El Engañador


42-el-engano

Supuestamente, un sinnúmero acredita que con el pasar de los años, el amor y el matrimonio se van convirtiendo en costumbre, en un hábito perverso, una rutina insulsa.

Incluso podría hablar de este asunto de una forma más sencilla, sin necesidad de dar al tema una imagen falsa, una especie de fotografía que ha sido retocada, o hacer igual a esos tipos de personas que forman solitarios con las barajas y se estafan a sí mismos.

Lo cierto, es que en estas cosas, a mi edad, uno anda como desconcertado, aturdido, confuso, qué sé yo; pero igual percibe que la costumbre conyugal va como lavando despacito el interés entre la pareja así como el agua lava la yerba del mate.

De a poco, marido y mujer van tomando las cosas con cierta desaprensión, como que la novedad del noviazgo ha desaparecido y perdió su magia. En suma, es como que el amor, el entusiasmo, y la pasión, se han ido encasillando cada vez más hasta convertirse tan solamente en números del almanaque, en fechas, en gestos, en horarios, en rutinas machaconas e insustanciales.

Cuando la pareja cae justamente en esos vicios, es que un tercer extraño suele dar la cara y aprovecharse de la circunstancia; puede ser hombre o mujer, dependiendo a quien le toque, aunque más adelante ese mismo individuo que de inicio nos pareció original esté condenado a caer en idéntico hábito rutinero y terco, mismo que al principio se tenga la ventaja de la novedad.

Es precisamente ahí, que el que comienza a engañar vuelve a sentirse joven, aunque no discuto que a cierta altura de la vida, de vez en cuando, es como que un hecho necesario. Es el momento crucial en que el iluso vuelve a esperar con ansia cierta hora del día, una cierta puerta que se abre, un cierto ómnibus que llega, un cierto auto que aparca, una cierta cortina que se corre sutil para espiar quien viene, un cierto encuentro clandestino en alguna esquina con poca luz, y hasta llega a poner cierta poesía en la mirada, se enamora de las canciones, de las flores y la luna y sus estrellas, miente cautelosamente, y hasta vuelve a emocionarse nuevamente en los atardeceres.

Sin embargo, cuando uno de los dos conyugues cae en ese disparate, es inevitable que la conciencia pesada de adultero surja el día menos pensado y le pase la cuenta, quizás cuando él o ella vayan a abrir la puerta de calle, o cuando se él se está afeitando o ella maquillando y de repente se mira distraídamente en el espejo.

Puede que yo no le haya dado a las frases y palabras el cariz necesario. No sé si me explico. No sé si es fácil entenderlo. Pero el que engaña, primero tiene una idea de cómo será la felicidad, para luego después ir aceptando correcciones a esa idea, y sólo cuando ha hecho todas las correcciones posibles, cuando frena a tiempo, el engañador se da cuenta de que lo único que está pretendiendo hacer es trampa. Al final de cuentas, antes de ser infiel, hay que pensar que se está traicionando la confianza de alguien que nos quiere de verdad, por alguien que tal vez nos olvide mañana.

Anuncios

Una Venganza Enjabonada y Burbujeante


En cierto momento, con aquella entonación dulce y amorosa que todo mundo conoce pero bien sabe que por detrás esconde el berrinche, ella le dijo: “Mi amor, dejaste tu celular en mi casa… Te llamó Fernanda, la que tienes registrada como Juan mecánico”… Y luego dio en lo que dio.

Eso me lleva a registrar que “la venganza es sin duda un plato que se come frio”. ¿Correcto?… Pues, en todo caso, al momento, esa frase puede no ser tan literal así cómo es posible que suene a los oídos del más despistado lector, y yo bien podría sustituirla por otra y mencionar que “la venganza es un jabón para lavar los platos”, por lo que no estaría mintiendo.

A bien verdad, eso fue justamente lo que aconteció hace pocos días en China, el gigante país oriental donde además de ser habitado por gente de mirada oblicua, hay algunos con mente rencorosa… Mao Zedong, el Tsé tung, ya lo advirtiera.

Fuera estas bucólicas recordaciones de carácter politiquero, para ejemplificar mejor mi sucedánea frase inicial, revelo que una joven que ha quedado conocida apenas como Xiao Xiao, ciertamente no se conmovió con el espíritu navideño y pasó el final de 2015 completamente triste. Al final de cuentas su afectación es comprensible, ya que ella fuera abandonada por el novio de manera extremamente cruel: además de terminar con el noviazgo, el imprestable masculino hizo cuestión de decirle que su decisión se debía a que la joven estaba gorda y con sobrepeso… Pienso que imaginariamente por culpa de McDonalds.

Pues bien, por peor que haya sido el impacto emocional de la separación, Xiao Xiao consiguió encontrar un lado positivo del argumento de su ex y se vengó de manera creativa. Luego después de ella pasar por una lipoaspiración para reducir aquellas gorduritas indeseables, a esta jovencita se le ocurrió utilizar toda la gordura que fuera retirada de su cuerpo para preparar una barra de jabón y mandársela al ex.

Además de crear ese regalito navideño bastante inusitado, la joven hizo cuestión de devolver la humillación: publicó su historia en “Weibo”, una especie de “Twitter” en China, permitiendo que todos quedasen sientes de los irracionales absurdos que fueron dichos por el cobarde ex rompe corazones. Lógicamente, el desalmado sujeto luego se convirtió en el enemigo número 1 de muchas jóvenes de China.

Cuando cuestionada sobre el porqué de haber resuelto preparar una barra de jabón con la gordura, Xiao Xiao dio una explicación creativa, mismo que un usuario de la red virtual le haya sugerido que ella tendría que haber mandado todo “crudo” para su ex. Mismo así, según ella, el jabón serviría para él lavarse la boca y aprender a respetar las personas, gustando de ellas o no.

Basta con decir que en pocas horas Xiao Xiao viró textualmente una “heroína” de varias mujeres -mismo no siendo ella una adicta a los opiodes consumidores de droga-, y de la nada vio su historia personal ser compartida por millares de personas.

Sin embargo, el peso indeseable que suele originar los cinco minutos de fama, llegó a causar malestar para esta joven china, ya que pocas horas después comenzó a recibir amenazas, por lo que decidió apagar de vez su cuenta en la red social.

Supongo que eso ocurrió, nada más porque una vez que ella los apoyó los dedos en el teclado de su computadora, sus pensamientos fueron ganando sentido a medida que los pulgares, índices, anulares y meñiques comenzaban a interpretar el mensaje por cuenta propia y de acuerdo con sus propias leyes e instrucciones que le llegaban de la cabeza… Verdaderamente, creo que son pocos los que saben de la existencia de un pequeño cerebro en cada uno de los dedos de la mano, localizado en algún lugar entre falange, falangina y falangeta… ¡Válgame Dios!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

¿El Amor es Genético?


El tema es tan controvertible como impugnable. Como sea y por lo que fuere, de igual modo me animo a decir que nadie puede dudar de que todas las cosas de nuestro maltratado universo sean pasibles de amor.

Para ratificar el dictamen nos basta con entender que existen los sujetos que aman ideales y hasta topan sacrificarse por ellos. Para ejemplificar esta opinión basta con nombrar al artista que ama tanto su arte que acepta vivir mal por ella. Al perro que ama a su dueño violento. A la estoica dueña que ama a su perro viejo, ciego y sordo. Al soldado que ama la guerra. Al feriante que ama sus tomates y zapallos, y por ahí va…

Ergo, existe también ese asunto de amor sin sexo. Sexo con amor. Amor con sexo. Además amor con amor. Como del mismo modo hay hombre que ama mujer. Hombre que ama hombre. Mujer que ama mujer. Hombre que ama mujer que ama a otro hombre. Mujer que ama mujer que ama a otra mujer… Por tanto, como estos tipos de disyuntivas son tantas, mejor convido al experimentado leyente para que tome un papel y escriba otras variaciones. Aunque creo que puede que se le acabe el papel antes que logre recordar todas las variantes.

Note, por ejemplo, que existe gente que ama más los animales de que personas. Hay quien prefiera más al papagayo que a su propio hijo. A su perro que al vecino. A sus gallinas que a sus alumnos. No obstante también existen quienes aman gente y animales de la misma manera e intensidad. Por supuesto que hay quien ama a si propio por encima de todo. Como de igual modo están aquellos, pocos es verdad, que aman más a otros de que a sí mismos.

Como sea, no podemos dudar que hay amor gratuito, amor comprado, amor vendido. Amor a vista, amor en cuotas. Amor que vira amistad. Amor que vira indiferencia. Amor que vira odio. Amor que vira más amor. Amor que termina en noviazgo eterno. Amor que a veces termina en divorcio, no siempre amigable. Amor que genera hijos. E indudablemente hay amor que termina en muerte.

Por tanto, en acto de amar es una necesidad. Cualquiera encontrará siempre y en cualquier parte a quien dedicar su amor. Que sea un gatito -medio esquivo, medio tuerto-. Que sea un ídolo -perfecto y distante, perfecto porque está distante-. También puede ser su suegra, sus zapatos, su trabajo, su nariz, su ombligo. O mismo a aquella persona que uno demoró la vida entera para distinguirla entre el infinito.

Por todo esto, existe gente que dice que el amor es una especie de milagro. Él surge de repente, cae del cielo, salta de abajo de la tierra, aparece de la nada, germina de la noche al día o viceversa.

Pero no olvidemos que el amor no tiene origen previsible, ni destino cierto. Hasta el presente, ni la matemática, la metafísica o cualquier ciencia abstracta, teórica o filosófica han sido capaces de explicarlo. Ni mismo la poesía logra ser mayor de que el amor.

Nadie puede tomar cuenta del amor. Nadie puede controlarlo. Amar es lo que hay de más natural en el mundo. Personas aman. Vacas aman… Focas, elefantes, monos, payasos aman. ¿Quien sabe si hasta el famoso mosquito de la dengue también no ame?… ¿Alguien puede probar lo contrario?

(*) Si le parece bien, visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/… Libros y e-book disponibles en Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; y en: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

El Síndrome del Hombre Bajo


¿Qué quiere que le diga? No sé, pero lo que es yo, por mi parte, continúo en duda, mismo que la multitud insista en decir a mí alrededor, que los “bajitos” tienen fama de ser unos “calentones”. No obstante por otro lado, si analizamos el asunto con una mayor profundidad ocular, uno puede entender por qué: hombre odia ser mirado de arriba hacia abajo; por ende, es factible raciocinar que la llamada “Síndrome del Hombre Bajo” realmente existe.

Ante esa misma incertidumbre, y para confirmar la veracidad de tal síntoma, fue que media docena de investigadores de la “Universidad de Oxford” descubrieron, utilizando instrumentos de realidad virtual para reducir la altura de voluntarios por medio de un software, que los individuos estudiado resultaban más propensos a pensar que los otros estaban mirándolos, o hablando por sobre ellos.

Si esta sintomatología se confirma, cabe preguntar: ¿ya paró para pensar lo qué más su altura puede decir sobre usted? No obstante otros opinen que, ni siempre aparente, la diferencia de estatura puede revelar mucho más de aquello que constatamos luego de cara cuando nos topamos con un sujeto. Como por ejemplo:

Larga Vida – Diversos estudios nos muestran que personas más bajas viven más tiempo. Uno de esos análisis acompañó la vida de 500 hombres nascidos entre 1866-1915 en la isla italiana da Cerdeña, y reveló que aquellos abajo de 1,64 m vivían en media dos años a más en relación a los más altos. Según científicos de la “Universidad de Cagliari”, los motivos que justifican la conclusión, se encuentran en al reducida tasa de daño de DNA, excelente potencial de reposición celular y una mayor eficiencia del corazón. No en tanto, las mujeres bajas también viven más: las japonesas, cuya altura media no pasa de 1,58 m, se mantienen invictas en relación a cualquier otro ser humano en el quesito longevidad… Aunque no lleguen a la edad de Matusalén.

Inteligencia – Quedó confirmado que individuos más altos tienen tendencia a ser más inteligentes. En 2006, la “Universidad de Princeton” descubrió que a los tres años de edad, los niños más altos ya se destacaban en testes cognitivos. Y un otro estudio realizado por la “Universidad de Colorado”, reveló que la relación altura e inteligencia está asociada a la reproducción. Por lo que según Matthew Keller, personas inteligentes buscan compañeros literalmente a su altura… Y largura.

Dinero – Claro que no necesita ponerse taco alto, pero resulta que arriba de 1,82 m, los hombres pueden llegar a ganar 1.5% más de que un colega de 1,55 m, por lo menos así lo garante un estudio específico. Es que los investigadores de la “Universidad de Sídney”, compararon los paquetes salariales de 20 mil personas usando indicadores que incluían peso y altura, y observaron que la altura elevada se traducía, en media, en más dinero; no obstante ello tenga quedado más evidente entre hombres de que en mujeres.

Ambición – Si usted está de ojo en una mujer, decídase antes. Es que de acuerdo con los académicos de las universidades “St. Andrews” y “Stirling”, las mujeres bajitas son menos ambiciosas. Además, ellas son más propensas a iniciar una familia en vez de focalizarse en la carrera. El estudio que envolvió a 1.220 mujeres del Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y Australia, descubrió que las más altas son menos fértiles, generalmente tienen menos hijos y dan a luz en edad más avanzada…, pero son más ambiciosas… Así que, ya sabe.

Mejor compañero – No se entusiasme mucho, mujer, porque mismo que hombres más altos ganen más, sean más inteligentes y tengan más hijos, quedó confirmado que los más bajos son mejores maridos… O sea, defina antes para lo que lo quiere.

En todo caso y por su vez, otro estudio publicado por el periódico “Biological Psychology”, concluyó que los hombres altos son dos veces más populares entre aquellas féminas que buscan relacionamientos de corto plazo. Durante la investigación, las mujeres tuvieron que escoger cual era el par ideal para la célebre “una noche y nada más” y otro para un noviazgo largo, a través de fotos que revelaban la altura del pretendiente… Lea bien, no dije largura.

En todo caso, le recomiendo no se reproche ahora por lo que tiene a su lado, ya está. Y digo esto, mi ocular leyente, mismo sabiendo que algunos ya se estarán mirando el uno al otro, desconcertados y con ojos bovinos, ante la gárrula tarea de extraer conocimientos párvulos, cuando bien sabemos todos que tal operación de quinta esencia, simplemente, no es posible… ¡Alargado asunto!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Las Pretensiones de un Soltero


Es factible que el grado de presunción del ser humano pueda variar tanto cuanto sus relacionamientos. A comenzar primeramente por las parejas. Por consiguiente, es fácil ver como muchas de esas yuntas creen estar dotadas de algún conocimiento raro, o hasta ser protagonistas de una gran historia de amor anacrónica… “Luego encontrarás a alguien”, le dicen ellos a sus amigos solteros, con aquella misma mirada que facilitarían a un pobre perro abandonado.

Por supuesto que además del tono condescendiente y extremamente arrogante con que estos palominos tratan a quien es soltero, a veces llegan al límite de usaren la expresión “alma gemela” en una conversión casual. Eso, cuando uno no tiene que aguantar la narrativa detallada de su viaje de luna de miel a cualquier parte, y aun tener que sonreír para cada una de las 2300 fotos de la pareja curtiendo la vida juntos. Por tanto, después de visitar su amigo casado, usted puede sentirse satisfecho con su vida de “soltero”, pero es justamente ahí que yace el peligro.

En todo caso, si usted tiene orgullo de ser o estar soltero, entonces tome cuidado, porque esa postura de autoconfianza a veces le puede salir por la culata, y puede llevarlo a hacer alarde de las mismas pretensiones que son comúnmente exhibidas por los solteros que no asumen el recalque. Como por ejemplo:

Hablar que “no tiene tiempo” para un relacionamiento, lo que inevitablemente implica en el hecho de todos los comprometidos ser perdedores en materia de amor. Es una manera egocéntrica de decir que personas ceñidas en relacionamientos son unos pobres de espíritu que no tienen libertad para hacer amistades y enfrentar desafíos.

Discutir regularmente todas las cosas que le gustaría realizar antes de “atarse” con alguien, como hacer un viaje de mochilero o escribir un libro, porque todos saben que esa “libertad para curtir la vida” acaba en el mismo segundo en que las ex-novias o ex-novios alteran su status en Facebook para “En un relacionamiento serio con…”

Inundar el feed de las redes sociales de todos sus amigos con máximas contra el casamiento. Después no reclame del tipo de atención que capturará con esa postura de “yo soy diferente y el resto es todo igual”.

Usar argumentos de personajes de series o filmes para justificar sus ataques a cualquier forma de relacionamiento amoroso. Con ese tipo de determinación, las personas acabarán realmente sintiendo pena de usted.

Improvisar en la hora de hablar lo “triste” que es, cuando un individuo entra en un relacionamiento, mencionando que “al final todos desaparecen”. Claro que puede rolar aquella etapa antisocial al comienzo de un noviazgo, pero eso de generalizar relacionamientos es casi siempre escupir para arriba en día de viento.

Querer demoler el concepto de casamiento cerca de personas que están ansiosas por casarse. Sinceramente, una cosa es no querer amarrar su burro, y otra es virar predicador quijotesco de la independencia afectiva, citando porcentuales de divorcio todo el tiempo como si usted fuese una “Nasdaq” del dolor de codo.

Decir lo cuanto está “enamorado de la ciudad” porque tiene la chance de tener una experiencia más profunda del lugar de que las parejas, ocupadas demás en el cuarto de un hotel para notar el edificio más alto de la ciudad.

Describir el tiempo que pasó soltero como un “periodo de descubrimiento”. Al final de cuentas, la introspección y el crecimiento personal quedan paralizados cuando un relacionamiento comienza, ¿no es verdad?

Hablar de lo contento que está por no estar atado a nadie en la frente de todos sus amigos comprometidos. Como si su vida fuese un genuino paseo de unicornio por el arcoíris del placer, estilo y éxito profesional.

Decir que está casado con su carrera. Puede hasta masajear su propio ego con ello, pero de hecho, es que hay mucha gente que no necesita dejar que desear en otros departamentos para realizarse profesionalmente. Óptimo si se le antoja dormir solo, pero es mejor dormir sin eso en la cabeza.

Reclamar de los convites de casamiento que recibe en las redes sociales. Pero por lo menos tenga el mínimo de decencia y reclame en privado, como un adulto.

Ponerse a distribuir consejos para las parejas como si estuviese ampliamente familiarizado con el tema relacionamiento. Claro que es mucho más confortable juzgar la convivencia a partir del puerto seguro del soltero.

Hablar sobre todas las cosas divertidas que usted puede hacer como persona soltera, incluyendo el hecho de “poder ir” a cualquier lugar cuando tiene ganas.

Cavilando sobre esto, imagino a aquellos que no están completamente en sí, actuando como quien ha escapado de un peligro y se sorprende de estar todavía vivo, con esas lágrimas que no caen y se consumen en los ojos, viviendo con ese dolor feliz, esa especie de felicidad dolorosa, ese ser y no ser, ese tener y no tener, ese querer y no poder… Del que habla por hablar porque no está pronto para encarar su bienestar a dos… ¡Desdichado hombre!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Meras Sugestiones de Cómo Driblar su Novia


Para inicio de conversa, mi perplejo leyente, tengo la sensación de que cansado ya de la vida, este hombre no le tenía miedo a la muerte en lo más mínimo. Y diría más, creo que más bien se sentía un hombre que era capaz de jugarse la vida por un capricho; aunque con el más amargo y sarcástico desdén, sentía en cambio, un miedo mortal a la prisión, tal especie de horror instintivo, inexplicable, de un día verse encarcelado, que, con sólo pensar, se le inundaba la piel de frio sudor, le atacaba los nervios y parecía convertirle en agua la sangre; aquella clase de terror que sentiría un hombre cualquiera a la sola idea de que iba a besarle un espectro.

Asimismo, tengo la impresión de no ser el único en pensar así luego de uno enterarse de las informaciones publicadas en el sitio “Huffington Post”, quien comenta que para evitar el matrimonio después de mantener un relacionamiento de dos años, un ciudadano norteamericano de nombre Tucker Blandford, buscó sacar adelante tal maniobra y huir del casamiento simulando su propia muerte para su novia, la británica Alex Lanchester.

Es que imitando la voz de su propio padre, Blandford avisó a la familia de la muchacha sobre su muerte, cuando les explicó que había muerto luego de haberse tirado frente de un coche en movimiento.

No en tanto, la mentira fue desvendada cuando la acongojada novia telefoneó para su futura suegra con la sana intención de consolar a la madre del “fallecido”; por lo que la madre del joven desmintió la historia y dijo que él estaba bien.

A bien verdad, Alex y Blandford se conocieron durante un viaje de intercambio que ella realizó en los Estados Unidos en 2012. No obstante después de estar un año viviendo juntos, Alex necesitó volver a Inglaterra… Empero, antes de su retorno a la madre patria, Blandford la pidiera en casamiento.

Por ende, en un video que fue publicado en “YouTube”, Alex afirma estar confusa, pero a vez aliviada por no tener que casarse con alguien capaz de crear una mentira como esa… “Si él quería terminar el noviazgo, seguramente yo no iría perseguirlo por toda Norteamérica… Él es un mentiroso y un cobarde. ¿Qué tipo de persona hace una cosa así?, llegó a comentar la descornada Alex al periódico “Daily Mail”.

Por su vez, el americano se disculpó de sus actos por SMS y, con gran cuidado a que sonara vergonzoso ya que era hombre de palabra, afirmó que devolverá parte de los gastos de la británica con la preparación del casamiento.

En fin, así que me entero de estas cocodrilescas incursiones oníricas que seguidamente deambulan por el planeta, no tengo más remedio que buscar elucidar mejor la colectividad que me rodea, u ocupar mi tiempo a investigar y entender mejor sobre como respirar verdaderamente Arte, quizás haciendo así como lo hizo Cyrano de Bergerac, que en una sola inhalada, consiguió respirar doscientas y catorce obras de un gran acervo… ¡Caprichoso asunto!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Con o sin Mejoral, Aguante lo Más que Pueda


¿Sabe de esas personas que se encuentran por una de esas felices casualidades que la vida les proporciona y que luego de cara ya salen transando en el primer encuentro o durante los primeros meses? Pues bien, sé que muchos providenciales dirán que ellos son unos suertudos -además de hambrientos-; sin embargo, sepa que estos mismos individuos son los que presentan los peores resultados en los relacionamientos. Por lo menos es lo que tal afirmación resultó de un nuevo estudio realizado por la “Brigham Young University”, el cual apunta que ir para la cama con alguien antes del debido momento, puede minar las chances de una relación duradera… Aunque es evidente que ello no quita el placer inicial.

Mismo que a un sinfín le haya sonado escatológico, Dean Busby, el investigador que lideró el estudio, dijo al “LiveScience”: “Lo que parece ocurrir, es que si las parejas comienzan a transar temprano demás -un aspecto bastante compensador en una relación-, mismo que eso perjudique la tomada de decisión, mantiene a las parejas en un relacionamiento que puede no ser lo mejor para ellos a largo plazo”.

Según Busby, estudios anteriores que vinculaban el sexo con la calidad del relacionamiento, presentaban paradigmas diferentes hasta el día de hoy. Y eso se debe, primordialmente, a causa de que el sexo habría sido considerado esencial para el desenvolvimiento, una vez que permite que las parejas descubran si son sexualmente compatibles o no. Por tanto, siguiendo esa línea de pensamiento, parejas que se casan antes de testar la química en la cama corren mayor riesgo de la relación acabar pronto.

No en tanto, este nuevo estudio afirma que parejas que postergan o se abstienen de la intimidad sexual durante el “período inicial” de sus relacionamientos, permiten que la comunicación y otros procesos sociales se tornen los pilares de la atracción que sienten uno por el otro. En esencia, Busby defiende que el sexo precoz puede ser perjudicial al relacionamiento, ya que aparta la comunicación, el compromiso y la habilidad de saber lidiar con las adversidades… Mismo que los más memos tengan que recurrir a soluciones manuales.

Por supuesto que el vértice de la relación entre sexo y relacionamiento es complejo. Por ejemplo, una experiencia realizada con cerca de 300 estudiantes que estaban en una relación estable en 2004, probó que cuando las parejas están en el ápice del comprometimiento, tienden a considerar el sexo un momento importante y positivo en el relacionamiento, aumentando la comprensión y la confianza. No en tanto, cuando el grado de comprometimiento y de abertura emocional era bajo, la iniciación al sexo tendía a ser vista como un evento negativo, evocando arrepentimiento, incerteza y falta de confort.

Por tanto, Busby y sus compañeros se enfocaron específicamente en los períodos de los eventos sexuales. Ellos reclutaron 2.035 individuos heterosexuales en torno de los 36 años durante sus primeros casamientos. Los participantes tuvieron que revelar cuando habían transado por primera vez con su pareja actual, además de responder cuestiones que envolvían la comunicación, nivel de satisfacción y expresión de empatía.

De acuerdo con estos científicos, cuanto más las personas esperaban para transar, mejor se sentían más tarde en el relacionamiento. En contrario a aquellos que fueron con mucha sed al pote ya en el primer mes de noviazgo, puesto que estos presentaron los peores resultados. De igual modo, cuando comparados a los que transaron precozmente, los participantes del grupo que esperó hasta el casamiento reveló 22% más estabilidad en la relación y 15% de más satisfacción en la cama.

“Curiosamente, casi el 40% de las parejas inician las relaciones sexuales en la primera o segunda vez que se encuentran”, revela Busby, quien agrega: “con eso, ellos permiten que el arrebatamiento sexual comprometa la capacidad de decidir si quieren o no un relacionamiento”… Empero, bien se sabe que eso no les quita lo bailado.

En todo caso, actualmente el investigador está repitiendo el estudio en una escala mayor y bajo una dinámica longitudinal en que los participantes son acompañados periódicamente… “Estamos particularmente curiosos al respecto de personas que dicen querer aguantar un poco más el deseo, pero que acaban no siguiendo sus convicciones; pensamos que se trata de un grupo único con resultados singulares”, sugiere Busby.

Pues pensando en éstas cosmopolitices ideales de pequeños sesgos, tal cual lo hicieron los grandes del estructuralismo como Saussure, Barthes, Foucault, Lacan y, sobre todo, Levi-Strauss, para quien las indias sudamericanas tenían los pechos caídos y el ambiente académico olía a calostro disforme; me parece que los resultados de Busby suenan fantásticos bajo una mirada oftálmica-esterilizante dedicada a un universo mamográfico tan singular… ¿No es una canallada?

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: