La Inspiradora Nick Minaj


Nunca está demás repetir hasta el cansancio para recordarle al más poético de los leyentes, que el “instinto gregario” no se originó en Grecia, donde se sabe que las estatuas tenían por costumbre vivir en grupos y sus gobernantes se tornaron habitués en no pagar las pignoraciones. Sin embargo, se puede percibir que fenómenos cretinos que catalogan la conducta mental, moral y ética contemporánea -cosa que por señal la cultura helénica jamás lo hizo con recato- no son exclusividad de ellos.

Digo esto, porque el museo “Madame Tussauds”, famoso por reproducir gentes y celebridades de todo el mundo en formato de estatua de cera con una perfección absurda, ahora también busca un lugar de destaque entre la selecta pinacoteca coleccionadora de prodigios estúpidos.

Hay que creerlo o reventar, porque la versión norteamericana del mencionado museo, que existe en Las Vegas, últimamente ha estado recibiendo muchos fanáticos “desequilibrados” por cuenta de la estatua de Nick Minaj.

No porque estos visitantes sean fans de la intérprete, sino más bien porque toda la peripecia a su alrededor comenzara cuando a un hombre se le ocurriera -literalmente- “montar” atrás de la estatua de la cantora de manera y posición lasciva, y a seguir postara la foto en su “Instagram” con una legenda poco común: “Un hombre puede soñar”. Dicha imagen llegó a superar las 400 mil curtidas y, a los pocos, fue creando una fiebre de fotos del mismo naipe con la estatua de cera.

Quien no está al corriente de la farándula, Nick Minaj es una rapera, cantante, actriz y compositora trinitense que ya fue nominada al “Grammy” en seis ocasiones, y que además se tornó conocida por explorar la sexualidad en sus músicas, aunque ella nunca imaginara que los visitantes del museo pudiesen llegar a tal ponto en sus representaciones pictóricas.

Volviendo al tema, como las estatuas del mencionado museo pueden ser tocadas por los forasteros durante las fotos que son sacadas por ellos durante la visita, los responsables por el museo no han encontrado una manera de prohibir esos retratos embarazosos, y hasta porque eso tampoco les interesa tanto, ya que la administración está ganando dinero con el crecimiento de las visitas.

Como consecuencia, tanto en “Instagram” como en “Twitter”, las fotos con la Minaj de cera viraron una moda absurda: son millares postadas en las dos redes sociales.

En todo caso, retomando el asunto, además de la Nada, lo que se pretende aquí no es sólo hablar de boca, y sí valorizar la utilización de la nariz, no sólo por su largo empleo sexual como también por la olvidada maleabilidad creativa que ella demuestra, e inclusive registrar que la estatua de Minaj está expuesta en posición y ambiente semejantes a los que la cantora desarrolla durante el clip de la música “Anaconda”, uno de sus mayores éxitos mediáticos.

Por supuesto que, postrado de rodillas sobre dos granos de maíz delante de tales prestidigitaciones rocambolescas, se ve que hoy día la higiene mental no sólo depende de pañuelitos higiénicos intelectuales y sí de pituitarias intenciones, además, claro, de un excelente dedo indicador que, con certeza, arrancará de allí nuevos horizontes de obras que podrán ser admiradas por un público cada vez exigente, llevando a que los expertos pronosticadores de siempre no logren diferenciar cualquier desigualdad entre las estatuas de Lasar Segall y la de Marc Chagall… ¡Pura ilusión de óptica!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Fatídicos Casos Cerebrales


Como todavía existen fariseos que dudan de ciertas mini verdades, opino que lo mejor sería cotejar cosas serias. Principalmente si nos atenemos a las declaraciones que han sido formuladas con tamaña proeza prestidigitadora por parte de los políticos que han sido acusados de corrupción y de aceptar soborno.

En todo caso, al asumir el riesgo de tropezar con políticos insomnes a deambular por calles decrépitas, más que alígero debería mudar mi enfoque ante la corazonada de tratar de examinar una pequeña parte de la barbarie urbana que se ha practicado a lo largo de décadas bajo la descarga cloacal administrativa.

Ni sé por qué digo esto, pues es sabido que iría madrugada adentro examinando lo que han estado haciendo con la ciudad, y me demoraría mucho averiguando si los absurdos que los noticieros apuntan son mismo verdaderos.

Así pues, cambiando de tema, lo que en realidad pretendía decir, es que una lesión en la pierna permitiera que un francés cuya identidad no llegó a ser revelada, recibiese la peor noticia de su vida.

Eso le sucedió porque al realizar una visita imprevisible a un hospital, luego de haberse lastimado la pierna, él acabara por descubrir que simplemente había perdido mitad del cerebro… Y ahora tenía un alambre entre oreja y oreja… ¡Espantoso!

Para que no queden dudas merodeando en un universo cada más delirante, me explico: Conforme fue noticiado por el vespertino “Mirror”, el caso aconteció en 2007, pero sólo fue publicado apenas esta semana por el “The Lancet”, una de las revistas de medicina más respetadas del mundo.

Mismo siendo pequeño, comprometido en estudiar el cerebro de este individuo durante tan largo periodo, el médico Lionel Feuillet acabó siendo el responsable por comentar al caso: “Fue algo inesperado. Realizamos los análisis y vimos que el cerebro entero del paciente había reducido, tanto del lado izquierdo cuanto del lado derecho, en todos los sentidos posibles. Afectó regiones que controlan los movimientos, la sensibilidad, lenguaje, visión, audición y hasta funciones emocionales”, llegó a explicar el catedrático.

La sorpresa del develamiento fue acompañada, claro, de mucha investigación. Durante los estudios, los médicos descubrieron algo aun más sorprendente: Víctima de hidrocefalia pos natal, él paciente fuera sometido a un procedimiento de remoción de líquido de la cabeza a los 14 años. Sin embargo, durante tres décadas, un resto de fluido continuó “comiéndole” el cerebro… Como si fuese la bacteria llamada “vibrio vulnificus”, el virus carnívoro “come carne”.

Como sea, fueron necesarios ocho años de estudio, lo que originara la demora en divulgador el caso, para que los médicos formulasen hipótesis sustentables sobre cómo el resignado lograra sobrevivir en esas condiciones. Con todo, hoy ellos acreditan que lo que le sobrara de su cerebro se reorganizara de manera que éste pudiese continuar cumpliendo sus funciones mismo con 50% de su tamaño inicial.

La revelación ha sido muy importante, de acuerdo con el artículo de la “The Lancet”, para poder demostrar que inteligencia y tamaño del cerebro pueden no estar tan conectados como era afirmado hasta entonces. En consecuencia, ahora los especialistas quieren saber si la vitalidad del órgano gris no es tan evidente cuanto se ha discutido hasta el día de hoy. Para lograrlo, el caso continuará siendo estudiado, ahora por más médicos.

Elemental registrar que tales aclaraciones no sirven para uno pagar “media entrada” en cualquier función de cine, pero juzgo que da una inmensa credibilidad a la cuestión… ¡No hay duda!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Protecciones Para Olvidadizos


-Hoy le digo buen día, sólo por educación, doctor… ¡Ha llovido a cántaros! Como puede ver, con el chaparrón que ha caído me empapé todito.

-Porque usted quiere, mi amigo. ¿Para qué existen los paraguas?

-Que quiere que le diga doctor. ¡No sé dónde me lo dejé olvidado!

-Es habitual que cuando pasa la lluvia, gente como usted permita que los paraguas queden en el olvido.

-En verdad, que no, porque en los días nublados él es mi amigo inseparable…

-¿Quién, doctor?

-¡El paraguas! ¿Quién más podría ser?

-¡Ah! Pensé que usted se refería a alguien en especial, doctor.

-Noto que con la lluvia, sus neuronas han entrado en cortocircuito, mi amigo. Hace cada pregunta…

-Bueno, no se irrite, doctor. No entendí a quien se refería.

-Para nada, mi amigo. Ahora, tenga en cuenta que para gente como usted ya existe una solución al alcance de la mano, puesto que ha sido por eso que la tecnología salió en ayuda de los boca abierta, para que esos instrumentos no los pierdan.

-¿Se refiere al paraguas, doctor?

-Por supuesto, ya que el croata Goran Candrlic ha creado “Kisha”.

-Por favor, doctor, me hable en castellano. No me salga con charadas.

-No son charadas, mi amigo. Kisha es un paraguas inteligente que viene equipado con un chip “Bluetooth” para que pueda estar sincronizado con un teléfono celular.

-¡Ah! Debe ser cómo esos bastones para selfies.

-Más o menos, mi amigo. Estos tienen un sistema que emite un alerta en caso que el dueño se lo olvide. Además, lo que sería formidable para usted, envía notificaciones y recomendaciones de uso en función al pronóstico del tiempo.

-Usted se cree que yo soy un gil, ¿no?

-Si usted piensa así, mi amigo, que puedo hacer. A mi edad, yo no voy a ponerme a discordar de sus condiciones intelectuales. Cada uno tiene sus propias percepciones.

-Me importa un bledo lo que usted pueda pensar de mí, doctor. Pero, donde se vio que un paraguas indique el pronóstico del tiempo, si los propios cronistas viven fallando.

-Por si no lo sabe, todos sacan las informaciones sobre el tiempo directo de la central de meteorología y otros institutos similares que hay desparramados por todo el globo terráqueo.

-No se escabulle por otros vericuetos, doctor… Hablábamos de “paraguas”.

-¿Qué quiere que le diga, hombre? Hasta el momento hay tres versiones disponibles, muy similares entre sí, y los precios oscilan entre las 50 y los 100 dólares y su sistema de funcionamiento casi es el mismo.

-¿No me diga? ¿Por acaso sabe cuáles son?

-Evidente, mi amigo. Fíjese que con presentaciones similares, los creadores del “HAZ Umbrella” lograron sumar un sistema de monitoreo y notificaciones sobre el estado del tiempo, porque además del chip Bluetooth tiene una batería interna que le permite poner en funcionamiento al motor incorporado en el mango para la apertura y cierre del paraguas de forma automática.

-Pensé que eran chinos, doctor. Pero usted dijo que eran tres modelos… ¿Y el otro?

-El otro se llama “Davek Umbrella”, que por ahora se encuentra en período de fabricación. Pero que al igual que el “HAZ”, sus creadores presentaron su proyecto en “Indiegogo” y han obtenido más de 50 mil dólares para financiar su invento. Funciona igual que los dos paraguas anteriores y dicen que tiene una autonomía de dos años de uso sin necesidad de recargar la batería. Estiman que costará aproximadamente 99 dólares, y estará disponible a partir de septiembre.

-Carito, ¿no?, doctor.

-Depende lo que se considera caro, mi amigo. Hay ciertas cosas que tienen sus ventajas. Especialmente para distraídos y tarambanas igual que usted.

-Estaba demorando mucho para comenzar con sus ofensas. Si no fuese por sus chimes, ya lo habría mandado pelar cocos… ¡Hágame el favor, doctor!

-¿Qué quiere?

-¿De usted?… ¡Nada! Me voy. Quiero aprovechar que ahora sólo garua…

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Sorprendentes Métodos Educativos


Múltiplos hechos nos muestran que se ha logrado un gran avanzo en los métodos de enseñanza aplicados en el gran país del Norte; por lo menos en Oklahoma, Estados Unidos.

Puede que cualquier pío se sobresalte con la metodología aplicada, pero por causa de un absoluto descontrol emocional y talvez inducida por apelaciones publicitarias, Jennifer Caswell, una profesora de 29 años, acabó siendo condenada a 15 años de prisión por mantener relaciones sexuales con un estudiante de 15, no obstante su cometido haya generado polémica después de una entrevista que ella diera en la propia Oklahoma luego de ser cuestionada sobre el motivo de transar con el alumno.

Jennifer Caswell afirmara que la culpa había sido del chico: “Ese joven me sedujo. No paraba de darme cantadas. Al final acabé cediendo. Él vivía atrás da mí en la escuela. Un día me agarró por atrás en los corredores de la escuela y forjó un beso”, dijera Caswell, que ahora sólo podrá completar la pena en libertad condicional después de 8 años reclusa.

En la época del juicio ella admitiera haber mantenido relaciones con el alumno en la sala de aula, en moteles y en su coche. Como consecuencia, Jennifer fue demitida, abandonada por su marido, que se quedó con la guarda de su hijo, mientas ella fue presa.

“Resistí mucho, porque sabía que estaba equivocada si transase con él”, dijera ella en la entrevista, añadiendo: “Fue la persistencia de él lo que me llevó a estar aquí en la prisión. En todo caso, después que hice sexo con él, quedé con miedo y aterrorizada. No podía acreditar que había hecho aquello”, declaró, alegando que estaba fragilizada, pues atravesaba un proceso de separación con su marido.

Como sea, Jeniffer fuera flagrada en un motel con el alumno por el portero del local, que decidió avisar a la policía. Durante la audiencia, la psicodélica profesora llegó a decir que no había pruebas contra ella, pero después de meses de juicio, decidió admitir haber mantenido sexo con el joven.

Evidente que varios se sorprendieron con la declaración de la profesora. Pero otros no tanto, y quizás colegas de profesión hayan visto en ella una inventiva técnica para mejorar la performance de alumnos con dificultad en estudiar.

Digo esto, porque la ciudadana americana Kalyn Thompson, profesora de inglés en la “Kellyville High School”, en Oklahoma, y que trabajaba en dicha escuela hacía menos de un año, también acabó siendo presa por hacer sexo con uno de sus alumnos, de 17 años, aparentemente en troca de mejores notas en su boletín.

De acuerdo con el periódico inglés “Mirror”, el alumno habría sido reprobado durante el semestre anterior, pero luego que pasara a estudiar con Kalyn, su nota saltara de “F” para 98, lo que llamó la atención de sus padres.

El caso solamente fue descubierto cuando la madre del estudiante encontró mensajes intercambiadas entre su hijo y la profesora en su celular. A más, los dos también fueron vistos por un funcionario de la escuela, haciendo justamente aquello en el auto del joven.

Chrissie Underwood, la autoridad responsable por el llevar el caso en el tribunal, comentó: “Eso la perseguirá por el resto da su carrera. Pero es muy probable que ella no continúe siendo profesora después de lo ocurrido”, agregando que en los Estados Unidos, la edad mínima para consentimiento sexual es de 16 años, pero como la profesora Thompson ocupaba una posición de autoridad, ésta fue juzgada y punida con un año de detención.

Enterado de estos avatares de la vida, ya no hay dudas que, de manera involuntaria y misteriosa, ciertos educadores son llevados al encuentro de lo insólito que hostiga plateas enteras con el frenesí de sus gestos, puesto que la inventiva humana llega a ser conmovedora, llevando a todos a las lágrimas, mismo que ellas sean de cocodrilo… ¡Un tema muy educativo!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

¡Cuidado con la Hora!


-¿Cómo le va, mi amigo?… Pensé que hoy no aparecería por aquí.

-¡Buenos días, doctor! Perdone mi retraso… Más bien, el de la patrona, ya que ella perdió la hora y hoy al mediodía la comida no estaba pronta…

-¿Usted también me sale con esas disculpas, mi amigo?

-Es la pura verdad, doctor… Aunque por el tenor de su pregunta, da la impresión de que a alguien ya se le ocurrió decir lo mismo…

-Lógicamente, si bien no ha sido exactamente con las mismas palabras que usted ha utilizado, como tampoco ha sido algún sujeto de nuestro círculo de conocidos.

-Supongo que ha de ser un nuevo chisme de su parte… ¿O me equivoco, doctor?

-En lo más mínimo, mi amigo.

-Entonces, porque no me cuenta lo que ha ocurrido.

-Fíjese como a veces la suerte nos falta, mi amigo, porque si usted viviese en Nigeria y no aquí, su caso serviría de base para un buen pleito.

-¿Cómo, así? ¿Qué ocurrió?

-Yo diría que ha sido una excelente oportunidad para gente como usted. Pues conforme lo ha informado la prensa de aquel país, un tribunal le concediera el divorcio a un hombre de 57 años que alegara que su mujer le servía la cena tarde demás.

-¿Por acaso me quiere tomar el pelo, doctor?

-De ninguna manera, mi amigo. Aunque de todos modos, me siento en la obligación de narrarle las alegaciones de Olufade Adekoya.

-¿Quién es ese fulano?

-El individuo que reclamara al juez con las textuales palabras: “Mi esposa falló en sus obligaciones conyugales. Ella no prepara mi comida a tiempo por más que yo se lo haya advertido varias veces, pero ella prefirió no darme oídos”.

-Un impertinente, me imagino…

-No sé decirlo, mi amigo, pero supongo que el hombre ha de ser como usted.

-¿Por qué lo dice?

-Porque el individuo acrecentara frente al juez: “No hace sentido abrigar una esposa que me hace pasar hambre. Estoy cansado de esas ocurrencias”.

-Sepa que yo no soy así… Yo soy comprensible siempre que mi mujer no consigue hacer su parte.

-No existe eso de “partes” en una relación, mi amigo. Sepa que o es todo, o no es nada para los dos.

-No se me vaya del tema, doctor. Termine con la historia que comenzó. Quiero saber lo que alegara la esposa.

-Como era de esperar, la esposa negó las acusaciones y alegó que el marido tramó toda la historia porque pretende casarse con otra mujer.

-Es exactamente lo que yo imaginaba. Ellas siempre salen con eso.

-Debidas razones tendrán, mi amigo.

-Bueno, ¿y qué pasó con el juicio?

-Usted ya sabe cómo terminó. Si bien eso se debe a que el juez justificara su decisión, afirmando que la corte intentara varias veces reconciliar las diferencias de la pareja, pero fracasó.

-Parece una solución fútil. No hay caso, uno ve cada cosa en este mundo…

-Puede que a usted le cause extrañeza estas cosas, y puede que sea la primera vez que en Nigeria se concede un divorcio por ese motivo, pero este no llega a ser el caso más extraño de ese país.

-¿No me diga?… No, diga sí, ¿qué más usted sabe?

-Sepa que en 2008, un jubilado cediera a las presiones de líderes islamitas locales para que se divorciase de 82 de sus 86 esposas, por violar la “sharia”, la ley islámica.

-Mire que hay que maniáticos en este mudo… Lo digo por eso ponerse a coleccionar tantas esposas. Y más, siendo un jubilado.

-No estoy en desacuerdo con que hay chiflados de todo calibre. Fíjese que en otro caso, un empresario de 32 años pidiera divorcio horas después de casarse, porque descubrió que la esposa usaba una almohada para “erguir las nalgas” y aumentar el tamaño de sus glúteos.

-Lo que no deja de ser una buena alternativa, doctor. Es una manera de evitar tener que pagar una cirugía plástica para colocar prótesis de silicona en las nalgas y las lolas… Ese hombre se precipitó.

-No diga bobadas, mi amigo. ¿A quién se le ocurriría algo así?

-¡A mí! Y ahora mismo me voy a casa, porque esa solución la aplicaré en mi mujer… Chau, doctor.

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

La Vuelta al Mundo con Poca Plata


El leyente no necesariamente tiene que ser un pan duro o un bichicome, pero si está a fin de viajar a Nueva York y los hoteles le resultan caros, sepa que ahora puede disponer del alquiler de autos estacionados; una opción novedosa y barata, no obstante éstos no tengan electricidad, agua corriente ni baño. Siendo así, si anda corto de moneda y está dispuesto a arreglárselas sin tales servicios, ahora ya tiene la opción de alquilar una camioneta estacionada en el barrio neoyorquino de Queens.

En todo caso, aclaro que para el confort de todo peregrino de escasos recursos, el alojamiento incluye una cama de verdad y vista panorámica de Manhattan por tan sólo U$ 22 por noche, con la garantía de poder hacer la reserva a través del sitio “Airbnb”.

Por ejemplo, Rapha Schaele, un estudiante de 23 años, de Friburgo, Alemania, dijo en declaración a “The Associated Press”, que: “si quieres una aventura en Nueva York, esta es formidable. Gran ubicación y gran vista”. Recientemente, Rapha se quedó cuatro días en la camioneta junto a dos amigos.

Claro que los vehículos estacionados: sólo tres camionetas, un taxi amarillo adaptado y motorhomes, constituyen una pequeña fracción de los miles de alojamientos privados que Airbnb -mercado comunitario de alojamiento- ofrece en la ciudad de Nueva York.

Como sea, ellos son una buena opción para aquellos visitantes con espíritu aventurero y muy poco presupuesto que necesitan de un lugar para descansar por la noche por mucho menos de los 200 dólares de diaria que cobran la mayoría de los hoteles.

“El costo es perfecto”, opinó Clemens Spath, de 24 años, uno de los tres alemanes que se quedaron en la camioneta de siete metros cuadrados estacionada junto al río. Empero, admitió que no todo resultó bien: “el ventilador de pilas no fue suficiente para refrescarlos una noche sofocante y los mosquitos entraron por la ventana abierta”.

Como dato adicional, todos los vehículos estacionados en la ciudad de Nueva York listados en “Airbnb” provienen de un solo administrador: Jonathan Powley, un comediante de 35 años de edad y ex conserje de hotel que alquila sus vehículos desde hace seis meses y que hace lo mejor para anticiparse a toda pregunta que surge, como:

¿Es legal? La policía dice que mientras un vehículo esté estacionado legalmente, no hay ningún problema con dormir dentro.

¿Es seguro? Hasta el momento no han existido problemas con quienes se quedan en los vehículos de Powley, todos estacionados en Long Island City, un barrio aburguesado de la zona de Queens, donde hay antiguos almacenes industriales junto a torres de condominios recién construidas.

Caprichoso, todos los días Powley limpia las habitaciones de cuatro ruedas, cambia las sábanas y deja flores frescas para los clientes nuevos. A más, ha hecho arreglos con varias cafeterías del barrio para que sus huéspedes reciban bocadillos gratis y puedan utilizar los baños. También ofrece instrucciones para ingresar a una piscina pública cercana, donde es posible ducharse, algo que él mismo promueve.

El propio Powley cuida de los detalles especiales: para una pareja que celebró su 40 aniversario en una de sus camionetas, usó pétalos de rosas para dibujar un corazón en la cama; y hace apenas unos días, una pareja que vive en Brooklyn pagó 39 dólares por una noche en un taxi minivan, con ropa de cama amarilla y negra, toallas amarillas y bananas frescas. Otra pareja de Atlanta que estaba por mudarse y sólo necesitaba un lugar para dormir por una noche, alquiló una de sus camionetas, y su labrador negro parecía feliz acurrucado en el piso del vehículo mientras ellos gozaban -al pie de la letra- de las vista del edificio de “Naciones Unidas” y el “Empire State”.

Puede parecer insólito, pero este tipo de ofertas están ganando terreno en otras ciudades del mundo. Junto a la Costa da Prata, en Portugal, un camión modificado, con estufa de leña y una mesa de picnic al aire libre, se renta por alrededor de 70 dólares por día. En Londres, una furgoneta VW con dos camas y una cocina pero sin baño, se renta por unos 200 dólares… Aquí, cerquita de casa, hay un auto viejo que presta el mismo servicio, sólo que un paniaguado ya lo ocupa hace como dos años.

Fuera este detalle, pese a que sus camionetas en Nueva York están reservadas constantemente, Powley dice que por el momento apenas está en el punto de equilibrio entre ingresos y costos, y que aunque espera hacer algo de ganancias al final, no se dedica a esto por el dinero: “Me encanta conocer a viajeros de todo el mundo”, dice, agregando: “Recibí a un pintor español que se había alojado en un hotel en Times Square y que me dijo que le gustaba más mi camioneta”.

Fuera esta declaración peninsular proveniente de Galicia, ya saltada la insomne madrugada, cualquiera puede observar que lo que aquí fue registrado por último no es más que pequeños instantáneos de la verdad Ibérica que han brotado después que la gloria del gran Gaudí edificara alucinadas obras en Barcelona… ¡Ortopédico asunto!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Selfies Resultan ser Mortales


-Ya viene usted otra vez con ese aparatito en manos… ¡Buenos días, mi amigo!

-Lo mismo para usted, doctor, y sepa que esto que tengo aquí, no es un “aparatito”. Es un telefonito de última generación… ¿A ver?… ¿A ver?… ¡Clic!

-No sea infantil, hombre… Pare de sacar fotos, para que no le suceda lo mismo que le pasó a David López…

-Primero, doctor, sepa que no se dice “fotos”, y sí “selfies”. Y segundo, no sé quién es ese tal de David que usted acaba de mencionar.

-Pues entonces sepa que las selfies son extremadamente peligrosas… Bueno, por lo menos en algunas situaciones de la vida ellas lo son.

-Esos deben ser inventos suyos, porque no tiene un celular como el mío… Mire… Mire. Para facilitar, tiene cámara de los dos lados.

-El de David también tenía, y sin embargo, ya lo ve… No está más entre los vivos para contar el cuento, mi amigo.

-¿Qué cuento tenía su amigo?

-Él no era mi amigo… Ni siquiera lo conocía.

-Entonces, ¿cómo es que habla tanto de él?… En todo caso, si usted está enterado de algo nuevo, ¿por qué no desembucha de una vez?

-Lo único que sé, es que en España, ese hombre murió al tentar fotografiarse justo en medio del festival de toros que suele acontecer todos los años en “Villaseca de la Sagra”, una población española de la provincia de Toledo.

-Que chistoso está hoy, doctor. Donde se vio, morir por sacar un selfie…

-Usted es quien vive en ayunas… Para que sepa, pedazo de un ignorante, el individuo estaba presenciando una corrida de toros, y al intentar registrar con una selfie el momento de la colisión entre dos animales, David López no percibiera que un tercer toro venía por detrás en su dirección.

-¿Y entonces, qué?

-Que luego de tirar su propia foto, terminó por ser cogido por una de las guampas del animal, el que de un solo topetazo lo tirara hacia arriba y lo hiciera caer al suelo de manera muy violenta.

-¡Espantoso, doctor!… ¡Espantoso!…

-Horrible, es verdad. Así mismo lo ha descrito un testigo que estaba muy próximo de la víctima en el momento del accidente, quien afirmara que “David parecía un muñeco girando en el aire, después que el toro pasara por él”, agregando que fuera una escena bastante agresiva, algo extremamente impactante de ser presenciado al vivo.

-Imagino que el hombre habrá muerto en la hora…

-Pues parece que no, mi amigo. Antes de morir, David llegó a ser socorrido y llevado a un hospital, donde recibió cerca de dos litros de sangre. Pero la gravedad de las heridas no permitió que resistiese al accidente.

-Una circunstancia terrible, no hay duda, doctor.

-Para que vea, mi amigo, esas cosas no son comunes de suceder, y nos sorprenden. Cuanto a usted, que pasa el tiempo todo haciendo morisquetas frente a la cámara, tenga cuidado al cruzar la calle cuando salga de aquí, no vaya a resultar que un taximetrista con prisa se lo lleve por delante… ¡Hasta mañana!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: