Cómo Conquistar un Empleo


De inicio ya basta con ver lo que aparece escrito con letras grandes en los titulares -las chiquitas no, porque hay que ponerse los lentes-, y cualquiera sería capaz de concluir que hoy día la cosa no está fácil para nadie. La crisis económica es grande, los empleos andan escasos, el mercado se ha tornado extremamente competitivo y los empleadores cada vez más exigentes… Etc., etc., etc.

No obstante creo que nadie tiene el sacrosanto derecho de salir por ahí pregonando pánico ni ser del tipo apocalíptico dedicado a sembrar espanto en las mentes de los que necesitan encontrar un empleo decente y digno como el que obtuvo la joven Enki.

Con todo, lo más común que uno ve mundo afuera, es que mientras el mercado laboral no mejora, los empleadores andan en busca nuevas rutas para ganar competitividad en su búsqueda de postulantes. Lo que parece perfecto.

Así pues, hallar trabajo se ha convertido en una labor que requiere de tiempo, preparación y también paciencia. Por eso es importante que antes de enviar un curriculum, el interesado establezca los objetivos profesionales que quiere lograr a futuro. E insisto, exactamente como lo hizo Enki.

A más, como todos alguna vez pasamos por el difícil proceso de buscar trabajo, muchos teóricos han elaborado listas con diez o más consejos y recomendaciones capaces de ayudar a cualquiera a enfrentar esa situación con mayor confianza y preparación.

Lo expertos en estos asuntos afirman que no hay motivo para pensar que uno no pueda encontrar un buen trabajo en su área de estudio o especialización. Lo principal en esta tarea es saber cómo “venderse”. Esto significa redactar bien el curriculum que logre que la persona que ofrece el trabajo desee realmente leerlo, y caso sea llamado a una entrevista, saber cómo presentarse y contestar a las preguntas durante la cita en busca del empleo.

Quizás cabe preguntar al desempleado leyente: ¿Usted tiene un sueño? ¿Haría todo lo que estuviese a su alcance para realizarlo? Bien, si la respuesta es sí, pienso que entraría de cara en el grupo de Enki Bracaj, una modelo de Albania, Europa, quien supo cómo salpimentar su curriculum y lograr que no sólo lo leyesen sino que lo mirasen con mil ojos.

En realidad, le cuento que esta modelo tenía un sueño en su vida: ser presentadora de televisión. Sin embargo, para lograrlo, necesitó usar una táctica que no es muy usual que digamos y que no estaba redactada en letra chiquita en ningún manual de ayuda: ella aceptó el desafío de hacer un test de vídeo con la blusa desabotonada… Mismo corriendo peligro de contraer una neumonía.

En todo caso y en vista de lo ocurrido, un portavoz de la emisora “Zjarr”, se animó a explicar: “La mayoría de las personas concuerdan que el estilo de la presentación resultó medio extraño, pero ya estamos cuidando de ello y, para ser honesto, no creo que el hecho llegue a provocar algún daño en la audiencia”, afirmó campanudo.

Súper satisfecha con su realización, la despechugada joven no se arrepiente de manera alguna haber mostrado parte de los senos en la hora del test. Según ella, no se trató en ningún momento de los muy conocidos, trastornados y enloquecidos “teste de sofá” que suelen ocurrir en estos casos. Por lo que agregó: “Nadie me pidió para que yo lo hiciese de esa manera, pero yo me decidí y lo hice así. El porqué es bien claro: estamos en una industria muy competitiva y yo decidí que esas eran mis mejores armas para agarrar esa chance. Quizás muchos no lo crean, pero dio resultado”… Ahora es sólo imaginar lo que ella no sería capaz si disputase un empleo en una fábrica de ropa íntima.

Como sea, los test en la emisora acontecieron en junio de este año, y ahora Enki está disfrutando como nunca de los resultados que obtuvo… Mismo que tenga que curar antes una neumonía a causa del viento que agarró de frente.

¿Si hay algún arrepentimiento de su parte? ¡Qué va!… Ninguno. Ella está feliz de haber hecho lo que podía para alcanzar su sueño.

Así pues, hay veces que uno tiene que dar las gracias antes de defuntar frente a la inmersión de las perplejidades ajenas, pues imagino lo que Enki no sería capaz de hacer si el empleo ofrecido fuese en una fábrica de supositorios… ¡Válgame Dios!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Parecido con el Huevo de Colón


Como si se tratase de una de aquellas radionovelas mexicanas que la gente, extasiada, pegaba el oído al receptor, uno bien pude suponer el episodio en el cual un día incierto pero ocurrido, al entrar al consultorio, doña Tanya le dijera al médico: ¿si mi hijo le muestra un huevo, usted me promete que no se ríe?

El Dr. Joel sintió de pronto un golpe en el corazón, o en el estómago, o tal vez directo en la entrepierna, ya que cuando estas cosas suelen ocurrir todos perdemos la sangre fría y no la podemos localizar, a pesar de la pequeña distancia que separa el fundillo del estómago y éste del corazón, y más aun estando de por medio el diafragma, que tanto se reciente de los latidos como de éste como de las contracciones de aquel. Por lo que daría para recapacitar que Dios, si fuera hoy, con lo que lleva aprendido, haría menos complicado el cuerpo de los humanos.

En todo caso, no se trata de una radionovela y si de un hecho real en que a los 25 años, el australiano Tyrone Bowd tiene que pasar sus días luchando con una rarísima enfermedad conocida como “lindefema de pene” y escrotal. Esa rara condición lo hace tener la bolsa testicular simplemente del tamaño de una sandía… Pero sin semillas, claro.

Tanya Bowd, su madre, afirma: “Una vez, cuando mi hijo era más chico, mientras él tomaba baño, miré para su testículo y noté que estaba inflamado. En la hora le pregunté lo que estaba aconteciendo, pues me parecía que había algo incorrecto. Era de un tamaño realmente mucho mayor que lo normal”… O por lo menos muy diferentes de los de su marido, que sabidamente eran de plomo.

Por supuesto que al drama del baño, sin necesidad de agregar la dramaturgia radiofónica, le siguieron después gritos desesperados del propio Tyrone tan pronto él notara la inflamación. Pero aquel sería tan sólo el primer contacto que él tendría con la enfermedad. Luego de cara, cuando fue al hospital, oyó que ni mismo un examen de ultrasonido había sido capaz de identificar la causa de la hinchazón.

El médico Joel Gelma, responsable por identificar la enfermedad de Tyrone, es quien explica mejor la cuestión: “El lindefema escrotal es una condición que se desenvuelve gradualmente. Los tejidos por bajo de la piel exterior del testículo crecen y eso causa un alargamiento significativo de la piel del pene. Con el pasar del tiempo, los pacientes pueden perder la capacidad de andar normalmente, y eso los afecta por demás en lo emocional y hasta físicamente”.

Pues bien, sabedores ahora del origen del problema, madre e hijo ahora corren atrás de donaciones para poder llevar Tyrone a los Estados Unidos. Es que el Dr. Joel es norteamericano y es allí donde espera su paciente para poder ayudarlo a resolver el problema. Hasta el momento, la familia ha arrecadado con donaciones de extraños cerca del 60% de los US$ 100 mil que necesita para que el huevón de Tyrone realice los tratamientos necesarios en suelo norteamericano.

Al conceder la entrevista para los periodistas, la madre se desahogó diciendo: “El testículo ya se alargó hasta alcanzarle la rodilla. Le golpea en vuelta de la parte de atrás de sus pantorrillas cuando Tyrone intenta andar. Los pantalones ya no le sirven más, fuimos yendo para un tamaño mayor, y después otro más, y otro más. Pero a los pocos las opciones se van agotando”… Por lo que no dificulta en nada el dictado: “es poco paño para una manga”, palabra esta última que, obviamente, debería ser sustituida por otra más específica y no menos huevona… ¡Haya saco!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Mike, el Primo de “Quique”, el Gavilán


Por supuesto que Mike no era un ave rapaz como su primo, pero igual tenía plumas y no cacareaba, a más de darse ínfulas de ser un gran cazador de gallinas… Bueno, sólo hasta el día que le deceparon la cabeza de un cuchillazo.

En todo caso, ésta tampoco es una “historieta de comics” que haga parte del show de los “Looney Tunes” ni se trate de un personaje de la misma serie animada o de cualquier otra por el estilo. A bien verdad, puede que este cuento resulte conocido de muchos vejestorios como yo; pero si no lo es, no se espante, porque esto aconteció hace 70 años.

En todo caso, por tratarse de algo sumamente curioso, es imprescindible que todo azor leyente logre comprender como esta osada historia pudo suceder un día.

Resulta que Mike, que no era más que un pollo común y corriente, logró vivir durante largos 18 meses sin la cabeza, en el estado de Colorado, Estados Unidos. En efecto, un día Lloyd Olsen estaba matando pollos en su chacra, en 1945, cuando percibió, al fin del día, que uno de los animales aún continuaba vivo y paseando campante para todos lados, mismo sin cabeza.

Ergo, a partir de ahí todo mudó pare él y el descabezado pollo. Por un motivo desconocido, don Olsen no terminó el trabajo que comenzara y colocó el pollo en una caja. Al otro día, lo más sorprendente él, fue constatar que el animal permanecía vivo.

Fue Troy Waters, un bisnieto de Lloyd, quien contó a la “BBC”: “Ese expediente viró parte de la historia excelsa de nuestra familia”.

Como cuenta también que a su bisabuelo se le ocurrió llevar el pollo decapitado y vivo cuando iba vender las demás aves muertas, y pronto pasó a usar la historia para ganar dinero en apuestas. En la ciudad donde su perspicaz ascendiente comercializaba el producto, la historia del “milagroso pollo sin cabeza” luego se desparramó por los alrededores y atravesó el horizonte.

Algún tempo después apareció el productor de un espectáculo circense que se interesó por el animal y su condición, y convidó Lloyd para exhibirlo en su show, en Salt Lake City. Fue justamente ahí que Mike fue llevado a la “Universidad de Utah”, no para cursar cualquier cátedra, y sí para ser sometido a una batería de exámenes, con la intención de descubrir cómo era posible que un bicho sin cabeza sobreviviese.

Como el mundo se compone de curiosos, el misterio ganó espacio periodístico y hasta páginas en la revista “Life”, una de las principales de Norteamérica en aquella época. Tratado como si fuese una estrella de la farándula, Mike también viajó por diversos estados norteamericanos, hasta que finalmente murió al atorarse durante una madrugada.

Sí, claro… Los escépticos de siempre ya querrán preguntar: ¿Cómo el pollo sobrevivió durante tanto tiempo?

Pues bien, no seré yo quien intente hacer entrar en razón a los irreligiosos de siempre, y sí un especialista en asuntos avícolas del “Centro de Estudios sobre Comportamiento y Evolución”. Tom Smulders, el versado hombre en estas cosas de corral y cacareo, es quien cuenta que el hecho del animal permanecer vivo mismo decapitado, sólo aconteció por simple suerte pollera, pues apenas la parte frontal de la cabeza de Mike fue arrancada. De acuerdo con él, gallinas y pollos concentran el 80% de la información de sus cerebros en la mitad trasera de la cabeza… Diferente de todo hombre que se dedica a la política.

En todo caso, a lo dicho habría que sumar, además de Mike haber continuado con la mayor parte del cerebro siendo así capaz de controlar órganos, respiración y movimientos, que él también recibía un tratamiento especial de sus dueños, ya que de un artista del escenario se trataba, cuando ellos lo alimentaban y le daban agua directamente por el esófago, al mismo tiempo de cuidar para que él no se atorase.

Y así, para el asombro de tolos y lánguidos decaídos, sobra la perplejidad de los burgueses domésticos que tanto buscan descubrir el Arte de cacarear en nido ajeno. Pero como se vio, aquí sólo sobró la coherente suavidad de la Nada… ¡Emocionante!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Escatológicas Aventuras Chinas


Por ser una de las más ricas perlas de actual temporada mundana, ciertamente está eso que puede considerarse altruista con estilo medio gongorino, ya que si dudas ser amante puede ser interesante y hasta tener sus ventajas, mismo que millaradas digan que no pasa de un comportamiento sectario. No obstante cuando surgen las desventajas, mi amigo… Que lo diga entonces un “Picarón chino”, que por cuenta de una aventura sexual acabó pasando los peores momentos de su vida.

Es sublime saber que ya en el siglo pasado intestinos sueltos generaban problemas para la población, pero retornando al rumiar sociológico del momento actual, me atengo a la historia que aconteció ayer en Fujian, una provincia de China, la cual por poco no terminó en tragedia.

Resulta que un hombre, cuya identidad fue mantenida en secreto, tuvo que pasar la noche colgado de un balcón del séptimo piso para evitar ser sorprendido por el marido de la espasmódica dueña de casa.

Al percibir que su marido estaba llegando en casa más temprano que lo esperado, la mujer mandó que su amante se ocultase en el estrecho balcón y allí lo dejó, porque en ningún momento el hombre engañado y aspirante a buey dejara la casa, por lo que don Picarón necesitó pasar la noche viendo el bucólico paisaje desde las alturas. Sólo cuando el hombre de protuberancias craneanas salió para trabajar a la mañana siguiente, fue que la mujer pudo llamar los bomberos.

Uno de los bomberos que participó de la operación de rescate, afirmó: “Fue un hecho de mucha suerte, -si es que existe suerte en esta historia-, porque cuando el marido de la mujer llegó a su casa, el amante ya estaba de salida, por lo que ya se encontraba vestido. No fuese por eso, hubiera necesitado que pasar la noche colgado del balcón y sin ropa, lo que podría haber resultado nada emocionante para él”… Y se le hubieran enfriados las… Bueno, dejémoslo así.

Evidente que la operación de rescate no fue nada del otro mundo ni resultó complicada, y al final la mala noche del amante terminó bien. Para lograr sacarlo del aprieto, los bomberos colgaron una cuerda en la cual el hombre fue preso y así consiguió volver fácilmente por la misma ventana por la cual saliera. Sin mostrar lesiones aparentes -sólo en su ego-, se mostraba apenas muy cansado, según informaron las autoridades locales.

Mismo después de haber sido liberado, él no quiso contar a los rescatistas los motivos que lo hicieron pasar la noche en un lugar tan peligroso. Sin embargo, luego de mucha insistencia de los socorristas y de la entrada de otras autoridades en la historia, es que la mujer terminó confesando que aquel era su amante y contó para los oficiales de la policía, tintín por tintín, toda la historia. Ya para el bovino de su marido…

Pues bien, ya que este sujeto se sintió preso por el crimen de “descartar”, nada mejor que recordar a “Descartes”, el filósofo que descartó la escolástica adoptando la geología, mismo que nadie lo haya notado… ¡Ni su mujer!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Nuevos Episodios de la Camorra Napolitana


Estoy inclinado a pensar que tal acto, suceso, hecho, episodio o por ventura drama teatral, dependiendo siempre del lado cóncavo o convexo que uno lo quiera mirar, tenga de inicio una fuerte raíz con el pasado del lugar donde ocurrió.

No es de dudar, porque todo el mundo ya sabe que la “Camorra” es una organización criminal mafiosa de la región de Campania y la ciudad italiana de Nápoles. Aunque se diga que en comparación con las mafias vecinas, la “Sacra corona unita y la Ndrangheta”, la Camorra se centra más en la piratería de todo tipo.

Como el origen del término “Camorra” es bastante incierto, esto se presta a bastantes interpretaciones, aunque parecería que la más aceptada es la tesis de que “camorra” viene del antiguo español “gamurri”, ya que éste era el nombre con el que se individualizaba a las bandas de malhechores que abundaban en las montañas de España que a posterior llegaron a la península itálica alrededor del 1300. No obstante también puede que la palabra “ca murra”, esto es: “capo della murra” -jefe de la murra-, surgiera en la Nápoles setecentesca por ser éste el nombre con que se apuntaba el “guappo” -capo, cabecilla, jefe- del barrio- que resolvía las disputas entre los jugadores de la murra, un típico juego callejero de aquel entonces. En todo caso, esta etimología, como todas las otras, también parece remontarse a la del “gamurri” español medieval.

Como sea, por extensión, el término “camorrista” ha pasado a ser sinónimo de matón o de pendenciero, de “quimerista”, y es así que en español “camorra” pasó a significar riña, pendencia, altercado, y los demás etcéteras por el estilo.

Con todo, mismo que ya se hayan escrito incontables obras al respecto y hasta se haya elaborado una infinidad de películas sobre las actividades insalubres de dichas organizaciones, parece que nunca está todo dicho.

Por supuesto que me refiero a lo ocurrido la semana pasada por esas bandas peninsulares, cuando la policía local informara que una mujer napolitana, que descubrió la infidelidad de su marido, terminó arrancando con los dientes un dedo de la amante del susodicho durante una discusión que se originó en la calle.

Más que camorrista, bien podría tratarse de una impulsiva agresora, ya que la descornada esposa de un serio hombre de negocios, que había descubierto recientemente la infidelidad de su marido, un buen día se encontró con la supuesta amante del mismo en cuanto hacía compras en un barrio popular de Nápoles, lo que despertó de inmediato la ira de esta señora con protuberancias craneanas al mejor estilo bovino.

En todo caso, las dos mujeres, que por acaso son parientes, no demoraron en comenzar la pelea, a pesar de los múltiplos esfuerzos realizados por los transeúntes para separarlas.

Mientras ambas se encontraban entretenidas en esas cosas juglares típicas del populacho, sin más ni menos la amante realizó aquel típico gesto mundano de colocar el dedo en ristre para la esposa engañada, por lo que la otra no se quedó atrás y comenzó a morderlo, con tanta fuerza, que se lo arrancó de vez.

Herida, la amante fue rápidamente llevada a un hospital local mientras el dedo era recuperado por la policía a fin de posibilitar una cirugía reconstructiva. Con todo, según un portavoz de la policía que fue contactado por reporteros de la agencia “AFP”, los médicos no consiguieron reconstruir el dedo.

El incognito y a su vez sorprendido portavoz de la policía llegó a comentar: “Estamos acostumbrados a ver escenas de ese tipo en nuestras calles, donde es común que mujeres se peleen con pasión desmedida, pero nunca con tanta violencia”.

Y así, pese al fantasioso cretinismo en el cual procuro encajar ciertos actos de carácter simbólico y filosófico, parece utópico querer decir preciosidades que sólo la experimentada convivencia de la lógica justifica… ¡Sacro asunto mujeril!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

A un Paso Entre el Atlántico y el Pacífico


“Apenas un día y una noche terrible…”. Según las palabras surgidas en la mente del filósofo Platón y registradas para la posteridad en sus anales, fue un tiempo más que suficiente para una tragedia natural hacer desaparecer Atlántida, la legendaria ciudad que habría sido destruida por un diluvio… Eso, porque Noé vivía en la otra punta del mapa.

No obstante todos sepamos que por esos mismo parajes, hoy día la Al-Qaeda, el Isis y otros grupos de locos sueltos más, destruyen ciudades con bombas en menos tiempo.

Con todo, volviendo en tiempo y espacio al periodo heleno, todo indica que Atlántida ahora puede finalmente dejar de ser un mito para tornarse una verdad… Lo que por su vez dejaría a los libreros locos de rabia, ya que ellos tendrán que retirar cientos y cientos de viejas y empolvadas obras de sus anaqueles.

Como sea y ocurra, el investigador español Manuel Cuevas, especialista en estos misteriosos asuntos, acaba de afirmar que acredita haber encontrado la mística ciudad, ya que de acuerdo con los viejos registros de Platón, Atlántida quedaría en las proximidades donde actualmente está el “Parque Nacional de Doñana”, en Andalucía, España. Y fue exactamente ahí que su investigación comenzó y puede que haya tenido éxito.

El entusiasmo de Cuevas fue transferido para la prensa con la siguiente declaración: “Tengo el 99% de certeza que encontré Atlántida”. Esto, porque el español basó su pesquisa en imágenes de satélite realizadas en la región donde Platón afirmó haber existido la ciudad. Y, según Cuevas, las fotos muestran claramente “la existencia de diversas estructuras construidas por el hombre y que formarían una gran ciudad antigua”.

Aún se le ha dado por afirmar que las imágenes muestran lo que podría ser murallas, calles y hasta mismo un edificio con una cúpula gigantesca. Esos restos, según él, evidencian la formación de una gran ciudad con extensión de más o menos ocho kilómetros, y las estructuras pasan la impresión de pertenecer a una ciudad circular, que podría estar localizada en una isla… No necesariamente la misma del Sr. Roarke y Tattoo, ya que esa quedaba en algún lugar del Océano Pacífico, donde la gente concurría pensando en poder cumplir sus fantasías sin importar su índole… ¡Pura fantasía!

Pero el emocionado Cuevas, que no era amigo del actor mexicano Ricardo Montalbán, va más lejos y explica” “Sea o no sea Atlántida, porque ni sabemos se era ese el nombre, el hecho es que la evidencia traída por las fotografías es bastante clara. Y es clara en relación a la existencia de restos y estructuras muy antiguas realizadas por el hombre. Estamos delante de una sociedad antigua y desconocida, que tal vez hasta hoy habitase en nuestros pensamientos apenas como mito”.

El caso es que, una vez realizado el descubrimiento, el investigador contactó a don Ramón Caroz, uno de los maestros de arqueología de la “Universidad de Sevilla”, también en España. La respuesta del hombre fue animada e interesada sobre el asunto, pero repleta de cautela. Este especialista -que ni loco se aparta de la ciudad para no perder su silla-, afirmó que “quiere estudiar cualquier evidencia comprobable”, pero que por ahora prefiere ir con calma antes de hacer cualquier anuncio.

Por su vez, a pesar de la desconfianza de la comunidad científica y arqueológica en torno del descubrimiento, Cuevas no se cansa de hablar sobre los 99% de certeza que posee. Ajeno a las críticas, el investigador garante a las personas próximas que hizo, con esas imágenes de satélite, la más grande descubierta de su vida, y una de las mayores de la historia de la humanidad.

Con el mismo dramatismo de Malcon Lowry, pensando en eso y de ojo avizor en el escándalo pluviométrico de aquel entonces, de repente me siento fatigado por esa Realidad excesiva que ahora golpea mi puerta, ya que de alguna manera y con heroica determinación, advierto que don Cuevas pretende mudar radicalmente las insignificantes cosas de la vida… ¡Drástico!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Un Phubbing Mamario


En tiempo presente, la verdadera, honesta y límpida intención de algunos, es dejarse abstraer por esos modernos adminículos mentepsicóticos estéticamente perfectos que los dioses griegos jamás podrían imaginar y prever. Pero eso ya tiene nombre: “phubbing”

A bien verdad, la extraña palabra ‘phubbing’ viene de “pone” (teléfono) y “snibbing” (desairar), que no es más nada que lo que ocurre cuando alguien ignora a los demás por estar concentrado en lo que aparece en la tela de su teléfono celular.

Realmente eso no es algo que ocurre tan solo entre compañeros de trabajo; también en almuerzos con los mejores amigos de la vida, en cenas y reuniones con la familia, en plena cita romántica a la luz de las velas y, lo que es peor, hasta en la cama, cuando cada miembro -y no órgano- de la pareja se encuentra absorto en su propia pantalla.

En todo caso, este es un término lingüístico que fue acuñado por el australiano Alex Haigh, de 23 años, quien fundó un movimiento “anti-phubbing” para crear conciencia sobre los efectos nocivos de esta maldita práctica de la vida moderna en las relaciones interpersonales.

Con todo, también existe lo opuesto y en sentido contrario a lo antes expuesto. Por ejemplo, ya existe la comprobación de un caso anfípodo a lo que está sucediendo con muchos vivientes.

Me explico: Doña Wendy, de apellido Holt, de 51 años, no era muy habitué que digamos a usar su telefonito, porque seguramente la factura mensual le saldría un ojo de la cara, y porque tampoco casi nadie la llamaba. Puede que a causa de ello, pronto cayera en el hábito de guardar diariamente su celular en el corpiño, ya que espacio allí no faltaba y le resultaría más fácil y rápido encontrarlo caso tocase… Aunque es de suponer que para otros tipos de toqueteos en las partes lactíferas, ella lo dejase previamente arriba de una mesa… Quien duda es loco.

Sin embargo, hace unos años ella pasó a acreditar que la radiación proveniente de su telefonito sería la culpada por el cáncer de mama que le fue diagnosticado en 2012, ya que no existía tal precedente en su familia.

La enfermedad, que se inició bajo una forma rara llamada de “cáncer inflamatorio”, actualmente se encuentra desparramada por otras partes del cuerpo de Wendy, como pulmones y glándulas linfáticas, y, lamentablemente para ella, ha resultado en un diagnóstico terminal.

Fue la propia Holt quien llegó a comentar: “Compré mi primero celular en la década de 90, y desde entonces, todos mis siguientes celulares han estado en contacto con mi piel por lo menos 70% del día”. Agregado aun, que no encontró ningún nódulo extraño en sus senos y que apenas despertó un día con manchas rojas en el pecho, pero nunca imaginó que el diagnóstico sería de cáncer. No obstante, al consultar con médicos luego recibió la mala noticia que la condujera a una dupla mastectomía seguida de tratamientos por radioterapia y quimioterapia… Que, excepto por su rostro, en lo demás quedó como Angelina Jolie.

A pesar de la situación para nada jocosa, la médica oncóloga Karol Sikora fue quien afirmó ser “improbable” que el celular, o la forma como ella lo mantenía guardado, sean los culpables por la enfermedad. Añadiendo aún: “Existen algunos estudios al respecto de celulares y posibles tumores en el cerebro, “los gangliomas”, pero el caso de Holt no se encaja en éste”.

Evidente que Wendy está viviendo una situación, como poco, dramática, que puede no parecer exactamente así para los míseros efímeros de dos pies, que simplemente espían el existir de manera inmediatista y precisa en las telas de sus aparatitos, antes de retornar a la Nada de la cual vinieron un día… ¡Llamativo asunto!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: