¿Ya Pensó en el Mal Efecto de su Tatuaje?


Quizás muchos no lo han notado aun, pero no hay duda que algunos de los tatuajes que ciertos “varones” realizan en su piel pueden llegar a ser mal interpretados por sus amadas y el resto del sexo opuesto, o hasta por quien los ve de fuera y desconoce los pretextos y motivos que indujeron a dicho individuo a querer grabarlos en su piel. Esencial mencionar al leyente que no me gusta generalizar, como tampoco es lo que intento pasar aquí, pero entiendo que ese asunto de tatuaje es cosa seria, mi amigo.

Tanto es así, que existen algunas situaciones que merecen atención especial, ya que algunos diseños de tattoos caen dentro de una clasificación de “total mal gusto”, que en ciertos casos llegan a causar un efecto negativo en las mujeres, como por ejemplo: nombre de mujer; símbolos pequeños en hombres grandes; los dos antebrazos tatuados; mujer desnuda con pechos expuestos; y, lo que parece ser peor, el blasón del cuadro de futbol favorito.

Acá entre nosotros, mi emblemático amigo, un hombre que estampa en su brazo el nombre de una mujer, puede llegar a causar cierta extrañeza en la fémina que pretende aproximarse de él, pues ella no se sabe si él ya está comprometido y totalmente asido por el cuello por esa doña, o si en verdad ejerce un complejo de Edipo.

Cuanto al gravado de delfines, mariposas y otros pequeños símbolos en brazos, hombros o espaldas, le aviso que no quedan muy bien que digamos en los Hombres con “H” mayúsculo; al final de cuentas, ese tipo de individuo que se preocupa haciendo musculación para que su cuerpo parezca bien tallado, resulta que, en la hora crucial de mandar un tattoo de macho, él acaba optando por un “tatuajecito” que más parecerá una mancha de caca de mosca en el tórax… Piense bien antes de hacerla, ya que después, arrepentido, querer cubrirla va demandar más trabajo.

En todo caso, eso de querer cubrirse de tattoo los dos brazos tiene un nicho específico, me refiero al personal que vive un “lifestyle” rap, hip hop. La mayoría de la gente hasta concibe ese tipo de gusto, pero entienda que esa moda no estampa bien en cualquier persona. Por tanto, si usted no pertenece a la tribu do Charlie Brown Jr. u otros artistas por el estilo, olvídese; prefiera un arte más adecuada a su estilo personal.

¡Gente! Tenga en cuenta que no existe cosa de tan pésimo gusto como mandar estampar en la piel pechos y nalgas desnudas. Claro que no me refiero a “pin ups” y “guerreras”, pues existe una gran diferencia entre una mujer vestida sensualmente con lencería u otros adornos, y la de una mujer desnuda. Cualquiera no necesita mostrar lo cuanto le gusta ese tipo de fruta usando su cuerpo como si fuese pantalla de la “Playboy”… Salvo que sea un solitario marinero y las utilice para otros fines.

Además, ni se le ocurra intentar…  ¡No da! La pasión abismal que un sujeto pueda sentir por un cuadro de futbol, hasta la más recalcitrante de las mujeres lo entiende, ya que ella está acostumbrada a que el hombre de sus amores la cambie todos los domingos por un encuentro de futbol… En vivo o en la TV. Siendo así, lo recomendado es que haga uso de camisetas, sombreros, bufandas u otros accesorios que hacen parte de esa serie de ítems que los clubes ofrecen para comprar y que dejan a su agrupación del alma más rica, en lugar de querer gravar en la espalda o brazos el blasón de su cuadrito… Mismo que él sea un súper campeón.

Una deja: encuentre otros símbolos y diseños que puedan representar nombres y blasones da su eterna pasión, pues tarde o temprano los relacionamientos acaban, los clubes no mudan, y ciertamente muchas mujeres no curten ni mueren de amores por los croquis que usted tiene estampados en la piel.

En este caso, le tengo que dar razón al fanático de mi vecino, cuando me dice: “tatuaje no es una “t-shirt” que uno tira y coloca para lavar, la tiene que llevar puesta la vida entera”.

Por supuesto que me resulta difícil definir por escrito esos tipos de sujetos de mil dibujos y colores que andan por ahí, ya que de una mirada ellos pueden ser distinguidos a cien metros de distancia y uno encontrárselos en todas partes. Curioso, pero a pesar del gran esfuerzo nemotécnico que despliego para aclarar esa secuencia de raciocinios de mal gusto, lo que me viene a la cabeza son imágenes teatrales, sobre todo, las farsas… ¡Si, adoro pantomimas!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Las Impías Fábulas del Viagra


A un poco más diez años de su prodigiosa aparición, más de 35 millones de hombres ya se han beneficiado de sus admirables efectos, y un sinnúmero de mujeres que vivían angustiadas han vuelto a ser felices, pero un reciente estudio descubre las ficciones que rodean a esta mágica pastillita de la alegría en la horizontal.

Pues bien, con la llamada píldora azul que surgió en 1998, se resolvieron muchos problemas, sobre todo masculinos, ya que aunque la disfunción eréctil (antes llamada impotencia sexual), afecta principalmente a los varones, pero no hay dudas de que son las mujeres las receptoras de ese mal momento de decaimiento masculino.

Como a todo chancho siempre le llega su san Martín, muchos prosaicos pronto sabrán que la disfunción eréctil (DE) será su incapacidad de conseguir o mantener una erección suficientemente buena para tener una relación sexual satisfactoria… Y en este asunto, no hay tu tía… la muerte de la hombría te llega, y pronto.

Los estudiosos del miembro y de la DE la clasifican en dos: Orgánica, la cual se debe a factores físicos tales como enfermedad vascular o diabetes; y la Psicogénica, que se origina por causa de estados de ansiedad o estrés.

Según estimaciones publicadas en el “British Journal of Urology”, y de acuerdo con una encuesta realizada por una compañía farmacéutica, la disfunción eréctil es un trastorno frecuente que afecta a más de 152 millones de hombres en el mundo y que, se calcula, afectará a más de 322 millones de varones en el año 2025¡Impresionante!

Por lo tanto, el viagra y sus similares pasaron a ser todo un éxito, y esto radica en que sí funciona, sobre todo cuando es una disfunción eréctil moderada, salvo en casos donde haya lesión… Pero como suele suceder, con el paso del tiempo, la chusma de siempre ha ido liberando mitos en torno a ella, donde se destacan los siguientes:

Es un afrodisíaco: La pastilla por sí sola no actuará en el organismo, debe existir un preámbulo, juegos, caricias que son las que realmente repercutirán en la excitación… Haga de cuenta como cuando era chico y jugaba a médico con su prima.

No aumenta el deseo por sí solo, pero gana confianza: Puede ser que el varón que usa la pastilla, al sentir efectos positivos en su cuerpo, gane confianza y con ello pierda el miedo a fracasar y mantiene un deseo que antes evitaba… Es algo así como jugar a la lotería… Si no juega, no gana.

No tiene que ver con el orgasmo: La píldora azul actúa en la erección más no en la eyaculación y, por lo tanto, menos en el orgasmo, aunque sí puede pasar que por la confianza que genera pueda tener una relación prolongada, pero eso ya no depende de la pastillita… Depende más bien de quien tiene a su lado en ese momento.

Claro que también existe el nefasto miedo a no dar la talla. No en tanto, en un reportaje del periódico “El País”, el sexólogo Julián López de Quero, iniciador de la Fundación Sexpol para el Desarrollo del Bienestar y la Salud Sexual, comenta que las series y el cine muestran a hombres como “machos potentes y depredadores” (de vírgenes imprudentes), y a las mujeres como siendo objetos sexuales al servicio de ellos, por lo que alude a una promoción que va más allá de la disfunción eréctil… Parece que su diatriba es puro sueño de cineastas.

Obvio que todo esto repercute mucho en los jóvenes que inician su vida sexual, pues les ponen una vara muy alta para alcanzar (no la de ellos, claro), por lo que pueden padecer de disfunción que más bien es mental. El profesor y autor de “El mito del Viagra”, Abraham Morgentaler, dice en el mismo artículo de El País, que: “La gran importancia que nuestra sociedad otorga al sexo, lleva a que individuos sanos desarrollen miedo al fracaso en la cama”.

El experimentado profesor habla además de noticias que indican que adolescentes utilizan el medicamento como una droga, lo que repercutiría en una “muleta emocional”, ya que relacionan la pastilla con el buen desempeño en la cama.

Sin embargo, explica que existen ejercicios para mantener la erección sin necesidad de la pastilla, los cuales ayudarán al control de la eyaculación y de las sensaciones, así como a estar pendientes de la excitación. Inicialmente se realizarán en solitario (mismo que le salgan pelos en la mano), para después hacerlo en pareja.

Para los menguados amadores, se describe que para la realización de dichos ejercicios, se incluyen: la masturbación en solitario, (con o sin revistitas) donde se controla la llegada del orgasmo; la masturbación en pareja (cada uno en la suya o viceversa); la penetración con la mujer en posición superior, con movimientos lentos; y la penetración con el hombre en posición superior (tipo papá y mamá)… Claro que después que aprendió a ejecutarlas con maestría, luego puede probar muchas otras más.

Bueno, después de este erotógeno artículo, conmovido por la confirmación de lo que ya presentía desde hace décadas, tengo más que agradecer a los dioses por me permitir comprender los misterios de la ultra-vida, los fuegos fatuos del amor, y compartirlo todo con el sacrosanto lector… ¿No es una maravilla?

La Crisis Sexual a los 40


Después de los setenta, no sé que pasa, pero como quien no quiere la cosa, diría que la crisis de los cuarenta, esa sí que es determinante para el homo sapiens. Es algo así como una sensación ambivalente de uno sentirse pleno y al mismo tiempo darse cuenta que todavía está con “el pescado sin vender”… ¡Horripilante!

Es ese tiempo en que las únicas palabras esperanzadas que llegan al oído, te las dicen los tipos de sesenta y pico: “Pero sos un pichón, todavía… Es la mejor edad, sobre todo hoy en día, con tantos adelantos en la medicina preventiva… Ojalá nosotros, en nuestra época, hubiéramos tenido esas posibilidades”.

Ellos dicen eso, porque cuando llegan los sesenta y pico, un menú variado de achaques y nanas se precipita sobre el cuerpo y alma del viviente a pesar de todos los adelantos que pueda traer la llamada medicina preventiva. Y lo que es peor, es que la muerte ya no es sólo la de los otros, y nos damos cuenta que los balances de vida a veces no cierran como uno quisiera.

Pero en fin, al llegar a la cuarta década de vida, es cuando aparecen los primeros síntomas de la maldita impotencia, o mejor dicho, cuando algunos varones comienzan a sentir una disminución del deseo erótico. Sin embargo, ciertos individuos que se auto titulan expertos en el asunto, les gusta mucho señalar cómo hacer para evitar este progresivo “deterioro” sexual.

Mucho he oído hablar de la crisis de los 40 años, sobre todo en los hombres, aunque parece que un incontable contenido de ello son mitos, pues realmente no está demostrado que exista. No obstante, según lo indica el sitio “enplenitud.com”, sí es cierto, que en un sinnúmero de casos repite una pauta muy concreta de comportamiento y de actitud, que hace que esta se haya catalogado con esa etiqueta.

Los síntomas de dicho “declive” en los actos amatorios-libidinosos se ven, principalmente, en la conducta sexual del hombre, la cual a los pocos manifiesta una pérdida en la potencia y el deseo erótico. Por consiguiente, y sintiéndome preocupado por la salud sexual de mi estimado leyente, encontré que la página “Salud.com” se encarga de enumerar algunas de las causas que originan esta situación:

Dinámica social. A los 40, o se ha triunfado profesionalmente o ya será muy difícil hacerlo. Es el periodo en que la pelea por el ascenso profesional tan esperado y la presión de los empleados más jóvenes, es lo que empuja al hombre a una dinámica laboral desenfrenada… Y el perjudicado en todo eso es su desempeño en el sexo.

Declive físico. Es el tiempo en que aparecen otras sintomatologías, como: pérdida de cabello, barriga pronunciada, fumador empedernido… No hay caso, el declive físico empieza a ser notable y no hay quien pueda eludir el espejo al afeitarse por las mañanas. El problema que uno, al mirarse en ese infausto estado, le ocurre una baja en la autoestima… Y en otra parte de la anatomía también.

Estrés. Incuestionablemente, las tensiones del trabajo y la preocupación por el futuro provocan estrés…Y como se sabe, el estrés reduce el deseo sexual.

El sitio “sexoysalud.com”, comenta que además de lo anteriormente dicho, a partir de los 40 años, la sangre de los vasos sanguíneos, -elemento sumamente responsable de comenzar y mantener la erección-, puede iniciar la baja de sus niveles de irrigación. Como resultado, es normal que la mayoría de los hombres mayores de esa edad necesiten más tiempo o estimulación… (Léase, otros juguetitos)

Despertada la inquietud del amodorrado lector, sé que muchos de ellos ya se estarán preguntando si hay solución para tan desdichado mal. A ellos he de decirles que “plenitud.com”, indica que lo primero que hay que hacer, es reconocer que las erecciones en la mediana edad tienden a ser menos firmes, eso siempre que las tenga, claro está. Pero también recomienda considerar -con ayuda médica-, la ingesta de medicamentos que combatan la disfunción eréctil, como el sildenafil (Viagra), al mismo tiempo que lanza las siguientes sugerencias:

Ejercicio: Practicar veinte minutos diarios de ejercicio moderado y ligero, como andar, bicicleta estática, gimnasia. En todo caso, visite “gymhome.com” para conocer algunas propuestas de actividades físicas… Y aquella en la que estás pensando, es consecuencia de practicar estas que ellos recomiendan.

Alimentación: Lo indicado es reducir las grasas, la cantidad de comida, desayunar fuerte, beber agua, eliminar el alcohol, salvo el vasito de vino de las comidas. La página “dietasonline.com” aconseja: coma fruta y haga una dieta sana y equilibrada… Después se verá.

Tabaco: Reducir el número de cigarrillos diarios. Por ejemplo, cada semana eliminar uno con respecto a la semana anterior… O haga como Clinton y pruebe con puros, a lo mejor, ayuda.

Relájate: Para combatir el estrés crónico, lo mejor es ayudarse consumiendo avena y lecitina de soja; son excelentes reguladores del sistema neurovegetativo…

En todo caso, si nada de esto resuelve su problema, otros expertos indican que cambiar de pareja también puede ser una solución… ¡Pruebe! ¿Quién le dice que no sea un eficiente recurso?

A %d blogueros les gusta esto: