Una Muerte que no es de Película


Es probable que quien nunca haya asistido el filme de magia negra “La Ouija – El juego de los espíritus” -en su título original: “Long Time Dead”-, tal vez no logre entender muy bien qué fue lo que ocurrió con Jaqueline Sánchez, una joven nascida en Belice, un pequeño país de América Central… Pero si en todo caso no vio la película, no se preocupe, porque los comentarios apuntan que ella es rémala. Ahora, eso sí, le exhorto que no confunda “magia negra” con la negra que hacía magia…

Por tanto, ateniéndonos exclusivamente al relato de los familiares de Jaqueline, parecería que a Jaqueline se le ocurrió jugar con ese famoso tablero que, en tesis, afirman ser capaz de invocar espíritus de personas que ya murieron. El caso es que luego de ese retozado momento ella pasó a comportarse de una forma extraña, al punto de hacer con que sus familiares acreditasen que la joven estaba poseída por alguna entidad sobrenatural… Aunque sabiendo cómo son las malas lenguas, no faltó quien se le antojase decir que quién la había poseído era un masculino de las vecindades.

Economizando chismes, el caso es que Jaqueline vino a fallecer repentinamente por causa de una parada cardiorrespiratoria durante una ceremonia de exorcismo que la familia realizaba en una iglesia local. De acuerdo con aquellos que estaban presentes en el momento de la función -que no era cinematográfica-, afirman haber vito a la joven levitar en la atmósfera parroquial -sin que el cura se importase con ello-, al mismo tiempo que hablaba con una voz bien más entonada que la habitual. Y esta actitud, para quien ya vio muchas películas de terror, significaría una posesión demoníaca… Lo que echaría por tierra lo que las gentuzas del pueblo se les antojaron apuntar.

Como sea y fuere, los padres de la joven contaron al periodista del “The Mirror”, que Jaqueline estaba sufriendo periódicamente de convulsiones y ataques de histeria; sin embargo, al ser llevada al hospital de la ciudad de Santa Cruz, los médicos no fueron capaces de diagnosticar cualquier enfermedad o irregularidad con relación a su condición de salud. Tal hecho, sumado a los comportamientos diferentes, llevó a sus padres a la conclusión de que ella había sido tomada por espíritus, después de jugar “Ouija”.

Resumiendo, la afectada Jaqueline paró de respirar después del aparente exorcismo que aconteció en el interior de la Iglesia Pentecostal de Santo Ignacio de Velasco. Con todo, contrariando a los puebleros, su muerte pasó a ser investigada por la “Fuerza Especial de Combate al Crimen” de la ciudad de Santa Cruz, ya que un “diagnóstico” de muerte como el de ella puede ser considerado bastante polémico.

Una pericia que fuera realizada en la morgue, demostró que la joven murió de causas naturales después de un ataque cardíaco sufrido durante un estado de trance no explicado, y que las escoriaciones en su cuerpo habrían ocurrido por cuenta de los golpes causados por el estado de consciencia alterado de la joven, conforme apunta el portavoz de la policía local.

Pienso que cada uno sabrá sus razones, ya que, como de costumbre, las razones sólo uno las conoce. Por tanto, con estas u otras palabras no he hecho más que recordar aquí que todos los días fueron víspera y todos los futuros lo han de ser. Volver a ser víspera, al menos por una hora, es el deseo imposible de cada ayer pasado y de cada hoy que está pasando, ya que ningún día consigue ser víspera durante todo el tiempo que soñaba… ¡Alucinante tema!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Mercedes con Sombrero Ajeno


Queda confirmada una vez más la vieja tesis que indica que asistir películas en demasía es perjudicial a la salud mental de los neófitos, ya que a posterior se le puede contaminar la materia pensante y querer vivir en carne propia ciertos proyectos que, de acuerdo con el minué que se dance, no hará más que corroborar: “una cosa es la teoría y otra la práctica”.

Aparte de estas banales filosofías de celuloide aquí expresadas, está en la hora de expresarme con hechos y hacerme cargo de una buena y bendita vez lo que esos hechos producen más allá de la postura que el lector asuma en la butaca… No siempre del cine de su barrio.

Los vientos, no necesariamente Urales, traen la noticia de que terminó por ser arrestado un notorio joven cantonés que se le antojó interpretar durante algún tiempo el papel de “Robín Hood chino”, ya que durante las mañanas él hacía beneficencia y mercedes con sombrero ajeno gracias al producto que apuraba durante las noches en casas adineradas.

Según informaciones dadas por la agencia estatal “Xinhua”, agentes de policía de Zhaoqing, en la provincia china de Cantón, terminaron por detener al joven filántropo que se dedicaba por la mañana a labores de beneficencia y por la noche robaba joyas preciosas en edificios de alto nivel.

Quedó registrado que la actividad del “Robín Hood” chino comenzó a principios del 2014, cuando un adinerado residente de la mencionada ciudad denunció ante la policía el robo de numerosos objetos de valor en su propiedad, como joyas de oro y una tableta… Todo de origen Chino, evidente.

Sin embargo, pasado el primer momento y sin saber qué hacer, posteriormente las autoridades locales comenzaron a registrar más casos de hurtos en edificios de comunidades con un alto poder adquisitivo.

Así que, imbuidos de un literal espíritu sherlockholniano, ya que a estas alturas de representación hablamos, quienes realizaban las investigaciones concluyeron que el sospechoso lograba colarse en las viviendas a través de los conductos de gas durante las primeras horas de la noche.

Fue entonces cuando los expertos agentes de policía, sin facilitar más detalles de la investigación a la prensa, destaparon la doble vida de Yu, un joven de 27 años, de familia acomodada, que confesó haber robado artículos por valor de 500.000 yuanes (80.800 dólares) en unas 20 propiedades desde noviembre de 2013… O sea, “chicken shit”.

El detenido, apodado de “Jefe Yu” por su familiares, era conocido por su tierna dedicación a las personas más desfavorecidas ya que acudía a diario a organizaciones caritativas y casas de asistencia social.

Lo sorprendente del caso, es que desde finales de 2013, Yu vivía en un hotel de 5 estrellas y frecuentaba clubes y hoteles de alta gama por la noche, momento en el cual dejaba de lado los buenos modales y su traje verde con la gorrita pompón, para vivir una doble vida como ladrón de propiedades.

Conforme explicó la oficina de seguridad pública local que fue citada por la agencia “Xinhua”, desde entonces la historia del “Robín Hood” chino pasó a ser viral en las redes sociales después de que la policía arrestara al acusado.

Esos excesos de celos, mi amigo lector, pueden comprenderse aun sin llegar a justificarse, ya que el tortuoso camino hacia el infierno está sembrado de “buenas intenciones”… ¡Satánico!

(*) Visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/

Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: http://www.bubok.es/

Más Burros y Menos Sabios


Lo primero que hay que habría que ver en este caso, es lo que más le gusta al leyente amante de las mascotas domésticas, pues me acabo de enterar de una tesis que afirma que los dueños de gatos -independiente de si estos arañan o no- es que ellos llegan a tener un coeficiente intelectual más alto que los adoradores de perros, según lo indica un reciente estudio catedrático.

Todo se debe a que, durante siglos, los amantes de canes y felinos se las han pasado discutido largamente acerca de las virtudes de unos y otros animales -y no las de ellos propios-, por lo que no hay duda que el tema de la inteligencia de los mismos hace parte de un contenido crucial en ese debate.

Algunos mencionan que mientras que los cinófilos se apoyan en la obediencia de sus mascotas para demostrar que ellas “entienden todo”, los propietarios de felinos aducen que los miaus también entienden todo, pero el caso de su indocilidad se debe a que a ellos no se les antoja hacer caso.

Pues bien, para poner un punto final a tan larga discusión, surgió ahora un estudio realizado por la “Universidad Carroll” de Wisconsin, EEUU, por el cual se plantea el asunto desde otro punto de vista, trasladando el debate directamente desde las mascotas hasta sus propietarios.

El caso es que la investigación -excluyéndose de ella, por razones obvias, a todos aquellos que viven solos con su pareja- logró revelar que los propietarios de los dos animales tienden a tener diferentes personalidades. Por tanto, los amantes de los gatos son más sensibles, mientras quienes prefieren a los perros suelen ser más enérgicos… Aunque no hayan descubierto cual es el temple de los que gustan de la suegra. Asimismo y como sea, agregan que los dueños de gatos acostumbran ser gente introvertida, al contrario de lo que es habitual entre los dueños de canes.

Por ende, e independiente de los temperamentos o personalidades de los dueños de estos bichos, resulta que a la hora de realizar el test de coeficiente mental, los “gateros” puntuaron por encima de los “perreros”.

Para explicar mejor el resultado de esa disquisición, Denise Guastello, una de las responsables del estudio, mencionó que “tiene sentido que una persona que tiene un perro sea más ‘animada’, porque va a sacar a pasear a su mascota y hablará con la gente por la calle. Asimismo, gente más introvertida puede preferir más bien quedarse en casa, por ello un gato les resulta mejor mascota, ya que no hay que llevarla fuera”, dijo ella en el encuentro anual de “Psychological Science” en Chicago y según lo recoge el periódico “Daily Mail”.

En fin, con o sin sentido, como sea, este estudio trabajó sobre 600 personas de ambos sexos, a los que se hizo una serie de tests con la sana intención de elaborar un perfil personal, y también se les hizo la consabida pregunta acerca de su preferencia entre perros y gatos.

La sabia conclusión a que llegaron, es que cerca del 60% de los encuestados se definieron como “gente de perro” -por eso de querer mostrar los colmillos-, una cifra que casi sextuplicó la de “gente de gato”… Un sorprendente resultado que llevó al papamoscas de mi vecino a concluir, que eso lo dejó con la impresión de que en el mundo existen más burros que sabios.

Exceptuándose el jumento comentario de mi vecino, el hecho en sí, es que tampoco faltaron voluntarios que se decantaran por otros animales, y unos cuantos -casi un tercio- llegaron a afirmar que gatos y perros les desagradaban por igual.

Por tanto, más allá de lo controvertido -o divertido- que pueda resultar el mencionado estudio, sus autores afirman que lo descubierto puede ser útil a la hora de asignar mascotas terapéuticas para los enfermos -no necesariamente mentales.

Con todo, desafiando ya los escepticismos sobradamente justificados después de millares de relatos leídos y oídos que mencionan sobre las vidas ejemplares de perros y gatos y de sus vastos milagros y prodigios, sin disimular sonrisa, presiento que uno vuelve a sorprenderse quedándose donde está, frente a frente, a la espera, según todas las apariencias, de que he llagado al fin de lo que tenía que decir… ¡Impresionante!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: