Ya no se Roban Grandes Joyas


Algo en lo que últimamente me detengo a pensar bastante, es la facilidad que tenemos para sectorizar los delitos. Frente a ciertas gestas, deliberadamente el subconsciente ya nos lleva a pensar que el que es morocho y usa buzo es un ladrón, falopero, asesino… Si bien antes que nada quiero decir que la pobreza no justifica el crimen, no obstante hay situaciones marginales que son su caldo de cultivo.

Al respecto de lo dicho, tenemos un ejemplo pertinaz en el premio Nobel de medicina 2007, el genetista molecular ítalo-estadounidense Mario Capecchi, que fue mendigo y chico de la calle y confesó que viviendo en esas condiciones llegó a robar para poder comer… Después ya es otra cosa.

Con respecto a esta sisa actitud, unos mencionan que lo fuerte de este punto sería la ausencia de una figura rectora y de contención, alguien que a pesar de la pobreza haga que el menor se sienta querido y protegido. Aquí entraría de lleno el tema de la educación, de formar una sociedad con personas “responsables” incluso para procrear.

Hay que reconocer también que sumado a este cuadro de inopia, existe el mundo de la droga, que mueve millones y es un negocio que no paga impuestos y genera una ganancia neta y millonaria.

Evidente que en todas las culturas y épocas existió la droga, pero actualmente son cada vez más las personas que consumen sustancias estimulantes, hay más cantidad y diversificación de alucinógenos y más facilidades para conseguir cualquier tipo de drogas. Además de haber bajado la edad de los consumidores.

Con todo, desde hace mucho tiempo que esto dejó de ser un problema callejero y de marginales, y eso ocurrió cuando las drogas fueron el mejor negocio para algunos y la peor desgracia para otros.

Forzosamente, como aparentemente hoy se vive la total deshumanización de la sociedad, eso me lleva a la convicción de que lo que se perdió fue la conciencia moral. Y al decir esto, pienso que no estoy lejos de mi percepción cuando me entero que un alto funcionario de la administración carcelaria rusa, el general Alexandre Protopopov, fue detenido por haber robado placas de cemento que formaban un trecho de 50 km de carretera, según lo informó a poco un comité de investigación del gran país de las estepas heladas que Putin tanto adora.

Evidente que no hablamos aquí de un morocho, gente de cutis oscuro, mendigo, chico de la calle, ladrón que comete pequeños delitos o cosa que valga, y sí de un Oficial de las Fuerzas Armadas con patente de general que en la actualidad era responsable por el servicio carcelario de la República de Komis (al norte del país)… Si bien no quedó claro si él era un adicto o tenía sólo excremento en el cráneo.

Pues bien, este general, de nombre Protopopov, terminó siendo acusado de “desvío de bienes públicos en gran escala” y “abuso de poder”, y ahora puede ser condenado a 10 años de prisión, conforme lo reveló el antedicho comité de investigación.

Después de lo apurado durante las averiguaciones, Protopopov pasó a ser el principal sospechoso del robo de aproximadamente 7 mil placas de cemento que hacían parte de la carretera que pasa próximo al campo de detención de la república mencionada, para luego revenderlas a través da misma empresa que realizaba las obras.

Finalmente, el general mano leve y ligera fue detenido con la ayuda de los servicios rusos de seguridad (la FSB) en su residencia, así como algunos de sus colaboradores: un dirigente de la constructora, Ramal Djabbarly, el vice de Protopopov, Valéri Ivanov, y el director del campo de detención, Roman Korjov. Que, por lo que ha informado la misma fuente, están entre los acusados del robo.

Estoy casi seguro que luego de leer lo que aquí registro, han de surgir los escépticos, esos que hacen profesión de dudar de todo incluso sin prueba en contra o a favor, afirmando que lo ocurrido es indemostrable, que una golondrina errada no hace primavera, que se equivocó de estación y nada más… Pero también habrá quien diga que la naturaleza se muestra indiferente a los dolores y preocupaciones de los hombres, sin ellos saber que no saben un comino ni de hombres ni de naturaleza… ¡Tremendo!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

¡Milagro! Había Plata Escondida


Los lúdicos que se dedican a interpretar alucinaciones y sueños ajenos, suelen afirmar que el hecho de cualquiera encontrar dinero en un sueño, significa que pronto recibirá noticias muy agradables relacionadas con su situación económica. Aunque eso de encontrar el dinero indica también la búsqueda del amor o de la energía.

Empero, si uno sueña con contar el dinero, eso indica ganancias y suerte. Aunque si durante la pesadilla uno ver que son otros los que cuentan el dinero, eso significa que uno tendrá fuertes pérdidas materiales. Por otro lado, perder el dinero en un sueño significa enfermedad grave o muerte. Incluso, el hecho de soñar con ganancias en el juego indica que también uno tendrá pocas preocupaciones en la vida, felicidad, pero con varios cambios a lo largo de su vida.

Independiente de estas soñadoras interpretaciones, la Teoría de Sigmund Freud sobre la elucidación de los sueños sostiene que nuestras mentes guardan recuerdos y emociones en nuestro subconsciente, y eso transformó la forma en la que los humanos estudiaban la mente humana.

Freud decía que a lo largo de la historia, hubo tres grandes humillaciones. El descubrimiento de Galileo que no somos el centro del Universo; el descubrimiento de Darwin que no somos la corona de la creación; y su propio descubrimiento de que no controlamos nuestra propia mente.

Por tanto, Freud mantiene que todos los sueños representan la realización de un deseo por parte del soñador, incluso los sueños tipo pesadilla. Hay sueños negativos de deseos, donde lo que aparece es el incumplimiento de un deseo. Para esto se dan varias explicaciones, entre las cuales está la satisfacción de una tendencia masoquista. No obstante sigue en pie la conclusión general de Freud: los sueños son realizaciones disfrazadas de deseos reprimidos.

Por otro lado, y ahora despierto, imagine por un instante que uno se encuentra corto de dinero y sin saber cómo hará para saltear los días que faltan para finalizar el mes. Pero de pronto, acomodando la ropa encuentra dentro de un pantalón, blazer, cartera, cajoncito de la cómoda o donde sea, algunos pesitos que resultaron olvidados por alguna razón… ¿Eso no le causaría inmensa alegría?

Pues bien, imagine entonces lo que pudo haber sentido el cardenal australiano George Pell, responsable por dirigir el nuevo secretariado de Economía del Papa Francisco, cuando descubrió millones de euros no contabilizados que aparecieron en las cuentas de diferentes ministerios del Vaticano.

Opino que en ese momento la pera se le coló al pecho, por lo que el influyente cardenal llegó a comentar esta agradable sorpresa durante una entrevista dada a la revista británica “Catholic Herald”.

“Descubrimos que la situación financiera del Vaticano era mucho más saludable de lo que parecía ser. Porque millones de euros estaban escondidos en varias cuentas sectoriales y no aparecían en los cotejos contables”, llegó a declarar el entusiasmado prelado.

“Decidimos que a partir de ahora los presupuestos de cada congregación y del consejo pontificio deben ser aprobados y sus gastos controlados”, enfatizó a seguir.

El cardenal australiano, que hace parte del “C9” de cardenales -no confundir con CR7 del galáctico equipo merengue de España- que aconsejan al Papa en los más diversos temas teológicos e infusos, fue nombrado secretario de Economía con plenos poderes para reformar los servicios financieros del pequeño pero poderoso Estado, el mismo que en un pasado reciente estuvo caracterizado por su falta de transparencia y los escándalos financieros.

Por supuesto que viviendo en un mundo en rápido proceso de extinción, existe otro que crece y se multiplica como si de un juego de espejos se tratara, donde no parece haber límites para la ilusión engañosa… Soñador, ¿no?

(*) Si le parece bien, visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/… Libros y e-book disponibles en Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; y en: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Reventó el ¡Bullshit! Alemán


Elemental decir que existen asuntos o noticias que sirven para reanimar nuestras memorias pasadas, las que, obviamente, fuimos de a poco archivando ingenuamente en los esenciales compartimientos de nuestros craneanos. Es allí donde guardamos relatos, historias, mensajes, leyendas y todo aquel tipo de crónicas usuales y cotidianas.

Como que sin querer, las fuimos almacenando en sectores específicos y ocultos del subconsciente hasta que, de pronto… ¡Zás! Alguna cosa sale a flote casi que por nada. Pues le diré que este es mi caso al enterarme de la presente noticia, ya que repentinamente me vino a la cabeza un dictado que era pronunciado por un oportuno antiguo jefe mío hace como dos décadas atrás… ¡Bullshit! Todo para él, si contrariaba su expectativa, significaba un sonoro ¡Bullshit!, dicho sin más ni menos.

No en tanto, hoy pienso que él no sabría exactamente lo que ese acúmulo de ¡Bullshit! puede ser capaz de ocasionar en determinados procesos. En todo caso, ya que hablamos de expresiones idiomáticas de la tierra de la nonagenaria reina, entiendo que si “Overrated” se podría definir como un “acabador de conversaciones” y “get a life” como “un acabador de personalidades”, “Bullshit” estaría en un nivel superior de desprecio hacia los demás. Claro que esta es una palabra que definitivamente NO la vamos a encontrar en los libros que desasnan mentes, pero efectivamente es la que nos soluciona la papeleta cuando nos hemos quedado sin argumentos y sin escrúpulos.

Empecemos por la traducción literal de bullshit: mierda de toro. Si es la primera vez que usted ve la palabra, seguro que esto no le está dando muchas pistas. Una traducción no literal podría ser “vender duros a cuatro pesos” o “vender la bicicleta”. Es decir, se le espeta a alguien que trata de colarte algo, o que trata de enjabonarte por alguna razón. Así que “bullshit” se suma a la ya amplia lista de palabras y frases útiles que nunca vamos a encontrar en los libros y que estoy investigando en esta abnegada y desinteresada labor por el bien de la comunidad hispanohablante.

Así pues, esta es una de las palabras que se suelen -no siempre- traducir mal, y aunque literalmente este vocablo signifique “mierda vacuna de las grandes”, nada está más lejos de su verdadera acepción. Su significado real no tiene que ver en absoluto con la mierda, sino que sería una “mentira”, ficción, disfraz, tapujo, fingimiento y un monte de adjetivos más de igual calaña. Claro que en numerosas ocasiones veremos que se traduce por “mierda”, lo cual está muy errado, pues ni siquiera se acerca a lo que quiere decir en inglés.

Es cierto también que traducirlo simplemente por “mentira” o las demás aseveraciones, no tiene la fuerza insultante y malhablada de la expresión original. Y casi peor sería si se nos da por añadirle adjetivos para llegar a las frases “mentira cochina”, “mentira podrida” u otras similares, pues obviamente que eso nos quedaría muy infantil.

En fin, creo que he viajado un poco en la mayonesa, pues lo que tenía intención de comentar, es que el techo de un establo de una hacienda de engorde de ganado que está localizada en la ciudad alemana de Rasdorf, casi se vino abajo después de una explosión provocada por gas metano.

Resulta que el acúmulo del mencionado gas fue resultado, nada menos, de la “flatulencia, eructos y excremento” de cerca de 90 vacas que estaban confinadas en aquel local…, o sea, puro ¡bullshit!

En todo caso, la policía local llegó a informar en un sucinto comunicado que “aparentemente un foco de energía eléctrica estática fue lo que detonó la explosión”. Por consiguiente, el techo del establo quedó ligeramente dignificado y una de las vacas sufrió quemaduras leves. No en tanto, por suerte, ninguna persona resultó herida.

Dentro del el estudio de la física, se aprende que el impacto ambiental de la defecación pecuaria es elevado. Y eso, porque el ganado es capaz de libertar grande cantidad de gas metano por medio de sus eructos, flatulencia y las literales cagadas que se mandan… Entonces imagine lo que ocurre si confinado en un local cerrado.

De acuerdo con la fuente informativa de la “Associated Press”, la policía no llegó a informar cual era la cantidad de gas acumulado en el establo de Rasdorf, pero contó que las 90 vacas estaban en el abrigo probablemente por causa del intenso frio.

Por consiguiente, deduzco que la textura cremosa del queso Gruyere, delicioso subproducto de la leche de la vaca, tiene menos viscosidad filosófica que el beneficio de la expresión verbal dicha por mi ex jefe. Y esto es lo que, de manos juntas, me lleva a suplicar sin ojos lagrimosos: ¡Señor, haz de mí lo que quieras, excepto privarme todos los días de delirar!… Excrementicio dictado.

(*) Siguiendo la misma línea y estilo del presente Blog, surge ahora “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, conteniendo apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo en: http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ Conjuntamente, continúa a su disposición mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: