Encomiende Ya su Lúdico Robot


Algo anda sonando como a exotérico en el huerto del Señor, si bien no hay dudas que para la mayoría de los humanos pensantes que necesitamos vivir en él sin pisar en las flores, la idea de practicar sexo con máquinas frías y sin vida puede no parecer tan atrayente y encantador como cualquiera pueda imaginar.

Con todo, por el amor a Afroditas, la fogosa deidad que los dioses disputaban a las patadas, esos mismos pensantes sentimentales de hoy pueden que estén rotundamente equivocados, pues todo indica que ese nuevo juego lúdico-libidinoso puede tornarse normal más temprano de lo muchos imaginan.

Esta excentricidad me trae a la memoria algo que me contó mi vecino el otro día, cuando me dijo: “Antes de ayer necesité hacer una recarga para mi celular, pero como yo estaba ocupado mandé a mi empleada, que me pidió que le anotara mi número en un papelito… Obvio, le puse uno falso, porque tengo novia y la amo”.

Dejando de lado esas ridiculeces de mi impulsivo y enamorado vecino y lo sucedido con Hefestos, Ares y Adonis en las tierras de la vieja Corinto y Atenas, y volviendo a la originalidad que mencioné al inicio, debo advertir que el Dr. Helen Driscoll, de la “University of Sunderland”, comentó hace poco que los avanzos tecnológicos en el campo de la realidad virtual y de la robótica pueden permitir el surgimiento de lo que él pasó a llamar de “tecno sexo”… Que no es lo mismo que “tengo sexo”.

Incluso, este catedrático agregó que las personas pueden acabar apasionándose por sus parejas robóticas, pasando a dar preferencia a las relaciones sexuales con ellas… Mismo que estas resulten más frías que un témpano de hielo.

Conforme avisa el Dr. Driscoll -que no debemos confundir con el Dr. Scholl, ya que al contrario éste cuida sólo de los pies-, parecería que lo dicho puede causar sobresaltos porque “nosotros tendemos a pensar sobre cuestiones como la realidad virtual y el sexo con robos dentro de las normas vigentes”.

Sin necesidad de mostrar espasmos del intelecto, en su dialéctica, el Dr. Driscoll fue más lejos y comentó: “Con todo, si pensamos un poco en las normas sociales vigentes sobre el sexo hace 100 años atrás, veremos que las diferencias de hoy son radicales”… “Como la realidad virtual se está tornando más y más realista, ella ciertamente será capaz de imitar o mismo mejorar la experiencia sexual que hoy se tiene con una pareja humana”… “Es concebible que a futuro algunos han de escoger esta nueva tendencia, dejando de interesarse por compañeros humanos de juegos a dos en la horizontal y en la cama”… “Y digo más, esas mismas personas también pueden terminar apasionándose por sus parejas virtuales”.

En cuanto estas prestidigitadas teorías no se cumplen, agrego que hace poco, por ejemplo, me divertí con una impresionante investigación en el campo de la medianidad. Por ejemplo, sabiendo que el jardinero poseía tales poderes, lo até al sofá y le ordené que evocase alguna cosa. Enteramente poseído, él evocó luego un aumento de sueldo, por lo que me vi obligado a darle unos golpes con mi bengala. Procurando entonces ser compasivo y no exigir más de la cuenta del pobre hombre, comencé por cosas fáciles: hacerle bajar el espectro del chorizo que saboreaba… Él espumó un poco, es verdad, sin embrago, en minutos, un ectoplásmico cochino apareció y, al ser sometido un vasto interrogatorio, terminó por contarme que además de monótono, el Más Allá era una pocilga… ¡De no acreditar!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: