Profecías Más Viejas que la Ruda


Por raro que parezca, no resulta fácil definir o describir qué es un profeta. Y la dificultad procede de las mismas tradiciones bíblicas y de los datos que ofrecen los libros proféticos. Tal aprieto surge porque éstos revelan que no se trata de personajes cortados por un mismo patrón, uniformes en todos los aspectos de su personalidad, su actividad o su mensaje… Otros, porque son locos de atar.

Tenemos por costumbre llamar de profetas a Isaías, Jeremías, Eliseo, Abdías, Gad… Pero sin duda existen notables diferencias entre ellos. Y, aunque no bastan para negar los vínculos que los unen, es conveniente tenerlas presente para captar lo complejo de la tarea. Sin embargo, lo que se sabía hasta el presente con respecto a lo antiguo, es que los profetas tuvieron buen cuidado de no presentarse nunca como fundadores de nada nuevo, sino como reformadores, o mejor aún, como renovadores de la religión de Israel, ya que lo esencial a la religión hebrea es anterior a la época de los profetas.

Lo que sí hicieron estos y de una forma única, fue aportar una profundidad, un crecimiento y una concreción insospechados antes de ellos; por tanto, su aportación constituyó un cuerpo de pensamiento religioso de altura excepcional.

Pero muchos desconfiados dirán que esto es cosa anticuada que se originó desde antes de la humedad, quizás por no saber que en 1989, una señora búlgara ciega previó que los “hermanos americanos” -que no eran exactamente los Karamázov- serían atingidos por “dos pájaros de acero”.

Resulta que algunos años después, antes de ella fallecer, en 1996, sus seguidores cuentan que ella había declarado que una “gran onda iría cubrir una costa habitada por personas y ciudades cercanas, y todo iría desaparecer bajo el agua”, por lo que muchos piensan que sería por tanto la previsión del tsunami que ocurrió en 2004.

Cuando Vanga murió en 1996 a los 85 años, era conocida como la “Nostradamus de los Balcanes”, en una clara referencia al alquimista que vivió durante la época del Renacimiento.

Pero como nada es al acaso, durante el año de 2015, más una de las declaraciones premonitorias de “Baba Vanga” salió a público. Aparentemente ella ya había previsto la ascensión de la “gran guerra musulmana” en 2016, de acuerdo con registros dejados por ella antes de morir. Con respecto a la ascensión del Islán, ella también hizo otras afirmaciones futuras y preocupantes, si es que tenemos en cuenta el número de aciertos de sus previsiones.

El caso es que Vanga garantizó que la guerra musulmana sería iniciada luego a seguir de la primavera árabe de 2010 y que el fin de este proceso sólo acontecería en 2043. Pero lo que suena más alarmante aun, es que el centro dos conflictos sería en Siria y que el fin tendría Roma como “califato” de la civilización musulmana.

Al hablar sobre nuestro futuro, la vidente también alegó que Europa “va dejar de existir” hasta el final del próximo año y que el continente acabará casi vacío, tal cual un terreno baldío casi enteramente desprovisto de cualquier forma de vida.

Esta profecía que suena horripilante viene alertando a los teóricos de la conspiración, quienes destacan la actividad del Estado Islámico en Libia, región bien próxima a Europa.

Vanga nasció en una villa localizada en la región de Strumica, al pie de una montaña, y se cree que ella perdió la visión durante una tempestad cuando fue alcanzada por una rajada de viento y lanzada de vuelta al suelo.

Luego más tarde, la mujer alegó que pasara a tener la capacidad de ver el futuro y rápidamente adquirió un elevado número de seguidores. Con el pasar de los años y al ponerse más vieja, pasó a ser mentora de ricos, famosos y mismo hasta jefes políticos… Probablemente todos ellos preguntándole siempre cuales serían los números de la lotería mayor de sus países.

Entretanto, dejando de lado las cuestiones vistas por un ciego donde cosas palmarias se tornan cada vez menos apetecibles, puesto que el obstáculo existencial por veces dura años, recuerdo que el poeta Gérard de Nerval enloqueció de vez, al identificar una actriz con la Virgen María, haciendo con ello recrudecer el escepticismo del filósofo rumano Emil Cioran, el último de los delicados, para quien, desde hace dos mil años, Jesús se venga de nosotros por no haber muerto en un sofá… ¡Visionario asunto!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

No Vaya Nunca Más a la Playa


Por lo normal, a la gente le gusta ir a la playa para tostarse al sol, pues probablemente se ven mejor con un tono más oscuro de piel, aunque les trae sin cuidado que los rayos del sol en esos días sean tan dañinos como son y no usen una protección solar. Supongo que con el tiempo, cuando ellos empiecen a tener problemas en la piel, se darán cuenta del error que están cometiendo, ya que la piel tiene memoria y nunca olvida.

A otros tantos del gentío les gusta la playa por muchos motivos, sobre todo si para los hombres hay biquinis a vista, y para las mujeres masculinos con cuerpos atléticos, mientras soportan el sol y esperan que la piel coja un tono tostado. Evidente que esa presión de grupo en los individuos es muy difícil -para algunos- de soportar, por lo que finalmente ceden y terminan mirando con los demás simplemente porque es más fácil pertenecer al grupo que enfrentarse a él… Y especialmente porque el panorama les resulta atractivo.

Al margen de la mayoría, es perfectamente posible que a las personas les guste la playa por lo que ofrece o, en muchos casos, por su carácter exclusivo y limitado. Como para la mayoría la playa sólo está disponible apenas unos días al año, el valor que le otorgan es notablemente superior. Lo mismo decir que si vivieran en una playa todo el año durante 20 años quizás acabarían artos de la playa, pero nunca de los biquinis.

Con todo, parece que ese tipo de programa playero está con los días contados, pues un fenómeno que sólo fue visto en la Tierra hace 73 mil años -un poquito antes de yo nacer- puede dar la cara nuevamente y causar una espantosa marejada en todo el globo terráqueo acabando con todo, mismo antes que el Estado Islámico y la Al Qaeda lo logren.

Las catastróficas informaciones sobre este aguado prodigio vienen de un estudio que fue realizado por la “Columbia University”, de Estados Unidos, y la “University College London”, de Inglaterra.

Según los estudios, un “tsunami gigantesco” de proporciones devastadoras, podría ser registrado nuevamente en la Tierra. Para uno tener idea de la dimensión del anunciado fenómeno, los especialistas hablan en ondas con cerca de 245 metros de altura barriendo playas y laderas… Y ni la barca de Noé se salvaría.

Los especialistas cuentan que la primera vez que ese fenómeno fue registrado, hace 73 mil años, -si bien la CNN y el National Geographic no llegaron a registrarlo- una isla de más de 48 kilómetros fue simplemente tragada por el agua. En esa época, el causador de tal desastre fue uno de los mayores y más antiguos volcanes del mundo, localizado en Cabo Verde, África… Aunque Bartolomé Díaz y Vasco de Gama ni se dieron por enterados.

En la época antes de que estos ilustres navegantes pasasen por ahí, el volcán expelió piedras gigantescas que fueron arrojadas al océano de una sola vez, creando las ondas devastadoras.

Según estos científicos, el fenómeno fue imprevisible, una vez que comenzó de manera repentina durante una erupción devastadora, lo que puede acontecer nuevamente, explica el especialista Ricardo Ramalho, de la “Columbia University”, que agrega: “Ese tipo de tsunami, con ondas gigantescas y devastadoras, no acontece con tanta frecuencia, pero necesitamos tenerlos siempre en consideración al pensar sobre el tipo de peligro que un evento de esa naturaleza y porte traería para la vida actual en nuestro planeta”.

Apenas para efecto de comparación, los dos mayores tsunamis recientes acontecieron en la costa del océano Índico, en 2004, y en Japón, en 2011. En ellos fueron registradas ondas de aproximadamente 30 metros. O sea, prácticamente ocho veces menores de las que atingiría la Tierra en un eventual mega-tsunami.

La gran preocupación de los especialistas de las dos universidades, es intentar encajar un proceso de prevención eficaz, con posibilidad de dislocamiento humano en masa caso ese fenómeno vuelva a suceder y muchos se encuentren en la playa. Y como estos científicos, sin embargo, dicen ser imposible prever cuando un evento de esa magnitud acontecería nuevamente, lo mejor es irse para las montañas… No necesariamente a Tanzania, como lo hizo Johannes Rebmann en 1849 para escalar el Kilimanjaro.

Con todo, por ser herederos de lo frenético, se aconseja por ahora dejar de lado estas neurosis persecutorias y las temibles paranoias e histerias apocalípticas que se avecinan, y comprar lo cuanto antes una linda maya, un buen protector solar y un par de gafas verdes… ¡Impresionante!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

A %d blogueros les gusta esto: