El Engañador


42-el-engano

Supuestamente, un sinnúmero acredita que con el pasar de los años, el amor y el matrimonio se van convirtiendo en costumbre, en un hábito perverso, una rutina insulsa.

Incluso podría hablar de este asunto de una forma más sencilla, sin necesidad de dar al tema una imagen falsa, una especie de fotografía que ha sido retocada, o hacer igual a esos tipos de personas que forman solitarios con las barajas y se estafan a sí mismos.

Lo cierto, es que en estas cosas, a mi edad, uno anda como desconcertado, aturdido, confuso, qué sé yo; pero igual percibe que la costumbre conyugal va como lavando despacito el interés entre la pareja así como el agua lava la yerba del mate.

De a poco, marido y mujer van tomando las cosas con cierta desaprensión, como que la novedad del noviazgo ha desaparecido y perdió su magia. En suma, es como que el amor, el entusiasmo, y la pasión, se han ido encasillando cada vez más hasta convertirse tan solamente en números del almanaque, en fechas, en gestos, en horarios, en rutinas machaconas e insustanciales.

Cuando la pareja cae justamente en esos vicios, es que un tercer extraño suele dar la cara y aprovecharse de la circunstancia; puede ser hombre o mujer, dependiendo a quien le toque, aunque más adelante ese mismo individuo que de inicio nos pareció original esté condenado a caer en idéntico hábito rutinero y terco, mismo que al principio se tenga la ventaja de la novedad.

Es precisamente ahí, que el que comienza a engañar vuelve a sentirse joven, aunque no discuto que a cierta altura de la vida, de vez en cuando, es como que un hecho necesario. Es el momento crucial en que el iluso vuelve a esperar con ansia cierta hora del día, una cierta puerta que se abre, un cierto ómnibus que llega, un cierto auto que aparca, una cierta cortina que se corre sutil para espiar quien viene, un cierto encuentro clandestino en alguna esquina con poca luz, y hasta llega a poner cierta poesía en la mirada, se enamora de las canciones, de las flores y la luna y sus estrellas, miente cautelosamente, y hasta vuelve a emocionarse nuevamente en los atardeceres.

Sin embargo, cuando uno de los dos conyugues cae en ese disparate, es inevitable que la conciencia pesada de adultero surja el día menos pensado y le pase la cuenta, quizás cuando él o ella vayan a abrir la puerta de calle, o cuando se él se está afeitando o ella maquillando y de repente se mira distraídamente en el espejo.

Puede que yo no le haya dado a las frases y palabras el cariz necesario. No sé si me explico. No sé si es fácil entenderlo. Pero el que engaña, primero tiene una idea de cómo será la felicidad, para luego después ir aceptando correcciones a esa idea, y sólo cuando ha hecho todas las correcciones posibles, cuando frena a tiempo, el engañador se da cuenta de que lo único que está pretendiendo hacer es trampa. Al final de cuentas, antes de ser infiel, hay que pensar que se está traicionando la confianza de alguien que nos quiere de verdad, por alguien que tal vez nos olvide mañana.

La Desnudez Será Castigada


El relacionamiento amoroso a dos -no digo a tres porque ya sería un escándalo-, no es exactamente el tipo de acontecimiento más fácil de ser conservado en esta vida. Para dar cierto, cualquier integrante de la pareja necesita ceder tanto cuanto la otra persona. Ergo, cuando uno de los dos no cede… ¡Se viene el acabose!

Pues bien, como siempre existen ejemplos escenográficos para todas las emergencias, hoy día, quien realmente terminó dándose mal en la historia -de bies napoleónico-, fue un hombre que vive en China. El caso es que después que él concluyera una discusión bastante banal con su novia, acabó viendo en vivo y en directo como su amada asumía una de las reacciones más intempestivas posibles del ser humano.

Ya verá el lector que por razones más que obvias, los amorosos integrantes de esta pareja no fueron identificados, pero tratando de la parte que más importa de su caso, la historia comenzó cuando ella decidió poseer un “iPhone 6s”, el nuevo modelo de celular de la “Apple”. Pero sucedió que como el moderno aparatito no estaba nada barato, el desamorado hombre se negó a presentar a su amada con la tal quinquillería.

También es cierto, por supuesto, que cuando los dos jóvenes estudiantes universitarios Steve Jobs y Steve Wozniak decidieron en el garaje de su casa entrar de vez en el negocio del sector informático y de la industria del entretenimiento estadounidense, mismo estando ellos en el ápice deslumbrado que ocasiona el experimento de drogas psicodélicas, nunca imaginaron que los productos inventados por su empresa serían capaces de ocasionar una locura como ésta.

Otra vez de vuelta a China, descontrolada luego de perder la chance de ganar el nuevo y moderno celular, la novia resolvió desnudarse allí mismo, en medio del shopping. Sí, eso mismo: ya que no iría ganar el telefonito de presente, resolviera ponerse cómoda y, completamente sin ropa, posó campante en la frente de todo el mundo para mostrar que estaba muy indignada con la actitud mezquina de su novio.

Como el ambiente de Shopping es igual aquí como en la China, una pléyade multitudinaria de personas pudo presenciar gratuitamente el berrinche y, lo mejor de todo, observar de cerca la reacción del asustado novio. Es que indiferente al drama que su novia proporcionaba gratuitamente y por él ya conocer de muy cerca la mercadería ofrecida, simplemente viró la espalda y, desandando sobre sus pasos, dejó a la mujer sola y sin ropas, allí, en medio de las miradas bobaliconas de todo el mundo.

Evidente que inconformada por causa del desaire, ella siguió a su novio hasta donde dio, y le proporcionó un monte de sopapos y puntapiés como forma de llamar la atención. Claro que su actitud beligerante no rindió el resultado esperado. O por lo menos en parte, ya que la escena fue grabada y vista por más de un millón de personas en “YouTube” hasta el presente momento. Ahora resta saber si alguna alma caritativa se conmovió con esta historia y querrá satisfacer el deseo de la mujer.

¡Mi Dios! Cauteloso pero trémulo de pavor al enterarme de ciertos asuntos, lípido y sumiso, no hago más que inflar el pecho y, con la mano sobre la barriga, me veo obligado a comenzar a cantar todo el segundo acto de “Rigoletto”… ¡Un escándalo!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Algunos Mudan Después de Casar


Para toda fémina ya fue casada o vivió algún tiempo con un sujeto, por supuesto que ya puede tener una idea de lo que diré. El caso es que una vez que se ha sellado un compromiso, por así decir, las personas acaban entrando en una zona de confort que puede ser más tóxica para el casamiento que tomar mate con hojas de ombú, o de cualquier otro daño que uno pueda imaginar.

Algunos masculinos afirman que la raíz de la cuestión no está realmente ubicada en un tubérculo, y que las vicisitudes ocurren por causa de la maldita enfermedad de Alzheimer que ataca tempranamente al hombre, en este caso: marido, pareja, novio eterno o como se le antoje clasificar al compañero perpetuo.

Pero parece que no es así, pues la especialista en relacionamientos Dra. Heavenly Kimes, se le ha dado por afirmar que: “No existe nada más estresante que el hecho de saber de memoria la rutina de su pareja”. Por lo que ella recomienda a las esposas de los olvidados a “mantener siempre a su pareja intentando adivinar el siguiente paso que ella dará”… Mismo de tacos altos o chancletas.

Lo ha dicho en la revista “The Stir” con la sana intención de que la mujer tome de vez la delantera en su relacionamiento, donde también les relató cuales son los gestos y actitudes del hombre que comúnmente van desapareciendo durante el relacionamiento. Por tanto, como la disculpa del mal de Alzheimer parece que ya perdió fuerza, vale que el distraído lector confiera lo que la doctora apuntó:

1) Andar al lado de ella – Parecería que eso es una cosa que acostumbra dejar a las mujeres confusas, puesto que la explicación es siempre la misma. Él le dice que anda más rápido, ya sean sólo tres o cuatro pasos adelante, porque sus piernas son más largas… Que ilusa, pobres.

2) Abrir las puertas para ella – Muchos maridos ni siquiera lo hicieron al comienzo del noviazgo; entonces, honestamente, hoy día las esposas se quedan sorprendidas cuando eso acontece. Pero al final de cuentas, ¿no deberíamos todos abrir las puertas para el prójimo? Con eso en mente, da para percibir lo cuan especial es la gentileza de colocar a los otros en primer lugar.

3) Llevarla para pasear – Es sabido que en todo buen casamiento, las parejas siempre encuentran un tiempo para pasar algunos fines de semana fuera de casa. Las cosas simplemente son así. Por tanto, si usted paró de hacerlo, no es una buena señal.

4) Comprar regalos para ella – Ni todo casamiento tiene un foco para regalos, o plata que sobre al fin de mes. Sin embargo, es de amplio conocimiento que hay mujeres que no están ni ahí con lo que su marido le pueda comprar, con tanto que él sea cariñoso, la escuche y le sostenga su mano seguidamente. Pero también está el hecho de que traerle dulces, flores o una pequeña joya de vez en cuando, es capaz de promover GRANDES emociones… Y la supuesta recompensa en la horizontal, lógico.

5) Sujetar su mano – Este es un gesto tan simple, y tan importante. Tomar la mano de ella anuncia para el mundo que ustedes son una unidad inseparable. Significa que él quiere tocar la mujer que lo hace feliz. Encima de todo, nos recuerda los primeros días del relacionamiento, cuando era imposible uno se cansar del otro y pensábamos que una hora ya era tiempo demás para permanecer lejos uno del otro… Y hacer aquello… Pero el maldito tiempo acaba por perjudicar esas cosas.

6) Le decir ‘yo te amo’ – Al comienzo era tan fácil pronunciarlo. Y uno decía “yo te amo” porque realmente quería a su pareja. Más bien, porque uno estaba tan metido, que uno u otro era todo para sí… Pero con el tiempo, la cosa muda.

En todo caso, de acuerdo con esta perita en cosas de parejas, uno no debe olvidar lo cuanto las palabras significan; y recomienda: “Eleve su pareja”… “Muéstrele que usted ama con palabras de afirmación. Haga elogios para él o ella tanto cuando los dos están solos cuanto en la frente de todos”.

No sé, depende, porque algo más se habrán de decir el uno al otro, y calculo que muchos darían no sé qué por saber lo que estarán cavilando cuando los rostros de ambos se muestren serenos, ya que al mismo tiempo puede ser la fisonomía de alguien que no está completamente en sí, la de alguien que ha escapado de un peligro y se sorprende de estar todavía vivo… ¡Sacrosanto dilema!

(*) Si le parece bien, visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/… Libros y e-book disponibles en Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; y en: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Ellas Siempre Ganan las Discusiones


Al igual que un mentado cantor de boliches penumbrosos, a pedido del público presente hoy cantaré las cuarenta. Aunque desde ya aviso al imprevisor leyente que no entonaré melodía alguna, por el simple hecho de no saber otra composición que no sean mis propias letras… Todo, porque el asunto en cuestión tiene en cuenta que, cuando a un sujeto le dan salida con un soberbio puntapié en los glúteos, éste generalmente escucha de sus colegas y amigos que él debe simplemente “superar” la situación como sea. Generalmente, los expertos en este tipo de tema indican que eso suele acontecer -el mensaje y no el puntapié-, porque la mayoría de los hombres ha sido enseñado desde temprana edad a oprimir sus emociones y “proceder como hombre”.

Pues bien, es comprensible que muchos bípedes no tengan problema alguno con ese tipo de mensaje de estoicismo que reciben, especialmente cuando estos se tornan una habilidad muy valorizada en el competitivo mercado de trabajo. Sin embargo, es importante que el individuo comprenda que el estoicismo desvariado también lo puede llevar a una falta de conocimiento emocional… Y cuando es así, mi tolerante lector, el asunto se convierte en un pepino de los grandes.

Estudiosos afirman que por ser más bien volubles, -no confundir con boludos- los machos negligentes tratan sus emociones como si fuesen un punto flaco, aunque una formación emocional insuficiente sería la que acaba permitiendo que los hombres se sientan superados y engañados por las mujeres con aires dominantes.

En todo caso, según el Dr. Shawn Smith, psicólogo de la “Universidad de Denver” especializado en temas como ansiedad y depresión, parecería que eso acontece principalmente en cuestiones de conexión íntima, o sea, durante una buena crisis de RD, no obstante esas dos letras correspondan a la falta de “Reglas y Directrices”.

Siendo la cuestión tan culta y melindrosa como parece ser, para evitar problemas futuros, creo oportuno que el lector tenga en cuenta lo que dice este docto hombre:

RD: Reglas e directrices – Según Shawn, los hombres tienden a sentirse más confortables en discusiones en las cuales las reglas y los objetivos ya han sido bien definidos. Ya las mujeres dependen de directrices y, en una conversa difícil, desde el inicio es importante y necesario esclarecer si ellas quieren discutir un problema inmediato, pautas más amplias o preocupaciones cuanto al futuro.

¿Pasado, presente o futuro? – Es que como las mujeres tienden a percibir una dimensión mayor dentro del relacionamiento de que los hombres, estas consiguen asociar eventos del pasados a los acontecimientos presentes con más facilidad. Con todo, eso ni siempre es verdad, pues a veces los papeles se invierten. Diversas parejas enfrentan problemas en la argumentación porque, en cuanto uno está hablando sobre lo que aconteció en un determinado momento, el otro estaría más preocupado en resolver asuntos más amplios… Casa, hijos, dinero, vacaciones, ropa, etc., etc., y más etc.

Por tanto, no es de extrañar que muchas parejas vivan en un estado de ansiedad permanente, y sus discusiones más parezcan una disputa para la cual ambos no están preparados. Dentro de ese proceso, el hombre se siente idiota en esta competición por, aparentemente, no tener la misma capacidad de memoria o análisis de estándares cuanto ellas. Muchos se desesperan por nunca saber si tendrán (dentro de su visión) que se defender de algo que hicieron o dijeron hace mucho tiempo… O ayer.

Virando la misma página – Traer eventos del pasado a flote en una discusión, generalmente es una estrategia para erradicar modelos dolorosos: una tentativa de garantir que problemas pasados no irán aparecer en el futuro. Por otro lado, si el hombre responde agresivamente sin un motivo aparente, la situación puede llevarlos a una pelea improductiva sobre eventos particulares en vez de abordar pautas problemáticas. En otras palabras, si el hombre está enfocado en cosas que acontecieron ahora, y la mujer en eventos del pasado o en pautas de comportamiento, lo que se ve, es que cada uno está intentando resolver un problema diferente. Al final de cuentas, mientras uno de ellos esté enfocado en pautas e historia generalmente acaba sintiéndose incomprendido, mientras que el otro acaba se sintiendo punido por los errores del pasado.

En realidad, la gran mayoría de los hombres prefiere resolver un asunto por vez durante las discusiones en un relacionamiento. Tal vez este sea el resultado del entrenamiento emocional relativamente limitado que recibieron en su infancia. Empero, lo que ellos no aguantan es tener que resolver múltiplos problemas al mismo tiempo, pues se dan cuenta que ninguno de ellos está siendo resuelto. Sin embargo, si una pareja discute el pasado, el futuro o el presente, eso no importa mucho; con tanto que ellos estén virando la misma página, y resolviendo problemas como si fuesen un solo equipo.

Así pues, mi amigo, lo curioso de todo esto, es poder notar cuantos por ahí puede evocar fantasmas importantes, figuras que asombran sus alboradas con la misma furia de un talento francamente incapaz de atenuar ciertas crisis, tan sólo por el simple envolvimiento personal con un pasado al mismo tiempo tan análogo y longincuo… Debe ser el mero deleite de recordar entidades olvidadas en un mundo insulso de insidias existenciales… ¡Vaya uno a saber!

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Novias Falsas para Crear Celos Virtuales


Hasta el más alienado de los leyentes sabe que vivir y morir sin nada comprender, es el verdadero privilegio de una multitud claudicante. Por tanto, antes que nada saludo al lector y también a César, pero sin la intención de querer mármolizar este texto con petrificantes conceptos, me viene luego a la cabeza la extraordinaria y pseudo-malabarística noticia del uso que se pretende dar a la internet.

¿Sabe de aquella idea genial de querer usar a un amigo para dar celos para el ex-novio o pareja? ¿O aquella otra táctica de querer plantar una invención diciendo que usted tiene un nuevo pretendiente, que es formidable? Pues bien, millares de filmes ya abordaron este tipo de historias, pero en realidad, parece que ahora la salida más usada en la vida real para agregar valor a uno mismo llegó a internet.

Por ende, fue creado un sitio llamado “Namoro Fake”en el que el viviente puede escoger si los celos serán realizados por una pretendiente pasajera, ex-enamorada, enamorada real, o enamorada virtual (o lo que sea que ellos quieren decir con eso). A lo que parece, dicho sitio funciona sólo para hombres, o también en el caso de que una mujer quiera dar celos teniendo una relación lésbica.

El sitio funciona así: uno escoge el tipo de relación que quiere aparentar tener, ahí la muchacha virtual comienza a postar cosas fofas, sexy, o que dejarían a una mujer con celos, en su página de Facebook. Es como si uno estuviese recibiendo declaraciones de como uno es increíble y especial.

Lo que, según asienta la creencia popular, cuando uno tiene a alguien, muchas más personas pasan a interesarse por uno, ya que es raro quien consigue mantener un relacionamiento bacana y tal –pena que todo eso no pasa de una ilusión, ya que en algún momento de la realidad, la persona se va a dar cuenta de que usted no es tan verdadero y legal así…

En el sitio mencionado existen algunas declaraciones de quien, teóricamente, ya uso el servicio de la esa página, como por ejemplo: “Acreditable ver la reacción de mis amigos, fueron 3 comentarios que permitieron a mi face decolar rsrsrsrsrs. Hubo hasta chicas de la universidad me adicionando, creo que fue por eso. De aquí a algunos días, voy a contratar otra virtual p/ dar más una moral” “No soy de contar cosas personales, pero aquí no preciso colocar mi nombre, entonces acepté. Mi novia cayó en esa y quedó muy impresionada y muriendo de celos de mi pretendiente, pero todo dio cierto porque ella volvió para mí”.

“Ahhhh… chumbo trocado no duele, aparecí con una enamorada de otra ciudad en mi Facebook y mi ex quiso saber quién era y a cuánto tiempo estaba junto con ella hahahahahaha. Si ella supiese que no es verdad lo que vio… ¡Pero mejor dejemos así! Ahora voy intentar conseguir una enamorada de verdad. Valió…”

“Engañé de vez a toda la galera de mi curso con mi pretendiente virtual. Funciona mismo, el problema es que no puedo contarlo para nadie”.

En todo caso, mi amigo, todavía no se sabe si el servicio ofrecido realmente existe, o si es alguna jugarreta de un bloguero desocupado o una acción de marketing de publicitarios expertos, pero hay que reconocer que el sitio está teniendo el mayor éxito en Facebook por causa de la idea que proporciona. En todo caso, esto tiene olor a un contenido viral, que pretende después divulgar alguna marca de producto, pero puede que también esté equivocado.

Por tanto, por causa de lo aquí mencionado, pienso ahora en mi visionario amigo que murió un día, esto es, pensado que el tranvía iba, se engañó, pues el tranvía venía y acabó por atropellarlo. Qué hacer, sino dejar que el automatismo psíquico me lleve para la aridez de la Nada, y simplemente permanezca aquí, sentado, esperando que el Augusto se inspire en un Juan de Herrera y el buen gusto renazca otra vez… ¡Excitante!

(*) Si quiere continuar a entretenerse con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene varios de mis libros impresos o en versión e-book, disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Para su Relacionamiento dar Cierto


Ciertas veces escucho que dicen cosas tergiversadas y otras no, pero también existen de aquellas en que a alguien se le ocurre decir que resolvió “hacer con que su relacionamiento de cierto”, y eso me deja desnorteado, medio perdido. Juzgo que al más afamado leyente le ocurrirá igual, ya que normalmente esa es una frase que viene de otros vivientes con personalidad fuerte, llenos de opinión, energía e inseguridad.

Por tanto, presiento que no son apenas las personas tímidas, calladas y que pasan la mayor parte del tiempo solas, las que se sienten inseguras en relación al mundo en que viven y, principalmente, en su relacionamiento conyugal. En todo caso, mi amigo, le diré que la inseguridad, así que ni serpiente rastrera, de repente alcanza a todo el mundo, sin dolor, sin diferencia y sin que nadie pueda escapar de su vacilación.

Claro que eso de tener un relacionamiento feliz, amar y ser amado, dividir momentos, es muy lindo y vale la pena vivirlo. Hasta de ojos cerrados… Pero en realidad, pienso que el problema es lo que está por detrás de la frase “hacer dar cierto”.

Normalmente, tal dictado significa anularse. Esconder quien realmente uno es y pasar a ser alguien que la pareja siempre soñó. Y es ahí que está el error del viviente. Uno debería ser como es, y no lo que la otra persona siempre soñó. Por tanto, uno no debería mudar nunca su propio estilo de ser.

Lo que acontece cuando actuamos al contrario, no es más que una sucesión de errores que, en verdad, terminarán por destruir nuestro relacionamiento. Comienza con uno dejar de salir solo. Eso es algo bastante común en los relacionamientos; tan común cuanto peligroso, ya que normalmente una de las partes deja de tener vida personal y la otra continua. Por eso, que quien abre mano de los amigos, pasa a depender solamente de su pareja, pero tarde o temprano verá con angustia que se cansa de tal actitud.

Otro caso es mudar las ropas que uno siempre uso. O compartir señas. El no hablar más con las personas con quien uno tuvo algún envolvimiento romántico en el pasado. O sea, que dejamos que nuestras elecciones sean pautadas por la felicidad del otro… Y siendo así, mi amigo, no hay amor propio que sobreviva.

Una pléyade piensa que habla sobre amor cuando habla sobre relacionamientos, pero la verdad, ellos no saben cuál es que el concepto de amor en que acreditan, ya que es muy diferente de lo que vemos frecuentemente por ahí… Amor es, antes de todo, quererse a sí mismo. Respetar quien uno es, su propia verdad.

Entonces, al asumir esa compostura, uno finalmente consigue amar a otras personas y ser amado por ellas. Y al ser amado de vuelta, uno no precisa adaptarse al molde que la otra persona quiere, pues uno pasa a ser acepto y ayudado a crecer, mejorar, tornarse aún más increíble. Eso sí es amor.

Claro que cuando se tiene amor se puede tener celos, paro no un celo castrador, fanático. Entienda que nadie logra mudar a nadie. Puede hasta lograr transformar al otro ser por un período de tiempo, pero no lo mudará de verdad. Una hora, las personas ceñidas en tales actos notarán que aquello no está funcionando… ¿El motivo? Falta sinceridad. Y esa es la base sólida de los relacionamientos.

Mucho más de lo que tener a alguien, las personas deberían querer tener alguien que las respete. Y no hay respeto en ese tipo de relación en que uno precisa ser otra persona para seguir enfrente. Siempre existirá distancia entre la persona de verdad y la persona que imaginamos, y eso no precisa mudar. Sólo que tampoco puede ser una distancia tan grande al punto de los dos llegar a ser personas completamente diferentes.

La verdad, es que al entrar en un relacionamiento de ese tipo, uno ni nota lo que está haciendo. Y no percibe como el concepto de “hacer dar cierto” es la mayor bobada que uno puede cometer. Relacionamientos no deben ser sufridos, no deben convertirse en una lucha diaria. Una relación debe generar placer, uno debe tener la voluntad de construir el mundo de uno, pero sin necesidad de apagar su propio mundo… Ser una persona mejor no es ser otra persona.

Para tener un relacionamiento duradero es necesario trabajar todos los días en él. Aparar las aristas, conversar, sentirse seguro y dejar al otro con la misma sensación de tranquilidad. También es necesario respirar. Eso sí, es lo que hace que una relación de cierto. Nadie es feliz en una burbuja para siempre. Y un relacionamiento en que hay que “hacer que de cierto” incluye transformarse en otra persona, y eso está destinado a dejar mucha gente, inclusive a la pareja, más infeliz de lo que cualquier otra cosa.

En verdad, mi  amigo, no piense que éste es un pedido que hago en nombre de la sociedad de torpes-distraídos-idealistas-y-nostálgicos, pero: ¿no podrían volver aquellos tiempos en los que era tan fácil la vida?

(*) Para continuar entreteniéndose con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene mis libros impresos o en versión e-book, que ahora están disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante … Desde ya, le doy las gracias por adquirirlos.

Su Actitud Arruina el Relacionamiento


En trágicos momentos como los que vivimos hoy, ya nada me sorprende, pues es muy común ver que ciertos paganos le dan con ímpetu a la matraca al querer hablar de comidas y substancias que consumen nuestra salud en silencio. Y aunque empero nadie escuche hablar en ellas con la misma frecuencia, ni escuchen a los gentiles querer defender tales ideas, les digo que existen otras amenazas parecidas que son mucho más peligrosas para nuestros relacionamientos.

Y así, ante tal incertidumbre mundana, nuevamente me obligo a vestir lo cuanto antes mi manto socrático de frade de piedra, para que el estimado leyente identifique algunos de esos menoscabos en su relacionamiento, pues mayores serán sus chances de salvarlo del naufragio que se le viene encima como un Titanic.

¿Usted critica su pareja más de lo que lo elogia? – Piense un poco sobre como se siente cuando su pareja, padre, amigo o jefe, se enfoca en todo lo que usted no está haciendo en vez de elogiar todos los esfuerzos positivos que usted ha realizado. Vivir así es horrible, mi amigo… ¿O no? No me diga que no le dan ganas de estar cada vez más lejos de ese tipo de persona. Pues bien, tal vez su pareja también lo quiera así…

¿Usted se prende a los errores que su pareja cometió en el pasado, mismo que él esté intentando no repetirlos? – Existe un dictado antiguo que resume perfectamente la futilidad de prenderse a viejas maguas y rencores… “El resentimiento es como tomar veneno y esperar que la otra persona se muera”.

Una cosa es su pareja continuar a cometer el mismo error irrespetuoso una vez después de otra. No en tanto, si después de un pedido de disculpas sincero, él o ella han tomado medidas efectivas para mudar, le recomiendo que deje las maguas de lado, porque de lo contrario, eso no traerá cualquier beneficio para ambos.

Sucede que cuando uno se prende a los errores pasados de su pareja y su ceguera mental no le permite apreciar los esfuerzos que ella hace para crecer, usted la estará penalizando injustamente, y sobrellevar la vida de esa manera roñosa, seguramente estará condenando su relacionamiento a futuro.

¿Usted o su pareja sufre de depresión, pero no busca ayuda? – Por increíble que pueda parecer, muchos relacionamientos son destruidos más por ese motivo de que por cualquier otro. Lo que sucede es que como los síntomas de la depresión son invisibles (falta de sueño, flaqueza, tristeza, baja autoestima, desespero y rabia)  nosotros los ignoramos o negamos.

El estrés del trabajo, la perdida del empleo o de un ente querido, enfermedades y traumas, todos ellos o en parte, pueden ser peligrosos. No se engañe: la depresión no tratada retuerce nuestra percepción, nuestro censo de esperanza y posibilidad, y nos hace actuar y reaccionar de manera altamente destructiva.

Caso usted o su pareja tengan demostrado claros señales de depresión por más de un mes, mi amigo, busque apoyo inmediatamente en su comunidad local. Encuentre lo antes posible un terapeuta, converse con un médico de confianza y no descarte la posibilidad de medicación si persistir los síntomas… Al final, siempre le va a salir mas barato que internarse en un manicomio.

¿Usted actúa en la defensiva y es caprichosa/o cuando su pareja le hace críticas constructivas? – Puede que al entrar en una sala y mismo que local no esté lleno de espejos, usted vea a todo el mundo menos a si mismo. ¿Cuando su pareja le dice algo que lo irrita o le causa magua, usted generalmente lo lleva a serio o reacciona como un alumno del jardín de infancia? O entonces dice cosas como “Tú también lo haces”, o “yo no”. Si es así, pare ahora antes de que sea tarde demás.

En vez de comportarse así, respire hondo, vea si lo que su pareja está diciendo es verdad y asuma la responsabilidad de una vez… Pare de hacer críticas si no es capaz de aceptarlas, y haga mudanzas de verdad.

¿Usted espera que su pareja sea perfecta y no recuerda que somos todos imperfectos? -Escoja sus implicancias con sabiduría mahometana. No podemos obtener todo de una persona, ni le daremos todo a ella. Todos ya estuvimos al lado de alguien que nunca está satisfecho conozco. Entonces, “pegue leve” en cuanto pueda, mi amigo, sea con usted mismo o con su pareja, y solamente eso ya mejorará el clima en un relacionamiento que ya se encuentra sofocado bajo el peso de las expectativas irrealistas que usted se hace.

Como percibe, mi amigo, sólo pretendí con mis letras abrirle una fantástica ventana para el mundo, aunque le confieso que, a veces, me veo frustrado delante de la hermética mezquines de aquellos obliterados de siempre, los cuales piensan que sería mejor que redactase aquí las impresionantes recetas de ñoquis de mi abuela… ¡Un absurdo!

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: