Eclético


Ciertas personas dicen que lo imposible no pasa de una burla de los dioses supremos, esos redivivos que con sus maniobras alteran la vida de todos los que han venido al mundo con la obsesión imposible de encontrar el amor.

Si bien que en mi caso en particular, usted esconde en sus ojos lo que he buscado con sensatez en un sinfín de dimensiones. Usted guarda una sonrisa madura capaz de curar mi más amarga tristeza. Usted parece ser la luz de la luna que brilla en mi oscuridad. Y es más, es tan hermosa, que cuando sonríe me sacude el alma.

Sin embargo, al estar frente esos mismos contextos de imposibilidad infinita, uno necesita ser eclético, porque no debemos dudar que todos los humanos queremos lo que no se puede. Por tanto, si nos valemos de un proceder eclético, evitamos convertirnos en seres fanáticos de lo prohibido. Más aún si se trata de una persona tan seductora como lo es usted, que convierte mis sentimientos en utopía.

No niego que en diversas ocasiones he suplicado su amor con ardor a los jefes supremos, los mismos de que hablé y que por medio de hilos invisibles rigen las cosas prohibidas que nos atosigan la vida, y pese a todo, mismo así, aun extraño esos momentos que nunca vivimos, los recuerdos que jamás escribimos, los pasos que hemos dado tomados de la mano pero que en realidad nunca los dimos.

Sí, aun la extraño. Extraño nada y todo de usted. Tan poco de eso que a veces me ha dado, pero que me hace extrañar una parte de mí, esa que está junto a usted.

No quiero mentirle, pero es verdad que la extraño, que la extraño como a nadie. Y como de extrañar no se vive, me gustaría preguntarle: ¿En qué lugar, a que deshoras me dirá usted que me ama? Esto es urgente porque la eternidad se nos acaba.

Anuncios

Sobre los Bellos Durmientes


De acuerdo con los resultados conclusivos de un estudio reciente, la hora a la que nos vamos a la cama y la cantidad de horas que dormimos podría tener efectos en la negatividad o positividad de nuestros pensamientos… Y cuando digo “nos vamos a la cama”, significa que es para dormir y no para explayarse con otras bobadas en la horizontal, por supuesto.

Pues bien, excluyendo esas simplezas recreativas que a veces son imposibles de realizar en posición oblicua, tenemos que algunos investigadores de la “Universidad de Binghamton”, Estados Unidos, sometieron a 100 jóvenes adultos a una serie de cuestionarios.

Durante de ese proceso investigativo-bisectriz, los licenciados buscaron medir las intensidades de preocupación, rumiación y obsesión (ya que los pensamientos negativos repetitivos acostumbran a medirse con estas variables). También se le preguntó a los encuestados acerca de sus hábitos de sueño: más nocturnos o más diurnos, más regulares o menos regulares… Sin llegar a entrar en los pormenores de la pareja de estos bellos durmientes.

Por tanto, según consigna la edición digital de la revista “Muy Interesante”, luego que los investigadores analizaron los resultados, observaron que los voluntarios que experimentaban más a menudo pensamientos negativos eran los que se acostaban más tarde o dedicaban menos horas al sueño…

Eso se debe, conforme apunta la investigación, a que las personas que duermen menos y se acuestan más tarde suelen sentirse más agobiados por pensamientos negativos en comparación con aquellos que mantienen un horario regular a la hora de dormir.

Acredite o no, y si esto sirve de algo a la hora de dormir, sé que los resultados de este nuevo estudio fueron publicados en la revista “Cognitive Therapy and Research”.

Además, parece que los resultados sugieren que la interrupción del sueño puede estar relacionada con el desarrollo del pensamiento negativo repetitivo… Algo que todos ya sabemos, pues no hay quien, cuando lo despiertan en lo mejor del sueño no se quede recontra caliente.

Como sea, ya que no existe confirmación científica de donde sale ese asunto de que a uno se le suban los humos si nos cortan el sueño, lo que resulta del estudio, es que a los investigadores se les ha dado por sugerir que las terapias contra los trastornos que llevan aparejados estos síntomas incidan en que dediquemos un tercio de nuestra vida a dormir… Y diría más: un otro tercio a trabajar y el tercio restante a divertirse, pues la vida es dura y no dura… ¡Aproveche! Al final de cuentas el año nuevo recién está comenzando.

(*) Visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/

Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: http://www.bubok.es/

A %d blogueros les gusta esto: