Estamos Sentados sobre el Polvorín


“Mal de muchos es el consuelo de los tontos”, ciertamente de eso no hay dudas, aunque nuestra memoria anquilosada prefiera hacernos querer ver el árbol y no el bosque, porque casi siempre la prioridad pasa a ser lo que nos ocurre a nosotros, puertas adentro, como sociedad, como país y como comunidad.

Nuestros males son nuestros y sólo nosotros podemos evaluarlos y luchar por solucionarlos, pues de nada nos servirá querer justificar nuestros graves errores con la frase consoladora: “en todas partes se cuecen habas”, claro, menos en la casa de mi tía Marta, que las detesta.

Por consiguiente, en momentos críticos y turbulentos como el que nos toca vivir ahora, la conciencia de que todo lo que ocurre en el planeta es lo suficiente contradictorio como para no creer que en el resto del mundo las cosas sean mucho mejores que aquí, se torna muy necesaria.

No en tanto, revolviendo entre los pliegos de mi estante, acabé encontrando unos datos interesantes que buscan desarrollar un análisis sobre el endeudamiento externo de los países considerados desarrollados. Apoyándome en ellos, buscaré realizar algunas reflexiones que encantarán a mi estimado lector:

Para su información, sólo tres potencias abarcan poco más del 50% de la deuda externa del mundo: USA, Reino Unido y Alemania. Los Estados Unidos tienen casi un 23% de la deuda total, mientras que Japón registra un 2.76% y entre Francia, Italia y España suman un 16.23%.

Por deducción, tenemos que la deuda externa de los yanquis constituye, por su alcance estratosférico, un problema aún más grave que la crisis económica europea.

Entonces, salta a la vista que la deuda de los Estados Unidos es uno de los fenómenos económico-financiero más amenazantes del mundo actual. Hasta podría decirse que la potencia norteamericana no es más que un coloso con pies de barro.

Lo inaceptable de esta situación es que los señores del dólar, vía devaluación de su moneda, trasladan el peso de su deuda al resto del mundo y, de forma particular, a los países menos desarrollados. Siendo así, el sistema financiero internacional es un cascarón artificial que sólo depende de la máquina que tienen los gringos para imprimir sus billetes verdes que tanto nos gustan a nosotros.

Sin querer exagerar, el sistema monetario del dólar está conectado a la máquina artificial que fabrica esos billetes. Que deje de respirar es sólo una cuestión de tiempo.

Claro que el mundo tiene que cuidarse del coletazo atómico del sistema, nada imposible cuando de salvar sus privilegios se trata.

Si consideramos que seis megabancos yanquis tienen activos equivalentes al 60% del PIB norteamericano y que el 60% de senadores y el 30% de diputados son multimillonarios, no es difícil deducir que jamás dudarían en llevar al sacrificio atómico a la humanidad. Total, para ellos, los pueblos allende sus fronteras no son más que pueblos de bestias…

¿Y, nosotros, los subdesarrollados? Bien, gracias, sentados tranquilamente sobre el polvorín. Esperando, esperando…

Los Estereotipos de la Mujer Soltera


No se puede poner en tela de juicio que el transcurrir de las décadas ha permitido que todas las cosas que antes nos parecían extrañas o anormales socialmente, se transformasen para que en la actualidad pasen a ser toda una convención multitudinaria.

Un claro ejemplo de esto, es ver cómo la mujer vive su soltería en tiempos actuales. En la época del imperio romano, una joven que llegase a los 18 años soltera, significaba mal presagio para la mujer. Hasta poco tiempo atrás, una chica que llegara a los 25 años y no tuviera compromiso serio con algún hombre o no estuviera casada, era mal vista. Ahora resulta de lo más normal que la mujer prolongue todo lo más que pueda esa decisión de dar el paso definitivo con una pareja y formar así una familia.

No se puede descartar que las actividades que hoy en día llevan a cabo las mujeres, también hayan modificado el patrón de comportamiento mientras permanecen en este estado civil. Para conocer cómo algunas personas han catalogado a esas chicas que rehúyen al compromiso de pareja, y en base a la información de “nosotras.com” y otros sitios de internet, presento los 10 estereotipos de chicas solteras con las cuales un ser viviente mortal puede toparte en cualquier momento.

La aventurera. Estas mujeres no soportan la monotonía. Tienen que estar constantemente en transición. Por ello es que buscan trabajos en los cuales se mantengan ocupadas y que tengan que estar trasladándose a diferentes puntos. Les encanta planear visitas a distintos lugares y, sobretodo, invertir su dinero en viajes. No le queda tiempo para que se comprometa con alguien.

La resentida. Es aquella chica que pasó por una mala experiencia en el amor y que ha decidido no probar sus mieles por un largo tiempo. No le gusta ser la única del grupo que no tiene pareja y además, se dedica a gritarle a todo mundo que “el amor no existe” y se aleja de todas aquellas personas que están a su alrededor y que tienen pareja, pues es algo que le parece desagradable e incómodo.  

La romántica. Es la clásica que está en espera constante del príncipe azul. Aunque no le urge encontrar pareja, desea que el día que la tenga sea realmente una historia similar a las que cuentan las novelas y películas de este género, algo así como un cuento que todos quieran recordar y también vivir.  

La consuetudinaria. Por lo regular, son mujeres de más de 35 años que optaron por vivir bajo este estado civil. Digamos que sí tuvo relaciones aunque nunca se presentó la oportunidad para formalizar con una en particular. Con el tiempo se fue acostumbrando a vivir con ella y nadie más. No les encanta la idea de compartir sus cosas, como la cama o el baño y ceden a regañadientes. Estas características hacen que los hombres huyan antes de que sea demasiado tarde y por lo tanto, viven en un ciclo vicioso de soltería.

La independiente. Es la clásica que considera que el compromiso implica la pérdida de la libertad y es algo que por el momento, no pretende experimentar. Le gusta hacer sus cosas sin tener que estarle rindiendo cuentas a nadie y muy a su gusto. Eso sí, este tipo de féminas valoran mucho las amistades. Si te enamoras de una chica como estas, no todo está perdido, pues podrías hacerle cambiar de opinión si le demuestras que su relación no se interpone con sus actividades.

La que no tiene prisa. Generalmente son chicas jóvenes que no quieren comprometerse seriamente con algún muchacho, ya que consideran que aún deben conocer a más personas para poder elegir. El problema viene cuando han rebasado los treinta años y siguen con esas ideas, ya que les es más difícil encontrarse al hombre ideal y ninguno llena sus expectativas.

La que no tiene ataduras sexuales. Es la típica mujer que piensa que para qué debe atarse a un solo hombre si hay tanta variedad en este mundo. Le encanta salir a todos lados con el afán de ligar, trata de ser muy sexy y no tiene ningún tipo de prejuicio en cuanto al tema del sexo. 

Sola pero acompañada. Se trata de aquellas mujeres que se enamoraron de alguien sólo por su cartera. Con el transcurrir del tiempo, se han acostumbrado a estar solas, eso sí, con un hombre a la distancia que está ahí únicamente para complacerlas en todo. Algunas se mantienen fieles, pero otras, cansadas del descuido por parte de su hombre, buscan refugio en los brazos de otro. Si te has enamorado de alguien así, piénsalo dos veces antes de entregar tu corazón, pues podrías salir muy lastimado, ya que difícilmente dejará a un lado las comodidades por ti.

La profesionista. Tristemente, muchas mujeres prefieren casarse con ese trabajo que las ha llenado de éxitos, sin darse cuenta del vacío emocional que esta situación le provoca. Siempre tiene citas y correos que revisar, por lo que no tiene espacio libre para darle atención a una pareja.

La solterona. Regularmente estas chicas crecieron con un gran complejo: no es lo suficientemente atractiva para los hombres. Con esta idea, se han auto construido un muro que las protege de cualquier cortejo. Son mujeres de carácter duro, su autoestima está por los suelos y todo lo ven gris.

En todo caso, como para mí, mayorías nunca tienen grandes relevancias, busco concentrar la mirada en el paisaje surreal y otra vez, sobre la tenue inspiración de aquello que no quiere decir nada, y con la elocuencia de nunca haber dicho nada, pienso luego en la iluminista ejemplificación de las verdades reproducidas aquí, dejando al estimado leyente con la pulga atrás de la oreja… ¡Que más remedio!

El Piadoso Disfraz de las Palabras


Generalmente, el disimulo y la simulación son métodos que los políticos y los gobiernos emplean a contento para disimular lo que no saben o no quieren resolver, y el sistema que adoptan pasa a ser el de un vocabulario engañosamente dignificador, el cual la opinión pública franquea adoptándolo con una notable docilidad, convencida que ha quedado de que algunas sordideces que nos rodean en nuestro día a día, han sido suavizadas por el rótulo piadoso que ahora se las cubren.

Por ejemplo: un hurgador de basura es ahora un clasificador, aunque esa nueva denominación no lo libra de lo inaceptable de su oficio; un niño miserable vive ahora “en situación de calle”, aunque el eufemismo no aplaca su imperdonable abandono; el antiguo cantegril o villa miseria, se llama ahora asentamiento, aunque el cambio de designación no mejora la escandalosa precariedad de sus construcciones ni la penuria e indigencia en que vive su población; una prostituta es ahora una trabajadora sexual, aunque esta nueva alusión no la salva de los riesgos y las miserias de su actividad. Del mismo modo, un menor de edad que mata a alguien, no comete asesinato sino “infracción de homicidio”, y aunque esta frase no cancela un hecho inexcusable, tampoco atenúa la ferocidad del agresor y se limita a enmascarar la gravedad del episodio.

Sin embargo, ese manto púrpura de palabras tramposas también se extiende a la escala internacional, porque los países que solían llamarse “subdesarrollados”, se llaman ahora “emergentes” y los miles de desgraciados que llegan a Europa escapando del hambre o el miedo, ahora se conocen como “indocumentados”, anteponiendo su condición jurídica a su enorme desamparo y olvidando que provienen de las mismas comarcas que esos mismos europeos han explotado durante siglos.

Todo ese juego de palabras vanagloriosas que se ha pasado a utilizar a nivel nacional o mundial, forma parte del ejercicio de la hipocresía, el cual consiste en fingir los sentimientos y no en practicarlos, levantando para ello una vistosa fachada en torno al vacío de la simulación y a la mentira de las proclamas.

Sin embargo, al observar con lupa inquisidora en la trastienda, notamos que estas palabras consoladoras que recubren esa obtusa mentalidad de los gobernantes, pasan a ser desmentidas por el propio cuadro que pretenden humanizar. Basta ver que la ilusión de no pertenecer a un país subdesarrollado sino emergente, no suprime la venta masiva de niñas para dedicarlas a la prostitución como en Bangladesh, ni salva en Europa a los inmigrantes africanos de la xenofobia, el trabajo esclavo, el rencor con que son tratados, o la expulsión, como tampoco elimina lo que sucede a diario con los marginalizados miserables de nuestro continente.

Es por eso que valerse de la frase “situación de calle”, no aleja a una cierta minoridad de personajes del consumo de las drogas ni del gradual embrutecimiento que provoca su vagabundeo. No ser un hurgador sino un clasificador, no modifica el pavoroso riesgo sanitario que soportan los adultos y los niños a bordo de sus carros y no impide que su número siga creciendo. Calificar ciertos crímenes como “infracciones de homicidio” no devuelve la vida a las víctimas, no apacigua el dolor de sus deudos ni rebaja la alarma social generada por esa violencia.

En muchos casos, la selección de palabras puede ser un mecanismo perverso, solamente dedicado a convencer al prójimo de que la suerte de otros es menos penosa cuando se atenúa la terminología y se disfraza su verdadera situación que nos rodea.

No olvidemos que el fervor religioso que enarboló el gobierno talibán no fue capaz de maquillar las barbaridades que cometió en Afganistán. Asimismo, el vocablo revolución ya no ennoblece en Cuba el despotismo familiar que ha permanecido 52 años atornillado al poder.

Solamente los distraídos, los crédulos o los irreflexivos pueden admitir que el manto de las palabras sea algo más que una manipulación o un simulacro para mejorar la imagen del mundo… ¿Usted no concuerda?

Libros “Inocentes” que van de lo Erótico al XXX


Aunque muchos no lo crean, la literatura erótica es un género que ha existido desde la invención de la misma escritura, tal como ha existido el sexo y el erotismo en la cultura humana. Autores nuevos y reconocidos dedican sus letras a una parte del ser humano que se rige por los instintos más carnales. En ocasiones, estos relatos eróticos son tan explícitos, que algunos llegan a considerarlos pornográficos.

Si bien este género literario ha sufrido de censura a lo largo de los años por considerarse inmoral o sucio, su desarrollo nunca se ha detenido y siguen estando presentes en los estantes de las librerías de todo el mundo.

Con base en la información recopilada de los sitios de “entrelectores.com” y “literatura.inba.gob.mx”, les enseño 9 ejemplos de la literatura erótica universal.

Kamasutra. No podríamos hacer una lista de libros eróticos sin mencionar el Kamasutra, la más famosa y antigua obra dedicada al erotismo de la India. Por lo general se piensa que el Kamasutra es un libro que sólo sugiere posturas para el acto sexual, pero en realidad es un libro enfocado al arte de vivir, pues como se menciona en “lecturalia.com”, trata temas como la forma de encontrar pareja, el matrimonio y hasta la confección de brebajes y pócimas para estimular el deseo. Incluye las más diversas posiciones sexuales y todas las artes del erotismo más refinadas. El libro originalmente fue escrito en sánscrito sobre el siglo III.

Sombras detrás de la ventana. Eduardo Antonio de la Parra, es uno de los autores más representativos de la literatura erótica mexicana contemporánea. Sus relatos abordan temáticas como violencia, sexo, miedo, prostitución, narcotráfico y otras ampliamente descritas. Sombras detrás de la ventana, libro que fue galardonado con el premio Antonin Artaud en 2009, es una compilación de 28 cuentos escritos por el autor a lo largo de 15 años de trabajo. De acuerdo a “vidauniversitaria.uanl.mx”, la obra utiliza en uno de sus cuentos, el espanto como si fuese una simple extensión de la belleza del lenguaje y el autor no pudiera escapar de sus propias obsesiones, haciendo parecer que sea el lector, el único capaz de ayudarlo a salir de ahí.  

Historia de O. De acuerdo a información de “elmundo.es”, esta novela publicada en 1954 fue firmada bajo el seudónimo de Pauline Réage. El libro tuvo gran éxito en su época. Narra el descubrimiento del sadomasoquismo por parte de una chica de París, amante enamorada de un hombre casado. Todo inicia cuando la joven es conducida al castillo de Roissy, donde una sociedad secreta la inicia en un rito de sumisión y esclavitud sexual, sometiéndola a humillaciones que ella acepta por amor. El escándalo ocasionado por el contenido de la obra provocó que los editores fueran a juicio. La identidad verdadera de la escritora no fue revelada sino hasta 1994, cuando una anciana de nombre Anne Desclos, anunció tres años antes de morir, que ella fuera la autora.

Hotel limbo. Esta obra de la escritora mexicana Mónica Lavín, cuenta la historia de una investigadora, quien impartirá una serie de conferencias sobre la seducción. La autora quiso combinar la narrativa con las artes plásticas, por lo que la novela narra la historia de una mujer hospedada en la habitación 301 de un hotel, en la que inicia un recorrido retrospectivo de lo que ha sido su vida matrimonial y el fracaso de la misma, al mismo tiempo en que posa desnuda para un pintor que acaba de conocer, a quien también inundan los recuerdos. En su novela Lavín recrea con palabras un cuadro silencioso e inmóvil, en donde dos personajes que interactúan sin palabras.

Lolita. Novela apasionada y poética escrita por Vladimir Navokov, narra la historia de una relación amorosa entre un hombre maduro y una niña. Como se menciona en el sitio “entrelectores.com”, relata la intervención de dos componentes controversiales, la pedofilia y el incesto. A pesar de lo escabroso del tema, el autor hace un relato divertido, más sugerente que explícito. El personaje, un hombre cercano a los 40 años de edad, queda flechado por los encantos de una niña de doce años, hija de la dueña de la casa donde se hospeda. Con el único propósito de estar cerca de la adolescente, contrae matrimonio con su madre y cuando ésta muere en un accidente inicia una relación aún más intensa y delirante.

Los sueños de Onan. Este título es un compilado de la percepción y concepción que destacados escritores mexicanos vierten sobre el autoerotismo, así lo indica el sitio del “Consejo Nacional para la Cultura y las Artes”. Los sueños de Onán. Antología del placer solitario, es un libro que surge del deseo de hacer una contraparte que complemente una publicación realizada anteriormente, la cual lleva por título Antología mínima del orgasmo, donde fueron invitadas varias escritoras a hablar sobre esta experiencia. A través de la poesía, crónica, cuento o ensayo, los 47 autores de Los sueños de Odín, narran distintas historias sobre autosatisfacción que, como menciona el sitio “15diario.com.mx”, van desde un niño encerrado en el baño, hasta la muerte de un anciano, al cual puede notarse en medio de la sábana que lo cubre, la mancha de una sustancia viscosa.  

120 Jornadas de Sodoma. Grandes novelas del género erótico, son sin duda las escritas por el escritor francés, Donatien Alphonse François de Sade, mejor conocido como el Marqués de Sade. Según “entrelectores.com”, las 120 jornadas de Sodoma es la obra principal del autor, en la que reúne todas sus observaciones e ideas sobre la vida sexual del hombre, así como la naturaleza de las variedades de sus perversiones sexuales. El texto narra la historia de cuatro representantes del poder de Francia, quienes se aíslan en una fortaleza inaccesible en medio de la selva negra para poder disfrutar sin testigos, de un libertinaje desenfrenado. Al mismo tiempo se entretienen con las hazañas eróticas contadas por cuatro prostitutas, conocedoras del amplio abanico de delicias y perversiones sexuales del ser humano.

Seda. De acuerdo al sitio “litrasfalsas.com”, esta obra del italiano Alessandro Barrico, está impregnada de un alto grado de sensibilidad. Al leerla da la sensación de ser una lectura muy ligera y que no provocará exaltación en el lector, sin embargo, algo distinto sucede en la raíz. Con toques de erotismo donde la seducción y la mirada se convierten en el centro de la narración, casi al final de la historia, Seda plantea una relación en triángulo en la que más allá del erotismo que surge entre ellos, se muestra la profunda tristeza de tres personajes atrapados en la conformidad de su destino.  

Farabeuf. Escrita por el mexicano Salvador Elizondo, la obra también conocida como La crónica de un instante, es un ejemplo extraordinario de la literatura erótica mexicana. Según “entrelectores.com”, el escritor juega con las nociones de tortura, cirugía y coito. A raíz de la imagen de un hombre atado a un poste, cuyos miembros han sido estirados de acuerdo a técnicas tradicionales chinas Leng T´che, también conocida como “Muerte por mil cortes”, los personajes se pierden en la fascinación que propicia el aniquilamiento, mezclando los rituales arcaicos con las fantasías científicas, donde se encuentran entre sí los límites de la trasgresión, lo erótico y lo violento. Todo esto para plantear preguntas angustiantes sobre la identidad y el deseo.

Con todo, a través del éxtasis y todo posible ímpetu de dulzura, espero que al acabar de leer estas líneas, usted escoja con sabiduría que libro leer, y que la felicidad habite en el corazón del lector, ya que la fecha es propicia a grandes contentamientos, pues sepa usted que…: ¡Así estaba escrito!

El Meollo de la Elite Política


Entre los muchos disparates que la gente ha tenido y tiene que oír casi todos los días, está incluida la eterna cuestión de las prioridades que cada uno de los integrantes de nuestra multicolor e inefable clase política fijan como “cosa urgente”.

Claro que esa tabla de posiciones varía mucho según la época y, por momentos, la libertad de expresión es quien toma la delantera para ser luego superada por la estabilidad económica, la justicia social, la seguridad, la salud y, a veces, casi que por un milagro, muda un poco cuando se acuerdan de la educación.

Como si fuese un agujero negro que todo lo concentra sin dejar escapar ni tan siquiera un pequeño lampo de luz, actúan los diversos estereotipos de corrientes políticas, pero entre ellas, la ideología neoliberal, parece ser la más aglutinadora de todas. Ella no admite la duda, se reviste de seriedad en los círculos académicos, apoya a sus políticos, a sus artistas, paga a sus profesores, financia a los investigadores, y actúa sobre la certeza de que no existen alternativas a su propia visión del mundo.

Los mandamases de esa escuela parecen querer demostrar que su objetivo es conservar el rebaño planetario de manera estable. Entre los cabecillas, existe un grupo insignificante de megamillonarios que mueven los hilos de la política mundial, la que debe ser entendida como la concentración dinámica de la economía.

Para confirmarlo, nos basta con saber que el ochenta por ciento de la riqueza mundial está en sus manos, mientras con el veinte por ciento restantes, la humanidad sobrevive como puede.

Tomar conciencia de ésta triste realidad, es el primer paso a ser dado por cualquier ser viviente, pero el segundo es convertirla en conciencia política. La conciencia política tiene que ver con la naturaleza del poder y su papel en la Historia. Tener conciencia política significa sentirse protagonista del destino de la comunidad en que vivimos, con un papel personal intransferible y sin cuya participación es imposible alcanzar los fines que la colectividad persigue.

La conciencia política nos compele a la acción. No podemos sentarnos a la orilla de la carretera para ver pasar la Historia ante nuestros ojos perplejos. Los indignados de la España actual, por ejemplo, han comenzado por tomar conciencia de su triste situación, pero mientras no surja la conciencia política, nada pasará allí. Ellos no deben olvidarse que no pueden delegar el cumplimiento de sus aspiraciones a sus propios verdugos, aunque estos se disfracen de ovejas.

Prioridad no significa de ninguna manera solución ni mucho menos. Se trata de una orden en el discurso de campaña adecuado a los tiempos y a las necesidades que el pueblo expresa como consecuencia lógica de sus malestares… ¿Puede haber libertad sin justicia social? ¿Debe en aras de la justicia social, sacrificarse la libertad? ¿La estabilidad económica, si sólo beneficia a una minoría y hunde en la pobreza a la mayoría, es lícita? ¿Se puede intentar un replanteo de la economía que sea serio y durable sin estabilidad económica? ¿Sin educación y con la ausencia palpable y grosera de cualquier tipo de enseñanza que incluya a la gente en un proyecto social y de conveniencia con respeto, se puede hablar de seguridad? ¿Qué seguridad puede haber en una sociedad donde un grupo considerable ha sido relegado a los márgenes del sistema? ¿La educación, -que no es sólo enseñar a leer y escribir-, no debería ser la prioridad número uno en cualquier Estado?

Mientras usted piensa en la solución de esas muchas preguntas sin respuesta, le digo que el poder político debe ser el arma poderosa de las masas irredentas, ya que por ahora éste se encuentra concentrado en manos de los sectores dominantes. Comprender que hay que revertir esta realidad, es el meollo de la conciencia política.

Todos, cada uno de los siete mil millones de seres humanos que somos la humanidad, debemos dejar reflejar en algún momento el sentimiento que habita en nuestra alma y marcar de una vez por todas algún gol triunfal… ¿No le parece?

10 Mentiras sobre el Cuerpo Humano


Desde que somos pequeños, grandes cantidades de información llegan a nuestra mente, ya sea a través de la familia o al asistir a la escuela. Sin embargo, muchas de las cosas que nos enseñan no son precisamente ciertas. Sobre todo refiriéndose al cuerpo humano, del cual surgen mitos que siguen vivos aún después de haberse desmentido.

El sitio “cracked.com”,  ha publicado una lista de seis cosas del cuerpo humano que probablemente nos enseñaron desde la niñez y que en realidad son mentiras. Ha continuación, diligente y solícito, he tomado el trabajo de recopilar estos y otros mitos que han sido desbancados en la actualidad:

1. Tenemos sólo 5 sentidos. Cualquier niño pequeño te dirá que es cierto, que los cinco sentidos del ser humano son la vista, el olfato, el oído, el gusto y el tacto. De acuerdo a la Escuela de Medicina en Harvard, existen seis sentidos más en el cuerpo humano. Por ejemplo, cierra los ojos y luego toca tu nariz con el dedo índice. ¿Cómo supiste cuál era el dedo índice sin mirarlo? ¿Cómo saber dónde está tu nariz? ¿Oliste el dedo con tu nariz? ¿Acaso tu sentido del tacto te indicó cómo llegar a tu nariz a través de las moléculas del aire? Nada de eso, a eso se le llama “propiocepción”, que es el sentido encargado de informar la posición del cuerpo en relación a sí mismo.

Otro de los sentidos que se mencionan, es la percepción temporal o el sentido del tiempo, que si bien parece sólo parte de nuestro lenguaje cotidiano, en realidad es de los más importantes, pues es el que se encarga de unirlos a todos. Una manzana, es sólo una serie de sensaciones diferentes sin el sentido del tiempo, que te dice que todo está pasando en el mismo momento. Basta con estar encerrado en una habitación, en completo silencio y el sentido del tiempo nos hará notar que estamos dejando pasar nuestra vida sin hacer nada… El sentido de equilibrio, llamado también la equilibriocepción y otros como: la ermocepción, la interocepción y la nocicepción, los puedes consultar en la página de la escuela de medicina en Harvard.

2. El mapa de la lengua. Probablemente recuerdes la clase en que te enseñaron que la lengua humana está trazada con una especie de mapa, en el que se localizan las áreas perceptivas de sabor. Por ejemplo, la teoría menciona que los sabores dulces se identifican solamente en la punta de la lengua y la percepción del resto de los sabores en otras áreas. La verdad es que el científico alemán D.P. Hanig, llevó a cabo una prueba de sabor en la que descubrió que algunos voluntarios experimentaron ciertos sabores con más intensidad en ciertas regiones de la lengua. Según el sitio “cracked.com”, cuarenta años más tarde, un académico de Harvard, el Dr. Boring, interpretó mal los resultados de los estudios y el mapa que consideró como resultado, era simplemente el plan de trabajo para realizar la prueba. Actualmente, los investigadores han sabido por años que toda el área de la lengua es prácticamente igual de sensible a los diferentes tipos de sabores… ¡Pero depende mucho donde la pongas, claro!

3. Utilizamos sólo el 10 por ciento de nuestro cerebro. Esta teoría que se le ha atribuido infundadamente a Albert Einstein, es uno de los mitos más antiguos sobre nuestro cuerpo. De acuerdo al British Medical Journal, investigadores han aclarado que la mentira surgió en 1907, para argumentar el potencial de las personas de desarrollar múltiples talentos. La verdad es que utilizamos el 100 por ciento de nuestro cerebro. Especialistas señalan que las imágenes de resonancia magnética y estudios del metabolismo cerebral, demuestran que durante el día no queda ninguna parte del cerebro sin ser activada. Lo importante es fomentar la actividad cognitiva y cerebral desde la infancia, porque eso mantiene y aumenta las conexiones cerebrales… ¿Y por la noche, qué?

4. Beber 8 vasos de agua al día. El consejo de beber 2 litros y medio de agua diarios se remonta a 1945, gracias a una recomendación del Consejo Nacional de Investigación de los Estados Unidos. Posteriormente en 1974, el nutricionista Frederick Stare, avaló el consejo sugiriendo consumir de seis a ocho vasos cada 24 horas. Sin embargo, se ha omitido la segunda parte de las recomendaciones, las cuales señalan que la mayor parte de los dos litros y medio de agua, se encuentran en los alimentos preparados y que, como aclara Stare, incluyen cualquier otro líquido como té, café, leche y cerveza, además del agua contenida en las frutas y verduras. De cualquier forma, hidratarse es fundamental para el buen funcionamiento del cuerpo, pues perdemos diariamente cerca de un litro de agua, que debe reponerse para la actividad del metabolismo… Para mí, nada mejor que los cubitos de hielo en el Whisky…, ¿o no?

5. Leer con luz tenue puede causar ceguera. De acuerdo a información del NY Times, leer con poca iluminación o a la luz de las velas, no causa pérdida de la visión, como nos enseñaron. Simplemente, la falta de luz puede crear la sensación de tener dificultades para enfocar y también reduce el parpadeo, lo que causa molestias, porque no se mantiene lubricado el ojo, pero esto no es un efecto que persista ni que dañe la visión… Ahora, mirar las fotos de ciertas revistas XXX, lubrifican mucho más.  

6. La obesidad depende del metabolismo. Mucho se ha dicho que un metabolismo lento o acelerado, es la causa de que una persona tenga sobrepeso. La verdad es que de acuerdo a algunos científicos, el metabolismo es igual en personas delgadas y obesas, incluso se ha detectado que algunas personas sin sobrepeso, tienen un metabolismo más lento que otras que padecen de obesidad. Según “cracked.com”, lo que realmente causa que una persona suba de peso, es que no se mantiene un equilibrio entre las calorías que consume y las que quema… Para eso, nada mejor que el ejercicio diario en la horizontal… No se imaginan lo bien que hace.   

7. La personalidad se define por el lado del cerebro dominante. Nada es más falso que decir que una persona es más creativa o más analítica porque utiliza más determinado lado del cerebro. La masa cerebral, sí tiene algunas estructuras especializadas que se encargan de realizar determinadas funciones, pero no se agrupan en un lado específico. Los científicos afirman que para ser verdaderamente creativos o analíticos, es necesario tomar recursos de ambos lados del cerebro. Por otro lado, personas que han tenido que someterse a una cirugía donde se les extrae un hemisferio completo del cerebro, no pierden del todo su lado creativo o lógico. Incluso por lo general, recuperan una buena parte de las funciones que supuestamente corresponden a la parte extraída… Bueno, ahí depende de que cabeza estemos hablando.

8. El pelo y las uñas siguen creciendo aún después de la muerte. Este es un mito que incluso algunas personas que han tenido contacto con cadáveres aseguran es cierto. Sin amargo, el médico forense, William Maple, en un artículo de BMJ, asegura que el crecimiento del pelo y de las uñas requiere una compleja regulación hormonal, que no se mantiene después de la muerte. La realidad es que los tejidos blandos se deshidratan, lo que puede llevar a la retracción del cuero cabelludo o de la piel alrededor de las uñas. Esto crea la apariencia de que han crecido, pero sólo es el contraste provocado entre los tejidos blandos encogidos y las uñas o el pelo… ¡Ah! ¡Ahora entiendo por qué el tejido quedó blando!

9. Afeitarse provoca que el pelo crezca más grueso y oscuro. Seguramente muchas veces has escuchado esto, y hasta recibido el consejo de depilarse. Pero dermatólogos y estudios que datan de 1928, aseguran que el afeitarse remueve solamente la parte muerta del vello y no la sección viva que está bajo la piel, por lo que es improbable que se afecte el ritmo del crecimiento. En realidad lo que se elimina, es sólo la punta, que es más delgada y por eso al salir pareciera ser más grueso y duro. Además, agregó que como el vello nuevo no ha sido sometido a la luz solar o a la exposición de químicos, al surgir aparenta ser más oscuro. 

10. La mayor parte del calor corporal se pierde por la cabeza. En algunas partes del mundo, sobre todo en las que el clima frío es más frecuente, se dice mucho que es bueno cubrirse bien la cabeza, porque el cuerpo pierde calor a través de ella. En realidad tapar la cabeza tiene tanto efecto como en cualquier otra parte del cuerpo. De acuerdo al sitio “cracked.com”, el mito surgió en la década de los 50, cuando el ejército de los Estados Unidos, realizando unas pruebas de supervivencia en climas fríos, cubrió a sus soldados en todas las partes del cuerpo, menos en la cabeza; obviamente esto aceleró la pérdida del calor corporal. A raíz de esto, se imprimió un manual de supervivencia, en el cual se aconsejaba abrigar la cabeza porque se perdía del 40 al 45 por ciento del calor interno a través de ella… ¿Ya imaginó andar con la cabeza descubierta?… Es capaz de congelarse… ¿Y después qué?

Recomendación al Visitar un Amigo Enfermo


Entre las muchas estupideces que uno tiene que escuchar algunas veces, debo ubicar los comentarios supuestamente transgresores e iconoclastas realizados por personas que, creyéndose graciosas demás, ningunean sobre la Nada, o directamente hacen preguntas y comentarios desubicados y desatinados para el momento.

Marginar, discriminar, segregar, excluir, ignorar, son verbos que significan cosas negativas en nuestra naturaleza y que, como todo, tienen como mínimo dos acepciones. No está mal marginar lo que consideramos negativo para nuestra calidad de vida, así como discriminar también quiere decir discernir entre lo bueno y lo malo, del mismo modo que segregar nuestro propio egoísmo puede ser altamente positivo, ya que excluir la deshonestidad o ignorar la mediocridad son facultades altamente recomendables para ser profesadas por el ser humano.

De igual modo, también existe una etiqueta al momento de visitar a alguien que se encuentra enfermo. Es por eso que frases como “te ves fantástico”, no se consideran de las más ubicadas en ese manual de las buenas costumbres no escrito, pero que rige estas situaciones.

Incluso, aquellos deseos de expresión mejor intencionados, como el clásico “todo va a estar bien”, parecen ser más destinados a tranquilizar al cuidador que al propio enfermo. Así lo plantea de esta forma el periodista Bruce Feiler en el “The New York Times”, un autor de varios best sellers que, tras haber estado convaleciente por una operación en su pierna izquierda, nos esboza algunos resguardos dirigidos para quienes buscan dar aliento a un amigo enfermo.

En la opinión de Feiler, puede ser mejor para el ánimo del doliente, que alguien comente cualquier noticia reciente o una frivolidad; sobre todo, cuando la persona está literalmente “enferma” de tanto hablar de su propio padecimiento con quienes lo visitan. Porque aunque parezca raro, a veces no hablar del elefante que está en la habitación es la mejor medicina. En todo caso, él nos recomienda que lo ideal sea seguir siempre el hilo del tema que plantee el propio paciente.

No obstante, para la psicóloga Paola Carrillo, de la Clínica Avansalud, de Alemania, “una sonrisa, tocar el hombro o el envío de un mensaje de texto, normalmente pueden llegar a tener un impacto positivo para los aquejados. Hay que recordar que las palabras de aliento que se dicen en persona o a través de un mensaje, son un sinónimo de cariño, y recibidos en un momento en que nos sentimos vulnerables por estar enfermos”, afirma Carrillo.

La relevancia de estos mensajes, es lo que llevó a la clínica alemana a establecer un servicio gratuito llamado: “housekeeping”. Su encargada, María Cristina Mosqueira, detalla que se reciben entre 15 y 40 mensajes diarios para los pacientes internados. Su presentación es en colores, se imprimen y se entregan en la habitación del paciente.

Mosqueira también explica: “Se sorprenden positivamente y lo comentan de inmediato. Sobre todo, lo vemos con los niños, en el servicio de pediatría, que reciben mensajes de sus compañeros de curso con un “mejórate pronto” u otras frases de aliento”.

De igual modo y aprovechando la modernidad tecnológica a disposición, está confirmado que un efecto similar tienen los mensajes de texto o a través de Twitter, pues según una investigación de la Universidad de Indiana publicada en marzo pasado, los lazos de camaradería de quienes comparten estas redes sociales, los lleva a sintonizar sus estados de ánimo.

Es muy probable que los mensajes positivos de los amigos tengan un efecto contagioso y, de esta manera, estimulen al paciente. Pero otro consejo a llevar en cuenta a la hora de visitar a un enfermo, es permanecer un máximo de 20 minutos o menos en el lugar.

En todo caso, cuando no se combaten las causas, es muy difícil corregir los efectos, ya que no se trata de perder grandes guerras sino de ganar pequeñas batallas… ¿No es verdad?

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: