ahí, es que el día que dos viejas chismosas se reunieron metódicamente en la puerta del almacén de la esquina del pueblo de Narendra Kumar, en la India, surgió el siguiente diálogo: ¡Qué desilusión! Le encontró un lápiz labial en el portafolio del novio.

La otra indiscreta, ni corta ni perezosa, le respondió con ese tipo de pregunta ingenua pero a la vez maliciosa: ¿Tiene otra?

De inmediato, la primera de las facundas sobre interpretación de la vida ajena, le afirmó categórica: No. ¡Se maquilla!

Por su vez, queda cada vez más claro que los humanos realmente conocemos muy poco sobre nuestras actitudes, gustos y constitución del cuerpo humano. Ya han pasado millares de años desde el inicio de nuestra existencia, y aun nos sorprendemos con nuestros deseos, preferencias de género, enfermedades y anomalías que simplemente no conseguimos concebir ciertos sucesos.

Para una mejor explicación, que lo diga entonces un equipo médico que fue llamado para atender una emergencia en el antedicho pueblo indiano. Es que al efectuar los chequeos pertinentes en un paciente, que hasta ese instante reclamaba de fuertes dolores estomacales, descubrieran dentro de él un feto vivo con cabellos e dientes… Sí, eso mismo que acaba de leer.

El caso, considerado completamente fuera de lo normal, llamó la pertinente atención de diversas autoridades médicas del referido país asiático, y el caso logró ser solucionado prontamente. Según los médicos, se trataba de un parásito denominado “fetus in fetu”, o sea, nada de lápiz labial sino una condición rara que fue registrada apenas 200 veces en todo el mundo.

En verdad, se trata de una condición rarísima que acontece apenas durante las primeras etapas del embarazo de gemelos. En este caso, uno de los gemelos se tornó un parásito y continuó a vivir dentro del cuerpo de su hermano. Con todo, en esta historia en específico, el embrión demoró bastante tiempo para manifestarse.

Lo que suena impresionante es como todo sucedió en esta historia, y también el nivel de desenvolvimiento del feto. Conforme los médicos del “Hospital Swaroop Narayan”, donde el hombre fue operado, el “gemelo parasitario” pesaba nada menos que 20 kilos en total, y estaba compuesto por cabellos y dientes y alojado dentro del estómago de su hermano de 18 años… Cuando entonces constataron que no usaba lápiz labial.

En fin, cuando removido del estómago del joven, el feto ya tenía 20 centímetros y continuaba vivo y desenvolviéndose como si nada. A causa de su anomalía, el joven vivió todos sus 18 años con enormes dolores. Mismo así, los médicos relatan que apenas la medicina de punta podría haber detectado el parásito.

Con respecto a estas efemérides, dudo que Freud tenga logrado notar a tiempo esa íntima correlación lingüístico-intestinal, porque está más que claro que ese tipo de cosas no es para amateurs. Además, porque muchos vivientes no poseen la visceralidad peninsular necesaria para tornarlos idóneos en esos meritorios asuntos fecales. Sólo un surrealista de grueso calibre podría darse el trabajo de revelar al mundo tales descubrimientos… ¡Terrorífico!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Marimorenas Entre Vino y Asado


Es incuestionable, mi amigo, pues en virtud de los sucesos recientes, he pasado a considerar que todo “Código Civil” debería introducir urgentemente una clausula donde autorice que si nuestro vecino hace asado y el olor llega a nuestra casa, deberíamos estar automáticamente invitados a comer.

Por otro lado, opino que puede que a veces sea mejor no participar de esos parrilleros eventos gastronómicos teniendo en cuenta la famosa pregunta: ¿quién nunca pasó por una situación embarazosa con un amigo que exageró en la bebida y acabó organizando una pelea o destruyendo lo que tenía por delante?… Sin necesidad de mencionar vómitos y otras calamidades que suelen acompañar estos hechos.

Supongo que todos ya enfrentamos momentos así, donde la justificativa para tales acciones inconsecuentes siempre fue colocada encima de la ingestión de alcohol. Sin embargo, por lo que se ve y oye, parece que andamos equivocados, pues un reciente estudio científico que fue publicado en la revista “Translatio Psychiatry”, confirmó que eso suele ocurrir y mostró exactamente cuál parte do nuestro cuerpo es afectada cuando bebemos demasiado… ¡Cosa que yo evito por completo!

Con todo, independiente de si yo me evado o no de la botella, la respuesta del estudio resultó ser más inesperada de lo que uno puede imaginar, ya que el mal comportamiento tiene sus causas más por situaciones fisiológicas que de propósito.

Evidente que para sacar adelante el estudio fueron recogidos datos de pacientes que conviven con el alcoholismo. Luego de una serie de cuestionamientos que envolvieron desde test de personalidad a comportamiento y estilo de vida, los estudiosos del tema llegaron a la conclusión que los efectos agresivos acontecen debido a una mutación que está relacionada al gene receptor de “serotonina”, la hormona que controla buena parte do nuestro humor -no solamente el cómico-. Para ellos, tal falla en la transmisión -ya sea por ondas cortas o largas- hace con que el bebedor se torne descontrolado.

Pero no es de asustarse, pues parece que eso tendría solución, ya que de acuerdo con los datos recogidos, pacientes que se identificaron con reacciones como éstas pueden hacer uso de medicamentos y psicoterapia, caso su mal humor líquido sea frecuente. Además, es redundante decir que la reducción en la ingesta de bebidas alcohólicas sería una forma más fácil de atenuar también la agresividad.

Ésta novedosa investigación fue realizada entre personas de Finlandia, ya que en ese helado país del norte se estima que cerca de 2,2% de la población posee tal mutación en el gene… Mismo que ellos hagan pocos asados y no le pongan cúbitos de hielo a la bebida.

Mismo así, a más del develamiento ser relevante en el campo social del mencionado país, éste representa también el descubrimiento de un mecanismo biológico decisivo en lo que dice respecto a la comprensión de la función del receptor “2B” de serotonina -que no es idéntico al receptor de ondas radiales- en todos los seres humanos.

Según estos estudiosos, una acción disfuncional puede también ser evaluada sin la ingesta de alcohol, dependiendo de cada caso, puesto que es importante tener en cuenta que la serotonina afecta el cuerpo como un todo, y no solamente el cerebro -ya que a ojos vista muchos no lo tienen-, sino que además ésta es controladora del sueño, del apetito sexual, de la saciedad, entre otras cosas… Aunque para muchos la parte que corresponde al apetito amatorio-sensual pase a ser más importante que comer un buen asado o tomarse unos vinos con los amigos.

Por tanto, sabiendo de esas deprimencias todas y buscando colocarme a salvo de la estupidez colectiva que alcanza a todo el mundo, divulgo aquí y ahora la auspiciosa chance de dada a las personas sagaces de perpetuarse en el infinito. Sí, pues para deleite de los expeditos bebedores y la eternización de los expertos comilones, anuncio que están abiertas las inscripciones para compra de títulos de la “Sociedad Amigos del Asador” que, conforme rezan los estatutos minuciosamente escritos por mí, existirá para mi propia manutención… ¡Espectacular!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: