Sexo Frecuente Inhibe Dolencias


No pretendo dorar la píldora de nadie ni agregarle dulce de leche a lo que sea, pero dicen que las mujeres que tienen relaciones sexuales a lo largo de todo su ciclo catamenial, pueden estar mejor preparadas para combatir enfermedades, al mismo tiempo que pueden aumentar sus chances de quedar embarazadas. Claro que dicho así, esto no parece ser ninguna novedad para las mujeres que están intentando concebir a través del método tradicional nocturno. Por eso cabe aquí la pregunta: ¿La mujer se imagina que tendrá más chances de preñada a medida que hace más y más sexo?

Cuanto a esto, se aplica la ley de las probabilidades, no obstante los parturientes especialistas siempre supieron que las mujeres que mantienen buen apetito en relaciones sexuales durante su ciclo emenagogo tienen más chances de concebir. Con todo, se sabe que hasta el presente los estudiosos han fallado en identificar las razones para esos acaecimientos.

Dos nuevos estudios de la “Universidad de Indiana”, que fueron publicados en las revistas “Fertility and Sterility” e “Physiology & Behavior”, estudiaron los datos referentes al ciclo menstrual de 30 mujeres; y al fin determinaron que cuando la mujer tiene relaciones sexuales durante todo el ciclo catamenial, mismo que ella no esté ovulando, su cuerpo sufre alteraciones fisiológicas que aumentan sus chances de quedar embarazada.

Lo interesante, es que esos investigadores descubrieron que las mujeres que son sexualmente activas sufren más alteraciones en las células “T” auxiliares -las responsables por la respuesta inmunológica del organismo-, bien como las proteínas que eses linfocitos usan para comunicarse.

Algunos de los descubrimiento fueron: hubo niveles significativamente más elevados de las células T auxiliares del tipo 2 -las que ayudan el cuerpo de la mujer a aceptar los espermatozoides y el embrión-, en mujeres que tenían una vida sexual activa durante la fase lútea del ciclo menstrual, o sea, durante el periodo en que el revestimiento uterino queda más espeso, anticipando una gravidez.

Esto licenciados también descubrieron que las mujeres sexualmente activas tenían niveles más altos de anticuerpos de “inmunoglobulina G” -los que luchan contra las enfermedades sin interferir con el útero-, durante la fase lútea.

Como resultado, ellos determinaron que los cuerpos de mujeres que practican sexo durante todo su ciclo menstrual, pueden estar mejor preparadas para combatir enfermedades, y al mismo tiempo abrigar los espermatozoides o concebir en el momento cierto. Ergo, los investigadores no detectaron esas mismas alteraciones en la inmunidad de las mujeres que se abstuvieron de sexo… Lo que suena evidente.

La principal autora del estudio, Tierney Lorenz, Ph.D., científica e investigadora itinerante del “Instituto Kinsey”, dijo al portal del “Yahoo Health” que aún no se sabe exactamente como esa respuesta inmunológica acontece, pero ella tiene varias teorías.

Una de ellas es que el sexo podría desencadenar mudanzas en los patrones hormonales durante todo el ciclo menstrual de la mujer o alterar sus tasas de ovulación. Como resultado, el sistema nervioso autónomo de la mujer podría comportarse de forma diferente a lo largo de su ciclo menstrual.

También puede haber una ligación entre la exposición a las bacterias de la pareja de la mujer y el aumento de la fertilidad. “La exposición al microbioma de su pareja -la combinación de bacterias, gérmenes y otros organismos microscópicos presentes en el interior de nuestro organismo-, podría desafiar el sistema inmunológico de maneras bien diferentes de aquellas propias de mujeres que no acostumbran exponerse a esos microbiomas”, dice Lorenz.

La eyaculación del hombre también puede estimular o suprimir la respuesta inmunológica del trato reproductivo de la mujer, bien como enviar una señal para el resto de su sistema inmunológico para que él se altere en algunos aspectos importantes, dice ella.

Lorenz también dijo que puede haber algún otro factor aún ignorado por los investigadores como, por ejemplo, diferencias en la dieta, descanso o las interacciones sociales entre mujeres que son activas sexualmente o no.

No obstante la investigación de Lorenz tenga revelado que a medida que una mujer aumenta la frecuencia de sus relaciones sexuales, su sistema inmunológico “recibirá con mucho más frecuencia el mensaje de que es hora de reproducir”. Ella también resalta que mismo que una mujer practique sexo apenas una vez, fuera de su período fértil, ese único acto ira a contribuir para o aumento de su fertilidad.

Por tanto mi querida abstenía que siempre anda con jaqueca, lo que tengo a decir, es que a pesar de la “J” parecer un anzuelo pernicioso y que las papilas filosóficas pescan muy bien los absurdos de ocasión, lo que tiene que tener en cuenta, es que la naturaleza de los problemas siempre se encuentra en la estupidez de las obviedades más escuetas… ¡Simples así!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Su Sueldo Depende del Sexo


Es sabido, en efecto, que una de las tesis fundamentales que el filósofo Immanuel Kant formuló, fue el “imperativo categórico” del ser humano. Conocido por haber sido un hombre metódico y de salud frágil, Kant nunca se casó y pasó toda su vida en su pequeña ciudad natal, Königsberg, donde entre otras cosas, se ocupó del problema de la moral. Por consiguiente, en su obra “Crítica de la Razón Práctica”, publicada en 1788, discute los principios de la acción moral, la acción del hombre en relación a los otros y la conquista de la felicidad.

Pero al estudiar la cuestión del conocimiento, e investigando sus límites, sus posibilidades y sus aplicaciones, Kant elaboró una otra obra capital, la “Crítica de la Razón Pura”, publicada en 1781, la que principalmente consiste en afirmar que las categorías e ideas de la razón, por más que sean principios reguladores y formas “a priori” del conocimiento, nada nos enseñan acerca de la realidad de los objetos, a la cual sólo podemos llegar en la experiencia y por medio de la experiencia.

En todo caso, ahora acaba de surgir otro de aquellos estudios divertidos que no sirven ni para ayudarnos a encarar una semana seria por delante. Resulta que a un investigador griego se le ha dado por afirmar que cuanto más sexo las personas realizan, mejores serán sus salarios. Y nada del íntegro lector ponerse a pensar en calidad o cualidad, pues el profesor habla de cantidad mismo.

No preciso ni decirles que la base científica de dicha pesquisa me parece ser casi nula. Pero resulta que este sujeto conversó con 7,5 mil personas con edades entre los 26 y los 50 años. Claro que ese elevado número parece ser una buena base para legalizar cualquier acotación, pero la manera como esas personas respondieron a una pesquisa, apenas, opino que no da para concederle tanta credibilidad como se merece.

Pues en realidad, el profesor de la “Arglia Ruskin University” acredita que quien practica sexo, por lo menos cuatro veces por semana, termina por recibir un sueldo mayor que aquellos que no son tan activos así en la horizontal. Según él, la diferencia de salario entre quienes no hacen sexo es de 5% con relación a quien sigue la regla de las cuatro veces semanales y de 3% con quien lo hace de vez en cuando.

Por supuesto que su extravagante teoría se apoya en que al no tener una vida sexual activa, las personas quedan más solitarias, además de ponerse ansiosas y depresivas. Al mismo tiempo, al hombre se le ha dado por hablar sobre el amor, lo que muestra que él se basó, teóricamente, en relacionamientos estables. Y en realidad, eso comprueba que la investigación es un gran lío.

Juzgo que, en efecto, la mayor práctica de sexo no es por sí sola un sinónimo de éxito, y eso de optar por no tener una vida sexual activa no quiere decir que uno quedará solitario y triste. Uno debe tener en cuenta que existen millares de maneras de llevar la vida cuesta arriba, y sólo cada individuo puede saber cuál es la mejor para su caso.

¡Ah! Sobre los salarios, mayores y mejores, basta con que uno sea competente, enfocado en su trabajo y saber aprovechar las oportunidades que surgen en su empleo…

Pero ya que iniciamos hablando del prestigioso filósofo, agrego que además de obras sobre el conocimiento, la moral y la religión, Kant escribió varias otras obras sobre estética, siendo la más importante la “Crítica de la Facultad de Juzgar”… Materia que este profesor griego parece no haber estudiado.

(*) Siguiendo la misma línea y estilo del presente Blog, surge ahora “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, conteniendo apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo en: http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ Conjuntamente, continúa a su disposición mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: