Los Fantasmas se Divierten


Saludando al leyente, que también es César pero no un Ave, desde ya advierto que no tengo la pretensión de querer marmolear el texto con petrificados conceptos o copiosos aforismos dramáticos que puedan alegrar el día de cualquier viviente, ya que gozo asuntos más importantes a tratar. Por tanto, aviso de antemano que mismo siendo algo espantoso, dejaré entonces que el raciocinio vuele suelto y el lector concluya sobre la Nada.

Por supuesto que no historiaré aquí una obra de Antonio Gaudí, el arquitecto que tenía un sentido innato de la geometría y el volumen -no necesariamente cilíndrico y protuberante- que pronto se tornara el máximo representante del modernismo catalán, aunque muriera un buen día antes de sus edificaciones funcionales y decorativas se convirtiese en historia de fantasmas como las ocurridas en otros templos anglosajones.

Esta historia principiara en 672, cuando el arzobispo de Canterbury, Teodoro de Tarso, dividiera East Anglia en dos diócesis: Norfolk, con sede en Elmham, y otra en Suffolk con sede en Dunwich. Durante gran parte del siglo IX, por causa de las incursiones dinamarquesas, no había obispo en Elmham,  y la sede de Dunwich fue extinta y East Anglia se tornó una única diócesis otra vez.  Luego de la conquista normanda muchos fieles fueron transferidos para centros urbanos más seguros, primero de Elmham para Thetford en 1072, y, finalmente, para Norwich en 1094. A seguir, esa misma catedral incorporó un monasterio de monjes benedictinos…Puro turismo apostólico.

En 1463, la torre de la Catedral de Norwich fue atingida por un rayo que causó un gran incendio, por lo que necesitó ser reconstruida. Sin embargo, en 1643, durante el reinado de “Charles I”, una turba de bravos puritanos invadió la catedral destruyendo todos los símbolos católicos romanos, cuando los furiosos sacrílegos eran conducidos por Linsey, Tots el sheriff, y Greengood, momento en que la multitud disparó sus mosquetes, y desde entonces por lo menos una bala permanece alojada en la pared de piedra. Solamente en el periodo de la “Restauración”, que la catedral sería restaurada por orden de “Charles II” en 1660. Desde entonces mucha agua ha corrido por el Támesis y demás ríos ingleses, al punto que decenas de obispos han dirigido este santuario de Cristo; tantos, que una mayoría de ellos acabó por ser enterrada en ese tabernáculo.

Con todo, lo que hace pocos días era para ser sólo un paseo en la Catedral de Norwich, una de las iglesias más visitadas y temidas del Reino Unido, de pronto se convirtiera en un cuento con sesgo espectral-tétrico-espeluznante.

Es que cuando doña Kerry Launders se diera cuenta de lo que había fotografiado ese día, entró en completo estado de choque. Mismo así, ella divulgó la imagen en la cual garante haber “capturado” el espíritu de un obispo allí enterrado.

Como apunté antes, la catedral en cuestión es famosa en el Reino Unido por sus historias mal asombradas. Con todo, hasta el momento un registro tan “fiel” nunca había sido obtenido en aquel local. Acompañada de sus dos hijos y de su marido durante la visita, Kerry acredita que presenció la aparición de uno de los 12 obispos que están enterrados en aquella basílica.

Cuando procurada, la espantada mujer afirmó a un periodista del “Express”: “Fue mi primera visita a la catedral y todo corría como previsto, el ambiente era bien tranquilo. Pero cuando yo pasé por las fotos que había tirado y comencé a reparar lo que había en ellas, quedé asustada con una en especial. Allí vi un fantasma vestido con las ropas de un obispo. No me asusté, pero quedé en estado de choque con la situación”.

Aunque exista desconfianza por lo que se observa en la imagen pictográfica, la foto de Kerry se junta ahora a un sinnúmero de relatos de funcionarios que trabajan en la manutención de la catedral. Según ellos, no son pocas las veces que objetos son vistos moviéndose solos o voces son escuchadas, incluso cuando se está solo en el interior de la iglesia.

Ergo, como era de esperar, para los escépticos y agnósticos de siempre, claro, todo esto no pasa de mucha imaginación, así como la foto, mismo que una multitud asevere que lémures y fantasiosos espantos clericales vaguen por la catedral en busca del espectro del sheriff Tots y sus comparsas sacrílegos en busca de los símbolos católicos romanos que fueron robados… ¡Vaya uno a saber!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: