Existen Peleas de Carácter Testicular


Suena extraño, pero suele ser muy común que, en una relación de pareja, las dos partes tengan debilidades y fortalezas; si bien existen relaciones en las que uno de los miembros asume ser el débil, mientras el otro se manifiesta de forma agresiva y parece el más fuerte.

Por ejemplo, sin ir más lejos, hace pocos días, cuando estaba en la rueda del bar junto con amigos, uno de ellos comentó con entonación sorprendida al ver lo avanzado de la hora: ¡Bien, amigos, ya me tengo que ir!

¿Por qué?, quisimos saber todos al instante, por lo que él simplemente contestó: Mi esposa me pega si no lavo los platos. Evidente que a nosotros nos asombró muchísimo su disculpa, por lo que luego indagué: ¿Y vos te dejas pegar?

Ese amigo me miró enseguida con ojos de lechuza y dijo: Obvio que no. ¡Yo siempre los lavo!

En realidad, de alguna manera eso se explica, ya que la gente que no es feliz por veces rompe mucho las pelotas. Con todo, desde el punto de vista científico, en ciertos casos, es el hombre débil el que teme dejar un lugar infantil donde se creía omnipotente con su madre. Eso ocurre porque él no ha podido aceptar los límites que el crecimiento adulto impone, ni construir una virilidad que le haga dirigir su deseo hacia otra mujer fuera de la familia. Su posición entonces es de una dependencia excesiva hacia su pareja. Por consiguiente, este tipo de hombre suele encontrar a una mujer que le controla e incluso, a veces, es agresiva con él.

Por su vez, este tipo de mujer se pelea mucho con esa clase de varón -con minúscula- porque lo ve “poco hombre”… Literalmente: “le faltan bolas”. Aunque no sabe que ese “poco” de él es lo que a ella le permite sentirse fuerte. Afirman los entendidos que eso es lo que le gusta inconscientemente, aunque también finalmente le canse la situación. El deseo de someterlo está promovido por la fantasía inconsciente de que el hombre es más que ella. Si logra dominarlo, se demostrará a sí misma lo contrario.

Una vez comprendido lo que aseveran los estudiosos del comportamiento ajeno, cuando existe esta combinación de pareja, la mujer necesita sentirse poderosa para evitar reconocer sus debilidades; él, sentir que lo manejan para no asumir su fuerza como adulto. Por tanto, él deja a la mujer, en cierta forma, sola; ella lo rechaza aunque necesite controlarle. Elemental decir que como el resto de parejas similares, Marinela e Ionel, crea el leyente o no, ya han hecho su elección guiados inconscientemente por su historia emocional.

Me refiero a Marinela Benea, una ama de casa de 40 años, que simplemente arrancó los testículos de su marido con las propias manos. Empero, a pesar de practicar esa brutal agresión, ella no se siente ni un poco arrepentida. En una entrevista que fue concedida a la prensa local, ella dijo: “Él tuvo lo que merecía”… Mismo que sus criadillas tuviesen pocos años de uso.

Por su vez, Ionel Popa, el desbolado marido de 39 años, fue encaminado de inmediato para un pronto atendimiento de emergencia después de sufrir el deshonroso ataque femenino. Con todo, se comenta en el pueblo que dicha agresión habría sido motivada después que ese día Ionel se recusara a ayudar a Marinela en las tareas domésticas y se olvidara de darle aunque más no fuese un ramo de flores por el “Día Internacional de la Mujer”.

El caso ocurrió en la pequeña villa de Dragomiresti, en el interior de Rumania. Para lograr prestarle un mejor atendimiento, la víctima fue derivada para un hospital de la ciudad de Vaslui, donde entonces pasó por una operación para reconstrucción de la bolsa escrotal… Que sin duda quedará como un saco plástico usado de supermercado, toda arrugada y surcada, prestes a reventar si un día la vuelve a utilizar.

Como sea, en sus declaraciones a las autoridades, esta belicosa rumana afirmó que no conocía su propia fuerza. A más, declaró que su marido llegaba todas las noches en casa embriagado y se recusaba ir a trabajar al día siguiente, motivando entonces una permanente discusión. Mismo así, la pareja está junta desde hace 15 años y tienen un hijo… Por lo que indica que en ese tiempo no ahorraron ejercicios nocturnos.

Pese al tremendo impacto de la noticia, necesito volver cuanto antes a la llamada “Realidad Vulgar” que nos rodea, mientras, aun atónito, me restan fuerzas para ponerme a meditar acerca de los problemas de la longevidad, un momento deletéreo en que se van los dientes y permanecen las encías desnudas… ¡Doloroso Tema!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Viejo sí, Pero no Como los de Antes


Es comprensible que la transición del trabajo a la jubilación represente un cambio muy importante al punto de la persona llegar a sentir estrés. Eso suele ocurrir porque puede suponer la pérdida de ingresos, la identidad profesional, el estatus social, los compañeros y la estructura cotidiana del tiempo y las actividades… Sin considerar la parte anatómica, por supuesto.

Con todo, el hecho de un individuo jubilarse y cuándo hacerlo se encuentra entra las decisiones del estilo de vida más cruciales que necesitan tomar las personas al aproximarse a la vejez. Sin ellas olvidar que estas decisiones irán afectar tanto su situación financiera como su estado emocional, así como las formas en que irán pasar sus horas de vigilia y las maneras de cómo se relacionan con la familia y los amigos.

Por su vez, para los administradores públicos existe la problemática de tener que proporcionar apoyo financiero para una cada vez más grande cantidad de ancianos jubilados, lo que también tiene serias implicaciones para la sociedad, en especial cuando la generación “baby-boom” se acerca a la vejez.

Analizado por otro ángulo, existe un inconveniente que está relacionado a la necesidad de contar con arreglos adecuados de viviendas y cuidados para los ancianos que ya no pueden manejarse por sí mismos… O sea, los que ya están en la uña.

Lo cierto, es que las personas mayores de hoy en día se están dando cuenta de que el ser mayor ha cambiado completamente desde que sus padres llegaron a los 65 años, y notan que están más sanos y vigorosos que sus homólogos de hace varias generaciones. Tienen aspecto más juvenil, se sienten mejor y actúan con más vitalidad que sus padres y abuelos de la misma edad… Bueno, no todos, algunos ya llegan a esa edad hechos trapo.

Teniendo en cuenta lo antes dicho, la tecnología moderna, además de facilitar nuestro día a día, también ha traído muchos beneficios para la salud, y los que hacen parte de la llamada tercera edad -léase viejos añosos- ya están sintiendo en la carne los beneficios. Al final, para los viejos de cuerpo pero no de espíritu, el soporte “high-tech” promete ser cada vez mayor, lo que en parte contrarrestaría la actual tendencia mundial de reducción de la natalidad y el aumento de la expectativa de vida.

Para tener una idea, según estimativas de la “OMS” (Organización Mundial de Salud), el número de ancianos en el mundo debe duplicar hasta 2050.

Evidente que la independencia también es otra ventaja que la tecnología trae para la vida de los más viejos. En el futuro, la idea que se está encubando, es que existan drones para la realización de tareas domésticas, con el intuito que servirían para buscar objetos en lugares de difícil alcance, ayudar en la limpieza, entre otras ideas varias presuntuosas.

No crea el pretérito lector que estamos lejos de ello, pues esa propuesta ya está siendo estudiada y experimentada por la investigadora Naira Hovakimyam, de la “Universidad de Illinois”, Estados Unidos, ya que en 2015 ella recibió una bolsa de estudios de U$S 1,5 millón de la “National Science Foundation” para el proyecto “Aspire” (Automation Supporting Prolonged Independent Residence for the Elderly).

Elemental decir que la propuesta no es crear solamente drones, sino que también robos, los que serían adaptados para tareas domésticas.

Por tanto, si doña Naira lograr dar con la tecla, todo eso será bienvenido para facilitar la vida de los más viejos y achacosos. Con todo, vale recordar que mucha tecnología también puede traer soledad. Por eso también ya se habla que drones y robos no deben substituir el amor y la presencia de los familiares.

No sé bien porque razón, pero pienso que para los que se dan cuenta un día que se han puesto viejos, no habrá tecnología que valga cuando de repente se detengan a mirar el colchón de su amada cama y recuerden hechos trascendentales como lo sería ponerse a revivir el momento de años ya muy lejos donde su mujer perdió la virginidad, donde habrá ella sangrado por su último hijo, donde pereció el sueño infinidad de veces y demás etcéteras que suelen ocurrir sobre un colchón, comportándose mentalmente como si estuviera componiendo una oda sáfica, y laboriosamente luchando con la métrica reacia… ¡Mágico asunto!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Comprobado, los Cibercafés no Matan


Recientemente mi amigo me comentó que de nada notara que su mujer andaba muy quieta por la casa, por lo que se le ocurrió preguntar: -¿Te pasa algo, mi vida?

Como era de esperar, su sorprendida consorte le declaró con esa ingenuidad supuesta que toda esposa tiene: -No mi amor… ¿Por qué? Formulada la nueva pregunta, él no se aguantó y le reveló: -Porque no me has jodido en todo el día… Evidente que su argumento fue suficiente para que comenzara la pelotera.

Elemental decir que los mitos almibarados que a menudo describen el matrimonio como la fuente de “eterna felicidad”, dan por sentado que las trifulcas y los desacuerdos no forman parte del matrimonio sano. Sin embargo, a través de los años hemos aprendido paulatinamente un hecho difícil de aceptar: “el almíbar pronto se derrite bajo la presión del calor de la realidad”, y los conflictos resultantes sólo determinan la velocidad con la que la relación se mueve hacia la grandeza o hacia la destrucción… Dependiendo siempre del lado cóncavo o convexo de la cuestión.

Tal vez eso venga de cuna, ya que es normal que los padres no estén de acuerdo en todo y discutan de tanto en tanto con sus hijos. Puede ser que los progenitores no estén de acuerdo en asuntos relacionados con el dinero, las tareas domésticas o en cómo pasar el tiempo. Tal vez discrepen en cosas importantes como son las decisiones que necesitan tomar sobre la familia. Pueden incluso no estar de acuerdo en pequeñas cosas que carecen de importancia como puede ser: qué hay para cenar o a qué hora llega alguien a casa.

Otras veces los padres no están de acuerdo pero saben hablar con tranquilidad, dándose mutuamente la oportunidad de expresar su punto de vista y escuchar el punto de vista del otro. Con todo, en infinitas oportunidades, cuando los padres no están de acuerdo, discuten. Por tanto, una discusión es como una pelea en la que se utilizan palabras… Aunque a determinados se les va la mano.

Digo esto, porque un caso inusitado acaba de llamar la atención de las autoridades chinas semanas atrás. De acuerdo con lo mencionado por el periódico “The Star”, una mujer que había sido considerada fallecida después de desaparecer hace 10 años finalmente fue encontrada. Según ilustra el web sitio del referido diario, ella habría pasado la última década viviendo y jugando en cibercafés y lan houses en la región este de la provincia china de Zhejiang.

La mujer, conocida como Xiao Yun, actualmente tiene 24 años y había abandonado la casa de sus padres después de una discusión familiar. Ahora ella fue encontrada en un cibercafé después de una ronda policial realizada el último viernes 20, portando una identidad falsa.

Fanática del “shooter multiplayer” en primera persona “CrossFire”, la joven admitió haber pasado los últimos 10 años jugando en diversas lan houses. Para sobrevivir, Xiao Yun contaba con la ayuda de los dueños de los estabelecimientos y ocasionalmente trabajaba como asistente para conseguir algunos trocados.

Después de presentar cierta resistencia, la mujer aceptó ser conducida nuevamente para su familia. La madre, que habló a un periodista local, dijo que no había cambiado el número de su teléfono durante la última década con la esperanza de que su hija llamase informando cuál era su localización.

“Como yo tengo una personalidad terca y un temperamento de mecha corta, tenía por costumbre reprenderla por todo”… “Pero ya han pasado 10 años y ahora ella es una mujer adulta”… “Nunca más voy a reprenderla”, acabó confesando la madre de la joven… Porque sabe que su niña no le dará pelota, evidente.

Por tanto, para bajar la temperatura de tantos raciocinios abrasadores, con respecto a la pauta en cuestión, eso me hace recordar a un viejo profesor de gramática en cuya cátedra era terminantemente prohibido el uso de “verbos copulativos” para expresar nuestras reflexiones. Tenía por costumbre afirmar que su aula nunca sería un burdel… ¡Pobre hombre, murió de sífilis!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

A %d blogueros les gusta esto: