Dios los Quiere Desnudos


Entre las páginas de cualquier enciclopedia se encuentra escrito que la esclavitud se remonta a la Edad Antigua, aunque no de forma equivalente en todas las civilizaciones. De igual modo apuntan que su origen histórico proviene de la práctica de aprovechar como mano de obra a los cautivos en las guerras, como alternativa a otra posibilidad también usual: sacrificarlos.

Con todo, los primeros escritos en los que se tiene constancia de la presencia de esclavos en una gran civilización, es en Mesopotamia durante la época sumeria, si bien muy limitada. En el Antiguo Egipto, un número de esclavos suficiente como para tener cierta importancia social se dio solamente en algunos periodos, especialmente en el Imperio Nuevo. Sin embargo, el origen de los esclavos provenía de las conquistas y no existía una regulación jurídica sobre los mismos.

Mucho de esas prácticas fueron mudando a través de los siglos, aunque de vez en cuando nos deparamos espantados con hechos de bies más moderno, como el ocurrido con la “Comunidad Misionaria de San Pablo Apóstol y María Madre de la Iglesia” (MCSPA, por su sigla en inglés). En verdad, se trata de una organización religiosa entre laicos y religiosos que surgió el siglo pasado en Barcelona, España, y que hasta el día de hoy está presente en diversos países, mismo después que sus fundadores fueron penalizados por la Arquidiócesis de Barcelona por causa de acusaciones de abuso sexual.

Para entender mejor, tenemos a Paulino, que no quiso revelar su nombre completo en un reportaje que fue realizado por el periódico madrileño “El País”. Con todo, este joven dio con la lengua en los dientes y considera esa organización como una “perfecta engeñaría del mal”.

No obstante él tuviera la suerte de haber logrado entregar en las manos del actual Papa un detallado relato del viaje bastante traumático que tuvo que vivir en su vida. Según él, en una de las expediciones voluntarias con el intuito de cooperar con comunidades en África, Paulino fue esclavo de trabajo y esclavo sexual de integrantes del MCPSA.

Ahora, con 36 años de edad, él se confiesa arrepentido de no haber reportado antes las situaciones absurdas a las cuales se sometió callado… “Siento mucho no haber tenido coraje de hacer esto antes. Siento mucho que durante todos esos años en que no fui capaz de hacer la denuncia, ellos continuaron abusando de niños y niñas… Yo ya no les tengo miedo. Pero quedaron secuelas en mí”, confesó esta víctima de la institución.

Hoy el papa Francisco tiene en manos siete páginas de confesiones secas y detalladas de cuán torturante fueron los tres años en que Paulino fue esclavizado por un “grupo de depravados, cobijados por jefes de la Iglesia”, como él mismo define.

Se acuerdo con Paulino, la misión de Nariokotome, en Kenia, era compuesta por un grupo de 30 personas, todas “estimuladas a tener una vida sexual activa” y permanecían siempre desnudas, ya que esos serían los deseos de Dios… Y puede ser, ya que en aquella época, al iniciar el mundo, no se vendían ropas ni había tiendas de moda.

Fuera este pensamiento naturalista, en respuesta a las acusaciones de Paulino, varias personas que fueron mencionadas en el informe entregue al líder de la Iglesia Católica, niegan rotundamente saber nada sobre lo citado. “Nunca vimos ese acampamento de horrores que Paulino cuenta”, afirma el sacerdote y médico Pablo Cirujeda. Ya el obispo responsable por autorizar el viaje mesiánico, Dominik Kimengich, dijo que tenía conocimiento de algunas acusaciones, pero afirma que todas ellas dicen respecto a acontecimientos ya investigados en 2006.

Francisco Andreo, Albert Salvans y Pere Cané son los fundadores de la MCSPA junto a alumnos del seminario para vocaciones tardías Casa de Santiago de Barcelona. En todo caso, lo que se sabe, es que la arquidiócesis de la región investigó a respecto en la ocasión, después de ellos haber sido acusados de corrupción de menores y estupro. Todo indica que todavía existen fantasmas a ser desenterrados, por eso que este caso llegó al parlamento de Cataluña en 1995… Sin embrago, lo que tenemos hasta el presente, es otro caso que dio en nada.

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

El Impactante Sexo con Olas


-¿Qué tal, como le va, mi amigo?… ¿Ya se enteró de la última?

-¿Qué?… ¿Cayó el gobierno?… Eso sí que sería extraordinario, doctor.

-¡Cómo usted es ingenuo, hombre!… Esos que están ahí, no van a largar el hueso así nomás. Todavía nos ha de doler bastante, antes que el agua se lleve esa escoria.

-Aunque creo que dará igual, doctor, porque de la manera que votamos, cambiaremos seis por media docena…

-Por fin lo escucho decir algo sensato, ¡hombre!

-Está bien, pero déjese de comadreos políticos, doctor, y vaya directo al grano. ¿Qué noticia tenía para contarme?

-Una pavadita, nomás, mi amigo. Pero ya que usted insiste, acabo de ver las escenas de una pareja de ballenas que fue filmada mientras hacía sexo, y, de por sí, eso se tornó un descubrimiento que puede mudar lo que se pensaba sobre la vida sexual de los mayores mamíferos del mundo.

-¡Qué viejo verde! ¿No me diga que ahora se le ha dado por ver filmes porno con escenas de sexo explícito?

-No me confunda, que nosotros no somos astilla del mismo palo.

-Fue usted, quien comenzó, doctor.

-Mi amigo, sólo quise comentarle un tema que me impactó bastante, pero usted ya agarró para el otro lado… Como siempre.

-¡Ya sabía! Usted primero muestra el caramelo, y enseguida lo esconde… ¿Por qué no termina de contar lo que vio?… O, entonces, no diga nada.

-Usted, que es un jodón, hombre. Siempre interrumpiendo lo que pretendo contar.

-Está bien, cuente nomás. Me quedé curioso para saber que ocurrió con las ballenas.

-Parece que esta pareja de ballenas fue filmada en cuanto hacía sexo, y eso se tornó un develamiento que puede mudar lo que se pensaba sobre la vida sexual de estos mamíferos.

-Sí, ¿pero a dónde fue? ¿O es un truque cinematográfico?

-Calma, que ya le digo. El registro es verídico y fue realizado por biólogos, y las imágenes de las dos gigantes de los mares en su momento íntimo de apareamiento, fueron captadas en el mar de Argentina.

-La costa Argentina es muy grande, doctor. ¿Podría ser más específico?… Si sigue así, su chisme será más largo que esperanza de pobre.

-Pues le digo que el grupo de científicos realizaba estudios en la región sur del país, en Puerto Pirámides, cerca de la provincia de Chubut. Pero mientras filmaban, una de las biólogas dejó escapar un: “¡Increíble!”, en un suspiro atónito que en ese momento quedó registrado en el video.

-Me imagino cual no habrá sido la estupefacción de su suspiro, especialmente, porque esa mujer se habrá asustado con el tamaño del “birgulino” de la ballena.

-No sea mentecato, hombre. Usted tiene cada ocurrencia…

-Fue usted quien dijo que ella se impactara bastante. Yo sólo supuse lo podría haber sido… Nada más.

-Yo lo dije, porque la filmación es importante debido a un detalle de la escena, que no era exactamente esa parte que usted pensó.

-Ah, no… ¿Cuál, entonces?

-Es que uno de los hijos menores de la madre estaba presente, y eso contraría lo que se pensaba al respecto sobre el periodo de reproducción de las ballenas.

¿Se puede saber lo que esos doctos pensaban? Y no me venga con que ellos creían que los hijos se los traía una cigüeña ballenera.

-No joda, hombre. Antes, los científicos opinaban que estos animales sólo se reproducían de cuatro en cuatro años, pero, con la presencia del pequeño bebe ballena junto a la hembra más vieja, es bastante probable que la madre haya apareado con más frecuencia de lo que se pensaba hasta este momento.

-¡Una crueldad!… Algo así como la hiena. ¿Ya pensó doctor?

-¿Pensar, el qué, exactamente?

-En la hiena… Me gustaría verlo a usted en esa situación.

-Lo mínimo, debe ser alguna gansada suya, mi amigo.

-Es que yo no sé bien de qué se ríe la hiena, ya que come mierda y sólo copula una vez por año… Ni que decir de la pobre ballena… A cada cuatro años…

-¡Yo sabía!… Sí, que lo sabía… De la boca de un menguado como usted, sólo podrían salir tales cosas… Déjese de joder… Chau, me voy.

-Vaya con Dios, doctor… Y, de paso, pídale que lo absuelva de sus pecados morbos… ¿Dónde se vio, impactarse con esas cosas? De mi parte, opino que esos animales le estaban dando un aula práctica de sexo a su crío.

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Emociones Deletreadas


Nadie debe perder el resuello al intentar silabear letras sin nexo y sin sexo, pero científicos afirman que algunos representantes del género humano tienen un gene llamado “DRD4”, que en hipótesis alguna debe confundirse con el “CR7”. Esencialmente, porque el primer gene nombrado permite que la persona sea más libre, en cuanto que el segundo lo llevaría a querer patear las pelotas.

Como sea, es común encontrar el gene “DRD4” en individuos que buscan emociones fuertes, que gustan de situaciones nunca vividas, que tienen una posición política liberal y, de acuerdo con un nuevo estudio, no se dan muy bien con la monogamia.

El estudio, que fue realizado por científicos de tres universidades de los Estados Unidos, une ese tal gene a la infidelidad y al sexo sin compromiso. Para llegar a esta conclusión fueron analizadas informaciones del DNA y los históricos de la vida sexual de 181 personas… Y les aclaro que de la mía no, porque me negué a participar.

En fin, la triste conclusión a que llegaron esos letrados, es que quien tiene el “DRD4” en la sangre se siente dos veces más propenso a encarar el sexo sin compromiso como algo normal… Algo que suena confuso, pero opino que mi vecino debe tener ese gene, porque él no consigue entender como sexo casual podría ser un problema. Además, porque mitad del grupo que tiene ese gene en su cuerpo ya asumió haber engañado un día… O muchos, muchos días.

Si es así, es evidente que frente a tal encrucijada surgirán aquellas preguntas que han quedado en abierto en la mente del más fino lector, como por ejemplo:

¿Traición: perdonar o seguir la vida solo/a? – La explicación científica hace referencia a que quien tiene ese gene busca más por la recompensa rápida, y con ello surge la liberación de dopamina. Esa substancia es liberada en mayor cantidad cuando uno alía el acto a un riesgo… Algo así como comer chocolate cuando se está de dieta.

¿Usted está pronta/o para un relacionamiento abierto? – No obstante nada de ello sirva de disculpa para engañar y hallar que está todo bien en el huerto del Señor, el lado bueno es que este gene puede influenciar el interés por otras personas, incluso cuando se está en un relacionamiento. Sin embargo el pecado no es del gene, ya que es uno mismo quien decide si quiere ser una persona decente y honrar el compromiso, o si en verdad quiere arrojar todo en la lama por un poquito de emoción.

¿Cuantas personas uno puede amar al mismo tiempo? – El acto de engañar no es correcto y, aunque sepamos que ello acontece en las mejores familias, no es adecuado y no necesita acontecer. Sin embargo, si se da el caso en que uno no consigue permanecer con apenas una persona, entonces es mejor que busque un relacionamiento abierto y no monogámico.

Por supuesto, no se olvide que todos los tipos de relacionamiento exigen responsabilidad afectiva, al final de cuentas, conforme lo registrara Antoine de Saint-Exupéry un día, uno siempre debe ser responsable por todo aquello que cativa… Una cuestión de elección, nada más.

En todo caso, atormentado por lo que he escrito y sintiéndome perseguido por el clamor intestinal de la hipocresía ajena, me estimo propenso a seguir los mismos pasos que diera Gauguin y mudarme de una vez para Tahití, a donde huiré de los olores sociales con sus optimismos exagerados y sus positivismos excesivos… ¡Cosa de loco!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Predican Una Semana de Sexo sin Parar


Aunque el más simple examen de las múltiples probabilidades consecuentes sugiera todo lo contrario, mi bienquisto leyente, no se puede negar que el sexo hace parte de la vida de todo el mundo. En todo caso, con temerarias suposiciones o con venturosas deducciones, o, peor todavía, con inconsideradas adivinaciones si tenemos en cuenta la presteza y el descaro con que en relatos de esta naturaleza se menosprecia el secreto de los corazones, el hecho de practicar sexo es algo lindo y placentero, aunque sepamos que a casi todo el mundo le gustaría ejercitarlo mucho más de lo que sueña y piensa de ojos abiertos.

Es evidente que el acto por sí solo no tiene nada de equivocado, impúdico y profano en su ejecución. Por tanto, hay que tener en cuenta que ese horizontal momento, es justamente el que dos personas adultas y conscientes escogieron para dividir en el catre los sentimientos entre sí, y por eso no existe ningún problema en realizarlo.

Claro que apenas el sexo no es capaz de salvar cualquier relacionamiento por más bueno que sea, como tampoco una pareja debe basarse en su vida sexual para saber si va ser feliz o no. Es que existen millares de otras cosas tan o más importantes de que el sexo puro y simple. Obvio que él es una increíble fuente de placer, pero la complicidad también puede ser… Cada una a su manera, claro.

Evidente que soy uno más del montón que piensa de esta manera, pues aunque usted no lo crea, ahora tenemos a una dupla de predicadores norteamericanos que acaba de lanzar un libro en el cual indica la metódica práctica del sexo como vía de salvación del casamiento de parejas religiosas… Lo que no significa que ellos deseen el infierno para los pareos de no creyentes.

Según el punto de vista de estos catequistas estadunidenses, la solución para toda pareja que atraviesa una crisis sería de relacionamiento, es, de acuerdo con su consejo, la necesidad de entregarse a una “sexperiencia”… Sí, eso mismo que acabó de leer, “siete días de sexo y autoconocimiento”… Si es que el cuerpo aguanta, claro.

La idea del libro “Siete Días de Intimidad” es lograr mejorar las relaciones entre la pareja a través de la imposición de metas claras. Entre ellas está tener más diálogo, dividir los sentimientos y explorar el cuerpo del otro… Absteniéndose de indicar si los practicantes deben hacerlo con la luz prendida o no.

En todo caso, estos predicadores acreditan que eso renovaría la confianza de la pareja y revigoraría la relación. Inclusive, los misioneros no se olvidan de señalar que el sexo comienza fuera de la cama, y por eso las parejas precisan pensar sobre el momento y dividir luego después eses pensamientos… Cosa que la gente siempre habla por aquí, pero nadie escucha.

Aunque parece ser una enciclopedia de orientación sexual, la obra no lo es, pero resulta que el libro también habla sobre los hijos y los problemas financieros por los que atraviesa toda pareja en algún momento de sus vidas. La indicación de estos sabios es que todo quede de la puerta del cuarto para fuera, aconsejando, además, que las parejas tengan, por lo menos, un día por semana sin los hijos para poder enamorar en paz. Y agregan que dos veces por año es necesario un periodo mayor para la pareja poder quedarse a solas y recordar cómo era al comienzo de la relación… Lo que no es muy aconsejable para los que sufren del Mal de Alzheimer.

Otra cosa con la cual hay que concordar, -una pléyade como yo junto con estos predicadores-, es que de nada sirve uno querer ponerse a comparar su vida sexual con la que aparece en los filmes porno. Son cosas diferentes, mi impúdico amigo, las personas reales actúan de manera distinta y usted terminará frustrándose al intentar querer hacer en la cama lo que vio en la tela chica de su casa.

Pienso que por esas recomendaciones bíblicas y evangélicas nadie esperaba, pero opino que los predicadores de la “Iglesia Fellowship” dan prácticamente los mismos consejos que los terapeutas ofrecen a las parejas cobrándoles un ojo de la cara de por medio… Entonces, ¿que está esperando? Corra hasta la librería más cercana y cómprese uno… Después, claro, aproveche y diviértase de lo lindo en el catre…

¡Ah! Y por las dudas pase antes por la farmacia y cómprese una cajita de las pastillitas mágicas… Seguro que las va a necesitar.

(*) Siguiendo la misma línea y estilo del presente Blog, surge ahora “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, conteniendo apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo en: http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ Conjuntamente, continúa a su disposición mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

El Sexo por Casualidad no es la Solución


Opino que esta noticia ya no será capaz de sorprender a nadie, pero resulta que estudiosos en esta enciclopédica y libídine materia universal, afirman que durante las “relaciones casuales”, las mujeres tienen mitad de posibilidades de alcanzar el codiciado orgasmo si comparado con sus cópulas enmarcadas en una relación de compromiso sistemático aunque problemático. Sin embargo, ellos también dogmatizan que para los hombres, las posibilidades de llegar al clímax son similares en ambas modalidades.

Por tanto, no hay duda que los encuentros sexuales de una noche pueden ser placenteros y deliciosos en el momento, pero llegan a generar dolor en el alma y un vacío afectivo luego a seguir, según lo han sugerido diversos estudios. Atentos a esos datos, unos doctores de la estadounidense “Emory University” se dedicaron a investigar y analizar cómo hombres y mujeres viven estas experiencias.

Finalizado el estudio, la investigación reveló que los hombres disfrutan más que las mujeres de las relaciones sexuales ocasionales, o sea, todas aquellas que no involucran ninguna clase de compromiso afectivo. Por tanto, los resultados indican que una mujer que copula con su novio, marido, amante fijo o caso similar que sólo compete a ellas, tiene el doble de posibilidades de llegar al delicioso y tan ansiado orgasmo, que si practicase sexo con un sujeto que conoció esa misma noche.

De acuerdo con lo apuntado por la doctora Kim Wallen, una experta en deseo femenino de la mencionada casa de estudios para adultos -así como el de ella misma-, al reportero del “The New York Times”, resalta que: “La idea de la liberación sexual, donde los hombres y las mujeres tienen igualdad de acceso a las relaciones sexuales ocasionales, no significa que el sexo sea siempre placentero para ambas partes. De hecho, no se trata de un juego parejo”, decretó la decepcionada erudita.

Sin embargo, en una experiencia complementaria que fue realizada en conjunto por las “Universidades de Indiana y Binghamton”, se encuestaron a 600 jóvenes estudiantes de ambos sexos. Por ende, el equipo, dirigido por el doctor Justin García, llegó a detectar que los estudiantes tenían más probabilidades de alcanzar el orgasmo cuando estaban en una relación estable. En este caso, la diferencia entre hombres y mujeres no fue tan alta como en otras investigaciones similares.

Con tales datos en la mano, García sostiene: “Nos han vendido la famosa idea de estamos en una época en que podemos tener una vida sexual libre y vivir dentro de un circuito de relaciones casuales, y que esto no tendría consecuencias. Sin embargo, los hechos demuestran que no todos lo pasan tan bien”… Y pienso que quizás por eso, es que muchos se entregan tan afanosamente a la masturbación.

Como parece que el referido asunto se convirtió en la moda del momento, fue realizado un tercer estudio, esta vez a cargo de la “Universidad de Nueva York”, donde se reveló que sólo el 40 por ciento de las mujeres llegan al orgasmo durante el sexo casual, en comparación con el 80 por ciento de los hombres en la misma situación.

No en tanto, esta pesquisa parece haber sido más extensa e igual de conclusiva, ya que los investigadores neoyorquinos interrogaron nada menos que a 24.000 estudiantes de 21 instituciones durante un período de cinco años. Con todo, durante la experiencia, también constataron que alrededor del 75 por ciento de las mujeres sólo llegaban al clímax cuando hacían el amor dentro de una relación de compromiso.

La doctora Paula England, coautora del estudio, explica: “Pensamos que practicar sexo con un compañero habitual, permite un aprendizaje, acumulación de experiencia y conocimiento del otro, cosas que ayudan a lograr el tan añorado éxtasis. Además, los varones se preocupan más por el disfrute de su compañera de cama cuando se trata de una pareja estable, y no de alguien casual”… Afirmó categórica, sin declarar que lo mencionaba por experiencia propia o no.

Por su vez, Debra Herbenick , de la Universidad de Indiana, aporta un elemento más a este orgásmico asunto. Para ella, una mujer puede vivir el sexo ocasional como si fuese a “cenar en la casa de un conocido”, y luego explica mejor esta comparación: “En esa situación, una no siempre dice o elije claramente lo que quiere comer, ni da indicaciones sobre cómo debería cocinarse”, concluye ella, con la misma profundidad filosófica que si lo digiera doña Sabina Naftulovna Spielrein mientras desarrollaba los tratamientos psicoanalíticos para tratar la histeria femenina a inicios del siglo pasado…

Mi amiga, no le aconsejo nada, pero eso sí, piénselo dos veces, pues ha quedado demostrado que comer fuera de casa no la hará tan feliz como usted piensa… ¿No es espasmódico?

(*) Siguiendo la misma línea y estilo del presente Blog, surge ahora “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, conteniendo apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo en: http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ Conjuntamente, continúa a su disposición mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: