Sabias Medidas Para Contener el Acoso


Por tratarse de un tema importante y extremamente delicado hoy día, vale aclarar que existen muchos factores que aumentan el riesgo de que alguien sea coaccionado con fines sexuales o que fuerce sexualmente a otra persona. Estudiosos del tema afirman que algunos de estos factores están relacionados con las actitudes, creencias y conductas de los individuos implicados, mientras que otros están muy arraigados en el entorno social, incluyendo las esferas de los iguales, la familia, la comunidad y la sociedad. Tales factores influyen no solamente en las probabilidades de sufrir violencia sexual, sino también en la reacción ante ella.

Por ejemplo, en la actualidad, el besar a una persona sin tener su consentimiento puede ser interpretado como acoso sexual. Por ende, el acoso sexual es genéricamente la manifestación de una serie de conductas compulsivas de solicitudes de favores sexuales con distintas formas de manifestación dirigidas a un receptor o receptora sin tener su consentimiento. Se puede aplicar a ambos sexos o a personas del mismo sexo; pero predomina comúnmente en los hombres que se mueven en ambientes de relaciones laborales, académicas, estudiantiles, que incluyen hasta el hogar. En muchos países es una figura delictiva punitiva que se pena según su gravedad y que puede incluir hasta la privación de libertad.

El acoso sexual no es más que una trasgresión a los derechos humanos que niega el principio de igualdad de trato y de oportunidades en el trabajo o donde sea. Por tanto, es una conducta que contraviene diversas disposiciones de la Constitución de muchísimos países. Es además un delito tipificado por códigos penales y una prohibición expresa a favor de la equidad entre mujeres y hombres.

El acoso de naturaleza sexual incluye una serie de agresiones que van desde molestias a abusos serios que pueden llegar a involucrar forzadamente actividad sexual. En base a estadísticas, ocurre típicamente en el lugar de trabajo u otros ambientes donde poner objeciones o rechazar puede tener consecuencias negativas.

Pues bien, si bien el susodicho de esta historia ya fue absuelto de una acusación de violación, según lo informa el sitio de la “BBC”, no en tanto éste ha recibido ahora la orden judicial de notificarle a la Policía con 24 horas de anticipación que planea tener relaciones sexuales y con quién.

El hombre, que actualmente vive en York, Inglaterra, y cuyo nombre no puede ser revelado por orden judicial, fue exculpado en 2015 durante un nuevo juicio tras haber alegado que la supuesta víctima había dado su consentimiento de mantener relaciones con él. Sin embargo, absuelto de una pena mayor, fue objeto de una orden de riesgo sexual provisional, inicialmente impuesta en diciembre, y extendida por cuatro meses a partir de ahora. Tal medida supone que esta persona debe avisar a la Policía sobre cualquier actividad sexual planificada y, de no hacerlo, corre el riesgo de enfrentar hasta cinco años de cárcel.

Conforme señala el documento, él “debe revelar los detalles de cualquier mujer incluyendo su nombre, dirección y fecha de nacimiento”. Además se establecen restricciones sobre el uso que él puede hacer de internet, teléfonos celulares y exige que informe a la Policía acerca de cualquier cambio de residencia.

Durante una audiencia judicial que será realizada en mayo, se decidirá entonces si esta orden provisional se convertirá en una decisión permanente que, en ese caso, la misma pasará a regir por un período mínimo de dos años a un máximo sin límite de tiempo.

Según explica el sitio de la BBC, las órdenes de riesgo sexual fueron instituidas en Inglaterra y Gales en marzo de 2015 y son medidas de carácter civil impuestas por jueces a solicitud de la Policía. Pueden ser aplicadas a cualquier individuo que, según la Policía, represente un riesgo de delito sexual, incluso si nunca ha sido condenado por un crimen.

Pienso que la resolución del juez inglés ha sido un avanzo y tanto que bien podría aplicarse por aquí para beneficio directo de los que sufren de acoso sexual y soportan conductas compulsivas de solicitudes de favores sexuales… ¿Quién sabe un día ese mismo sol no iluminará esta parte del hemisferio?

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Hay Selfies que son Bien Trabajados


Considero que los seres de instintos solitarios; los que carecen de un hogar, un cobijo o un cariño que puedan llamar suyos; los que no regresaron a su morada considerada en sí mismo para encontrarse con su espíritu no encarnado en cuerpo alguno, eterno, inmutable; esos son los que mejor entienden su severidad, su poder redentor, la gracia de su derecho secular a nuestra felicidad, a nuestra admiración…

¡Sí! Pocos hay entre nosotros que nos ha tocado vivir en este valle de lágrimas, que logren comprendan esto; pero, en cuanto a sentirlo, lo sentimos todos, y digo “todos”, sin excepción, porque los que no lo sienten no merecen entrar en la cuenta.

Es posible también que ella sintiese, confusamente, aunque con gran fuerza y despropositada voluntad, el anhelo de poseer entre manos una verdad o una ilusión semejante, llámela el lector como quiera, ya que tan pequeña es la diferencia de nombre y tan poco lo que esta diferencia significa.

Sin embargo, si ella no hubiera sido capaz de pintorescos aspavientos, creo que se habría estremecido con sólo pensarlo un poco más. No obstante bien sabemos todos lo cuanto muchos se estremecieron al ver las imágenes que esta secretaria llegó a publicar en la red. En realidad, eran fotos desnudas de ella misma dentro del Parlamento suizo destinadas para más de sus 11 mil seguidores en Twitter, mismo que a posterior ella haya declarado a un periodista de un rotativo local, que no acreditaba que hubiese violado regla alguna. Mismo así, ella acabó suspensa de sus actividades en cuanto el caso es investigado.

Lo rubicundo del caso, mi trémulo leyente, y de acuerdo con lo mencionado por el periódico suizo “Neue Zuercher Zeitung” (NZZ), es que muchas de las fotos que ella tiró de su cuerpo, fueron tomadas dentro de uno de los lindones gabinetes del Palacio Federal, un edificio de 162 años de la ciudad de Berna, que es sede de reuniones del gobierno y Parlamento suizo.

La mujer, que no fue identificada -por el nombre, ya que con el cuerpo que tiene es suficiente-, es una de las secretarias del Parlamento, la cual llegó a declarar al periodista del “NZZ”, que las fotos suyas no violaban las directrices de los servidores federales porque dicen exclusivamente respecto a su vida privada. En todo caso, el reportaje periodístico no llegó a informar por qué razones ella publicó las imágenes al más puro estilo “Eva”.

Por otro lado, un portavoz del departamento de recursos humanos del gobierno, alcanzó a mencionar que sólo tomaron conocimiento del caso por medio del reportaje que fuera publicado la semana pasada… O sea, que ellos no la seguían por Twitter.

La misma Anand Jaqtap llegó a declarar: “El sector de servicios parlamentares tendrá que decidir basado en las circunstancias específicas, si en realidad ese es un caso de violación de las obligaciones de buen sentido común entre empleado y empleador”.

La secretaria, por su vez, al ser cuestionada si ella estaba preocupada de que sus queridos compañeros pudiesen ver las fotos y otras cositas más, ella simplemente respondió: “Pienso en esa cuestión constantemente”.

Como bien se puede notar, esta declaración da a entender que, de cierto modo, ella no supo conservar la necesaria cohesión entre cuerpo y alma; empero puede decirse que se dio de ello cuenta con intensidad que nos resulta conmovedora; algo semejante, ni más ni menos, a la misma intensidad de la vida de un individuo que hace que su muerte sea más emocionante que la de un árbol… ¿Qué se yo?

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: