Ameritando


Unos ya nacen sin necesidad de poner mucha voluntad por ameritar toda la fama que por casualidad en vida les toca. Otros, no obstante, sobre seguro se merecen otros bemoles no tan misericordiosos que se diga.

Es que siempre existirá un precio a desembolsar cuando un determinado individuo elije ser es un célibe mujeriego. Tarde o temprano las mujeres empezarán por abrumarle la vida, momento en que se cansará de las chicas, semidiosas de cuentos de hadas, semiluciérnagas de la noche, y cierto día la cortina caerá y se pondrá romántico y tonto, minuto en que empezará la búsqueda por alguien a quién se ligó fuertemente en el pasado. Mejor dicho, por un tipo de mujer que con sus armas nunca podría competir con la emoción de sus encuentros fugaces. Desde ese día en más, a medida que pase el tiempo, el individuo irá de asombro en asombro, de estupor en estupor, al hallar que las nadas de sus ayeres rebosan de toda insignificancia.

En estos casos, cuando el estupor nos invade el alma, es porque ya andamos cerquita de la orilla de la vida, junto del final de la existencia o, como quien dice, en busca de la sepultura que paciente nos espera, para adentrarnos luego en un nuevo e insólito mundo que en un cerrar de ojos se convierte en nada, aunque, eso sí, dentro de sus murallas es posible escuchar voces de rostros que son máscaras.

Por eso que en este mundo nuestro, todos andamos en estado de alerta cuando llega el atardecer, momento en que se cierran los párpados, que, como pesadas cortinas de un bufo escenario, nos deja solísimos, pensando en lo que fuimos pero sobre todo en lo que no fuimos, hasta que nos abrace el sueño.

Sin embargo, percibo que no debemos rendirnos, ya que la vida es justamente eso, continuar el viaje, perseguir los sueños, destrabar como sea el tiempo, correr los escombros para finalmente destapar el cielo.

Anuncios

Amor Materno


41-amor-de-madre

-Ya voy, mi amorcito -anunció la madre con voz tierna, porque en la camita su bebé lloraba desconsolado, mientras de pie, al lado de la hornilla, ella cuidaba la leche que hervía. No sabía lo que debía cuidar primero.

Al final del día, extenuada por los cometidos del hogar, en ese instante su voluntad era de acostarse y no levantarse más. Hasta imaginar algo agradable le resultaba difícil.

¿Qué podía pensar de interesante? Alcanzó a cavilar la madre, de ceño arrugado y boca fruncida. A no ser que su pequeño hijo parase de llorar y que la maldita leche hirviese de una vez para poder alimentarlo.

Cuando finalmente pudo aferrar a su niño, lo apretó cariñosamente contra su pecho y por milagro el cansancio se evadió de su cuerpo, la voluntad que tenía de acostarse desapareció y su corazón volvió a latir rítmico.

Cerró los ojos por un segundo y se sintió feliz; ni parecía la misma mujer de instantes atrás. No había duda que aquél diminuto corazoncito que estaba batiendo junto al suyo, era lo que le daba suficiente coraje para enfrentar sus propias desgracias.

Mientras ella saboreaba del momento y se sentía de espíritu elevado, la puerta de su humilde casa fue abierta de pronto de un puntapié. Era su hombre, que notoriamente venía otra vez borracho.

-Dale, haceme un café -ordenó éste, perentorio.

Como ella se demoraba, el marido le arrancó el crío de sus brazos y lo tiró peligrosamente sobre la cama grande. Sin embargo, justo cuando el hombre se preparaba para bajar el puño con furia sobre su hijo, la mujer tomó una cuchilla y, reuniendo fuerzas extrañas, se la clavó en las costillas varias veces hasta que lo vio caer inmóvil. Había sido una leona protegiendo su cachorrillo.

Entre el hijo y su compañero, el amor de madre habló más alto, y en ese momento crucial sólo pensara en cómo defender la vida de su inocente hijo. La cuchilla estaba a mano encima de la mesa, y ésta se transformara en su único recurso.

La Mortal Motivación Nocturna de Viejos


Diga la verdad, ¿cuánto vale la noche que usted siempre soñó? Para el ex peluquero Ray Boddington, de 74 años, que vive en Inglaterra, de acuerdo a su razonamiento, dependiendo de la motivación vale la pena correr un alto riesgo. Y fue exactamente lo que experimentó. Inconcusamente antes de saber que el final de la historia sería bien diferente a la de sus sueños…

Un sinnúmero de personas no creen que existan fuertes motivaciones que los lleven a desear alcanzar sus sueños. Evidente que existen muchas variables en este tema, pero en ocasiones el problema de la muchedumbre no es el enfoque, ni la claridad en lo que quieren, ni siquiera la fuerza de voluntad o la capacidad para actuar y lograr lo que desean… ¿Sabe por qué?

Dicen que a veces el problema no radica en encontrar una buena motivación para triunfar, y sí descubrir que motivación nos pueda permitir soñar en grande y luchar por nuestros sueños hasta alcanzarlos. Por tanto, la motivación es algo muy importante en el camino al éxito, y sin duda alguna forma parte de aquella caja de herramientas que podemos usar para construir un mejor futuro, ladrillo a ladrillo… O, en todo caso, usar la caja de remedios, como lo hizo Ray.

Si un individuo no está motivado camino a sus metas, alcanzar la cima -o ponerla para cima, como fue el caso de Ray- será un proceso bastante complejo, arduo y agotador para cualquiera. Pero si cuenta con unos buenos conceptos en su mente que le permitan saber que hay verdaderas razones para triunfar, entonces su mente será su aliada.

Entrando de vez en la motivada historia de Ray, resulta que este añoso británico consiguió, después de años de sueños lúdicos, un encuentro con una mujer casi 50 años más joven que él. Entusiasmado con la noche agitada que tendría por delante, Ray resolvió tomar no apenas uno, sino dos comprimidos de Viagra, el milagroso remedio que sirve para combatir la disfunción eréctil de los desahuciados miembros del club del clan.

Con todo, lo que él no imaginaba, era que el efecto de las pastillitas resultaría mucho peor de lo que él suponía. Sin necesidad de tener que narrar lo que ocurrió esa noche en el cuarto y sin luz, lo que se sabe es que al día siguiente de la “noche de sus sueños”, Ray despertó con fuertes palpitaciones cardíacas y tuvo que ser atendido con urgencia por los socorristas de una ambulancia.

Luego de cara los médicos notaron una elevación absurda de la presión del anciano -repito: elevación sólo de la presión arterial-, seguida de una alteración significativa en los batimientos cardíacos del soñador peluquero. Una vez medicado, Ray mejoró estando aún dentro del vehículo de emergencia y no necesitó ser conducido a un hospital.

Los médicos que estaban en la ambulancia, no obstante conteniendo la risa, alertaron a Ray sobre su suerte… Y no la de su decaído “birgulino”.

Es que si el soñador anciano hubiese sido atendido algunos minutos después, podría no haber resistido a las alteraciones de su frecuencia cardíaca y podría morirse allí mismo por cuenta de los Viagras que había tomado.

Consciente de la suerte que tuvo, este ex peluquero resolvió ahora usar su imagen para concientizar a las personas sobre los potenciales peligros del uso indebido del Viagra. Como en su juventud también fue músico, Ray ha participado del programa televisivo “The X Factor”, que busca talentos locales en la televisión, lo que facilita su acceso a las personas que deben ser alertadas sobre esas locuras y motivaciones cuando el cuero ya no aguanta.

En fin, debemos todos reconocer que filosofías vanas no remiendan zapatos, entonces, lo que le resta a todos los ya idos en años, es que frente la falta de respuesta a esa fuerza de voluntad que uno sueña, lo que tendría que hacer es meter los pechos del pie en la carretera para que sus quimeras puedan ser logradas de manera simple, surreal e indolora… ¡Fatal!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Del Barro Surgió y de Barro Era


Aguzando los sentidos y la ilusión, da para imaginar que al inicio Él se viera delante de un estremecimiento de placer, que se sintiera como si estuviese principiando el trabajo más difícil y delicado de su reciente vida de constructor de almas, y, tal cual un alfarero, se ofrendara a la aventurada cochura de una pieza de altísimo valor estético modelada por un artista a quien no le importa rebajar su genio hasta las precarias condiciones de ese humilde lugar donde estaba, y no podría admitir, de la pieza se habla, mas también del artista, las consecuencias ruinosas que resultarían de la variación de un grado de calor, ya sea por exceso ya sea por defecto.

De lo que realmente aquí se trata en la ilusión del pensamiento de quien escribe, es de cocinar el barro de una insignificante figurilla que pronto generaría cientos y miles de copias, aunque siempre habrá quien diga que todos nacemos con el destino trazado. Con todo, sabemos que lo que quedará a la vista y en los registros bíblicos, es que sólo de estos de barro fue que vinieron al mundo otros adanes y otras evas que muy pronto se multiplicaron como los panes y los peces de otra escena posterior.

La ferviente imaginación también lleva a imaginar que Él parece dispuesto a asumir una postura de tácita condescendencia luego de probar distraídamente la solidez del barro, la muda de sitio, sin necesidad y, como si apenas el azar, y no la voluntad, le hubiese guiado los pasos, se encontró delante de la primera figurilla que había modelado, y pocos segundos después todo quedó transformado en un montón informe de barro… El barro de la mujer se amasó sobre el barro del hombre, son los dos otra vez un barro solo.

Con todo, siglos se pasaron desde entonces, hasta que de pronto surgió el profesor Steve Collins, de la “Universidad Trinity” de Nuevo México, en los Estados Unidos, y, como líder de un equipo de excavaciones que trabajó en el proyecto “Tall el-Hamman”, en el Valle de Jordán, se puso a revolver el pasado de la historia de la humanidad. Es que todo indica que él y su grupo de arqueólogos habrían descubierto la mística ciudad de Sodoma.

En materia del History Channel, fue el propio Collins quien dijo: “El equipo de arqueólogos desenterró una mina de oro de antiguas estructuras monumentales, revelando una ciudad-estado que dataría de la Edad de Bronce, y que dominó la región sur de Jordania, en el Valle de Jordán”.

Este mismo estudioso de la alfarería ajena, también afirmó que la mayoría de los mapas arqueológicos de la región se mantenían en blanco hasta el día de la expedición bajo su liderazgo iniciarse. La ciudad-estado era desconocida por los arqueólogos hasta este entonces.

Según lo ha informado, el sitio escavado posee dos camadas. Una inferior y una ciudad alta. La última está cercada por un muro de diez metros de altura, construido en ladrillos de barro, al mismo tiempo que también existen puertas, torres y una plaza central, de acuerdo con estos estudiosos del barro ajeno

Conforme la opinión de Collins, “fue una tarea enorme. La construcción exigió millones de ladrillos y, obviamente, de trabajadores”… Sin tener en cuenta que la mano de obra esclava era gratuita.

Los análisis iniciales realizados hasta el presente momento indican que la ciudad fue destruida de forma brusca. Y acreditan que por un periodo de 700 años, la región no volvió a ser habitada desde su misterioso fin.

Con todo, en el Antiguo Testamento, la ciudad de Sodoma, así como Gomorra, fueron destruidas por la ira de Dios y acabaron devastadas por una lluvia de fuego y azufre… La que bien podría volver a caer hoy día en muchos palacios gubernamentales.

Eso da que pensar, ya que probablemente que en esa supuesta Sodoma, sus ciudadanos podrían fácilmente rumiar la asnería contemporánea bajo el frescor de las estribarías, no obstante, claro, con menos caballerizos transitando en sus calles y, para euforia general, con políticos mucho más transitorios… ¡Eufórico asunto!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Hay Selfies que son Bien Trabajados


Considero que los seres de instintos solitarios; los que carecen de un hogar, un cobijo o un cariño que puedan llamar suyos; los que no regresaron a su morada considerada en sí mismo para encontrarse con su espíritu no encarnado en cuerpo alguno, eterno, inmutable; esos son los que mejor entienden su severidad, su poder redentor, la gracia de su derecho secular a nuestra felicidad, a nuestra admiración…

¡Sí! Pocos hay entre nosotros que nos ha tocado vivir en este valle de lágrimas, que logren comprendan esto; pero, en cuanto a sentirlo, lo sentimos todos, y digo “todos”, sin excepción, porque los que no lo sienten no merecen entrar en la cuenta.

Es posible también que ella sintiese, confusamente, aunque con gran fuerza y despropositada voluntad, el anhelo de poseer entre manos una verdad o una ilusión semejante, llámela el lector como quiera, ya que tan pequeña es la diferencia de nombre y tan poco lo que esta diferencia significa.

Sin embargo, si ella no hubiera sido capaz de pintorescos aspavientos, creo que se habría estremecido con sólo pensarlo un poco más. No obstante bien sabemos todos lo cuanto muchos se estremecieron al ver las imágenes que esta secretaria llegó a publicar en la red. En realidad, eran fotos desnudas de ella misma dentro del Parlamento suizo destinadas para más de sus 11 mil seguidores en Twitter, mismo que a posterior ella haya declarado a un periodista de un rotativo local, que no acreditaba que hubiese violado regla alguna. Mismo así, ella acabó suspensa de sus actividades en cuanto el caso es investigado.

Lo rubicundo del caso, mi trémulo leyente, y de acuerdo con lo mencionado por el periódico suizo “Neue Zuercher Zeitung” (NZZ), es que muchas de las fotos que ella tiró de su cuerpo, fueron tomadas dentro de uno de los lindones gabinetes del Palacio Federal, un edificio de 162 años de la ciudad de Berna, que es sede de reuniones del gobierno y Parlamento suizo.

La mujer, que no fue identificada -por el nombre, ya que con el cuerpo que tiene es suficiente-, es una de las secretarias del Parlamento, la cual llegó a declarar al periodista del “NZZ”, que las fotos suyas no violaban las directrices de los servidores federales porque dicen exclusivamente respecto a su vida privada. En todo caso, el reportaje periodístico no llegó a informar por qué razones ella publicó las imágenes al más puro estilo “Eva”.

Por otro lado, un portavoz del departamento de recursos humanos del gobierno, alcanzó a mencionar que sólo tomaron conocimiento del caso por medio del reportaje que fuera publicado la semana pasada… O sea, que ellos no la seguían por Twitter.

La misma Anand Jaqtap llegó a declarar: “El sector de servicios parlamentares tendrá que decidir basado en las circunstancias específicas, si en realidad ese es un caso de violación de las obligaciones de buen sentido común entre empleado y empleador”.

La secretaria, por su vez, al ser cuestionada si ella estaba preocupada de que sus queridos compañeros pudiesen ver las fotos y otras cositas más, ella simplemente respondió: “Pienso en esa cuestión constantemente”.

Como bien se puede notar, esta declaración da a entender que, de cierto modo, ella no supo conservar la necesaria cohesión entre cuerpo y alma; empero puede decirse que se dio de ello cuenta con intensidad que nos resulta conmovedora; algo semejante, ni más ni menos, a la misma intensidad de la vida de un individuo que hace que su muerte sea más emocionante que la de un árbol… ¿Qué se yo?

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Los Deseos se Cumplen en Vida


Para comprender esta cuestión no sólo de manera superficial sino profundamente, uno debe primero comprender la naturaleza del deseo y de la voluntad y también la naturaleza del conocimiento propio. Fue así que al enterarse de éste tema, el in-deseado de mi vecino me preguntó: Si uno no tiene el impulso, que es parte del deseo y la voluntad, ¿cómo puede tener lugar el florecimiento de lo que a uno se le antoja forjar?

Como me resultó medio complicado encontrar una respuesta, me atuve a decirle que la voluntad es la suma del deseo, el fortalecimiento del deseo, el impulso de lograr, de expresar el propio deseo y de adquirir; ya que ésa es la operación del deseo reforzado por la voluntad. De modo que el deseo y la voluntad marchan siempre juntos.

Quizás esto pueda justificar en todo o en parte ese desenfrenado deseo que tuvo una mujer al desnudarse por completo en la Plaza Nelson Mandela, en Johannesburgo, para luego agarrarse con uñas y dientes a una enorme estatua del héroe nacional bajo la mirada perpleja de una multitud que pasaba por el lugar, conforme lo ha declarado la prensa local… Según los testigos, la joven surafricana -muy educada-, primero saludó la estatua del famoso expresidente antes de desvestirse por completo.

La mesera de un restaurante próximo declaró al periódico “The Star”, que las acciones de la mujer, realizadas alrededor de las 16 horas de un lunes con mucho movimiento, provocaron frenesí, ya que mozos anotaron de modo errado los pedidos y un cliente llevó un sopapo de su esposa por levantarse para observar la escena inusitada.

Por su vez, Megan Meas, gerente de marketing de la plaza Nelson Mandela, declaró que un agente de seguridad pidió a la mujer que colocase sus ropas, lo que ella hizo antes de dejar la plaza sin responder ninguna pregunta… “Este fue un incidente no autorizado realizado por una ciudadana en su capacidad personal en nuestra propiedad”, comentó Meas.

En todo caso, una foto que fue postada en Twitter mostró a la mujer desnuda y con la cabeza inclinada -lo que muestra que aun la llevaba sobre los hombros- apoyada contra la rodilla de la dura estatua que está localizada en un local lujoso de la capital comercial da África del Sur… O sea, la duda radica en saber si fue impulso o voluntad.

No en tanto, en otro lado del mundo y según medios de comunicación que citan fuentes policiales, una joven japonesa declaró que asesinó y decapitó a una compañera de clase el fin de semana pasado, alegando: “Quería matar a alguien para ver (como era)”. Tal incidente ocurrió en la ciudad de Sasebo, Nagasaki (oeste de Japón), la noche del último sábado; y, conforme cita la prensa, la joven de 16 años hizo esta increíble confesión a los investigadores sin mostrar ningún remordimiento.

Los padres de la víctima, Aiwa Matsuo, alertaron a la policía, inquietos al ver que su hija no volvía a casa. En la mañana del domingo, la policía encontró el cuerpo de la joven de 15 años, en la vivienda de la criminosa, que vivía sola, a pesar de ser muy joven, afirma diarios y emisoras de televisión.

Poco después de su prisión, la precoz asesina, cuya identidad no fue revelada por ser menor de edad, reconoció el crimen, declarando que después de estrangular a su colega, el sábado, la golpeó, decapitó y le cortó la mano izquierda “con herramientas y una especie de cuerda”… Aunque según la prensa, la homicida también abrió el abdomen de la víctima.

Por su vez, el periódico “Yoiuri” menciona que la policía encontró varias herramientas en la casa de la joven maniática, como martillos y una sierra, lo que refuerza la tesis de premeditación. Que según afirma el tabloide, la adolecente habría declarado: “Yo misma compré todo eso, quería matar a alguien”.

Como la policía también descubrió cuatro mensajes en un fórum de internet con la imagen de una mano ensangrentada, la asesina será sometida a exámenes psiquiátricos.

Aparentemente, esta joven ya habría tenido un comportamiento preocupante años atrás. Es que mismo con un alto rendimiento en la escuela y en los deportes, ella colocó agua sanitaria en la comida de sus compañeras cuando aún estaba cursando primario… “Estaba muy molesta con ellas porque me denigraban, se reían de mí en la clase”, habría dicho a su profesora, así como también tendría disecado porque sí a varios animales.

Es lamentable uno enterarse de dichos asuntos desequilibrados, pero por en cuanto nadie sabe con certeza por qué surgen estos delirantes deseos, no obstante parece que pueden deberse a una combinación de factores bioquímicos, psicológicos y culturales, o bien probable a causa de la naturaleza del deseo y de la voluntad del deseo reforzado por la voluntad de querer aparecer, todo sumado y mezclado en aquella concavidad que existe entre oreja y oreja del viviente… No en tanto, cuando la Historia se torna fábula, lo mejor en este caso es adormecer… ¡Vaya avidez de algunos!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

La Mujer Necesita Más Horas de Romance


Ávido como nunca, cada hombre en este planeta sólo es pastor en su propio antipasto. Sin embargo, pesquisas ahora muestran que a las mujeres les gusta tener casi dos horas al día de romance… ¡Una espectacular avenencia!

Tal develamiento considerado de una ternura entrañable, se apoya en los resultados alcanzados por una encuesta realizada por la “Universidad de Bremen”, Alemania, efectuada junto con el “Instituto de Tecnología de Georgia”, EEUU. Y tal ha sido su impacto entre los bípedes, que la misma se ha publicado en el sitio web “Female First”.

En fin, todo indica que para lograr llegar a esta afectuosa conclusión femenil, los científicos le pidieron a sus voluntarias para realizar normalmente las actividades de su día, mientras iban describiendo cuánto tiempo le dedicaban a cada tarea para lograr alcanzar un día perfecto.

Pues bien, resulta que la vida amorosa pareció ser una prioridad unánime, con 106 minutos, -lo que me parece magnífico-, pero el segundo lugar fue para navegar por Internet, con 98 minutos. Otras actividades propuestas fueron: la socialización con 82 minutos; relajarse con 78 minutos; tomar sus alimentos 75 minutos; desarrollar actividad física con 68 minutos; hablar por teléfono con 57 minutos y hacer compras con 56 minutos. Todo esto, después de ocho horas de sueño ininterrumpido… Eso sí, trabajar sólo tuvo una duración de 36 minutos.

Así mismo, las mujeres admitieron que si pudieran “dedicarse al placer” por libre y espontanea voluntad, elegirían 619 minutos con sus parejas, 103 minutos de socialización y 74 minutos de relajación. Aún abandonando el trabajo externo, ellas han dicho que dedicarían sólo dos minutos cuidando de la casa y los niños.

En todo caso, una vez que el neutral lector se ha enterado del disparatado corolario de una otra investigación irrazonable, cabe a mí hablar sobre la misma temática, y entregarle un chisme que ha ocurrido recientemente con mi vecino. Juzgue usted su parecer.

Resulta que hace unos días, él llegó a su casa y le dijo a su mujer: -Te cuento Julia, que vengo de ver una película porno, y no te imaginas la cantidad  de locuras que allí se ven.

-¿Qué me dices, Manolo?… ¡Cuéntame!…

-Tu no te supones cómo se quejan las mujeres cuando hacen el amor…  ¿Sabes?, yo creo que es eso lo que nos falta para ponerle más sazón a nuestro matrimonio.

-¿A ti te gustaría que yo me quejase, Manolo?

-Para mí, estaría perfecto, Julia. ¿Por qué no lo intentas?

Y efectivamente, la apasionada pareja se dispuso a poner en práctica la novedad. Esa misma noche, mi amigo empieza a acariciarle los hombros a su mujer, cuando ella le pregunta:

-¿Empiezo a quejarme?

-No, todavía no, Julia.

Mientras tanto, Manolo continúa dale que dale con el masaje y acariciándole la cintura, las piernas, pero la esposa nuevamente le pregunta:

-¿Ahora? ¿Me quejo ya?

-No, mujer. Espera un poco más…

Como a los 20 minutos, mi vecino sube a donde tiene que subir y empieza a hacer lo que tiene que hacer, y es cuando le dice a su mujer al oído:

– Ahora Julia, ahora… ¡¡¡¡¡Comienza a quejarte!!!!!

-¡¡¡¡Ay Manolo, los niños están cada día más insoportables; el dinero que me das a diario no me alcanza; el pequeño necesita de zapatos nuevos; tu madre llama para joder, todos los días; se acabó el gas; tenemos que comprar una nevera nueva; ya no sé qué cocinar!!!!!, y para colmo, no me viene la regla…..

-¿SIGO QUEJÁNDOME, MANOLO?

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: