Los Gemidos Femeninos son una Táctica


Un reciente estudio británico, afirma que las mujeres usan ruidos y gemidos para conducir la relación sexual y permite concluir que los hombres no se deberían dejar llevar por el entusiasmo del otro orificio, -el auditivo-, porque esos quejidos voluptuosos de sus parejas durante “el vamos ver de las relaciones sexuales” no significan, necesariamente, que ellas tengan alcanzado el orgasmo… ¡Impresionante!

De acuerdo con un estudio que los afanosos investigadores de las universidades de Central Lancashire y Leeds, en Inglaterra, y conforme lo declaró el propio Gayle Brewer, uno de los científicos al diario español El Mundo, “los ruidos o gemidos emitidos por las mujeres en ese momento crucial de la vida en la horizontal, son intencionales y tienen objetivos bien específicos”.

Según ellos, los resultados demuestran que la sincronía entre el momento del orgasmo y el de los suspiros, están disociados entre sí, y las propias mujeres llegaron a reconocer que, con sus eróticos gemidos, buscan, entre otras cosas, acelerar el clímax de su pareja y aumentar la autoestima de él… ¡Pobres incautos!

En el trabajo, ya registrado en la edición más reciente de “Archives of Sexual Behavior”, publicación oficial de la Academia Internacional de Pesquisa Sexual, estos estudiosos afirman que las llamadas vocalizaciones copuladoras —definición técnica de los gemidos y gritos emitidos durante el sexo—, tienen “múltiplos efectos”, lo que incluye la sincronización del orgasmo femenino y el masculino, o el fortalecimiento de la pareja. Pero son las causas lo que provoca más sorpresa.

Otro autor del estudio es Colin Hendrie, de la Universidad de Leed, quien dice que en el trabajoso y exasperante estudio, los investigadores británicos sometieron una serie de cuestionarios a 71 mujeres heterosexuales y sexualmente activas, con edades entre 18 e 48 anos. Ellas respondieron sobre: la frecuencia de sus orgasmos, en que momento del encuentro sexual ellos eran producidos, la historia de la pareja y la cantidad y la intensidad de sus gemidos y gritos. También les fue preguntado si ellas gemían por cuestiones “tácticas” y las consecuencias que tenían sus vocalizaciones eróticas.

Al fin, los datos mostraron que no hay “una sincronía entre el orgasmo y la vocalización del coito”, dice el estudio al basarse en un testimonio que fue respaldado pelas respuestas a la pregunta: “¿Qué porcentaje de tiempo usted emite ruidos durante el sexo, incluyendo cuando va a tener un orgasmo? Y aunque el pasmado leyente no lo crea, cerca del 25% de las mujeres informaron que, más del 90% del tiempo, gemían cuando aun no habían alcanzado el orgasmo”, revelaron los sicodélicos autores.

¿Lo que las llevaría, entonces, a las vocalizaciones copuladoras? La pesquisa destaca que el 66% de las entrevistadas afirmaron que usaban este recurso para acelerar la eyaculación de su pareja, a fin de evitar agotamiento, tedio, cansancio o sueño. “Es importante destacar que el 92% de las participantes tenían muy claro que estas vocalizaciones impulsan la autoestima de sus compañeros, y el 87% de ellas reconocían que las emitían con este propósito”… ¡Que mujeres abnegadas!

No obstante, debe destacarse que entre las entrevistadas, los orgasmos eran más frecuentes durante la auto masturbación del clítoris, las caricias de su compañero y el sexo oral, de que durante la penetración vaginal… ¡Maravilloso!

Según declararon Brewer y Hendrie, varios trabajos anteriores han examinado solamente los efectos fisiológicos y psicológicos del orgasmo femenino, pero muy pocos se debruzan sobre las vocalizaciones copuladoras. “Los datos muestran que todas (las entrevistadas) gemían, y por lo menos algunas de ellas lo hacían conscientemente”, dice dicho trabajo. “Cien por ciento de ellas habían experimentado orgasmos. Sin duda alguna, los gemidos más frecuentes eran producidos en otros momentos de la relación, y no con la penetración vaginal, lo que indica que la estimulación del clítoris es primordial en este contexto”… Un descubrimiento sensacional.

Estos fanáticos estudiosos del asunto, al fin concluyen diciendo que la pesquisa muestra claramente que “en la mujer, las vocalizaciones de orgasmo y de cópula se desasocian en las relaciones sexuales, lo que indica que por lo menos, algunas de ellas estarían actuando más bajo el control del consciente que del inconsciente (cuando las emiten). Siendo así, las mujeres “probablemente las utilizan para manipular el comportamiento de su compañero, y en particular, para influenciar en el momento del clímax”.

Pues bien, dado mi reconocido carácter cósmico-filantrópico, he de confesarles que acepté la incumbencia de trasmitirles aquí la Nada, ya que los dioses peregrinos llegaron hasta mi puerta, peripuestos a convencerme para que les divulgase una vez más otro de los tantos temas que asolan a los mortales… ¿No es espectacular?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: