El Sexo Ayuda a los Obesos


Nuestra duda nunca puede llegar a ser un estado permanente en nuestra existencia, pero la total certeza tampoco puede llegar a constituirse como nuestra forma de vida habitual. Quien está siempre demasiado seguro, tiene grandes riesgos de crearse una burbuja donde todo es como “debe ser” y no como realmente es. Solamente el reconocimiento del error propio nos hace fuertes, creíbles, confiables y respetables.

En todo caso, y según lo apunta un nuevo estudio, ser una persona infiel puede llegar a ser una de las formas más eficaces para los bípedes perder algunos quilos. Y a este resultado se llega cuando poco más de la mitad de los hombres y el 62% de las mujeres, afirmaron que habían perdido algunos quilos después que se embarcaron en un caso amoroso.

Dicho estudio fue realizado por un sitio de encuentros para personas casadas que andan en busca de nuevos asuntos sobre viejas cuestiones. Aunque debe ser resaltado que los especialistas en cornamentas ajenas dijeron que existen varias razones fisiológicas -además de mentales- en el hecho de que, ser infiel, puede ayudar en eso de perder peso.

Craig Jackson, un profesor de psicología de la “Birmingham City University”, declaró al “Mail Online”  que practicar un caso extraconyugal no hace más que colocar una enorme cantidad de presión sobre un individuo… “Decir mentiras, evitar confrontas directas y andar escondiéndose de alguien, causa mucho estrese”, explicó el hombre.

“Y eso de ponerse estresado tiene toda una gama de efectos colaterales sobre su cuerpo. Usted produce adrenalina y cortisol, la hormona del estrese, y su frecuencia cardíaca sube y usted pasa a respirar más rápido, sus niveles de presión arterial y los de serotonina aumentan considerablemente. Todo eso junto o en partes, puede llegar a quemar calorías”, detalló el intrigante doctor.

Además, no podemos olvidarnos que también existen las mudanzas de comportamiento que siempre ocurren cuando usted mantiene en lo oscuro un caso extra… “Posiblemente, al dividirse entre dos casos, el sujeto infiel tendrá menos tiempo para comer. Ese es el tipo de cosas que también pueden afectar la pérdida de peso”, avisa el urdidor de Craig.

El estudio también apuntó otro importante ítem que dice que si la persona está casada hace más de 20 años, probablemente ella no está teniendo sexo en casa. Aunque se estima que el sexo puede quemar entre 100 y 300 calorías durante 30 minutos de practica… Si es que usted aguanta el tirón, claro

Pero, mismo que sepamos que el sexo regular puede ser bueno para el corazón, los investigadores de la “University of Florence” descubrieron que los hombres casados ​​que traicionan a sus parejas, no hacen más que aumentar el riesgo de un ataque cardíaco…, O de que lo maten a palos, si su pareja descubre.

En todo caso, la razón puede estar en que los hombres que embarcan en relaciones extraconyugales pueden llegar a tener una vida familiar infeliz y sufrir depresión, y eso ha sido asociado a un aumento de riesgos de dolencias cardíacas.

Circunstancialmente, al dirigirme a los sensatos que hoy día forjan su camino de vida reconociendo sus yerros y aprendiendo con ellos, y a los otros aparentemente débiles que solo pronuncian tontos formalismos, les confieso que me he quedado con la pulga atrás de la oreja, pues cuando veo a hombres y mujeres casadas y obesas de cierta edad, luego me pregunto:

¿Cuánto tiempo hará que no transan en casa?… ¡Esquizofrénico!

(*) Libros impresos o en versión e-book del autor, están disponibles en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

El Punto “G” Está en Diferentes Hoyos


Hay cosas que a veces ni el Dr. Freud consiguió encontrarle una aleatoria explicación, mismo después de él disfrutar de algunas desilusiones con el estudio de los efectos terapéuticos de la cocaína, más esencialmente en el campo de la semántica. No en tanto, algunas almas vorágines afirman que al doctor se le fue la vida perdido en estudios que utilizaban la técnica de la hipnosis como una forma de acceso a los contenidos mentales, pero sin llegar a descubrir nunca las diferencias existentes entre los puntos y las comas.

Y ya que se me antojó hablar de señales de dimensiones pequeñas, mismo que el diccionario exponga diversos significados para la misma palabra, debo recordar al conspicuo lector que el “Punto A”, nada más es que el equivalente al mágico “Punto G” femenino… ¡Idílico lugar!

Pues bien, nada más queriendo ilustrar el asunto para todos aquellos carentes de sabiduría profana, diré que ese “punto” nada más es que aquel lugarcito que, si bien tocado, llega a provocar inmensos placeres sexuales sin comparación. Además, entre las mujeres, su subjetividad llegó a ser un mito, y hasta fue apuntada su localización en diversas partes del cuerpo de las féminas. Y todo ello ocurre mientras los estudiosos en ese tipo de abecedario discuten hasta el día de hoy para entrar en un consenso.

En todo caso, para los hombres la cosa parece ser un poco más simple. El lugar ya fue encontrado y el martillo bajado -no sobre él, claro. Ahora, el problema principal es que, para tener acceso a todo el placer que el “punto” le pueda proporcionar al amigo leyente, es necesario que deje el preconcepto de lado, tener 100% de certeza de su masculinidad y saber que nada ira mudar en quién usted es… ¿Será que vale la pena?

Según datos del Instituto Paulista de Sexualidad, el “Punto A” se encuentra en la próstata. Eso mismo, está localizado en aquel lugarcito que deja a los hombres tan despavoridos y temerosos… Pero calma, no se entusiasme, mi amigo, que la única manera de acceder a él, es con la penetración anal.

En todo caso, todo cuidado es poco, mujeres desavisadas, ya que usted no puede simplemente ir colocando la mano donde no fue llamada, pues en vez de dar placer para su gato, lo que va a conseguir es un buen dolor de cabeza. Del mismo modo, conversar sobre el asunto también ni siempre es una buena idea, al final de cuentas, su bonito puede tener miedo de exteriorizar la curiosidad que lo carcome. Por eso, lo que se recomienda en casos tan profundos, es ir llegando despacito, igualito a como él lo haría con usted.

No sé, pero dicen que la introducción del dedo es de apenas 2 a 3 cm y ya es bastante para encontrar la glándula prostática, que más parece una nuez… -que no es la misma de Adán. Pero lo más curioso de todo, es que el toque en ese punto, según lo afirman los estudiosos, puede ser traducido en estímulos por todo el cuerpo y los consecuentes orgasmos que eso le produce.

Claro que este asunto es uno de los mayores tabús con relación al sexo en el mundo masculino. Y más claro está, que a muchos hombres les gusta tener ese famoso cable tierra, pero no lo asumen ni estando bajo tortura.

Del mismo modo, también se sabe que muchas mujeres no gustan de hacerlo con su pareja, porque entienden que esa región es sucia y huele mal. Aunque la verdad verdadera, le diré que esa práctica está mucho más presente en nuestra vida de lo que podemos imaginarnos.

Estos mismos rectales estudiosos del goce con el hoyo ajeno, afirman que buscar el placer a través de todas las maneras posibles no torna a nadie un gay, ya que quien no siente atracción por una persona del mismo sexo no puede ser considerado un homosexual. Y quien tenga el coraje de ultrapasar ese miedo inicial puede llegar a tener experiencias intensas e placenteras…

En todo caso, no sé más qué decir. Pero si alguien quiere probarlo, sáquese el gusto y hágalo, pero después me cuente como le fue… ¿Ok?

(*) Libros impresos o en versión e-book del autor, están disponibles en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

El Corazón Para y el Violín se Achica


Aunque ya exista una legión cívica que está dedicada enteramente al servicio de los asuntos alicaídos, nunca está en demasía acompañar esas cuestiones en la proporción de nuestras flacas fuerzas. Un momento más que excelente para citar aquí la parábola de los siete mimbres que, separados, son fácilmente partidos, mientras que juntos forman un haz o manojo de tamaña rigidez.

Por lo tanto, sin nada que ver con tan filosófica enunciación de ejemplaridad urbana, participo al incontinente leyente que, mismo que los problemas de erección sean extremamente preocupantes y traumáticos para el público masculino ya con pelos en la cara, los especialistas en ese asunto longitudinal afirman que -mismo padeciendo- los hombres llevan de tres a cinco años para buscar ayuda… O sea, cuando ya se le reventó la cuerda del violín.

Pero si ello depender de un nuevo estudio que fue publicado en la revista “PLoS Medicine”, entre tanto, esa historia estaría para mudar, pues versados estudiosos australianos descubrieron que la disfunción eréctil del bípede puede tener relación directa con las enfermedades cardiovasculares y la muerte prematura. Esta sería la primera pesquisa a investigar la relación que existe entre los desahuciados problemas en lo erecto-cardiovascular.

Para llegar a tal conclusión, mismo sin haber consultado antes la opinión del magnífico violinista Maksim Vengérov después de éste haber estudiado entusiastamente con Galina Turtschaninova en las verdes praderas de Polonia, fueron examinados registros de 95 mil hombres con edad mínima de 45 años. Todos ellos tuvieron que responder cuestionarios sobre su salud y el estilo de vida que llevaban. Además, los participantes fueron acompañados -no sé adónde- por los especialistas durante tres años. Durante el período, 7.855 hombres fueron internados y 2.304 se murieron… O sea, que pusieron el violín en la bolsa.

En todo caso, ya que una tenaz pregunta oprime ahora que ni garra de Demo la garganta del gentío, contaré lo que más interesa en este crucial momento: saber que los resultados mostraron que todo hombre que sufre de “impotencia” leve, moderada o grave -o en su traducción gutural, como aquella en que “el nene” desmayó de vez-, debe no solamente consultar un especialista para tratar de un problema más que evidente, como también debe insistir para que el médico le haga un check-up cardíaco-peneano. Y todo, porque los casos más preocupantes en lo erecto-horizontal, están directamente ligados a un riesgo aumentado de problemas cardiovasculares y muerte prematura.

De acuerdo con el urólogo Geraldo de Faria, director del Departamento de Sexualidad Humana de la Sociedad Brasileña de Urología, casi la mitad de los sujetos con edades entre 40 y 80 años, sufre sordamente de disfunción eréctil. Pero si ello es diagnosticado en la fase inicial, entre tanto, las opciones de tratamiento y las chances de mejora son grandes… Aunque muchos de los leyentes duden que los octogenarios consigan reverter su suplicio.

A propósito, noto pasmado que a través del encanto panglosiano se consigue imponer asnerías futurológicas para las sociedades letárgicamente vigilantes que, con una visión falso-optimista, parecen haber mudado de forma radical cuando se vieron privadas de las mercedes pronunciadas por el brujo Herman Kahn en su obra “La Prosperidad está próxima” a la vez que quedaron impregnados por su extraordinaria voluntad de articular la más brutales posibilidades… ¡Impresionante!

(*) Libros impresos o en versión e-book del autor, están disponibles en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Su Transa Sexual es Particular


Qué hacer, si hay hombres que adoran salir por ahí contando taumaturgas ventajas. Que veneran prorrumpir con narrativas dirigidas para los amigos explicándoles en detalles cómo son olímpicos atletas sexuales, y de cómo consiguen hacer cosas increíbles en “la hora del vamos ver”, y cómo logran dar momentos de placer inigualables para las mujeres. Y cuando llega la hora de relatar los detalles más íntimos, encuentran óptimo contar hasta como fueron los gemidos que la chica dio.

No obstante, se sabe que las mujeres también adoran contar ventajas. O sea que ellas adoran las mismas cosas que los hombres: mostrar que son óptimas en la práctica del sexo, que dejan a su pareja enloquecida y sin voluntad de querer salir de la cama. Y sobre el tema de los detalles, las mujeres se comportan igual: llegan a contar todos ellos cuando están en la rueda con las amigas.

¿A usted le parece que tal postura es apocalíptica? En todo caso, si las personas sólo hablasen bien de sí mismas, creo que no habría problema alguno, pero resulta que a la mayoría de ellas les gusta hablar sobre lo otro: de tamaño, apariencia, sonidos, gemidos, caras y bocas, y todo lo demás, y ello permite que el tema luego se conviertan en el asunto principal en la mesa del bar. Francamente, también creo que otro montón de gente es de la opinión que nadie quiere tener algo tan íntimo divulgado como si fuese un titular de periódico.

Por ejemplo, una joven va y cuenta todos los detalles íntimos para sus amigas, imaginando que aquello sería un caso para algunas noches y nada más, pero cuando ve, ya está de novia con aquel individuo que todo el mundo sabe cómo se comporta en la cama. No creo que sea algo muy satisfactorio que digamos. En todo caso, la misma cosa vale para los sujetos de pantalones largos que cuenta como fueron increíbles los gemidos de su chica y, cuando él menos lo espera, percibe que está marcando fecha de casamiento. ¿Imagine por un instante a las personas mirando para ella en el altar, e imaginando todo aquello que usted contó?

Mismo que la persona permanezca en aquello que a alguien se le antojó llamar de sexo casual, divulgar su intimidad no deja de ser una falta de respeto por el otro individuo. Quién debe saber cómo alguien es en la cama, es quién efectivamente fue para la cama con aquella persona. Eso es un asunto muy íntimo, único y no necesita que sea dividido como si fuese el color de la bombacha o del calzoncillo que usted estaba usando en aquel momento… Si es que los tenía puestos, obvio.

Claro que es normal querer dividir las cosas, pero saber cuáles son los límites es muy importante. Cuente, por ejemplo, como se sintió o cuantas veces gozó cuando se encuentre en la mesa del bar, y hasta puede mencionar como fue el orden de las cosas en aquel momento fastidioso de la vida, pero dígaselo sólo para los mejores amigos, para aquellos tipos más íntimos, que bien sabe usted que no lo juzgarán o saldrán que ni chismosa en la feria contando por ahí su historia.

Guarde los detalles para usted. Mantenga apenas en su memoria cuál era la cara de la otra persona en la hora del orgasmo y como ella gusta ser tocada. Usted no necesita pasar un manual detallista para los amigos, hasta porque si ellos algún día salen con aquella misma persona, van a terminar descubriendo solos cómo hacer para divertirse. Esa es la gracia principal.

Pero, peor todavía, es cuando el sexo fue decepcionante. Por eso, mi amigo, yo le preguntaría: ¿será que fue así apenas para usted? Porque si usted está diciendo maldades de un lado, puede ser que del otro, la otra persona también esté diciendo cosas horribles sobre usted. No se olvide que nadie necesita saber de nuestras derrotas, mucho menos cuando ellas envuelven dos personas, tanto sea de pie o en la horizontal. Practicar un sexo mal consumado puede ser por falta de química, de paciencia o de experiencia, pero siempre envuelve a dos personas -salvo que usted este haciendo un monólogo manual-, entonces también puede ser apuntado como culpado.

No olvidemos que el patrón de decepcionante para uno, es diferente de lo que puede significar para otros. La misma cosa vale para tamaños, olores, aromas… Usted puede estar hablando mal de una persona sin parar, mientras la otra persona anda por ahí hablando bien como usted nunca podría imaginarse. Gustos son gustos y los parámetros para eso no existen.

¡Ah! Y cuando se le da por hacer eso en el celular, la cosa se pone peor. Tenga en cuenta que las personas que están a su lado en el transporte público o en la mesa de una plaza de alimentación, o donde sea, no necesitan, no quieren y no están interesadas en sus aventuras sexuales llenas de detalles… No viaje en la mayonesa.

Sexo es una delicia, mi amigo, pero eso pide por algunos ingredientes. Diría que respeto y discreción son los principales… Entonces: ¿Qué tal hablar menos y hacer más y mejor?

(*) Libros impresos o en versión e-book del autor, están disponibles en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Contraceptivos Espermatozoides Masculinos


Muchos ni se imaginan lo bien que viviríamos todos, si un día lográsemos erradicar a la repugnante y pérfida envidia de nuestros corazones. Imagine, mi amigo, si un día lográsemos asumir que, se lo merezcan o no, otros podrán tener cosas que nosotros anhelamos y no obtenemos, y que, aunque sea por méritos menores a los nuestros, esos otros podrán acceder a posiciones de privilegio que nuestra conciencia indica que debieran pertenecernos… ¡Un filosófico amanecer!

En todo caso, cito un otro ejemplo, como es el tema del procedimiento anticonceptivo para los que quieren prevenir profilácticas alboradas futuras, pues se sabe que, además del preservativo femenino, las mujeres de hoy cuentan con inúmeros métodos contraceptivos: dispositivos infra-uterinos, diafragma, pastillas, implantes y adhesivos, etc…

¿Y cuánto a los hombres? -ya se estará preguntando la multitud-. Bien, si usted no está predispuesto a que lo pasen por el cuchillo para realizarle una vasectomía (método difícil de ser revertido en el futuro), le diré que las soluciones actuales incluyen apenas los espermicidas e el condón.

No en tanto, esos son métodos viejos y todo indica que ya están prestes a mudar. Y eso se debe a que el escoces Dr. Lee Smith, del  “Centro MRC de Salud Reproductiva de la Universidad de Edimburgo”, está estudiando el desenvolvimiento de una especie de anticoncepcional masculino mucho más conveniente de que el uso de preservativos, y bien menos drástico de que tener que realizar una vasectomía.

Todo indica que un estudio sobre la fertilidad masculina logró identificar un gene que es esencial para la producción del esperma. Por tanto, si una droga llega a ser producida para interrumpir este gen, podremos ver una nueva forma bastante eficiente de contracepción masculina, o por lo menos, una opción parecida con las que actualmente están disponibles exclusivamente para ellas.

El lipoide del Dr. Lee alcanza a explicar que el nuevo método no exigiría la manipulación de la producción de testosterona para paralizar el desenvolvimiento del esperma, lo que puede llevar a efectos colaterales indeseables, como espinas en el rostro (acné) y alteración del humor… Y quien sabe, hasta dejar de levitar en lo escuro del cuarto.

“El compuesto químico tendría ligación con el producto del gene en el testículo, y eso lo impediría de ejercer su papel”, afirma este científico… “Al hacer eso, la producción de esperma sería paralizada, pero a partir del momento en que el contraceptivo no sea más utilizado, la producción de gene sería capaz de funcionar nuevamente y el desenvolvimiento de los espermatozoides sería naturalmente retomado”.

Además, según el Dr. Lee, como el 2% de la eyaculación y buena parte del semen es producido por las vesículas seminais y la próstata, y no en los testículos, la ausencia de espermatozoides pasaría desapercibida.

En cuanto tan milagrera solución no llega al mercado, queda la pregunta: Usted trocaría el viejo y no tan seguro condón por otro método anticoncepcional?

En todo caso, el espasmódico de mi vecino dijo: Con esto, se acabó aquello de… ¡Papá! ¡Dejá, hoy no te cuidés!

(x) Para adquirir las obras de este autor en ediciones impresas o e-book, solicítelas en el sitio www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Bebida Demás, Igual a Sexo Espontáneo


Tocado por un místico fervor, y mismo que en ese instante lo sobrenatural haya venido y soplado sobre mi cabeza llegando a erizarme las carnes y el pelo, no recuerdo haber oído antes tan amena letanía, una de las ramas de la oratoria se ha desarrollado mucho últimamente.

Es que por causa de los recientes acontecimientos papales, esta preciosa joya de la catolicidad suele resplandecer por muchos fuegos, ya sean los del sufrimiento al que no le queda más esperanza hasta que le toque el turno; los de la fe, ya que el lugar es sublime y multiplicador; los de la caridad en general; los de la industria de estampitas y similares; los de la venta de quinquillería; los del estampado en tejido; los de comer y beber; los de pérdidas y hallazgos propios o figurados; ya que en esto se resume el asunto arcediano que me lleva a prever que aquel local luego será un santuario virginal.

Pues en todo caso, nada teniendo a ver con Roma, el Vaticano y los Cardenales que tan agitado estuvieron en estos últimos días para encontrar a Francisco, les cuento que el individuo bebió mucho, cayó desmayado en la vereda del callejón, y… ¿Sabe en qué terminó?

Esclareciendo el punto de la cuestión antes que el lego del leyente concluya equivocadamente, resulta que un hombre chino se desmayó de tan sorbido que estaba, en la travesía de un callejón, y de repente fue “atacado” por una mujer que comenzó a practicar sexo cuando éste se encontraba desfallecido en la vereda.

Como suele suceder en casos tan espasmódicos, las fotos del acto “comenzando a ser consumado”, luego rodaron en el internet por medio del sitio “Weibo”, una red social china semejante al Twitter.

A su vez, personas que pasaban por la calle justo en la hora “del vamos ver”, contaron que al avistar el hombre inconscientemente caído, la mujer simplemente se bajó la bombacha y comenzó a practicar un frenético acto sexual, al punto que la incógnita dama no llegó a preocuparse con los cursis que estaban a su alrededor, ni se importunó cuando las fotos fueron tiradas.

Así como ocurre con sumarios semejantes, ya que en pocos minutos el asunto se hizo público con su rápida divulgación por la internet, el postrado hombre se tornó albo de chistes siniestros y pérfidos. Algunos pedestres hasta inclusive llegaron a tirar algunas fotos junto a él, todavía caído, pero ya sin su amante secreta e inesperada.

Ahora el hombre busca, ya que en esto se resume, buscar y encontrar. Por eso que el hombre no para, y buscar busca, pero lo que a nosotros nos falta saber, es si encontrará a ella en la explanada rumorosa, sumergida que está en la profunda multitud.

Claro que en la mente del amigo lector aún persisten dudas sobre varias cosas. Como por ejemplo se me ocurre preguntar ahora: ¿Será que ellos ya no se conocían de ante mano? ¿Será que el tipo estaba tan achispado así? ¿Ella habrá usado preservativo?

Cuestionamientos hay muchos, estimado leyente, principalmente, porque al final de cuentas no es fácil estar allí, con el órgano en “prontitud” y por encima mamado. Y si no me cree, ¿quién sabe usted realiza la experiencia para ver si le sale igual?

En todo caso, lo que sí parece importar en este asunto no tan profiláctico, es que ella fue bien desinhibida… ¿Y mañana qué?

(x) Para adquirir las obras de este autor en ediciones impresas o e-book, solicítelas en el sitio www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

 

Llegó el “Pene-Drive” para Espasmódicos


Pienso que el gentío ya lo sabe, pero siento que es necesario reafirmar que no siendo un pastor de almas descarriadas, mismo así cargo en lo intrínseco mi espíritu el perfecto conocimiento de la impenetrabilidad Divina; aliento éste que llevo pleno de purezas para que mi íntimo exhale algunas loas destinadas a glorificar la existencia de los más ambiguos, mismo que con frecuencia mis palabras lleguen a martirizar la combustibilidad burguesa… ¡Factible!

Es redundante decirlo, pero todos sabemos que el mundo está repleto de inutilidades que dispensan protección y, mismo que vez que otra barramos para lejos las podredumbres que tanto perturban nuestro existir, siempre surgirán otras con la intención de mantener la estética con diferentes ropajes.

Siendo así, ya pasó el tiempo en que vibradores eran simples réplicas de un pene, con todas sus características, pelos y de tamaños diversos. Hoy en día, mi amigo, los vibradores son más de que unos simples aparatitos útiles para momento inútiles. Ahora parecería que son más bonitos e interesantes también.

La última onda de este tipo de fecundos aparatos del placer, tenía un estilo de “toy art” –aquel juguete para adultos descolados–, que podía ser colocado encima del aparador de la sala sin que nadie jamás desconfiase del verdadero uso y función que se les daba en las horas más nostálgicas de la vida. No es necesario que los explique, pues hay suficientes sitios en la web que muestran una galería con algunos modelos mega fofos de acuerdo con la predilección de cada consumidor espasmódico.

¡Ah! Casi me olvidaba. También pasamos por la onda de los vibradores ecológicamente correctos. Con formatos inspirados en la naturaleza, -tipo banana, pepino, etc.-, que son hechos con materiales que no dañan el medio ambiente (cavernoso) y tienen una batería que ayuda a disminuir la emisión de gas carbono -aunque no el fétido-. Entonces valía aquel eslogan: ¡si es bueno para usted, debe ser bueno para el medio ambiente!

Pero la evolución en nuestro orbe no para. Ahora una empresa resolvió innovar aún más y acaba de crear un “vibrador-pen drive”…, aunque yo no consigo librarme de la infame voluntad de llamarlo de “pene-drive”.

Pues bien, los creadores de fantasías dicen que la idea inicial era de que el aparatito pudiese ser cargado vía USB, pero resulta que ya que éste tendría que ser ligado al computador, ¿por qué no tener una buena memoria? Mejor aún: ellos resolvieron que el aparato tenía que tener un diseño moderno e innovador, y para ello se inspiraron en el iPhone para lograrlo.

Mismo que usted, mi ignaro lector, no sea del tipo que halle un iPhone sexy, debe reconocer el avanzo de las cabezas pensantes; pues el “Duet”, de Crave, es el único en el mercado a almacenar datos, lo que, de acuerdo con su necesidad, usted lo puede escoger entre 8 e 16 GB.

Pero esta empresa no para por ahí, ellos quiere innovar aún más. El próximo paso será lanzar productos con memoria y capacidad wireless. Entonces es ahí que usted se pregunta cuál sería la utilidad de un aparato inalámbrico, ¿no?

Bueno, ellos dicen que la idea es que el aparatito pueda ser controlado a la distancia, llevando los juegos sexuales para un otro nivel… O para utilizarlo debajo del despacho, o mientras va de subte, de ómnibus, en el taxi, en el coche, etc.

Y así, grisáceo de preocupación por causa de los enervados que amenazan en este instante con fritarse los testículos utilizando funciones multimedia de manera surreal e inalámbrica, cabe preguntar: ¿Qué tal comprar uno de esos pene-drive para salpimentar sus entretenimientos solitarios, o los pasatiempos a dos?

(x) Para adquirir las obras de este autor en ediciones impresas o e-book, solicítelas en el sitio www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: