A Ellas les Inquieta sus Fobias Sexuales


Hay individuos que no viven abierta y plenamente su sexualidad, ya que día y noche les persiguen fantasmas relacionados con creencias e ideas que despiertan en ellos una terrible aberración a todo lo relacionado con el sexo.

Pero quien cree que la sexualidad es sinónimo de placer al máximo, está en un error, ya que hay muchas personas que padecen diversos trastornos que no les permite disfrutar de ella por completo, como por ejemplo las llamadas fobias sexuales que atacan principalmente a las mujeres.

Como indica “apalcomunidad.org”, estos miedos y temores lo único que provocan es que la relación con la pareja se enfríe, se entorpezca y al cabo del tiempo llegue a romperse, provocando infelicidad en aquella persona que quizá por pena, no se atrevió a hablar con alguien de esa problemática.

Ante tales casos, exhibiendo mi carácter humanitario y desprendido de siempre, y con la ayuda de diversos sitios, entre ellos “parasaber.com” y “blog.juguetesvenus.com”, plasmo aquí y ahora un listado con las fobias sexuales más comunes, que a continuación dadivosamente les presento:

Vaginismo. Sucede cuando las mujeres experimentan mucho temor de ser penetradas, lo que provoca la contracción involuntaria de los músculos perivaginales. El sitio “mujeractual.com” explica que esta situación no siempre está relacionada a un trastorno mental, sino que también pueden existir diversas causas orgánicas que lo provoquen, tales como cicatrices en la zona, desórdenes hormonales, infecciones, entre otras… inclusive aquellas que morbosamente usted está pensando ahora.

Erotofobia. Se le denomina de esta manera al miedo o malestar que pueden experimentar tanto hombres como mujeres al momento de entablar una conversación relacionada con la sexualidad. La erotofobia significa un problema de pareja, pues como explica “tamaraespumademar.blogspot.com”, las personas no consiguen comunicar abiertamente sus deseos e incluso rechazan la idea de tener experiencias sexuales, optando por una vida célibe… Y se contentan con revistitas y actividades manuales.

Venustrafobia. Este miedo es exclusivo de los hombres y lo experimentan cuando se acercan a una mujer a la cual la consideran sumamente hermosa. Los caballeros experimentan escalofrías, taquicardia, tartamudez y sudor excesivo cuando se encuentran al lado de una bella dama, según indica “planetaneutro.blogspot.com”. Los especialistas concluyen que los hombres que la padecen son aquellos que experimentaron un rechazo que los dejó marcados de por vida y, para superarlo, se recomienda acudir a psicoterapia… O a un burdel, que es más barato.

Gimnofobia. Tal y como indica “noticiasdesalud.blogspot.com”, se trata del miedo que una persona puede llegar a sentir de verse a sí misma o alguien totalmente desnuda. Puede sucederles tanto a hombres como a mujeres y hombres, y los especialistas coinciden en que este miedo fue infundado por un aprendimiento mal adquirido del cuerpo cuando se es niño. Es común que las personas con gimnofobia presenten problemas respiratorios o taquicardia a la hora de ir al médico y tener que mostrarse sin ropa y, por lo tanto, es prácticamente improbable que puedan sostener una relación sexual… Mejor es hacer lo que indica el Talmud, se visten con un camisón agujereado y pronto.

Fetichismo. Es el uso recurrente de diversos objetos y juguetes al momento de una relación para alcanzar el máximo placer; hay a quienes esta práctica se les vuelve una obsesión y uno de los individuos que sostiene dicha relación se verá afectado, pues desarrollará sentimientos negativos contra los hechos de sometimiento y para con la otra persona… Por lo tanto, nunca le regale a los chicos, soldaditos de chumbo o muñequitas con cara depravada, no son nada recomendables.

Heterofobia. Originalmente, es el terror o miedo que puede desarrollar una persona hacia las otras del sexo opuesto. La gente que la padece desarrolla cierto rechazo hacia el otro género, aunque el término en los últimos años se ha tergiversado, pues comúnmente lo usan los homosexuales para referirse de esta manera a todos aquellos heterosexuales que excluyen y no aceptan a la comunidad gay… Todo recurrente de la falta de experiencia y uso de sus partes pudientes, claro.

Genofobia. Según “fobias.net”, es el miedo extremo que alguien puede llegar a sentir de tan sólo imaginarse teniendo relaciones sexuales. Puede derivarse por varias cosas, entre ellas que la persona haya sido víctima de una agresión o bien, que haya presenciado un acto sexual traumático. Esta gente cree que el sexo simplemente es una cosa asquerosa y horrorosa… No en tanto, masturbarse, parece que no los afecta tanto.

Medomalacufobia. Este miedo es exclusivo de los hombres y se trata del pánico que pueden llegar a experimentar de tan sólo pensar que en el momento más álgido y placentero de la relación, pierden la erección, lo que podría generarles una mala imagen y posterior rechazo de sus parejas… Lo más recomendable, es que ellos pasen antes por la farmacia y compren algunas pastillitas de viagra.

Itifalofobia. Otra exclusiva de los caballeros y resulta ser todo lo contrario a la medomalacufobia, pues se trata precisamente del miedo que origina el ver o tener una erección. Según lo publica “sexologia.net”, el mayor pánico se desencadena de tan sólo pensar que otros pudieran llegar a enterarse de que la estás teniendo, un miedo que se generó siendo niño, al ser excesivamente reprimido por llevar a cabo este acto de manera involuntaria… O lo agarraron con la mano en la masa.

Falofobia. Es el terror que les causa a las mujeres ver o tocar un pene. Las chicas que sufren de esta fobia y llegan a entrar en contacto con el miembro viril sufren ansiedad, sudor excesivo, temblores en el cuerpo e incluso podrían llegar a perder el conocimiento.  La falofobia es todo un reto para la psicología, ya que hasta ahora no se sabe qué puede originarla, pues ha quedado descartado que derive de un abuso o de un acto violento… En todo caso, si en lugar de acostarse con un osito de peluche, tuviesen un falo de felpa, pronto se recuperarían de su fobia…

Y así, completamente nostálgico y totalmente palimpsesto este pedagógico artículo, aunque siempre preocupado en exhibir el lado adverso de los tapetes en los cuales enterramos nuestros trastornos sexuales y todas las malezas del oficio, creo haber develado la Nada y estar más próximo de los dioses, y claro, mordisquear la perfección, mismo sabiendo que esta es intragable… ¿No es formidable?

Los Gemidos Femeninos son una Táctica


Un reciente estudio británico, afirma que las mujeres usan ruidos y gemidos para conducir la relación sexual y permite concluir que los hombres no se deberían dejar llevar por el entusiasmo del otro orificio, -el auditivo-, porque esos quejidos voluptuosos de sus parejas durante “el vamos ver de las relaciones sexuales” no significan, necesariamente, que ellas tengan alcanzado el orgasmo… ¡Impresionante!

De acuerdo con un estudio que los afanosos investigadores de las universidades de Central Lancashire y Leeds, en Inglaterra, y conforme lo declaró el propio Gayle Brewer, uno de los científicos al diario español El Mundo, “los ruidos o gemidos emitidos por las mujeres en ese momento crucial de la vida en la horizontal, son intencionales y tienen objetivos bien específicos”.

Según ellos, los resultados demuestran que la sincronía entre el momento del orgasmo y el de los suspiros, están disociados entre sí, y las propias mujeres llegaron a reconocer que, con sus eróticos gemidos, buscan, entre otras cosas, acelerar el clímax de su pareja y aumentar la autoestima de él… ¡Pobres incautos!

En el trabajo, ya registrado en la edición más reciente de “Archives of Sexual Behavior”, publicación oficial de la Academia Internacional de Pesquisa Sexual, estos estudiosos afirman que las llamadas vocalizaciones copuladoras —definición técnica de los gemidos y gritos emitidos durante el sexo—, tienen “múltiplos efectos”, lo que incluye la sincronización del orgasmo femenino y el masculino, o el fortalecimiento de la pareja. Pero son las causas lo que provoca más sorpresa.

Otro autor del estudio es Colin Hendrie, de la Universidad de Leed, quien dice que en el trabajoso y exasperante estudio, los investigadores británicos sometieron una serie de cuestionarios a 71 mujeres heterosexuales y sexualmente activas, con edades entre 18 e 48 anos. Ellas respondieron sobre: la frecuencia de sus orgasmos, en que momento del encuentro sexual ellos eran producidos, la historia de la pareja y la cantidad y la intensidad de sus gemidos y gritos. También les fue preguntado si ellas gemían por cuestiones “tácticas” y las consecuencias que tenían sus vocalizaciones eróticas.

Al fin, los datos mostraron que no hay “una sincronía entre el orgasmo y la vocalización del coito”, dice el estudio al basarse en un testimonio que fue respaldado pelas respuestas a la pregunta: “¿Qué porcentaje de tiempo usted emite ruidos durante el sexo, incluyendo cuando va a tener un orgasmo? Y aunque el pasmado leyente no lo crea, cerca del 25% de las mujeres informaron que, más del 90% del tiempo, gemían cuando aun no habían alcanzado el orgasmo”, revelaron los sicodélicos autores.

¿Lo que las llevaría, entonces, a las vocalizaciones copuladoras? La pesquisa destaca que el 66% de las entrevistadas afirmaron que usaban este recurso para acelerar la eyaculación de su pareja, a fin de evitar agotamiento, tedio, cansancio o sueño. “Es importante destacar que el 92% de las participantes tenían muy claro que estas vocalizaciones impulsan la autoestima de sus compañeros, y el 87% de ellas reconocían que las emitían con este propósito”… ¡Que mujeres abnegadas!

No obstante, debe destacarse que entre las entrevistadas, los orgasmos eran más frecuentes durante la auto masturbación del clítoris, las caricias de su compañero y el sexo oral, de que durante la penetración vaginal… ¡Maravilloso!

Según declararon Brewer y Hendrie, varios trabajos anteriores han examinado solamente los efectos fisiológicos y psicológicos del orgasmo femenino, pero muy pocos se debruzan sobre las vocalizaciones copuladoras. “Los datos muestran que todas (las entrevistadas) gemían, y por lo menos algunas de ellas lo hacían conscientemente”, dice dicho trabajo. “Cien por ciento de ellas habían experimentado orgasmos. Sin duda alguna, los gemidos más frecuentes eran producidos en otros momentos de la relación, y no con la penetración vaginal, lo que indica que la estimulación del clítoris es primordial en este contexto”… Un descubrimiento sensacional.

Estos fanáticos estudiosos del asunto, al fin concluyen diciendo que la pesquisa muestra claramente que “en la mujer, las vocalizaciones de orgasmo y de cópula se desasocian en las relaciones sexuales, lo que indica que por lo menos, algunas de ellas estarían actuando más bajo el control del consciente que del inconsciente (cuando las emiten). Siendo así, las mujeres “probablemente las utilizan para manipular el comportamiento de su compañero, y en particular, para influenciar en el momento del clímax”.

Pues bien, dado mi reconocido carácter cósmico-filantrópico, he de confesarles que acepté la incumbencia de trasmitirles aquí la Nada, ya que los dioses peregrinos llegaron hasta mi puerta, peripuestos a convencerme para que les divulgase una vez más otro de los tantos temas que asolan a los mortales… ¿No es espectacular?

El Desvalimiento del Futuro


Uno puede llegar a creer que si usted vive en un barrio residencial y carga con el costo que eso hace suponer en materia fiscal, puede llagar a pensar que usted tiene un derecho al margen de tranquilidad que siempre caracterizó a ese entorno. Pero se equivoca, mi amigo, porque a pocos metros de la puerta de su casa y durante todo el día, y también de noche, se instala un grupo de muchachones que pasan las horas en la calle, sin otra ocupación aparente que la de estar atentos a cada entrada o salida de los vecinos, o hasta pedir plata a cualquier automovilista. Y así usted debe soportar un clima de asedio -indefinido pero constante- sin saber cómo terminará esa situación y sin que ninguna fuerza pública se ocupe de los merodeadores.

Igualmente puedo pensar que si usted es un europeo que visitó nuestra ciudad, y se quedó encantado con lo que vio y decidió invertir aquí sus ahorros y radicarse con su mujer en una hermosa zona de esta ciudad, pudo imaginar que su vida en el sitio elegido sería tan disfrutable como el paisaje circundante. Pero también se equivocó, porque la casa que había comprado luego de una cuidadosa selección, resultó asaltada por rapiñeros en tres oportunidades, -inclusive con ellos dentro-, en unos pocos meses. Pero resulta que el país lo defraudó, además de asustarlo, con lo cual usted piensa ahora que lo más aconsejable sería ellos cambiar de planes, dejar sin efecto esa aventura sudamericana y volver a su país natal, una alternativa nada difícil de comprender.

La delincuencia juvenil, un riesgo latente que todos los días protagoniza episodios de violencia a través de la ciudad, es una de las mayores deudas pendientes que este gobierno -y otros de los similares vecinos del continente- mantiene con la población, y el más cruento de los grandes problemas (enseñanza, vivienda, sanidad) con que tropiezan esas autoridades sin superarlos. En materia de inseguridad, casi nadie piensa en el dinamismo propulsor de un fenómeno que no se detiene, que ha crecido dramáticamente en los últimos tiempos y que nada parece capaz de abatir, con lo cual si el cuadro que hoy es grave, mañana será peor. Ningún índice demuestra que ese crecimiento tenga un límite, pero todo indica en cambio, que está impulsado por varios factores indesmentibles que aseguran su expansión.

El primero de ellos es un sector marginal donde la formación de nuevas generaciones se ha deteriorado bajo el peso de la penuria económica, la deserción escolar, la desintegración familiar, la ignorancia de toda escala de valores, el abandono infantil y los contagiosos modelos de la violencia.

El segundo factor es de orden demográfico y deriva de una clase sumergida donde la voluntad de procreación es mayor que en cualquier otro sector de la sociedad. Ver una madre sola, sin trabajo ni techo pero con siete hijos, no es una estampa desacostumbrada en esa periferia y hasta lo estimula el gobierno con sus planes sociales. Y así el factor numérico -incontenible por el momento- se suma a las condiciones ambientales para ensanchar la sombra de inseguridad que pende sobre los ciudadanos.

El tercer factor dibuja otra parábola ascendente, la del atrevimiento con que opera la delincuencia juvenil, cruzando todas las barreras de conducta y desconociendo no sólo el derecho ajeno a la propiedad sino también el derecho a la vida que no respeta en sus víctimas. Esa osadía crece por dos caminos, el de la edad cada vez menor de los infractores, pues ya hay asaltantes de apenas 8 o 10 años, y el de la pérdida de toda medida de comportamiento, porque los agresores hoy no sólo saquean, sino que además castigan y matan a la gente, demostrando la bestialidad del fenómeno en una etapa evolutiva que subirá seguramente hacia otros grados de descomposición y de peligro. Una adolescencia que no estudia ni trabaja, y que a menudo se droga, asume cada día con mayor desenvoltura su papel agresor.

Lo hace envalentonada por la insuficiente respuesta de la ley, por la indecisión de la clase dirigente, por el desvalimiento de los ciudadanos y por la raleada presencia de la fuerza pública, parapetada detrás de líneas telefónicas que no siempre contestan. Pero también lo hace movida por necesidades que solo atina a remediar mediante la acción criminal, extraviada por el vacío cultural y afectivo en el que ha crecido, convencida de que el prójimo es un terreno propicio al despojo, y ajena a toda noción de lo que es la autoridad moral, la disciplina laboral o el bien común.

Este presente invita a estremecerse ante el futuro… ¿Alguien sabe decir cual es el futuro que nos espera?

Cuando el Miedo Amedranta


Dicen que el miedo es paralizante y generador de inquietudes muchas veces infundadas o exageradas. Hasta podría decirse que el miedo es el “marido pegador” de la prudencia, virtud maravillosa que permite desplegar estrategias sensatas para enfrentar los problemas. Pero cuando ese “pegador nato” que es el miedo se impone a la “dulce intelectual” que es la prudencia, comienzan los verdaderos desastres.

En realidad, cualquiera que quiera exponer sus ideas en un espacio público se encuentra sujeto a ser juzgado por quien lee o escucha su mensaje. Con la Web 2.0 la posibilidad de esa retroalimentación es inmediata y permanente.

La democratización, por causa de la facilidad de acceso a esos modernos recursos tecnológicos de comunicación, hace que permanentemente se puedan leer en el mismo espacio, comentarios inteligentes que abren la puerta a un intercambio que enriquece, junto con otros realmente ofensivos. Esa última parte es la mejor evidencia de una actitud intolerante e irrespetuosa.

A esas personas que envían mensajes provocadores se los conoce como “trolls”, algunos responden a una lógica rebelde, que es la de querer romper con todo lo establecido. Para ellos siempre será atractivo enfrentar a la ortodoxia, ser distinto, ser irreverente… o mentalmente enfermo.

Más de lo que sería deseable, asumen ese rol con el fin de insultar y descalificar. Los especialistas creen que no se les pueda considerar como verdaderos “trolls”, y consideran que son simples insultadores que se escudan en el anonimato que brinda un alias o una identidad falsa inventada o robada a otro. Se aprovechan de la cobertura que ofrecen las nuevas tecnologías de la comunicación y van por la vida sin preocuparse por asumir las consecuencias de lo que dicen.

El insulto y la descalificación son armas políticas desleales. Su utilización no es nueva, no es patrimonio de opositores o defensores de cualquier régimen; nos basta con leer los comentarios al pie de las noticias o de las columnas de opinión para sentirse asqueado e indignado por la irracionalidad. Sin embargo, escandaliza más la sola idea de que muchos de estos mensajes sean parte de un plan orquestado por algunas personas chabacanas de mente vacía, las cuales dentro de sus cráneos solo tienen un alambre para sujetar las orejas.

La experiencia que me otorgan los años, me dice que es infructuoso pedir a las autoridades una investigación de estas denuncias, peor aún la identificación, juzgamiento y sanción de los responsables. Tengo pocas esperanzas de que algo cambie, principalmente por causa de ahora vivimos un contexto en el que parece haber triunfado la idea de que la descalificación es la mejor forma de enfrentar a los contradictores.

En todo caso, por prudencia uno puede callarse ahora para hablar más adelante, cuando haya condiciones más favorables; por miedo uno se calla para siempre, guarda rencores y trabaja para el infarto sin prisa y sin pausa.

Pero no hay que olvidarse que el miedo lo tienen los más débiles o los más ignorantes… ¿No es por cierto más ignorante el que cree que por la fuerza y la violencia, primas carnales del miedo, podrá imponer sus criterios?… La respuesta queda a la discreción del digno lector.

Ahora También Rezan por Él


De acuerdo con la información divulgada por la agencia EFE, me entero que la Catedral de La Habana celebró una misa para pedir por la pronta recuperación de la salud del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, que fuera operado hacía una semana en Cuba de un nuevo tumor canceroso.

Los cancilleres de Cuba, Bruno Rodríguez, y de Venezuela, Nicolás Maduro, junto a otras autoridades de los dos países asistieron a la misa católica que ofició el Nuncio Apostólico en la isla, Bruno Musaro, y en la que también participó el Arzobispo de La Habana, el cardenal Jaime Ortega.

Cuentan que en la homilía se elevaron oraciones para pedir por la salud del presidente Chávez, por su recuperación y para que pueda incorporarse cuanto antes a sus funciones de Gobierno… No fuese que al demorar mucho, otro estuviese ocupando su sillón.

Al acabar la misa, el canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, en declaraciones a periodistas amigos, agradeció a las autoridades católicas cubanas el acto religioso, al que también acudieron miembros de la comunidad venezolana en la isla así como 39 jefes de misiones diplomáticas en La Habana… Todos pertenecientes a aquella clase especial de “amigos”.

Asimismo, Maduro destacó que Chávez se encuentra “bastante bien”, “muy fuerte” -aunque a mi me pareció hinchado-, y restableciéndose de su última operación, al tiempo que se mostró convencido de que el proceso de recuperación será ascendente y culminará con “éxito”.

No desveló sin embargo cuánto tiempo permanecerá Chávez en Cuba: “Vamos a esperar a qué dicen los médicos”, se limitó a contestar preguntado por Efe.

El presidente de Venezuela informó durante un programa especial divulgado por la televisión estatal de Venezuela, que el tumor que se le extrajo en una operación en La Habana el pasado 26 de febrero fue “una recurrencia” del cáncer diagnosticado en junio del año pasado, y además anunció que será sometido a tratamiento con radioterapia.

El gobernante venezolano, que llegó a la capital cubana el pasado día 24, dijo que la recuperación de esta nueva operación “es franca, es progresiva, es sostenida, rápida”.

Un nutrido de grupo de fieles y seguidores de Chávez abarrotó en la tarde de ese domingo la nave central de la Catedral de La Habana, donde muchos venezolanos residentes en la isla vestían camisetas rojas con lemas como “Chávez es un vencedor”, así como chaquetas deportivas con los colores de la bandera de Venezuela… Por lo que parece, otros que portaban camisetas con lemas diferentes, fueron retirados del lugar.

Entre las autoridades que asistieron a esa misa se encontraban también la ministra de Salud venezolana, Eugenia Sader, el historiador de La Habana, Eusebio Leal, y la jefa de Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC, único), Caridad Diego, entre otros de los muy amigos de Huguito.

Y así, mientras algunos aplauden la recuperación del amigo y otros se ríen de las desgracias ajenas, viendo que Ary Barroso una vez compuso Aquarela do Brasil, que Stefan Zweig escribió Brasil, país do futuro; John dos Passos, O Brasil desperta y Don Evaristo Arns Nunca mais, nada mejor que sentirme abrazado bajo los heroicos retumbantes y mudarme de vez para las Islas Molucas, donde, con certeza y la total anuencia del gentil lector, estaré a voluntad para enloquecer de vez… ¿O no?

La Sextorsión Amenaza en la Web


Ciertas cosas suelen pasar desapercibidas ante nuestros ojos, porque en realidad no estamos acostumbrados a verlas suceder con nosotros o con alguien de nuestro círculo de relacionamiento. Pero inexorablemente nos colocamos en alerta cuando nos enteramos que sí, suelen ocurrir, y lo peor, mucho más a menudo de lo nos imaginamos.

De acuerdo con lo informado por el sitio “parasaber.com”, como si fuese una nueva tendencia, han surgido nuevas formas de acoso y extorsión sexual contra mujeres y adolescentes En este sentido, podemos usar el asunto como excusa perfecta para sentarnos y reflexionar sobre las nuevas amenazas que afectan a las mujeres, pues la Internet ya supone ser un gran riesgo contra la integridad tanto de las adolescentes como de las mujeres en edad adulta.

El ávido lector de mente lúcida ya se estará preguntando: ¿Cómo se ejerce la violencia a través de Internet?

Pues conforme relatan las autoridades y el propio sitio mencionado, el acoso sexual online a menores suele adoptar una estrategia de grooming, que consiste en un acercamiento previo para ganarse -con engaños- la confianza de la víctima para conseguir incontinenti algunas imágenes íntimas, y desde la cercanía, luego ejecutar la agresión o el chantaje.

El paso siguiente del pérfido delincuente pasa a ser la sextorsión, que se manifiesta por lo general mediante un chantaje que es basado en la posesión por parte del agresor, de las imágenes íntimas de su víctima, que ahora amenaza con hacerlas públicas. En ocasiones, ambos fenómenos van unidos cuando quien realiza la sextorsión consiguió las imágenes mediante una estrategia de grooming.

Si se tiene en cuenta que sí es un hecho acreditado que la violencia de género afecta cada vez a mujeres más jóvenes y adolescentes, y que ciertas características de la Red (presunción de anonimato e impunidad, facilidad, inmediatez…) propician situaciones de acoso diversas, la conclusión parece obvia: la violencia sexual contra adolescentes seguirá aumentando en el entorno digital.

Por el delicado sobresalto que esto ya ha generado, el tema ha movilizado a muchas entidades privadas para evitar la propagación de estas acciones alevosas, y hasta ya existen algunas propuestas como la de “PantallasAmigas”, que a través de su nueva página web pasó a ofrecer consejos para evitar la creciente amenaza de violencia sexual generada en el entorno digital.

En tal caso, el cuestionamiento que surge, sería descubrir algunos consejos para prevenir el llamado “ciber-acoso”. Pues bien, según el website mencionado, pueden darse tres recomendaciones básicas para que cualquier fémina logre evitar convertirse en una nueva víctima de la violencia sexual digital

-No mostrar, grabar, enviar o almacenar imágenes íntimas en ningún caso, pues estas suelen ser la clave del chantaje.

-Mantener el ordenador y el smarthphone libres de software malicioso para evitar el robo de claves personales, ficheros o informaciones comprometedoras.

-Cubrir la webcam siempre que no se utilice.

En todo caso, si ya se está sufriendo el acoso, lo más aconsejable es guardar las pruebas del mismo, y pedir ayuda de manera inmediata a las autoridades y nunca ceder al chantaje.

Ya que la vida insiste en mostrarse de esta forma, no debemos olvidarnos que el poder y la soledad van juntos de la mano por el tortuoso sendero de la historia. Pero esa no es la única compañía del poder, pues muchas veces ésta también va de la mano con el abuso, la prepotencia y la debilidad. Y así, con tantos “compañeros de ruta”, es posible que esa cualidad que los seres humanos alcanzamos por nuestros merecimientos y esfuerzos, pronto se transformara en un peligro social… ¿O me equivoco?

Ellos Quieren, Pero no Piden


Existen muchas cosas que a los hombres les gustaría profusamente poder experimentar en la cama; pero el miedo al rechazo hace que las oculten… Por tal motivo, y al reprimirse, con el pasar de los años se convierten en unos viejos traumatizados… ¡Impresionante!

Se sabe que durante la aleatoria práctica de las travesuras del sexo, las parejas combinan diferentes sensaciones y sentimientos, pero tienen que llevar en cuenta que también intervienen otras cuestiones físicas, despertadas por el deseo o el libido sexual, gracias al cual, los amantes, en determinadas ocasiones, necesitan experimentar y salir de la claudicante rutina en la que la mayoría de las personas termina cayendo.

Hombres y mujeres tienen en común diversos y refrenados deseos sexuales que siempre querrán poner en práctica con sus parejas; sin embargo, existen muchos otros que son propios de cada género y que por diversas razones no siempre los hombres se atreven a proponer.

Mi instinto curioso, aunque muchos de mente obtusa dirán entrometido, me llevó a investigar sobre las derivaciones consecuentes y perseverantes de tal actitud, encontré que los sitios “nosotras.com” y “tripeomusic.net”, han enlistado diversos deseos sexuales masculinos que todos tienen y que difícilmente se atreven a revelar…

Que seas más morbosa. Es normal que las mujeres siempre busquen esa vinculación del sexo con el profundo amor que tienen por alguien, dejando a un lado lo físico para sublevar los sentimientos. La realidad es que, en ocasiones, aunque a ellas les cueste aceptarlo, el deseo carnal es lo que impera, por lo que ellos esperan que se muestren desenfrenadas y muy apasionadas en la cama… Si lo haces, notarás que tu pareja tendrá una mejor actitud… Y tus días serán menos exasperantes.

Descubrir nuevas posibilidades. Hay hombres que desafortunadamente fingen disfrutar las tácticas y técnicas que su pareja pone en práctica en esos momentos íntimos, simplemente para no tener problemas con ellas. En realidad, los hombres no soportan que las mujeres sean tímidas y, sobre todo, que no se atrevan a experimentar otro tipo de cosas, como juegos, posturas y otro tipo de libídines fantasías mentales. Así que libérate y date la oportunidad de experimentar y explorar otros continentes, si lo haces, ambos ganarán… Pienso que en experiencia y costumbres, como lo hizo la mujer de Cristóbal Colon.

Tener sexo oral. Hay chicas que les gusta que se los hagan a ellas, más no practicárselo a su pareja. Muchas veces los hombres lo hacen esperando recibir una recompensa e intercambiar papeles para que seas tú quien le des una buena sesión que los haga morir de placer… Al final, está probado que no se te carían los dientes.

Que nunca digas no. Es normal que el cansancio pueda hacerte decirle “no” a tu pareja en determinados días, pasando el sexo a segundo plano; el problema radica cuando esa negativa se prolonga durante días e incluso semanas. Recuerda que es importante cuidar tu relación, pues los hombres, al sentirse despreciados, buscarán en otras puertas aquello que en casa no tienen… O como último recurso, su pesar lo solucionará a mano.

Que seas más atrevida. Algunas salen de la rutina y buscan nuevas ideas para sorprenderlo; atrévete a hacerlo fuera de casa, en lugares extraordinarios e inimaginables y pon en marcha todo aquello que crees que lo satisface. Dicen que esa actitud de liberación en verdad los vuelven locos… Pero no tanto así.

Que te masturbes. A ellos les resulta una experiencia sumamente sensual y excitante ver cómo sus parejas se auto complacen. Aunque no lo creas, es una idea que constantemente ronda por la cabeza de los hombres. Experiméntalo y verás que él te lo agradecerá… Al final, con jabón sale todo.

Sexo anal. Hay mujeres que se muestran reacias a experimentar este tipo de relaciones y los hombres lo saben, por lo que son pocos los que se atreven a hacerle esta sugerencia a sus parejas. El ano resulta ser una zona sumamente erótica para los hombres, ya que es en la próstata donde se encuentra el punto G de los caballeros… No lo sabía… Quien sabe nosotros deberíamos probar primero.

Utilizar disfraces. Aunque ellas nieguen, a los hombres les encantaría ver a sus mujeres vestidas con uniformes muy sexys de enfermera o policía, pues esto hace volar su imaginación y si ellas muestran una actitud diferente a la del diario, lograrán que ellos también cambien e incluso, podrían sorprenderlas, teniendo noches inolvidables… Pero si él se te aparece con una fantasía de “Capitán Gay”, mejor desconfía.

Hacer un trío con otro hombre. Ya sabemos que una de las más grandes fantasías sexuales del género masculino, es mantener una relación con dos o más mujeres al mismo tiempo; sin embargo, ellos también sienten la curiosidad de compartir la cama y a su pareja con otro hombre. Ellos son más visuales y sienten curiosidad y morbo de ver como sus mujeres se desenvuelven con otro… Sobre esto, ¿qué decirles?, a no ser, ¡hay que joderse!, no.

Grabarse. A ellos les encantaría poner una cámara frente a la cama y darle play mientras ustedes mantienen relaciones sexuales, para que posteriormente, juntos disfruten de las imágenes que les dará ese placer extra, necesario para darle fin a ese buen momento. Siempre recuerda que los hombres son más visuales, así que les encantaría la idea de poder ver, de vez en cuando, esos momentos íntimos. A las mujeres no les agrada mucho la idea, pero podrían llegar a un acuerdo de borrarlo pasado determinado tiempo… A no ser que les guste subir la película en el Youtube, claro.

En fin, más allá de la Nada expresado en esta líneas, lo que pretendía aquí no era hablar de la boca, y sí revalorizar la utilización de la nariz, no solamente por su largo empleo sexual, sino más bien por la olvidad maleabilidad creativa que ella demuestra… ¿No es formidable?

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: