Toda Una Vida Monolítica


Luego de leer el artículo, por un momento me quedé cavilando sobre qué país es ese, qué gente lo habita; como no pongo en cuarentena que un centenar ya se habrá preguntado qué virgen los parió, que diablo los tentó, que judas los traicionó, qué clavos los crucificaron, que tumba los oculta y qué resurrección los espera.

Evidente que uno luego se olvida de los milagros, pues no existe milagro mayor que el simple hecho de que existamos, de que continuemos existiendo. En realidad, no hablo por mí, por supuesto, ya que por el paso que llevamos no sé hasta cuándo y cómo existiremos.

Es de no creerlo, pues si el Stonehenge, el místico monumento prehistórico del Reino Unido, de por sí ya es extremamente misterioso, lo que decir de otro cinco veces mayor que el original. Por ahora esa es la duda que hoy día pasa por la cabeza de arqueólogos y curiosos después de la descubierta del “Super-henge”.

Me explico mejor. El nuevo monumento rocoso que fue encontrado por un grupo de arqueólogos británicos de la “Universidad de Bradford”, también queda en el Reino Unido -país que ahora ya es regido por la soberana más vieja de su historia- y está estructurado totalmente encima de una organización de piedras. Estas, no obstante a lo que se piense y vea, son bien mayores que las originales encontradas antes. En total, son 90, siendo que algunas tienen hasta cinco metros de altura.

El arqueólogo Vince Gaffney, uno de los coordinadores de la investigación, explica: “No acredito que haya nada comparable a esto, la “Super-henge”, en cualquier otro lugar del mundo. Es extraordinario y también es completamente nuevo. Acreditamos que era un espacio para rituales, montado para impresionar los forasteros al mismo tiempo en que transmitía la idea de autoridad a vivos y muertos”.

Los detalles sobre el nuevo hallazgo aumenta aún más el misterio en torno de las piedras. Están prolijamente ordenadas en un espacio de 1,5 kilómetros de circunferencia y 500 metros de diámetro, lo que de por sí dejaría al Super-henge cinco veces mayor que su “hermana famosa”. Además, Stonehenge data de 3500 años atrás, en cuanto la nueva pieza remete a cerca de 4500 años.

Hoy día los científicos buscan más vestigios sobre el nuevo descubrimiento, para saber si el nuevo y viejo monumento poseen ligaciones más fuertes. A pesar de ser muy parecidas, las formaciones pueden no haber sido realizadas por los mismos pueblerinos, pero la prueba de conexión directa entre ambas sólo será posible conocerla con años de estudio, los que inclusive comenzarán a ser realizados inmediatamente.

Los estudiosos dan cuenta que Super-henge está enterrada un metro bajo la superficie, y solamente fue desvendada gracias al uso de tecnología avanzada. Radares de última generación rastrearon el local y consiguieron llevar los especialistas hasta el lugar exacto donde está el monumento. El descubrimiento hace parte de un proyecto que busca una mejor comprensión sobre el lugar, que es cercado de misterios desde su divulgación para el mundo moderno.

Sin embargo, por cuenta de las complejas técnicas que deben ser utilizadas en el lugar, visando siempre la preservación del mismo, otros especialistas sólo pudieron ver “Super-henge” en una simulación que fue realizada con los datos del radar. Incluso existe la posibilidad del lugar no llegar a ser escavado por encontrarse extremamente próximo de “Stonehenge”, un patrimonio tumbado por la Unesco.

Informado ya de tan rocoso acontecimiento, luego digo: ¡No puede ser! Algo está misteriosamente y terriblemente equivocado. Lo que nada más demuestra que la estupidez de ponerse a jugar con piedritas es antigua y universal, y que el sentido de la vida permanece igualmente absurdo tanto aquí como en cualquier lugar del planeta… ¡Monolítico!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Converse con su “YO” en 2034


Entiendo que la pregunta que haré será difícil de responder por una multitud que – al igual que yo- al llegar ese tiempo ya se encontrará en la tumba. Sin embargo, mismo así he de registrarla, pues debo consideración a todo el resto del gentío que será obligado a continuar zanganeando claudicante en este valle de lágrimas hasta que le toque el turno… ¿Ya se ha preguntado cómo usted se verá en unos 20 años?

Sí, entiendo que tal cuestión es difícil de responder si uno no tiene un poco de imaginación o el espejo mágico de la princesa Airjul. Pero nada del lector preocuparse de antemano con ello, pues la tecnología moderna le ayudará y le mostrará cómo hacer para charlar con su futuro “yo”.

Resulta que el gigante europeo de telecomunicaciones “Orange” lanzó una interesante aplicación con motivo de sus 20 años. La campaña se denomina “#FutureSelf” (Yo Futuro), una experiencia en línea que permite a los usuarios conocer cómo ellos serán dentro de 20 años.

La encargada de desarrollar la novedad fue la tienda digital “Jam3”, la cual utilizó un software de captura de movimiento, rendering en 3D, tecnologías de simulación de envejecimiento y de habla como la API de Google para conseguir un modelo casi preciso.

El resultado de la suma de todo ese know-how es un “sitio web” que permite a sus visitantes encender la WebCam y con solo brindar detalles de edad, sexo -si es que ya lo tiene definido-, color de piel y ojos, para poder crear su versión del futuro y sostener una conversación con su avatar dos décadas mayor… Mismo teniendo que soportar que éste le eche en cara muchas de sus esquizofrenias anteriores.

Independiente de ello, la directora creativa de Jam3, Adrian Belina, declaró que este fue uno de los proyectos más complicados que han realizado hasta la fecha… “El mayor reto creativo fue pasar del típico “cara de hoyo” donde el resultado es una foto plana como “South Park”, a un aspecto más realista donde se modela la cara fiel a la humana, con cabeza y hombros que funcionarán en el WebGL.”, declaró Belina poniendo cara de cárcava.

En todo caso, ella indicó que fue utilizado un software de captura de movimiento facial, usado por estudios desarrolladores de videojuegos para registrar las respuestas, escanear y analizar la cara de otro con una webcam. A las imágenes captadas se le agrega después luz dinámica y textura.

El paso siguiente fue la incorporación de la herramienta de habla de Google, para que los usuarios pudieran conversar más íntimamente con su “yo”. Pero esto último fue lo más complicado del sistema, ya que la experiencia debía ser la mejor posible y adecuarse a diversos idiomas así como a plataformas móviles.

Como fácilmente puede deducirse, parece que uno está lidiando con un grupo de alfareros cibernéticos para quienes el penoso trabajo de transformar el barro en un ídolo aun no les ha enseñado que dentro del horno de un software todas las cosas pueden suceder, tanto el desastre como la gloria, tanto la perfección como la miseria, tanto lo sublime como lo grotesco… ¡Abracadabra!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: