Un Hobby Puede Llegar a ser Matador


Uno no debe equivocarse al imaginar que una afición no es sinónimo de hobby, aunque muchas veces confundamos la historia y la etimología de ese término. En realidad, esa inclinación no es más que una actividad cuyo valor reside en que aquél que la ejecuta lo haga por su interés o amor hacia la actividad en sí misma y los frutos intelectuales, artísticos, deportivos o materiales que ella genera… Aunque no se puede negar que ciertos memos inclinan su afición para el lado equivocado.

En todo caso, cabe entonces preguntarse: ¿qué es un hobby? Pues bien, según indica la “Real Academia de la Lengua”, significa un “pasatiempo o entretenimiento que se practica habitualmente en los tiempos de ocio”.Su importancia radica en que, al hacer aquello que a uno lo apasiona, podemos alejar de la mente por algún rato las preocupaciones y el estrés, enfocándonos en una actividad que nos relaja y nos convierte en un ser creativo… No en tanto se diga que algunos exageran a tal punto y con tamaña perfección, que la logran practicar en la horizontal.

Pero claro, el tiempo pasó y quizás algunos se olvidaron de eso. La maldita rutina, los hijos, las deudas y el afán de cada día terminaron por alejarlos de aquello que amaban hacer en sus ratos de ocio. ¡Gran error!, mi amigo, pues son esos espacios de asueto los que nos conectan con uno mismo, los que nos alejan del estrés diario y los que nos recuerdan el eterno niño que uno lleva dentro, aquel que, aunque no lo crea, puede ser nuestro salvador ante las preocupaciones del día… O a veces el causador de nuestra propia muerte.

Claro que ésta última especulación mencionada se debe más bien al hecho de que una mujer, coleccionadora compulsiva de 66 años, terminó muriendo luego después de ser aplastada por una pila de objetos que ella acumulaba por afición dentro de su casa en Cheshire, Londres, Reino Unido.

De acuerdo con el periódico “The Mirror”, Beverly Mitchell fue rebasada por un enorme montón de botellas, diarios, revistas y otros residuos. En realidad, por causa de su compulsiva manía, afición o hobby -llámelo como quiera-, el primer piso de la casa cedió debido al excesivo peso de los materiales allí acumulados.

Cabe agregar que como ella vivía sola con sus excesos de despojos, su cuerpo fue encontrado solamente una semana después del derrumbe, cuando la policía invadió la residencia luego de ser alertada por el cartero, quien desconfió del elevado número de correspondencia que se acumulaba en el buzón.

El sargento Kevin O’Donnell, coordinador del grupo de agentes que irrumpieron en la vivienda, comentó: “Es pura basura…. Simplemente, ella nunca tiraba nada fuera. Era una montaña de correspondencias, paquetes, botellas, lotes de papeles, periódicos y revistas”, explicó sin remilgos.

Sin embargo, una vez que ha quedado comprobado que la afición puede llegar a matar, agregaré que la manía o afición no es una exclusividad de los humanos, hecho que fue corroborado por los vecinos de una villa de Ludernalp, en Berna, capital de Suiza, en esa misma semana, puesto que ellos pudieron comprobar “in loco” la veracidad del apotegma: ¡Sólo cuando la vaca vuele!

Bueno, si ella volaba o no, no sé, pero sí es verdad que ellos se llevaron un tremendo julepe al encontrar a una aficionada vaca parada arriba de un tejado… Cuyo hobby era dejar parte de su rumiante apetito allí depositado.

Según informó la prensa local, la vaca trepadora huyó de su rebaño y saltó al tejado de una residencia de la mencionada villa luego después de ser perseguida por su dueño. Como la cumbre del techo de la hacienda queda próxima a un promontorio del terreno, el animal consiguió saltar con facilidad… O tomó “Red Bull”, que le dio alas.

Pues bien, el dueño de la vaca intentó utilizar una escalera con el propósito de tirar el animal del techado, pero falló y se cayó durante las tentativas… “Tuve que mirar tres veces para acreditar que realmente había una vaca en el techo”, le confesó más tarde al reportero del periódico, “Rolf Steiner”.

En todo caso, la vaca alpinista no se hirió, y luego después bajó por cuenta propia del techado y sin necesidad de contar con la ayuda de los vecinos. Entre tanto, el dueño de la residencia relató diversos daños en las tejas de la casa… Además de la bosta allí defecada, evidente.

Con todo, recapacito sin necesidad de afición a traumas de cualquier índole, que frente a este conjunto de turbaciones metabólicas, sólo Girolamo Acquapendente, el gran anatomista del Renacimiento, fue quien, a partir de un retrato de su sobrina, concluyó sin sistemática erudición, que los bebes se parecen con los embriones que fueron y con los viejos que se tornaran… ¡Fantástico!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Ya se ha Perdido el Respeto


Si no me falla la memoria -lo que no es de dudar que ocurra cuando uno se pone viejo-, creo que existe un antiguo dictado que dice: “las personas no merecen respeto; se lo tienen que ganar”. Hasta puede que eso sea cierto, -algunos así lo creen- pero ciertamente tampoco significa que uno no tiene que respetarlas.

Pienso que al actuar con respeto hacia los demás seres humanos, uno puede evitar los malentendidos, las groserías, conseguir amigos leales y, en verdad, sí, ganar ese respeto que desea de los demás. Evidente que ser respetuoso valida el autoestima de la otra persona y puede llegar a fortalecer las relaciones y las tensas situaciones explosivas que surgen en el cuotidiano. Por tanto, no es mala idea que debemos aprender a cómo demostrarle bien a los demás la cantidad de respeto que se merecen.

Por ejemplo, en algunas partes del orbe no está bien visto eso de que los niños estén de pie al lado de un adulto sentado, pues quedarían por encima de él. Por eso estos se sientan en el suelo junto a él como señal de respeto. Inclusive, también demuestran su respeto a los mayores evitando darles la espalda.

Ciertamente, cada cultura tiene su forma particular de mostrar respeto a los demás, mientras otras ni lo tienen o anda muy escaso. Pero en cualquier caso, estos ejemplos nos recuerdan el siguiente mandamiento de la Ley mosaica: “Ante canas debes levantarte -en señal de respeto-, y tienes que mostrar consideración a la persona del envejecido”… Y profeso que incluso los gobernantes deberían aplicar ese miramiento.

Empero, lamentablemente, lo que se ve, es que en muchos lugares se ha perdido el respeto que antes había hacia la gente -grande o chica. De hecho, la falta de respeto parecería que está a la orden del día.

Menciono esto tan sólo por enterarme que la “Comisión para la Igualdad de Género de África del Sur” se ha puesto a investigar si es verdad, que un suertudo director de la red pública de televisión sur africana (SABC por su sigla) ganó una joven esposa de regalo, noticia que ha sido comunicada el último día 20 a la “Agencia Efe” por el portavoz de la mencionada institución.

“Esta semana comenzamos una investigación y todavía no tenemos los resultados. Pero anunciaremos estos en la primera oportunidad”, afirmó el vocero de la Comisión, Javu Baloyi, quien resaltó no poder anticipar las acciones que serían adoptadas por la institución en el caso de una condenación.

Sé que más de un centenar dirán bajo un excelso protesto, que no tiene nada demás el hecho de un cualquiera ser respetuoso y aceptar tan distinguido regalo, y los comprendo, pero les advierto que el escándalo en cuestión vino a luz el fin de semana último, cuando los chismosos del periódico “The Sowetan” informaron que el jefe de operaciones de la SABC, Hlaudi Motsoeneng, había recibido “una vaca, un ternero y una esposa” de parte de un grupo de jefes tradicionales de la etnia “Venda” durante una visita que el director realizó al norte del país.

Según lo menciona el mismo periódico, los jefes tradicionales de aquella etnia habrían dejado que el honorable director escogiese una de entre diez mujeres, las cuales fueron alineadas -aparentemente con los pechos desnudos- delante de él para que éstas fuesen evaluadas y escogidas.

Ante tan dichoso paisaje -que no era lunar-, el dirigente de la SABC tendría escogido a Vanesa Mutswari, una estudiante de Recursos Humanos de 22 años… No llegando a especificarse cuál era el tamaño de los recursos anatómicos de Vanesa, ni cómo ni por qué Hlaudi eligió la vaca y el ternero.

Sin embargo, se sabe que el propio Motsoeneng ya estuvo enredado en otro polémico caso en febrero último, cuando fue acusado por la Defensoría Pública de haber aumentado “exageradamente” su sueldo y de haber mentido sobre su formación.

Por su vez, aclaremos que la tradición “Venda” es conocida en África del Sur por su rigidez y por la sumisión que las mujeres demuestran a los hombres… Ese tal respeto que se ha perdido por ahí.

De hecho, parece que el propio presidente del país, el polígamo Jacob Zuma, ya se envolvió en una pelotera similar el último mes de diciembre, cuando afirmó que se casaría con una mujer Venda si ya no tuviese cuatro esposas -lo que ya es un exagero con las propias atribulaciones que eso conlleva-, porque, según Zuma, las mujeres de esta etnia “llegan a dormir en el suelo para mostrar respeto” al hombre que las domina.

Puede que sea un despropósito pretender afirmar que lo ocurrido oscile entre la infelicidad más dilacerante y la más completa de las bienaventuranzas, en especial con respeto a la vaca y al ternero, pero es llegada la hora de todos concordar que, a pesar de creativa, la Realidad continua insidiosa e insulsa frente a los abracadabras materialistas que se exteriorizan por ahí… ¡Sublime!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: