San Jorge


50-san-jorge

Cuentos son cuentos y en ellos el lector siempre puede añadir detalles y fantasear a su gusto. Pero acredito que en este aquí puede que no.

…Existe en cierta iglesia de un país del Viejo Mundo varias estatuas monolíticas, pero una en particular llama la atención, pues además de candelas encendidas por quienes piden intervención milagrosa, está especialmente un gran San Jorge, acorazado con pectoral, yelmo y perneras, con plumas al viento y gran bigote de guardia civil del cielo.

Sin embargo, la historia de este San Jorge viene a ser una página negra en los anales del arzobispado del lugar. El caso es que en cierta procesión, no se sabe a lo cierto en cual, sin que ello salga perjudicada la inteligencia del caso en cuestión, solía salir siempre San Jorge montado a caballo, como corresponde a quien, desde inmemorables tiempos, anda en encendida lucha con los dragones. A caballo, y empuñando la lanza, recorría San Jorge las calles de la ciudad recibiendo, lógicamente, preces y saludos militares, mientras el caballo, llevado firme de la rienda, piafaba de contento.

Así fue por muchos años, hasta un día, nefasto, en que el caballo que había de transportar al santo le pusieron herraduras nuevas, por estar las viejas gastadas. Sale el cortejo, ocupa San Jorge su sitio en la procesión, y he aquí que tropieza el animal con un carril de los del tranvía, resbala, le huye el suelo bajo sus manos y patas, y allá va San Jorge de bruces contra el pavimento, con estruendo terrible, pánico y consternación.

Estruendo fue lo que se oyó, pánico el de los ratones que en tropel huían de dentro del santo, y consternación la de los curas, devotos y demás acompañantes, que veían así, demostrado en plena plaza pública, el nulo cuidado que el interior del santo les merecía. En él habían hecho nido los ratones de la iglesia, y eso no lo sabían los clérigos. Esto ocurrió hace muchas décadas, y, de vergüenza, nunca más San Jorge volvió a salir a la calle.

Allí está, en la capilla, triste, lejos de la ciudad amada por donde nunca más asomó la cara, con su pluma cimera ondeando al viento y la lanza pronta. Con todo, algunos vecinos fantasean que a altas horas de la noche, cuando la ciudad duerme, aparece por la capilla un caballo de sombra que, en seguridad, lleva de paseo al santo. No hay en el camino quien le aplauda, pero San Jorge no le importa, ha aprendido a su costa de cuán poco depende la gloria.

Anuncios

Los Elfos


7- los elfos

Es suficiente con destapar un tarro para que surja de allí una leyenda. Hay muchas rodando en este mundo, pero una que proviene de la mitología nórdica contiene reseñas más tempranas preservadas de los elfos (*).

…No consta en el libro Génesis, pero dicen que pasados ya algunos años desde su compelida salida del Paraíso, cierto día Dios fue a visitar a Adán y Eva, quienes ya no le guardaban rencor ni pudor y lo recibieron calurosamente y le enseñaron la casa donde ellos ahora vivían. Luego a seguir, le mostraron a sus hijos, los cuales, de cara, a Dios le parecieron harto prometedores.

El Supremo preguntó entonces a Eva si no tenían más hijos, además de los que él había conocido, pero ella le contestó que no. Lo que no era verdad, pues resulta que a Eva no le había dado tiempo de asear a toda su prole y le daba vergüenza que Dios los viera, por lo que los escondió.

Ese extremo, no obstante, ya era conocido por Dios, a quien nada se le escapa, y, por tanto, le dijo: -“Que todo lo que se oculte a mí, también se oculte a los hombres”. Y fue así, que a partir de ese día todos los hijos escondidos y sin asear de Eva fueron invisibles a los ojos de la gente, y habitaron los montes y las lomas, las colinas y las rocas. Es de ellos que provienen los elfos, mientras que los humanos son los descendientes de aquellos que Eva presentó a Dios.

Los humanos nunca pueden ver los elfos, a menos que éstos así lo deseen. Sin embargo, ellos sí pueden ver los humanos y dejarse ver a su antojo. Por eso que quien los ha visto afirma que los elfos son humanoides de apariencia frágil y delicada, con orejas puntiagudas, piel pálida y ojos almendrados y poseedores de una personalidad traviesa.

Son seres de larga vida que viven cientos de años, o quizás sean hasta inmortales. Incluso se piensa que poseen poderes de vida. Y a pesar de ser menos corpulentos que los humanos, por término medio, tienen mayor agilidad y destreza en sus movimientos.

Así como muchos de los seres fantásticos, los elfos piensan que los humanos son una raza inferior, debido a su falta de inteligencia… Y visto lo que he visto, yo les creo.

(*) Adaptado del libro Cuentos Populares Islandeses

Nunca Haga Acopio Interno de Alcohol


Nadie puede negar que la intoxicación etílica, ebriedad o embriaguez, sea un estado fisiológico inducido por el consumo excesivo de alcohol. No obstante, algunos, en el habla coloquial y vulgar, se refieren a ese tenebroso estado de otras maneras, por lo que recibe numerosos nombres tales como: borrachera, cogorza, mona, mamúa o melopea… Expresiones de por sí desnecesarias, porque tan sólo ver el estado del individuo ya lo dice todo.

Evidente que muchas sociedades tienen sus propios estereotipos culturales que están asociados con la ebriedad; por lo que mientras algunos consideran a aquellos capaces de beber grandes cantidades de alcohol como dignos de respeto, otros lo consideran como un serio problema moral. Por tanto, es indiscutible que tal actitud se puede abordar como patológica, puesto que puede conducir al alcoholismo.

Pero de nada le sirve a uno salirse con disculpas del tipo “bebí demás” después de aprontar alguna sandez. Por lo menos es lo que afirma la ciencia, la cual ha comprobado científicamente que cuando bebemos más allá de la cuenta, además de perder la brújula con los pies, sólo hacemos y hablamos aquello que siempre tuvimos ganas pero nos faltaba coraje de exponerlo por miedo o inseguridad.

Por tanto, si usted trasbordo el balde y pagó mico en la fiesta, telefoneó para la ex y se le declaró amorosamente, o contó un secreto oscuro de algún amigo, tenga en cuenta lo cuanto ira sentir de remordimiento al día siguiente, pues, por lo menos en la teoría, usted debe asumir la responsabilidad por sus actos.

Tal afirmación se basa en la indicación de los investigadores de la “Universidad de Missouri”, quienes revelan que el alcohol no elimina nuestra capacidad de saber exactamente lo que uno está haciendo, ya que sólo anula los sentimientos de culpa, remordimiento y vergüenza. Lo que en otras palabras, significa que estando chupados, sólo hacemos y hablamos apenas aquello que siempre tuvimos ganas.

Para alcanzar tal erudición, estos licenciados convidaron 67 personas para realizar una prueba. Los individuos fueron divididos en tres grupos: 22 tomaran refrigerios, otros 22 ganaron bebidas supuestamente alcohólicas (sin saber que la bebida en realidad no contenía alcohol), y el restante bebió vodka con tónica. Luego después, todos se sentaron frente a un computador, donde tenían que presionar la tecla con la descripción correcta de cada imagen que aparecía… Fueron más de 300 imágenes.

Obviamente, todos los participantes cometieron algunos deslices, por lo que confesaron, después del examen, que se habían equivocado. Con excepción de los embriagados, que cada vez que percibían sus erros, disminuían la velocidad de las respuestas, a fin de evitar otros equívocos.

Como todas las actividades cerebrales de los participantes fueron acompañadas por electroencefalograma, los doctos afirmaron que era el cerebro quien les enviaba esa señal, para ellos redoblar la atención después de un error.

Sólo que, entre los embriagados, por más que ellos reconociesen los errores, esa señal era más débil… “Nuestro estudio muestra que el alcohol no reduce nuestra consciencia sobre los errores, y sí, que reduce apenas lo cuanto nos importamos en cometer tales errores”, llega a explicar Bruce Bartholow, uno de los autores de la investigación.

Moral de la historia: Jamás busque justificar sus errores por causa de la bebida. Eso ya es historia para buey dormir, ya que su estado fisiológico oscilante lo mostrará más sincero de lo que es.

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Cobarde Castigo Para Quien Ama Por su Cuenta


Es cierto que Paquistán tiene una cultura social muy diferente a la nuestra, pero es igual de espantoso descubrir que una mujer de 25 años, y embarazada, el martes pasado terminó por ser lapidada hasta la muerte por su familia, cuando ella estaba del lado de afuera del tribunal de Lahore, uno de las principales cortes de Paquistán, en el marco de lo que se les ha ocurrido llamar de sentencia de muerte “por la honra”. Dicha mujer fue castigada por el único motivo de haberse casado con el hombre que amaba.

En realidad, según lo narró el agente policial Umer Cheema, Farzana Iqbal estaba esperando por la apertura de la Alta Corte de la ciudad de Lahore, al este del país, para declarar en el tribunal y así defender a su marido contra las alegaciones realizadas por su familia, la cual afirmaba que éste la había secuestrado y obligado a casarse con él, cuando un grupo de decenas de hombres la atacó con ladrillos. El mismo agente afirmó que el padre de ella, dos hermanos y un ex novio, estaban entre los agresores. Farzana terminó sufriendo severas heridas en la cabeza y murió en el hospital.

Conforme menciona el relato de un otro investigador de nombre Rana Akhtar a la “AFP”, primero su hermano abrió fuego con un arma, pero éste no le acertó. Ella intentó correr, pero luego se cayó, acrecentando que entonces los parientes y demás la alcanzaron y la agredieron hasta la muerte con los ladrillos.

Todos los sospechosos, entre 28 e 30 personas que atacaron a la joven, lograron escapar, excepto el padre, quien, una vez preso, admitió haber matado a su hija y afirmó que se debía a una “cuestión de honra”…. Algo que obviamente el resto del mundo ya considera una argumentación arcaica.

El caso es que antes, Farzana había sido novia de un primo, pero decidió casarse con otro hombre, dijo el policial mencionado antes. Fue cuando su familia registró una acusación de secuestro contra él, pero todo indica que ella había ido a la corte para argumentar que se había casado con él por voluntad propia.

El marido viudo de la paquistaní embarazada, Muhammad Iqbal, de 45 años, al hablar por teléfono con la agencia “AFP”, prometió luchar para que se haga justicia, y afirmó que irá apelar a las autoridades en busca de castigo. Dijo aún, que él y su esposa estaban siendo amenazados desde que se casaron.

Iqbal contó además, que ellos lograron sobrevivir a un ataque anterior durante su primera audiencia en el tribunal, el 12 de mayo pasado… “La cosa más dolorosa es que nadie intentó salvar a mi esposa. Había decenas de policías y personas cerca, pero ellos asistieron a todo como meros espectadores”, se quejó en la entrevista.

El jefe de policía, Mushtaq Muhammed, informó que el padre de Farzana fue detenido, y que otras varias personas, entre ellos dos hermanos y tres primos, continúan forajidos.

A pesar del crimen haber ocurrido en Lahore, una de las ciudades más liberales del país, los medios de comunicación se mostraron apáticos, lo que, según los activistas de los derechos de las mujeres, evidencia un crecimiento del extremismo en la región, afirmando que muchas paquistanies no tienen voz en la decisión de su casamiento, ya que se cree que desobedecer los deseos de sus parientes lleva vergüenza a la familia. Por causa de sus creencias, muchas familias paquistanies consideran que si una mujer se casa con alguien de su propia elección, eso trae deshonra a la familia.

Por como sea, y de acuerdo con lo declarado en un informe emitido por la Comisión de Derechos Humanos independiente de Paquistán: “Estos crímenes persisten debido a la impunidad de los asesinos”.

Uno se sorprende con tan crueles efemérides, pero impresiona más saber que el grupo de derechos humanos “Aurat Foundation” informa que cerca de mil mujeres paquistanies son muertas todos los años por sus familias en nombre de la honra. No en tanto éstos resalten que probablemente el número real sea muchas veces mayor, considerando que la fundación apenas registra datos basados en los registros de periódicos. Es que por allí, el gobierno no compila estadísticas nacionales.

En todo caso, lo que sí sabemos casi todos los ciudadanos de todo el mundo, sea cual sea nuestra posición creyente, social, política o económica, es que los crímenes que se cometen bajo esa ilusa “cuestión de honra”, quedarán casi siempre impunes y/o que los agresores sólo recibirán castigo muchos años más tarde en un “acto de desagravio” tardío e hipócrita, donde el castigo -atenuado por el tiempo- suele llegar en forma muy leve y casi simbólica… Para mí, estos no son crímenes por cuestión de honra, y sí “cobardes agresiones al más elemental sentido de convivencia entre géneros”… ¿No concuerda?

(*) Si desea, dese una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: