Jugando a Oscuras a la Cabra Ciega


Profeso que ya es hora del gentío prestar más atención en lo que hace y a lo que recurre para declarar sus virtuosos sentimientos platónicos ahogados. En especial lo digo por toda esa gente que sale poniendo “Te amo” en las paredes, ya que debería especificar a quién… Sé de un montón que ha leído ese tipo de mensaje al punto de ilusionarse y luego salió lastimado.

Hago tal referencia no por acaso, pues es notorio que otras personas apelan a actitudes más trastornadas y por veces se les va la mano, como es el caso específico de doña Gayle Newland, de 25 años.

Por causa de su pasión arrebatadora, esta mujer fue condenada hace unos días por un tribunal británico a pasar ocho años en la prisión, dando una de pajarito atrás de las rejas. En verdad, ella terminó siendo acusada de un crimen que se inició en los medios virtuales después de ella se hacer pasar por hombre para engañar una “amiga” y así poder realizar sexo con ella… Exactamente de la forma que el leyente imagina.

El caso es que Gayle quedó amiga de la víctima en la plataforma “Facebook”, en 2011, usando un nombre masculino en su perfil, “Kye Fortune”. Luego de pasar un tiempo intercambiando palabras dulces y románticas, las dos pasaron a una etapa superior en la que sustituyeron la escrita por conversaciones telefónicas de nivel más íntimo, aunque Newland continuó fingiendo ser un hombre.

Finalmente, después de gastar mucha saliva por el auricular, ellas concordaron en encontrarse en 2013. Circunstancialmente, Newland insistió para que la amiga se vendase los ojos para el encuentro.

Lo que suena extraño, es que ellas pasaron más de cien horas juntas, en las cuales la víctima siempre estuvo vendada… Lo que no sería necesario, pues ya da para sacar que era ciega de cerebro.

En fin, como si fuese poco, ya que el propio amor es ciego, durante algunos encuentros ellas mantuvieron relaciones sexuales, algo así como diez veces, hasta que la mujer abusada decidió tirar la venda y vio que Newland usaba en verdad una prótesis en lugar de pene… Cosa que nos hace suponer que a más de ciega era manca.

Sin embargo, contrariando a su ahora ex amiga, durante la audiencia Newland alegó que la víctima siempre supo que ella fingía ser un hombre y ambas se entretenían haciendo juegos lujuriosos para explorar la sexualidad. También negó que ella la tuviese forzado a usar vendas o cualquier otra cosa para esconder su rostro… Quizás queriendo reinventar algo parecido a “50 tonos de gris”.

Mismo así, el juez del caso, que no tuvo su identidad revelada, describió a la condenada como siendo “una mujer mentirosa, intrigante y muy determinada”.

El juez llegó a registrar en la sentencia, que “la señora acusada mantuvo esa línea de conducta durante un largo período de tiempo en el cual jugó con los sentimientos de otros, actuando únicamente para su propia satisfacción sexual sin llevar en cuenta el impacto devastador que el descubrimiento de la verdad tendría sobre la víctima”… Pero se atuvo de condenar a la acusadora por el simple hecho de ser “estúpida”.

Verdaderamente, a pesar de todos los defectos, la vida ama el equilibrio, pues si mandara sólo ella, haría que el color oro estuviera permanentemente sobre el color azul, que todo cóncavo tuviese su convexo, que no sucediese ninguna despedida sin llegada, que la palabra, el gesto y la mirada se comportaran como gemelos inseparables que en todas las circunstancias dijeran lo mismo… ¡Es de dudar!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Las Armas las Carga el Diablo


Casi ningún individuo del planeta tiene recelo sobre tal dictado. En verdad, este dicho es muy famoso en España, y desde siempre se asocia con otro que dice “del mango de una escoba salió una vez un tiro”… Ideas de español, vaya uno a saber.

Con todo, metafóricamente hablando, se dice que “las armas las carga el diablo”, porque se las relacionan con muertes y todo tipo de agresiones sobre otras personas. Es como una advertencia de que no conviene tocar las armas. Por ejemplo, cuando alguien está limpiando o manipulando un arma, quien lo ve siempre dice: “cuidado que las carga el diablo”. Esto ha surgido por los tantos accidentes involuntarios que han causado las armas cuando alguien las manipula pensando que no están cargadas pero en verdad ha quedado con alguna bala en la recamara, y esa bala es la causa del accidente.

Por su vez, como entorno a las armas siempre hay una “energía” o algo “negativo”, los más cristianos suelen echarle la culpa al diablo cuando, en realidad, todo no pasa de imprudencia o despiste del hombre. Esos mismos que tienen por profesión satanizar cualquier cosa que ocurre a su vuelta, afirman que sucede porque el “diablo” es malo, y entonces él quiere que todos se suiciden y se vayan al infierno con él.

En suma, la muchedumbre cree que las armas tienen un uso bien definido, y ese uso es quitar o dañar la vida, ya sea de un animal o de un ser humano, porque evidente que no conocen otra función que pueda tener un arma; por lo que debe ser verdad, pues yo no creo que nadie utilice un arma para destapar una botella… Salvo que ya esté mamado.

Sumado a lo antes dicho, siempre existe la posibilidad de que entorno a un arma ocurra un accidente, así como sucede con todas las cosas que son mal concebidas por quien las inventa.

En todo caso, en algunos países del mundo la caza de ciertos tipos de animales, además de ser legalizada, es considerada como un “deporte relajante”. Mismo frente a posiciones contrarias de varias ONG´s, la práctica de ese insalubre recreo suele tomarles horas a sus participantes, y no siempre puede acabar bien.

Fue exactamente lo que ocurrió en una pequeña ciudad de Cataluña, España, donde un hombre cazaba al lado de su compañero de deporte, cuando ellos decidieron apartarse uno del otro y dieron inicio al enredo de una tragedia que ahora es investigada por la policía.

Durante el momento de la caza en que ellos estaban apartados, el hombre en cuestión tiró sin querer en su compañero. Todo, porque confundió a su amigo con el jabalí que ambos pretendían cazar y llevar para casa.

Los disparos que causaron la muerte, según relato del propio cazador, comenzaron después de él notar un movimiento extraño en un arbusto. Sin excitar, tiró pensando que se trataba del jabalí. Al escuchar el grito desesperado de la víctima, el hombre entró en desespero pero mismo así permaneció junto al victimado aguardando el rescate.

A pesar de ágil, el rescate no consiguió llegar a tiempo para salvar la víctima, una vez que los dos cazadores estaban en una parte de la mata bastante cerrada, lo que dificultó bastante la llegada de los socorristas. En consecuencia, el cazador atingido no resistió y murió en el mismo local donde fue abatido.

La policía está investigando el caso, y hasta el momento tiene apenas la versión que fue dada por el cazador, que es el único testigo presencial del hecho. Ahora, si los exámenes de balística dieren respaldo a lo que él dice, éste deberá ser indiciado por homicidio culposo, sin la intención de matar… A su amigo, pero no al jabalí.

Pienso que antes del catastrófico hecho, estos amigos se trataron como dos generales pacíficos estudiando el mapa de operaciones, elaborando la estrategia y la táctica, calculando las probabilidades, evaluando los sacrificios… Sin embargo, el enemigo no era un furibundo jabalí, y si el diablo… ¡Lástima!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

El Detonador Repudio Perruno


No me extraña nada que otro viviente le haya dicho a Jerry Allen que el tiempo nunca se detiene y que nada es capaz de interrumpir su perene caminata. Tal vez le hayan comentado la existencia de otros avatares casi con esas mismas palabras, siempre repetidas, no obstante uno comprenda que nunca falta quien se impaciente con su lentitud olvidando que se necesitan completar veinticuatro horas para que pase un día. Aunque si él esperase pasar ese tiempo, cuando llegase al final del día se daría cuenta de que no había valido la pena, pues al día siguiente todo volvería a ser igual, y por tanto sería mejor para él saltar por encima de las semanas inútiles para vivir una sola hora de plenitud, un minuto fulgurante, si es que el fulgor puede llegar a durar tanto.

Excepto esas evaluaciones filosóficas sobre cuestión de tiempo y espacio, puede que también haya influenciado la psicótica mente de Jerry los designios contenidos en el libro “El hombre unidimensional”, de Marcuse, el filósofo que después de haber canjeado los densos raciocinios de Frankfurt por las amenidades existentes en las tierras californianas, luego entró en cortocircuito y acabó por caer directamente en el centralizador abismo de las historias banales.

Como sea, resulta que a Jerry se le ocurrió librarse de vez de los cachorrillos hijos de una perra de la raza pastor alemán, y sin otra acabó herido, la semana pasada, de forma inusitada en el Estado de Florida, Estados Unidos.

Según lo notificó la rede de noticias “NBC News”, Jerry Allen Bradford, de 37 años, por no conseguir encontrar nuevos dueños para esos pobres animalitos de apenas tres meses de vida, sin quemar mucho los sesos resolvió usar un revólver para matarlos.

En ese entretenimiento estaba Jerry cuando tres de los siete perritos ya habían perdido la vida luego de escuchar el mortal estampido, hasta que de repente uno de ellos, el que sería la próxima víctima, terminó por salvar al resto de la cachorrada.

Resulta que el ladrador “héroe” estaba siendo sujetado en el brazo de Bradford, cuando, accidentalmente, porque no hay otra manera de explicarlo ya que animales no raciocinan ni premeditan, el canino bicho colocó la pata en el gatillo del arma. De pronto el revólver disparó y la bala penetró en el pulso Jerry.

En consecuencia, las otras cuatro crías que sobrevivieron a la escatológica acción de Jerry fueron llevadas para un órgano de control animal del condado de Escambia, donde afirman que pronto ellos deberán quedar disponibles para adopción.

En entrevista concedida a la red americana de TV, y aprovechando eses cinco minutos de fama a que todos tienen derecho por lo menos una vez en la vida, el sargento Ted Roy condenó la acción del hombre. Con todo, para Jerry Allen esta historia no terminará por ahí, ya que la policía local entró con un pedido de prisión en su contra por cuenta de la crueldad contra los animales.

Dicho esto con la benedictina sabiduría de siempre, pienso que si tuviese a Jerry a mi alcance, lo expulsaría de este mundo con un soberbio puntapié en las nalgas para luego yo poder retornar al buen camino del ascetismo, de donde no debería haberme apartado jamás. Sin embargo, el estrago ya está hecho y la idiotez de Jerry obliteró mis ductos creativos y en consecuencia mi trapense obra quedará truncada… ¡Espantoso!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Plétora de Copas Puede Ser Mortal


Aparte de esos asuntos de carácter líquido-estimulante que surgen de vez en cuando, juzgo que si existe un problema gravísimo que la humanidad necesita resolver lo antes posible, nada más es que el desprecio por la vida ajena. Principalmente en la India, país que tiene por costumbre estar siempre en el foco de las entidades defensoras de los derechos humanos, ya que allí se ha vivido recientemente una nueva situación surreal relacionada a esa falta de atención.

En todo caso, en este último escenario está de por medio la bebida, puesto que muchos caminantes de nuestro bucólico planeta piensan que tomar alcohol tranquiliza, le genera cierto placer, llega a desinhibir y facilita la socialización y comunicación. Sin embargo, está comprobado que tomar alcohol es causa eventual del alcoholismo. Eso se debe a que la preferencia por el alcohol como droga adictiva es una cuestión de disponibilidad y de aceptación en una sociedad cada vez más desequilibrada. Con todo, no deja de ser una enfermedad crónica que daña el organismo, el funcionamiento familiar y social y puede ser causa de violencia, conductas antisociales, desavenencias familiares, accidentes e incluso de homicidios. Por tanto, el alcoholismo no es más que una enfermedad que ocasiona trastornos en el funcionamiento normal del organismo, en sus relaciones familiares y sociales.

Opino que este es exactamente el caso del ciudadano hindú Latori Barman, de 45 años, que ya no podrá contarnos el cuento. Ergo, todo comenzó cuando él salió del trabajo y fue sediento directo para un bar próximo. Por allí inició una bebedera que terminó horas más tarde de manera trágica y bizarra. Es que al intentar volver para casa, Latori acabó siendo víctima del descaso de funcionarios que reformaban el pavimento de una calle.

No es necesario imaginar la tambaleante escena de intentar caminar en línea recta, pero ya bastante mamado, a causa de un viento rastrero, Latori acabó por entrar en uno tremendo bache de la calle antes que este fuese reformado y por allí mismo se entregó a los brazos de Morfeo.

Poco más tarde los empleados de una empresa de pavimentación llegaron al local y no realizaron ningún tipo de revisión previa, gestión que es obligatoria, y por de pronto comenzaron a despejar asfalto para cubrir el agujero. ¿Consecuencias? El mamado de Latori simplemente quedó allí enterrado bajo el alquitrán.

Algunas horas después del ex agujero quedar completamente cubierto, un morador de la región se deparó con un nuevo y excéntrico “detalle” en el asfalto, que de por sí le pareció bastante extraño. Se trataba de un brazo humano saliendo del betún de Judea, pero sin vida. Cuando avisadas, las autoridades locales fueron al lugar, abrieron el agujero y encontraron el cuerpo sin vida del pobre Latori.

No es por nada que el develamiento del cuerpo llegó a causar un absurdo alboroto en la población de los alrededores. No demoró mucho y los vecinos partieron para el ataque contra los operarios responsables por tal descaso, los que solamente fueron contenidos por la policía con la promesa de que la empresa responsable por la obra sería procesada judicialmente.

Poco más tarde la Justicia local acabó decretando la prisión del chofer del camión y del hombre que retiró el asfalto del vehículo para cubrir el hoyo. Ahora ambos responderán por homicidio culposo, sin intención de matar.

Sin embargo, lo que causó más insidia, no en tanto, fue la indemnización que recibirá la familia del ex mamado. De acuerdo con el periódico local “Indian Times”, la familia fue accionada por el gobierno y recibirá una cuantía en dinero por la muerte. El valor, no obstante, resultó absurdamente bajo: el equivalente, en moneda local, a U$ 1000. Según especialistas, ese valor difícilmente aumentará llevando en cuenta las leyes locales… Y se dice que ni dará para quitar la cuenta que quedó colgada en el boliche.

Mi amigo, mismo que todo lo ocurrido llegue a sonar fantástico, por alguna razón, ebrio de indignación, me encuentro a un paso de la locura total y ya no consigo discernir la verdadera geometría surreal que orientará prosélitos por las sendas de la abstracción descriptiva… ¡Hic, hic, hic!… ¡Salu!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Fatídicos Casos Cerebrales


Como todavía existen fariseos que dudan de ciertas mini verdades, opino que lo mejor sería cotejar cosas serias. Principalmente si nos atenemos a las declaraciones que han sido formuladas con tamaña proeza prestidigitadora por parte de los políticos que han sido acusados de corrupción y de aceptar soborno.

En todo caso, al asumir el riesgo de tropezar con políticos insomnes a deambular por calles decrépitas, más que alígero debería mudar mi enfoque ante la corazonada de tratar de examinar una pequeña parte de la barbarie urbana que se ha practicado a lo largo de décadas bajo la descarga cloacal administrativa.

Ni sé por qué digo esto, pues es sabido que iría madrugada adentro examinando lo que han estado haciendo con la ciudad, y me demoraría mucho averiguando si los absurdos que los noticieros apuntan son mismo verdaderos.

Así pues, cambiando de tema, lo que en realidad pretendía decir, es que una lesión en la pierna permitiera que un francés cuya identidad no llegó a ser revelada, recibiese la peor noticia de su vida.

Eso le sucedió porque al realizar una visita imprevisible a un hospital, luego de haberse lastimado la pierna, él acabara por descubrir que simplemente había perdido mitad del cerebro… Y ahora tenía un alambre entre oreja y oreja… ¡Espantoso!

Para que no queden dudas merodeando en un universo cada más delirante, me explico: Conforme fue noticiado por el vespertino “Mirror”, el caso aconteció en 2007, pero sólo fue publicado apenas esta semana por el “The Lancet”, una de las revistas de medicina más respetadas del mundo.

Mismo siendo pequeño, comprometido en estudiar el cerebro de este individuo durante tan largo periodo, el médico Lionel Feuillet acabó siendo el responsable por comentar al caso: “Fue algo inesperado. Realizamos los análisis y vimos que el cerebro entero del paciente había reducido, tanto del lado izquierdo cuanto del lado derecho, en todos los sentidos posibles. Afectó regiones que controlan los movimientos, la sensibilidad, lenguaje, visión, audición y hasta funciones emocionales”, llegó a explicar el catedrático.

La sorpresa del develamiento fue acompañada, claro, de mucha investigación. Durante los estudios, los médicos descubrieron algo aun más sorprendente: Víctima de hidrocefalia pos natal, él paciente fuera sometido a un procedimiento de remoción de líquido de la cabeza a los 14 años. Sin embargo, durante tres décadas, un resto de fluido continuó “comiéndole” el cerebro… Como si fuese la bacteria llamada “vibrio vulnificus”, el virus carnívoro “come carne”.

Como sea, fueron necesarios ocho años de estudio, lo que originara la demora en divulgador el caso, para que los médicos formulasen hipótesis sustentables sobre cómo el resignado lograra sobrevivir en esas condiciones. Con todo, hoy ellos acreditan que lo que le sobrara de su cerebro se reorganizara de manera que éste pudiese continuar cumpliendo sus funciones mismo con 50% de su tamaño inicial.

La revelación ha sido muy importante, de acuerdo con el artículo de la “The Lancet”, para poder demostrar que inteligencia y tamaño del cerebro pueden no estar tan conectados como era afirmado hasta entonces. En consecuencia, ahora los especialistas quieren saber si la vitalidad del órgano gris no es tan evidente cuanto se ha discutido hasta el día de hoy. Para lograrlo, el caso continuará siendo estudiado, ahora por más médicos.

Elemental registrar que tales aclaraciones no sirven para uno pagar “media entrada” en cualquier función de cine, pero juzgo que da una inmensa credibilidad a la cuestión… ¡No hay duda!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

El Superdotado de Ojos Sesgados


Estoy casi convencido de que ciertos temas logran captar la atención inmediata de cualesquier leyente no por causa del hecho en sí, sino más bien por la curiosidad que el humano siente luego de enterarse de un acontecimiento que le parece “bárbaro”, sin la necesidad expresa del protagonista pertenecer al grupo de cualquiera de los pueblos que en durante el siglo V penetraron en el imperio romano.

Por tanto, luego de tan meditado análisis filosófico, no hay más remedio que ponerle el acento a la “i”, ya que acaba de ser divulgado que un ex director de un colegio japonés acabó por ser detenido la semana pasada bajo sospecha de haber mantenido relaciones sexuales pagas con más de 12.000 mujeres, incluyendo menores de edad, durante muchos de los viajes que él realizara a las Filipinas, conforme lo ha divulgado la prensa local.

Este hombre de carácter superdotado en asuntos en la horizontal, fue detenido después que fuera presentada contra él una denuncia de una adolescente de 13 años, que se dice víctima del acusado.

Todo indica que sin tener que hacer de mejor, Yuhei Takashima se entretuvo durante un periodo de 27 años, catalogando de manera minuciosa nada menos que 150.000 fotos de esas féminas en 400 álbumes, supuestamente porque deseaba “guardar lindas recordaciones” de sus relaciones íntimas. Por lo menos fue lo que informó la agencia de noticias “Jiji” y otros medios de comunicación.

Por su vez, el demente y dinámico de Takashima, de 64 años, afirmó a la policía que comenzó a pagar por sus relaciones sexuales cuando fue enviado por tres años a una escuela japonesa en Manila, en 1988, según lo apunta la agencia “Jiji”.

Después, como le gustó su performance, pasó a establecer un ritmo de tres viajes por año a Filipinas, acumulando así un total de 65 estadías, de acuerdo con los chismosos de la prensa.

Según los cálculos matemáticos poco infalibles, el japonés habría mantenido relaciones sexuales con 12.600 mujeres, de 13 a 70 años… O sea que mientras caminase y tuviese dientes, nada le caía mal.

En todo caso, cuando consultados, los integrantes de la policía de Kanagawa, una localidad cerca de Tokio, no llegaron a confirmar las informaciones dadas por la prensa.

Ergo, una vez que uno se ha enterado de tan prosaico asunto, cabe preguntarme si Daniel-Françoise Auber, el compositor francés autor de muchas obras para la escena, óperas, ballets y música religiosa, debería oír también esta historia para luego controlarse, o acreditar entonces que las utopías sordas y las paralelas musicales se han de encontrar un día en el infinito delante del pasmo y de las pituitarias obsesiones terrenas que cuchichean en la Realidad insidiosa que nos rodea… Lamentable… ¡Nunca lo sabré!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Trama de Hollywood Filmada en Montevideo


Casi se me escapa un hecho que ocurrió que hace muy pocos días en Uruguay, donde cuatro personas resultaron procesadas por tentativa de extorsión, dos de ellos con prisión. Evidente que cualquiera dirá que hoy día eso ocurre con muchísima frecuencia. Claro, no lo niego, pero no cómo en este caso, que más parece salido de un policiaco seriado de TV o de alguna película Hollywoodiana de requintada trama escatológica.

Pues bien, la sinopsis de esta trama montevideana indica que los enjuiciados filmaron a un hombre teniendo sexo con una prostituta de lujo, para luego exigirle US$ 50.000 a cambio de no mostrarle las imágenes a su pareja. Tras el intento de extorsión, el individuo terminó presentando una denuncia ante la Policía, la que dispuso una investigación que llevó varios días y que fue determinante para que el juez penal dispusiera los procesamientos de cuatro personas, como dije, dos de ellos con prisión.

Antes se decía “el rollo de celuloide”, pero ya no; el rollo es de otro tipo, pues según citaron fuentes del caso al periódico “El País”, el ideólogo y mentor de la extorsión y su víctima, eran dos jugadores de póquer de alta gama que tenían al casino del hotel “Radisson Victoria Plaza” como uno de los lugares donde ambos apostaban fuerte y al taca-taca. Por tanto, si bien no eran amigos, víctima y victimario se conocían de ese nocherniego ambiente de jugadores de póquer en Uruguay.

Empero, resulta que una cierta noche, una atrayente mujer se le presentó a la víctima en un restaurante, donde sin mucho rodeo comenzaron a intimar, cenaron y luego ella lo invitó a un apartamento en el que, según dijo, vivía… Triste y solitaria como una margarita deshojada. El caso es que sin necesidad de la víctima hacerse el mosca muerta, allí mantuvieron relaciones sexuales. No en tanto, el tozudo hombre no sabía que mientras tenía un placentero sexo en la horizontal, ambos estaban siendo filmados para él ser extorsionado luego después con el contenido sicalíptico registrado por una cámara colocada en el lugar.

Tal y cual ocurre en las películas policiales cómicas, tras la denuncia, la Policía se comunicó con la Justicia y, con la autorización del magistrado, se comenzó una investigación que incluyó escuchas telefónicas de los hasta ese entonces presuntos involucrados en la maniobra extorsiva. Y fue así que la indagatoria policial permitió identificar claramente a cuatro personas como integrantes del grupo que llevó adelante el mencionado delito. Uno de ellos es el apostador e ideólogo; otra, la mujer de “amores vendidos” que mantuvo relaciones sexuales y que no informó al hombre de que estaba siendo filmado, además de otros dos individuos comparsas.

A posterior, el juez los interrogó y decidió que el procesamiento de los primeros dos fuera con prisión, acusados de coautoría de un delito de tentativa de extorsión. Los otros dos también fueron procesados por el mismo delito pero sin prisión, en el grado de cómplices: uno trasladaba al autor a diferentes lugares y el otro contactó a la mujer para que mantuviera relaciones y fuera filmada… O sea, era el que sujetaba la cámara.

Las fuentes del caso informaron que la mujer es joven y vendía sus servicios sexuales como “dama de compañía” por Internet; pero en este caso ella buscó a su cliente a comienzos de junio en un restaurante donde un día a la semana se juntan a cenar jugadores de póquer, sin decirle a éste que cobraba por sexo.

Pero resulta que en el guion no constaba que el cliente que ella escogió no fuera la víctima elegida en primera instancia, sino que se pretendía un otro sujeto presuntamente con más dinero. Sin embargo, al notar a la mujer sola en el restaurante, la futura víctima se le acercó y comenzó a charlar, y el galán pronto pensó que la estaba seduciendo. Siguiendo el libreto inicial, ella aparentó que eso ocurría y siguió adelante con el trabajo que le habían indicado, llevando al hombre hasta un apartamento.

El autor de la maniobra -o libreto-, había alquilado ese inmueble por unos días, donde luego se ocupó de colocar una cámara fija que tiene la posibilidad de encenderse automáticamente en la hora que se le marque, la que, según confesó, la trajo desde Argentina para realizar la extorsión. A la mujer de “amor vendido” le ofreció US$ 1.000 por llevar al hombre hasta ese apartamento y ser filmados teniendo sexo, propuesta que fue aceptada… Porque, evidente, en esos pagos la vida está muy cara.

En síntesis, ya que aquí no importa lo que ocurrió en la horizontal, días después de concretarse el encuentro, el ideólogo de la maniobra llamó por teléfono a la víctima y lo amenazó de que si no pagaba US$ 50.000, le entregaría una copia del “video hot” en DVD a su esposa… El hombre le dijo que no tenía esa plata para darle, pero después que se insistió en intentar extorsionarlo resolvió hacer la denuncia a la Policía.

Tal cual vemos en la TV o en el cine, los hombres de la ley le recomendaron que acordara un lugar de reunión para entregarle el dinero y así detener al autor in fraganti. Y otra vez, tal cual ocurre en las películas del detective Frank Drebin Jr, interpretadas por Leslie Nielsen, el delincuente vio que había varios móviles policiales en la zona y desistió del encuentro. Luego hubo un impasse en la comunicación entre el victimario y la víctima, porque éste último viajó a Brasil por unos días… A su retorno volvieron a comunicarse y la investigación policial avanzó hasta tener las pruebas suficientes y el juez ordenar las detenciones… Aquí es justamente cuando aparecen las letras grandes en la pantalla: “The End”… Ahora no me venga con que no le gustó el argumento… ¡Es un peliculón, mi amigo!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: