Estos Votos son Sinceros


Aunque sea prematuro, que mejor que comenzar a convocar desde ya nuestros pensamientos y desenterrar sentimientos adormecidos desde hace casi un año, preparando nuestro espíritu no solamente para el jolgorio y las comilonas natalinas y nuevañeras. Sinceramente, pienso que todos aquellos abrazos y votos de felicidad, prosperidad, bienestar, salud y demás emociones y pasiones que promulgamos con la copa en la mano cuando nos encontramos juntos con la familia y amigos en las carnestolendas del antruejo del 2012, muchos de ellos sonaron como un eco vacío luego de pasada la primer semana de enero.

La vida no es simple ni fácil, eso es comprensible. Quién es qué a cada amanecer no se depara con agobios nuevos y aflicciones viejas y aplazadas que de alguna manera empujamos con la barriga para ver si ellas algún día se solucionan solas… Somos todos así. Somos todos humanos. Pero creo que todos debemos hacer un esfuerzo para no ser siempre repetitivos y carentes de ánimo. Quizás cuando no dejamos un poco de lado nuestra indiferencia espiritual al intentar sacar más provecho de lo material, ciertamente nos colocamos en el camino equivocado por donde debe andar la sociedad. Y eso no es prudente.

En todo caso, quizás valga la pena que la próxima noche navideña no se convierta en un simple intercambio de regalitos, sonrisas forzadas, abrazos fríos e indiferentes para que podamos salir mejor en una foto que alguien se encargará pronto de colocar en Facebook u otra plataforma cualquiera. Ni que los enloquecidos festejos de un año que muere sin dejar añoranza para dar lugar a nuevos sueños de prosperidad, sean convenientes. Pero así lo exige la convivencia en sociedad desde los tiempos bíblicos y de ellos tenemos que participar.

Por lo tanto, dejo aquí registrado públicamente mis más sinceros recuerdos y saludos, y un enorme sentimiento de deseos de felicidad para -además de mi familia- esa enorme pléyade de amigos, lectores y conocidos, que ante la imposibilidad de estrecharles la mano personalmente, entregarle un saludo de voz o quizás un simple mensaje escrito, se lo inscribo aquí.

Lo que sí quería pedirles, es que hagan un esfuercito para que todas las palabras buenas que siempre pronunciamos por estas fechas, no sean solamente pareceres convenientes para salir del momento, y que esta vez ellas lleven consigo los espontáneos deseos para que de verdad perduren por más un año…

¡Feliz navidad y un 2013 repleto de bienandanza para todos! Gracias.

Macumbas Para Retener su Amor


Descartes es considerado como uno de los pensadores más importantes e influyentes de la Historia del Pensamiento Occidental. No en tanto, y nada teniendo que ver con ello, a la hora que te “descartan” eso nada importa, pues hasta cualquier viviente espera por una venganza femenina en un futuro próximo. Aunque cabe decir que dependiendo de cuan duro sea el “golpe” para la mujer, algunas de ellas pierden la cabeza al punto de, literalmente, jugarte un hechizo.

Colaborador invertebrado que soy, y atendiendo a la demanda de infelices que procuran por alguna ayuda sobrenatural para separar parejas y/o “atar” hombres, ya que hoy no faltan ofertas de servicios espirituales en cada esquina, e buscado algunas sugestiones prácticas que ayuden al leyente en sus desasosiegos.

¿Usted nunca reparó en ese tipo de carteles que anuncian: “Traigo su amor de vuelta”? Pues vea a seguir una lista de trabajitos clasificados que prometen:

Sujeción con muñecos – En este trabajo al mejor estilo vudú hollywoodiano, la mujer que se sintió perjudicada debe usar dos muñecos representando la pareja que ella niega a que se forme. Pronunciando los nombres de los “exus e pombagiras Serguth, Klepoth e Segal”, la magia supuestamente acontece en cuanto ella ata a los muñequitos juntos utilizando líneas negra y roja. Y cuando ocurrir el hechizo, los muñequitos deben ser enterrados en una maceta con la planta venenosa conmigo-nadie-puede… ¡Maquiavélico!

Detención con palomas – Para formalizar una oración a la “pombagira Asmodeus” y a los dioses de la lujuria y del libertinaje, la ex necesita adoptar una paloma de plumas negras para obtener éxito con esta modalidad. Manteniendo el animalito por siete días en casa, ella tendrá que darle comida, en cuanto pisa sobre una foto del sujeto de su desvelo. Después de repetir el acto por siete veces -una vez al día-, lo que no es muy difícil tratándose de una paloma, las siguientes palabras deben ser pronunciadas: “Fulano será mío, por el vuelo de esta paloma negra… “Osmodeus, cave amatem”… ¡Muy sutil!

Forzar casamiento – De acuerdo con los “pais de santo” que han sido consultados, existen diferentes “trabajos” que ayudan a forzar una unión -uno de ellos incluye hasta refregar bifes de carne temperada en los genitales y luego servirlo para el hombre en cuestión… ¡Debe ser una delicia!

No en tanto, uno de los trabajos más preparados envuelve el sacrificio de un sapo. Pero con la esperanza de que el casamiento se confirme, algunas mujeres son capaces de prender un anfibio vivo en una olla de barro hasta la muerte. Después, decorada con cintas, la olla debe ser abandonada en un matorral con velas coloridas a su redor… ¿Será que funciona?

Separación de la pareja – Para realizar este tipo de macumba, la mujer que no logra tirar al hombre de su cabeza, precisa de sangre frio. De vuelta a los muñecos, ella tendrá que dar nombres a ellos y atarlos de espaldas uno al otro. Pero esta vez un pollo debe ser sacrificado sobre ellos en un cruzamiento de esquinas, en cuanto ella recita sus pedidos de separación. Según los líderes espirituales, eso sólo funciona si fuer realizado un lunes de Luna menguante y debajo de un árbol grande… Hasta porque si no funciona, aprovecha y se ahorca.

Traer el amor de vuelta – El más sanguinario de todos los “trabajos”, es traer el amor de vuelta, pues depende de los corazones de un gallo y una gallina. Ellos deben ser retirados de las aves todavía en vida, y colocados en un pote con condimentos y, claro, todo lindamente forrado de cintas coloridas. Pero si esto ya suena bizarro lo suficiente, imagine que la mujer todavía tendrá que enterrar todo en una maceta y mantenerla con una plantita dentro de casa… ¡Milagrero!

En fin, apartándome del gamitido sociológico actual y teniendo en cuenta las conmiseraciones operísticas de manierismos flamencos, pienso y medito más allá del inexplicable olor proveniente de las letrinas anónimas, en lo que no habría sido capaz de hacer Ernest Reyer con su tía Louise Farrenc, su profesora de piano en el Conservatorio… ¡Habría que verlo!

La Influencia de las Mentes Obscenas


Siempre que a algún bípedo se le antoja hablar sobre amor o sexo, todo el mundo vincula tales palabras a los sentimientos y se olvida de pensar en la parte física del asunto. Resulta que esto ocurre porque el cerebro es el mayor responsable por todos nuestros sentimientos, y es allí que los impulsos son traducidos y nos hacen tener esas sensaciones locas de frio en la barriga, manos sudando, piernas flojas, además de otros órganos palpitantes.

Pues bien, según lo cuenta Kayt Sukel, la autora del libro “Dirty Minds: How Our Brains Influence Love, Sex, and Relationships” o en su traducción libre “Mentes sucias: como nuestro cerebro influencia amor, sexo y relacionamientos”, es donde encontré algunos mitos que fueron desvendados sobre el papel del cerebro en nuestra vida amorosa y sentimental.

Por tanto, tal cual frade de piedra vistiendo mi manto eyaculatorio-sentimental, paso a dar destaque a una listita que ayudará al conspicuo leyente en esas horas de querer aclarar su razón… y sus pituitarias gustativas, claro está.

Amor es emoción – Para comenzar, vamos acabar ya con ese mito. Amor no es una emoción, un sentimiento. Él es algo que nos impulsa, nos direcciona hacia cierto comportamiento. Y quien lo dice no soy yo, y sí la desquiciada científica Helen Fisher, especializada en querer descubrir algún día la evolución humana.

Para ella, el amor es una reacción que tiene un área específica en el cerebro, diferente de aquella del sexo o de la que nos liga a personas importantes y que hasta puede ser llamada de amor fraternal. El amor romántico, vamos decir así, está más allá de existir apenas para la reproducción, y sirve también para hacer con que las personas se relacionen entre si. El impulso que el amor genera en nuestros cerebros puede ser comparado a aquél que nos hace beber o hacer sexo. Puede parecer menos romántico, pero esa es la pura verdad. ¿O será que usted todavía acredita que es en el corazón donde está el amor y él tiene ese formato?

Hombres quieren sexo, mujeres quieren relacionamientos – Esa es una de aquellas historias que se acostumbró a ser pasada de padres a hijos y que van tornando todo más complicado de lo que debería ser. Por tanto, la diferencia de lo que hombres y mujeres quieren, sólo existe en esta leyenda.

Irrefutables científicos muestran que el área del cerebro usada por los dos sexos en la fatídica hora de pensar sobre relacionamientos es la misma. Y sobre sexo también. No hay ninguna evidencia científica que compruebe esa diferencia. Todo lo demás son apenas comportamientos que nos van siendo impuestos con el pasar de los años. Por lo tanto, está en nuestras manos no seguir ese tipo de camino que sólo estorba la vida de la pareja.

Pornografía e cosa de hombre – Es común escuchar por ahí que mujeres no se importan con la imagen en la famosa hora del sexo, entonces los filmes porno no son para este tipo de personas. ¿Usted sabía que no es exactamente así?

Pasa que el cerebro del hombre como el de la mujer funcionan de la misma manera: al ver pornografía el cerebro nos da una respuesta muy fuerte. El neurólogo Thomas James dice que esa respuesta es de dos a tres veces más fuerte de lo que para cualquier otro tipo de imagen que ya se usó.

La diferencia consiste en que la pornografía es creada pensando en los tarados hombres, pero eso ya está mudando. Ahora existen filmes porno realizados por mujeres, y pensando por mujeres… ¡Deben ser fantásticos!

Traición, para los hombres, es genética – Ese es el tipo de cosa que, cuando se escucha, nos da dolor de estomago mesclado con unas ganas inmensas de reírnos en la cara de quien dice tamaña bobada. Si fuese así, nunca veríamos a las mujeres cometiendo traición… Y de esas historias hasta la biblia está llena.

Primero de todo: genes no deciden sobre lo que alguien hará. Los genes sólo nos dejan con una pre-disposición mayor a algunos comportamientos, claro. Es algo así como ser hijo de alcohólico, puede ser que uno tenga una inclinación mayor a la bebida y que las chances de vivir ese problema aumenten, pero uno siempre podrá conseguir controlar los impulsos. Nuestro cerebro es el responsable por ese control y está en las manos de cada uno escoger el camino a seguir.

Entonces, la próxima vez que un sujeto cometer una traición y explicarse diciendo que eso es “cosa de hombre”, usted puede completar con: “cosa de hombre sin una gota de respeto”, y pronto, estamos entendidos sobre este asunto.

¿Vio como hasta en las cosas más simples hay secretos? De hoy en delante llega de usted querer ponerse a pensar que las personas son así porque son. Cada uno puede hasta tener sus inclinaciones, obvio, pero quien tiene el poder de mudar el rumbo de las cosas es cada uno de nosotros.

Después de todo lo dicho aquí, un único artilugio me impide cerrar la boca, y es qué, lógico, el óbice pedométrico de mis aspiraciones no converge sobre el mismo ángulo del fariseo sadismo de algunos lectores que quieren que yo salga a la superficie de la Nada para abrir mano de algo esencial… ¡Paradisiaco, diría yo!

Comprobado – Sexo da Sueño


Estoy seguro que para las féminas no puede existir cosa peor que acabar de practicar sexo, y reparar que el individuo se vira para el otro lado y duerma. Ok, hasta se comprende si esto ocurre una vez, o un día en que él está cansado, estresado y cosa y tal, y entonces no habría motivo para irritarse. Pero aunque ellas no lo quieran, mismo así sienten que esa es la “dormidita del desprecio”, y eso es lo que define como una mujer se siente frente a esta situación, cuando entonces se vuelve loca y pasa a preguntarse ¿lo que hacer?

Pues bien, por causa de ello es que algunos investigadores de la “Universidad de Michigan y del Albright College”, en Pensilvania, tal vez sintiéndose perturbados por sus esposas, fueron a fondo en el dormitado asunto y descubrieron que dormir luego después de mantener sexo puede ser una demonstración de que la persona está necesitando de cariño… ¡Que mimo!

Bueno, entiendo que mejor sería que el lector hiciese una pausa para recuperar su aliento, antes de que se caiga de la silla emocional en la cual acabó postrado al tentar comprender lo que esos licenciados quieren decir con esto.

Mi propio vecino dice que esto le parece ser una cosa medio chiflada y que no hace sentido alguno, pero resulta que la pesquisa muestra también que quien se acostumbró a dormir primero, diferente de lo que dicen por ahí, son ellas, las mujeres. Claro que también existe aquel sujeto que se duerme antes, pero dicen que eso sucede por el exacto motivo que a ellas las hace dormir.

Por lo tanto, se recomienda que lo que ellas deben hacer primero, es identificar sus comportamientos e intentar entender cuando pretenden decirles algo por medio de gestos que su pareja no va, de manera alguna, entender… sólo si ele él leyó la pesquisa.

¿Como está la relación? – Mi amiga, haga usted misma un examen bien sincero de lo que viene sucediendo entre ustedes dos. ¿Es apenas sexo casual? ¿Será que usted no está cobrando alguna postura diferente? Si es solo amorío, ¿será que usted anda dando sugerencias de que quiere pasar para el próximo paso? Pero si el asunto ya viró casamiento, entonces de una vichadita en como es que anda el relacionamiento de ustedes en el día a día, ¿están felices?

Piense en todas las maneras con las cuales usted podría demostrarle lo que siente, lo que desea y pedir cariño. A veces, la mejor forma de ganar cariño es dando. Cuide bien de su amor, demuestre que usted se enorgullece de él, que le gusta desfilar por ahí con un tipo bacana como él lo es, y haga que se sienta más animado para que cuide bien de usted también. Pero si ya viene intentando actuar así y no le ha dado resultado… ¡Mude, mujer!, antes de que él la deje loca.

Usted puede estar carente demás o él preocupado de menos – Algunas veces el individuo ni se da cuenta que no aun está pronto para un relacionamiento. Lo que él quiere es tener a alguien, y entonces curte estar contigo, pero no consigue entregarse. Si usted quiere mismo investir en este buenmozo, es mejor que tenga paciencia y aprender a respetar el tiempo de él,… que claro, mi amiga, puede ser de décadas… una eternidad.

Claro que otras veces es usted quien necesita de más cariño en ese momento del “vamos ver”, por tanto precisa de atención redoblada y el tiempo todo quiere que él este ahí, a su lado, haciéndola sentirse segura. Infelizmente es obligatorio contarle un secreto que la va dejar bastante preocupada: “la única persona que pode hacerla sentirse segura, es usted misma”… No hay caso.

Dos pesos, dos medidas – Si usted llegó al punto de dormir para no tener que conversar sobre lo que les está faltando en la relación y esperando que él sienta que usted necesita de cariño, caricias y mimos, puede ser que ese no sea exactamente el tipo de relacionamiento que usted quiere tener por el resto de su vida. ¿Cierto?

El susodicho hasta puede tener voluntad y ganas de estar contigo, pero no sabe como darte lo que tú necesitas. Conversar es una salida para ese problema, conocerse a si misma, sus necesidades y pretensiones, aunque todo tenga su hora,

Ahora no me venga con querer conversar sobre todo esto luego del pos-sexo o cuando los dos se están preparando para aquella fiesta. No sea intransigente, mujer. Todo tiene su hora. Actuar así es como si en medio de un beso usted parase todo y dijese, justo con los labios encostados en los de él, que necesita pagar la cuenta de la luz… ¿Existe cosa más quiebra clima, que eso?

Variables – Claro que hay variables, No vaya a pensar que siempre que el susodicho se duerme antes, es porque quiere cariño. O que usted siempre se duerma antes signifique que está carente. Si es la primera vez de los dos, por ejemplo, todo muda. Si la relación no es estable, es otra cosa rolando en la cabeza de los dos.

No da para llevar a risca de que está todo bien cuando eso acontece. El diálogo todavía es la mejor salida para descubrir lo que está sucediendo de verdad.

¡Ah!, y para nadie llegar a pensar que todo esto es solamente con relación a las mujeres, la pesquisa estudió hombres también, y dice que ellos, muchas veces se mantienen despiertos por un sentimiento de protección, y eso es para que ningún otro macho le robe su hembra… ¡Mi Dios! Ese es un instinto de la época de las cavernas.

Mujeres Detestan Ciertas Conductas


Nos hemos acostumbrada a decir que, por lo general, la idea de acostarse con alguien del sexo opuesto siempre nos conlleva fantasías y deseos, algunos más picantes que otros. Pero no siempre ese encuentro entre dos almas en la cama es tan perfecto como ocurre en las películas azucaradas, ni como especulamos con nuestra mente y sus locas maquinaciones.

En todo caso, mi sublime leyente, litigante como siempre en busca del paradigma correcto para todos aquellos utópicos inmoderados en la “hora del vamos ver”, nada mejor que enterarnos de lo que el experto sexólogo chileno Mauricio Salas define como las conductas que hace que a las mujeres les disguste el sexo… Otro arquetipo quimérico de lo surreal. Pero en fin, veamos:

Que las aprieten demasiado: El hombre le gusta que lo tomen más firme, pero a la mujer más suave. Ambos tienen que aprender a hacer las caricias que más les gusta a su compañero… Y hasta porque si lo aprieta demás, ahorcará al nene.

Muy babosos: La saliva en momentos de pasión no molesta, pero cuando es un exceso y el cuerpo entero huele a baba, no es para nada agradable. Lo recomendable es no exagerar si ella le dice que no le agrada sentirse así… En ciertos casos, lo mejor es chuparse un limón.

Narcisistas: En la sexualidad está involucrado la mente, cuerpo, creencias, sentimientos, pensamientos. Si él es narciso y toma a su pareja como un objeto de su placer, está perdido. La pornografía ha hecho que los hombres actúen como autómatas del sexo mientras las mujeres siguen esperando al amante ideal. Hay que jugar, no ser tan graves y ser más flexibles… ¡Ojo! Eso de jugar no incluye barajas, dados, bolitas, tenis, etc. En estos casos, se recomienda que juegue a ser el explorador de cavernas mágicas tipo Indiana Jones.

Caras “raras”: Si ésta es muy extraña cuando está teniendo un orgasmo, eso puede llegar a cortar el momento. Pero hay que entender si ellas son caras de dolor, placer o son involuntarias, porque ello produce un bloqueo de los centros cerebrales del control, de ahí que le llamen la “pequeña muerte”… o mejor dicho: una muerte placentera… ¡Ah! De paso cómprese una careta.

Hacerlo con calcetines: ¡Que ridículo! Se sabe que los hombres son, en su mayoría, poco estéticos y algunos muy impacientes, y solo se desnudan lo que no les sirve o molesta en ese momento. Este es otro tema para abordar en la comunicación sexual. Sin embargo, se ha visto que en las mujeres cuando se ponen calcetines, tienen mayor posibilidad de tener orgasmos, porque mantienen la temperatura corporal lo que produce que haya mayor flujo a nivel de la parte genital. Ojo, solo en las mujeres… La mía, por ejemplo, usa tres pares a la vez.

No se callan y desconcentran: Todo depende lo que uno hable y los gustos de la persona. En general, a la mujer le gusta que uno les hable sobre la relación, que son hermosas, amadas… Es decir, palabras que resalten sus características personales, eróticas y el deseo que se tiene de estar con ella. Pero siempre y cuando no le incomode, distraiga o bloquee… Hombre, ¿esas son horas de ponerse a decir pavadas? ¡Concéntrese en la chichula!

Dormilones: Fisiológicamente, el hombre tiene la tendencia a quedarse dormido mientras ella quiere ser acogida y…  Lo más conveniente es aceptar que él se puede quedar dormido por el relajamiento cerebral o estar (in)dispuesto a abrazarla, acogerla, conversarle, y decirle cosas amorosas. No olvidar que ellas son auditivas y románticas… ¡Joder! ¿Esas son horas de dormir, hombre?

Las comparaciones: Esto es lo más desubicado. Cada encuentro sexual es único. Si empiezas a contar tu vida sexual en la cama, seguro que no habrá relación que se mantenga. A nadie le gusta escuchar las piruetas que no se hacen… Por eso que los mudos se dan bien.

La cama: Algunos quedan tan exhaustos, que se acomodan para pasar horas en el dormitorio y hasta insisten en comer y ver TV durante horas acurrucados. Aunque también, están los que apenas se acaba la diversión huyen a la ducha y les gusta salir a pasear, o simplemente se las toman. Cualquiera sea el caso, el pos de las relaciones sexuales -si son en una pareja consolidada-, más vale acordar de a dos lo que se hará después para no lastimar la sensibilidad de nadie ni arruinar el gran encuentro amoroso por no tomar las decisiones en conjunto… Salvo que aparezca el marido, obvio.

Las mismas posturas: Para salir de la rutina insidiosa de la vida, lo mejor es simplemente aventurarse con nuevas posiciones y jugar usando los 5 sentidos, la voz, ropa interior diferente, perfumes, masaje y todo lo que sirva para reinventar la actividad erótica… Por tanto, pase en una librería o en un sex-shop y desásnese.

¿Vio aquel clavo solitario en la pared? Bueno, alífero y celoso como usted lo es, y ya pasado el momento íntimo de raciocinar sobre algunas visiones cocodrilescas de lo surreal, ¡por favor!… Cuélgueme allí.

Mejore su Vida Sexual en las Fiestas Findeañeras


Por causa de que todos nosotros no somos más que bichos racionales, es que nos gusta tanto refrendar sucesivamente los mismos episodios eventuales donde de alguna manera siempre logramos exteriorizar nuestras peripecias bajo diversos eslóganes de una amplia pauta social.

Por lo tanto, como ya se nos viene el fin de año y con él las carnestolendas navideñas, el estrés, las preocupaciones, los regalitos, las cenas homéricas en las que participamos, además del cansancio, no podemos dejar de tener en cuenta que muchas veces todo ello influye en la sexualidad de una pareja, lo que a su vez acaba por generar dudas y temores con respecto al futuro de la relación entre los dos.

Por causa de todos estos excesos, a veces son “ellos” a quienes se les ve afectada su “performance” sexual, pero en otras ocasiones son “ellas” las que no tienen ganas de nada, principalmente por recaer sobre estas cualesquiera decisiones sobre lo que ambos harán por esas fechas.

Claro que los más circunspectos leyentes alegarán que esta es una situación que puede solucionarse rápidamente con el uso de medicamentos. Pero no consideran que el problema es qué, para algunos y algunas, las drogas contenidas en ellos tienen efectos secundarios e incluso pueden ser riesgosos para la salud… y la tenacidad futura, que no se paga con nada.

Como es de hábito, ya que siempre ando en busca de conceder al conspicuo lector informaciones que le ayuden a deleitarse lo mejor posible en la vida con su mayúsculo gozo en lo instintivo-genital, advierto que en la actualidad existen varias alternativas naturales para mejorar una vida sexual deteriorada y poder pasar de lo mejor durante la mala racha.

Afrodisíaco en polvoEste tipo de producto tiene el objetivo de potenciar la sexualidad de la pareja por ambas partes, ya que trabaja tanto en el hombre como en la mujer. Nada más es que una bebida en polvo con sabor pomelo, que puede ser tomada sola o mezclada con alcohol. Se vende en una elegante caja que contiene 12 sobres, cada uno de los cuales sirve para preparar 250 cc.

Este polvo afrodisíaco es de origen chileno; y para que funcione, la pareja toma la incitante bebida y la “Arginina” contenida en ella, en combinación con los otros componentes de la fórmula –vitaminas, minerales y proteínas-, generan el óxido nitroso que ayuda a la vasodilatación. Esto se traduce en una mejor erección masculina y, en el caso de la mujer, un mayor ablande de los músculos vaginales…

Huang HeEs un producto chino fabricado sólo con materia prima de ese país asiático y es completamente natural. Dicen que el “Huang He” está orientado para el público masculino, ya que con él se obtiene energía, ánimo, vitalidad y aumento de la libido. El producto también ayuda a que los hombres, en especial los que cursan cuadros de estrés -e impotencia-, tengan mayor seguridad frente a un encuentro sexual… ¡Espectacular! Sí, porque cada cápsula de “Huang He” tiene cuatro componentes esenciales: gingseng panax, esquizandra, ginkgo biloba y astrágalo.

Este último es una hierba que ha sido utilizada por más de dos milenios en China, y su característica principal es que es un adaptógeno, es decir, nivela la presión arterial y puede ser consumido por personas que sufren de hipertensión sin que les cause ningún problema… Ni allí, ni en el corazón, claro.

Para todos los que quieren lograr un cambio en el ánimo y la disposición, la dosis adecuada de Huang He es de una cápsula cada tres o cinco días. Ésta puede tomarse en cualquier momento del día y no necesariamente antes de un encuentro sexual, ya que sus efectos se mantienen por entre 72 y 120 horas… ¿Será por causa de ello que los chinos no paran de reproducirse?

Para sentirse más bonitasClaro quetambién hay un Huang He para mujeres denominado “Sólo para ellas”, y que también es 100% natural pues entre sus componentes tiene schisandra, ginseng rojo, ginseng siberiano, avena común, shunthi (jengibre) y kumari (aloe), pero los más importantes son la “L-Arginina” (el mismo aminoácido que contiene Feromonat) y mishreya o hinojo, que es un estimulante sexual… Basta con fijarse en los conejos para ver como resulta.

Este producto puede consumirse de dos maneras: tres a cuatro cápsulas una hora antes del encuentro sexual, o dos cápsulas todos los días -si es que se le antoja la seguidilla-. Pero la clave para que “Sólo para ellas” funcione, está en que de alguna manera hace que las mujeres se sientan mejor, más bonitas y, por ende, deseadas, lo que finalmente se traduce en una mayor predisposición e interés a relacionarse íntimamente con sus parejas… Y darle con fe en el año nuevo.

En todo caso, no podemos olvidar las palabras del cineasta sueco Ingmar Bergman, cuando nos avisó que “Envejecer, es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena”, a lo que el escritor polaco Stanislaw Jerzy Lec le respondió: “El progreso de la medicina nos depara el fin de aquella época liberal en la que el hombre aún podía morirse de lo que quería”… ¿Esto no es apócrifo?

Aumente el Erotismo en Pareja


Comer uno siempre tiene que comer, mi amigo, eso es una obviedad ululante. Algunos hasta eligen los alimentos que consumirán buscando prolongar su vida y soñando en convertirse en nuevos Matusalén. Otros, buscan consumir alimentos afrodisíacos para estimular el apetito sexual… Muchas veces ya desmayado.

Sobre estos últimos, principalmente, hay que agregar que su cualidad está dada por compuestos bioquímicos, que por su vez son grupos vitamínicos que ayudan biológicamente a tener una mejor vida sexual y, simultáneamente, sus sabores y texturas despiertan los sentidos… y otras partes dormitadas por el tiempo y el uso.

Según los expertos en declinaciones propias y ajenas, la idea es incluirlos en una dieta diaria, permitiendo al merendero estar siempre listo para el amor.

Buscando contribuir con todos aquellos bípedes que sufren languidez en sus órganos, relaciono a seguir cuales son los alimentos más afrodisíacos:

Ajo: Compuesto de alicina, que aumenta el flujo sanguíneo y facilita la circulación, lo que proporciona erecciones y orgasmos… Aunque perjudique el beso.

Aceite de oliva: Fenoles, podría conducir a un aumento en el flujo sanguíneo y dilatación de los vasos, con el consiguiente efecto afrodisíaco… y el endurecimiento.

Ciruelas: Se dice que el archiconocido Eros, dios griego del amor, mojaba las puntas de sus flechas en jugo de ciruela antes de lanzarlas sobre algún mortal. En la cultura china, se usan para representar las partes íntimas de la mujer. Aun así, solo anécdotas como estas relacionan las ciruelas con algún componente o acción afrodisíaca, ya que hasta la fecha, no se tienen evidencias científicas de que contenga componente químico alguno que justifique un efecto erógeno… Pero que ayudan, ayudan. Es sólo probar.

Chocolate: Las semillas de cacao tienen fenilalanina y teobromina, que combaten la fatiga, y ayudan la ventilación pulmonar y circulación sanguínea. Renuevan el rendimiento sexual y es gran fuente de endorfinas… pero le atacan el hígado si come demás.

Espárragos: Potasio, fibra, vitamina B6, vitaminas A y C, tiamina y ácido fólico. Favorecen la producción de histamina, necesaria para el orgasmo… ¡Óptimo! Principalmente si están duritos.

Frutillas: Ricas en betacaroteno, mejoran la circulación y vasodilatación. Sus altos contenidos de vitamina A pueden ayudar a suavizar la piel, haciéndola más sensible a las caricias y aumentando las sensaciones de pareja… Aunque su lengua continuará áspera.

Garbanzos: Zinc. En la antigua farmacopea árabe, el garbanzo es propuesto como un vigorizante y realzador de la libido. De hecho, hoy en día sigue constituyendo un pilar fundamental de su cultura gastronómica. Se le atribuye un gran efecto sobre la libido y el deseo sexual, ayudando a una erección más firme y prolongada en el hombre. Solo habría que poner atención a la flatulencia que sin duda tendrá lugar tras la ingestión de esta legumbre… En todo caso, es sólo prender el ventilador y darle con fe.

Higos: Betacaroteno, que impacta en la producción de hormonas sexuales. Mejora el deseo y nivela desbalances de estrógenos. Además, desinflaman los pechos en el período menstrual y, por su elevado contenido en azúcar, constituyen una buena fuente de energía si la noche se alarga… En todo caso, tenga cuidado en las próximas carnestolendas findeañeras, pues dicen que cristalizados no ayudan mucho.

Miel: Mineral boro, que promueve la utilización y metabolización del estrógeno, la hormona sexual femenina. También se afirma que aumenta los niveles de testosterona en la sangre, hormona responsable del deseo sexual, además de tener vitamina B requerida por la testosterona… Fíjese en la abeja reina… ¿No es fantástico?

Mango: Betacaronteno, para la generación de estrógenos y testosterona. Además, mejora la producción espermática por las vitaminas que tiene, y contiene triptófano, un precursor de la serotonina, conocida como la hormona del placer.

Ostras: Zinc, que contribuye a la producción de esperma y aumenta la libido… pero no se las vaya a comer con cáscara.

Ostiones: Zinc y alto contenido proteico. Mejora los espermas y lubricación en la mujer. Es energético y garantiza un buen rendimiento e impulso sexual… Verá que no es necesario continuar a usar manteca, que ataca el hígado.

Plátano: Potasio, magnesio y vitamina B y bufotenina, que equilibra los neurotransmisores cerebrales. Enciende la libido y mejora el estado de ánimo, autoestima y sentido de seguridad… También puede auxiliarlo en caso que le falle.

Vino tinto: Su contenido de alcohol, el más famoso desinhibidor conocido, ya lo hace un alimento favorable a las relaciones de pareja, pero además, el vino tinto posee un elevado contenido en antioxidantes cuyo efecto vasodilatador va a permitir un mayor aporte de sangre en las áreas genitales tanto del hombre como de la mujer… De lejos, el mejor, mismo que emborrache.

En todo caso, lo mejor de todo esto, es saber que no nos llevará a Nada…

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: