Las Anomalías no se Maquillan


Es esencial anticipar que en este caso existen controversias, pues lo que se cuenta por ahí, es que el día que dos viejas chismosas se reunieron metódicamente en la puerta del almacén de la esquina del pueblo de Narendra Kumar, en la India, surgió el siguiente diálogo: ¡Qué desilusión! Le encontró un lápiz labial en el portafolio del novio.

La otra indiscreta, ni corta ni perezosa, le respondió con ese tipo de pregunta ingenua pero a la vez maliciosa: ¿Tiene otra?

De inmediato, la primera de las facundas sobre interpretación de la vida ajena, le afirmó categórica: No. ¡Se maquilla!

Por su vez, queda cada vez más claro que los humanos realmente conocemos muy poco sobre nuestras actitudes, gustos y constitución del cuerpo humano. Ya han pasado millares de años desde el inicio de nuestra existencia, y aun nos sorprendemos con nuestros deseos, preferencias de género, enfermedades y anomalías que simplemente no conseguimos concebir ciertos sucesos.

Para una mejor explicación, que lo diga entonces un equipo médico que fue llamado para atender una emergencia en el antedicho pueblo indiano. Es que al efectuar los chequeos pertinentes en un paciente, que hasta ese instante reclamaba de fuertes dolores estomacales, descubrieran dentro de él un feto vivo con cabellos e dientes… Sí, eso mismo que acaba de leer.

El caso, considerado completamente fuera de lo normal, llamó la pertinente atención de diversas autoridades médicas del referido país asiático, y el caso logró ser solucionado prontamente. Según los médicos, se trataba de un parásito denominado “fetus in fetu”, o sea, nada de lápiz labial sino una condición rara que fue registrada apenas 200 veces en todo el mundo.

En verdad, se trata de una condición rarísima que acontece apenas durante las primeras etapas del embarazo de gemelos. En este caso, uno de los gemelos se tornó un parásito y continuó a vivir dentro del cuerpo de su hermano. Con todo, en esta historia en específico, el embrión demoró bastante tiempo para manifestarse.

Lo que suena impresionante es como todo sucedió en esta historia, y también el nivel de desenvolvimiento del feto. Conforme los médicos del “Hospital Swaroop Narayan”, donde el hombre fue operado, el “gemelo parasitario” pesaba nada menos que 20 kilos en total, y estaba compuesto por cabellos y dientes y alojado dentro del estómago de su hermano de 18 años… Cuando entonces constataron que no usaba lápiz labial.

En fin, cuando removido del estómago del joven, el feto ya tenía 20 centímetros y continuaba vivo y desenvolviéndose como si nada. A causa de su anomalía, el joven vivió todos sus 18 años con enormes dolores. Mismo así, los médicos relatan que apenas la medicina de punta podría haber detectado el parásito.

Con respecto a estas efemérides, dudo que Freud tenga logrado notar a tiempo esa íntima correlación lingüístico-intestinal, porque está más que claro que ese tipo de cosas no es para amateurs. Además, porque muchos vivientes no poseen la visceralidad peninsular necesaria para tornarlos idóneos en esos meritorios asuntos fecales. Sólo un surrealista de grueso calibre podría darse el trabajo de revelar al mundo tales descubrimientos… ¡Terrorífico!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: