Sé que te Veré


87-te-encontrare

Mientras el alma esté en la tierra, ella siempre ha de necesitar un cuerpo en el que habitar; no obstante dentro del contexto secular y perecedero en que nos han encajado sin pedirlo, lo aconsejable es uno no ponerse a mimar demasiado el cuerpo, como para que éste no vaya a pensar equivocadamente y se crea que él es más importante que nuestros sentimientos.

Estoy convicto de que mis años vividos ya son historia; eso es algo que ya nadie puede quitármelo. Más tarde me ha de llegar la vejez con sus achaques y demás malestares a cuestas, así que por ahora mí consuelo es animarme con reflexiones consoladoras y entregarme a pensar en ti, Maga de mis sueños.

Por eso me gusta pensar que voy a verte. No sé en qué lugar, ni en qué estación o bajo qué circunstancia. No sé si será hoy, mañana, dentro de un par de años o en otra vida. Tampoco sé si ese encuentro ocurrirá siendo niños, jóvenes o ancianos; en forma de personas, o en una conjugación de agua y piedra, de luna y estrellas, de flor y tierra o como lluvia y cielo. Pero igual me gusta pensar que voy a verte.

En realidad, me encanta conceder las horas de mis días y mis noches a pensar que de algún modo voy a verte; posiblemente ha de ser en algún momento en que nuestros destinos coincidan nuevamente. Simplemente pienso en eso. Me gusta pensar que voy a verte.

Tal vez nos volveremos a encontrar cuando seamos ligeramente más viejos y nuestras mentes sean menos frenéticas, cuando entonces yo seré adecuado para ti y tú serás buena para mí, porque entiendo que justo ahora soy un caos para tus pensamientos y tú eres veneno para mi corazón.

Eso sí, prometo que volveré a verte antes de que tu preguntes: ¿De qué murió?, y mucho antes de que todos te contesten que me caí de lo más alto de mis expectativas.

No hay nada más bonito que volver a oírte decir: “me hiciste mucha falta”. Porque tú existes dondequiera, pero yo sé que siempre existes donde mejor te quiero: en mi corazón.

Clemente Memoria


44-memoria

Con ojos casi siempre llorosos no a causa del llanto sino por la propia vejez, puedo reparar con cierta fascinación las ajadas palmas de mis manos. Me embarga una pena verlas tan mustias, pero no alcanzo a echarles en cara el hecho de que ellas ya no conserven el recuerdo táctil de las mujeres que amé y otrora mil veces acaricié, aunque en la mente sí las siga teniendo bien presentes.

Es gracias a ellas que hoy puedo recorrer plácidamente aquellos cuerpos como quien pasa el rollo de una película de amor y detener la cámara a mi gusto para fijarme en un cuello que ya no sé bien de quien era pero que siempre me conmovió; en unos pechos que tampoco recuerdo a quien pertenecen pero que durante varios años me hicieron creer en algún dios; en una cintura delgada que reclamaba por mis brazos que en aquel entonces eran fuertes; en cierto pubis de musgo rojizo, un matorral de lujuria que tanto se aparecía en mis ensueños como en mis pesadillas; o hasta en un par de labios gruesos de un rojo oscuro como sangre de toro brioso brotando entre las venas, siempre sedientos de besos de salacidad.

Lo más curioso de todo, es que a menudo me acuerdo de algunas partículas de los cuerpos y no de los rostros o los nombres. Sin embargo, otras veces recuerdo un nombre y no tengo muy clara la idea de a qué cuerpo correspondía

Pero existe un nombre que recuerdo junto a su cuerpo. Claro que es el de mi mujer. Es que estuvimos tantas veces juntos, ya sea en el dolor pero sobre todo en el placer, que se me hace imposible borrarla de la memoria. Como no fuimos solamente cuerpos que han vivido los años, ella, mientras pudo, supo muy bien cómo hacerlo.

En aquel entonces me bastaba una miradita de sus ojos saltones para que se me pusieran los nervios de punta. Es que mi mujer parecía verle a uno hasta el hígado. Y hasta puede ser que ella imaginara que yo tenía mis cosas por ahí, sin embargo, jamás me hizo una escena de celos, esas porquerías que termina por corroer la convivencia.

Viejo sí, Pero no Como los de Antes


Es comprensible que la transición del trabajo a la jubilación represente un cambio muy importante al punto de la persona llegar a sentir estrés. Eso suele ocurrir porque puede suponer la pérdida de ingresos, la identidad profesional, el estatus social, los compañeros y la estructura cotidiana del tiempo y las actividades… Sin considerar la parte anatómica, por supuesto.

Con todo, el hecho de un individuo jubilarse y cuándo hacerlo se encuentra entra las decisiones del estilo de vida más cruciales que necesitan tomar las personas al aproximarse a la vejez. Sin ellas olvidar que estas decisiones irán afectar tanto su situación financiera como su estado emocional, así como las formas en que irán pasar sus horas de vigilia y las maneras de cómo se relacionan con la familia y los amigos.

Por su vez, para los administradores públicos existe la problemática de tener que proporcionar apoyo financiero para una cada vez más grande cantidad de ancianos jubilados, lo que también tiene serias implicaciones para la sociedad, en especial cuando la generación “baby-boom” se acerca a la vejez.

Analizado por otro ángulo, existe un inconveniente que está relacionado a la necesidad de contar con arreglos adecuados de viviendas y cuidados para los ancianos que ya no pueden manejarse por sí mismos… O sea, los que ya están en la uña.

Lo cierto, es que las personas mayores de hoy en día se están dando cuenta de que el ser mayor ha cambiado completamente desde que sus padres llegaron a los 65 años, y notan que están más sanos y vigorosos que sus homólogos de hace varias generaciones. Tienen aspecto más juvenil, se sienten mejor y actúan con más vitalidad que sus padres y abuelos de la misma edad… Bueno, no todos, algunos ya llegan a esa edad hechos trapo.

Teniendo en cuenta lo antes dicho, la tecnología moderna, además de facilitar nuestro día a día, también ha traído muchos beneficios para la salud, y los que hacen parte de la llamada tercera edad -léase viejos añosos- ya están sintiendo en la carne los beneficios. Al final, para los viejos de cuerpo pero no de espíritu, el soporte “high-tech” promete ser cada vez mayor, lo que en parte contrarrestaría la actual tendencia mundial de reducción de la natalidad y el aumento de la expectativa de vida.

Para tener una idea, según estimativas de la “OMS” (Organización Mundial de Salud), el número de ancianos en el mundo debe duplicar hasta 2050.

Evidente que la independencia también es otra ventaja que la tecnología trae para la vida de los más viejos. En el futuro, la idea que se está encubando, es que existan drones para la realización de tareas domésticas, con el intuito que servirían para buscar objetos en lugares de difícil alcance, ayudar en la limpieza, entre otras ideas varias presuntuosas.

No crea el pretérito lector que estamos lejos de ello, pues esa propuesta ya está siendo estudiada y experimentada por la investigadora Naira Hovakimyam, de la “Universidad de Illinois”, Estados Unidos, ya que en 2015 ella recibió una bolsa de estudios de U$S 1,5 millón de la “National Science Foundation” para el proyecto “Aspire” (Automation Supporting Prolonged Independent Residence for the Elderly).

Elemental decir que la propuesta no es crear solamente drones, sino que también robos, los que serían adaptados para tareas domésticas.

Por tanto, si doña Naira lograr dar con la tecla, todo eso será bienvenido para facilitar la vida de los más viejos y achacosos. Con todo, vale recordar que mucha tecnología también puede traer soledad. Por eso también ya se habla que drones y robos no deben substituir el amor y la presencia de los familiares.

No sé bien porque razón, pero pienso que para los que se dan cuenta un día que se han puesto viejos, no habrá tecnología que valga cuando de repente se detengan a mirar el colchón de su amada cama y recuerden hechos trascendentales como lo sería ponerse a revivir el momento de años ya muy lejos donde su mujer perdió la virginidad, donde habrá ella sangrado por su último hijo, donde pereció el sueño infinidad de veces y demás etcéteras que suelen ocurrir sobre un colchón, comportándose mentalmente como si estuviera componiendo una oda sáfica, y laboriosamente luchando con la métrica reacia… ¡Mágico asunto!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

A %d blogueros les gusta esto: