Ellos También Burlan la Ley


Mismo después de practicar atrocidades en los campos de concentración nazistas, algunos ex guardias de Auschwitz que huirán para Estados Unidos continúan a recibir beneficios, como previdencia social, incluso después de ellos dejar el país. Una investigación realizada por la agencia de noticias “Associated Press” (AP), revela que una brecha legal del Departamento de Justicia de EUA permitió que el pago continuase a ser realizado. Todos los nazistas y sospechosos que decidieron salir del país antes de ser deportados, recibieron seguro social. La “AP” calcula que la cuantía paga a estas personas sea alrededor de los dos millones de dólares.

Ese es el caso de Jakob Denzinger, de 90 años. Después de ser guardia en el Campo de Auschwitz, Polonia, él huyó para EUA y tuvo su propia versión del sueño americano. En Ohio, tuvo una empresa de plásticos en la ciudad de Rust Belt Akron. Al final de la década de 1980 poseía dos buenos coches, una casa a orillas del lago, además de inversiones en el ramo petrolífero e inmobiliario. Cuando fue descubierto y amenazado de perder la ciudadanía, se mudó para Alemania, en 1989. Pero aun hoy recibe un seguro social de U$ 1.500 por mes, valor equivalente a casi el doble de un salario líquido de un trabajador croata de clase media, y vive en una agradable casa a orillas del do rio Drava, en Croacia.

Así como Denzinger, decenas de otros nazistas mintieron sobre su pasado para entrar en EUA después de la Segunda Guerra Mundial y se tornaron ciudadanos americanos. Ese develamiento es resultado de más de dos años de entrevistas realizadas por la “AP”, investigaciones y análisis de grabaciones obtenidas con base en la Ley de Libertad de Información. Aun así, el Departamento de Justicia niega que tenga usado el beneficio del seguro social como herramienta para retirar los nazistas del país.

De acuerdo con los registros, el Departamento de Estado de los EUA y la Administración da Seguridad Social expresaron serias preocupaciones sobre los métodos utilizados por la Secretaría de Investigaciones Especiales para expulsar los nazistas. Los funcionarios del Estado también afirman que hubo negociaciones con los sospechosos para que ellos saliesen del país voluntariamente.

Desde el año de 1979, la “AP” descubrió que por lo menos 38 de los 66 sospechosos, que salieron de los EUA, continuaron recibiendo los beneficios del seguro social. Hace 15 años hubo una tentativa de acabar con esa brecha, pero la propuesta encontró resistencia por parte de los miembros de la Secretaría de Investigaciones Especiales. Desde entonces, por lo menos diez nazistas continúan recibiendo los beneficios.

La Administración de Seguridad Social confirmó los pagos a siete que son fallecidos. Un sospechoso confirmó el recibimiento durante entrevista a la “AP”. Otros dos luchan para mantener los beneficios, y afirman que la ley les garantiza el beneficio. De los 66, por lo menos cuatro aún están vivos, viven en Europa y reciben el seguro.

Hasta marzo de 1999, 28 sospechosos de ser nazistas ya habían recibido US$ 1,5 millón en beneficios. Los primeros a firmar acuerdos para continuar recibiendo los beneficios fueron Arthur Rudolph y John Avdzej hace más de tres décadas. En una comparación, un hombre con un sueldo medio de U$ 44.800 por año y que tenga completado 65 años en 1990, un año después de Denzinger, recibiría cerca de US$ 15 mil por año en beneficios de la Previdencia Social, de acuerdo con el “Urban Institute”, un grupo de políticas públicas sin fines lucrativos de Washington.

La Administración de Seguros Sociales se negó a conceder el número total de supuestos sospechoso nazistas que recibieron beneficios y los valores de esos pagos. El portavoz de William Jarrett dijo que la agencia no rastrea datos específicos para casos nazistas. Jarrett también afirmó que no hay excepción en el derecho de privacidad en los EUA… “La ley no nos permite divulgar informaciones sólo porque el individuo es un criminoso de guerra nazista”, aclaró.

Ya el portavoz del Departamento de Justicia, Peter Carr, comunicó por e-mail que los pagos de seguro social nunca fueron usados como un incentivo o como una amenaza para persuadir sospechosos nazistas de emigrar voluntariamente. Según él, el departamento se opuso a la legislación de 1999 porque quería que los sospechosos dejasen el país inmediatamente para que los sobrevivientes del Holocausto no necesitasen convivir con ellos.

No en tanto, de acuerdo con el departamento, hasta hoy, apenas diez sospechosos fueron procesados después de salir del país… “Los números muestran claramente que casi ninguno de esos criminosos fue acusado, mucho menos punido. Si esa decisión americana de expulsar los nazistas fue realizada con base en la suposición de que ellos serían acusados en sus países de origen, fue una mera ilusión” comentó el jefe cazador de nazistas del “Centro Simon Wiesenthal” de Jerusalén, Efraim Zuroff.

En su casa en la ciudad croata de Osijek, Denzinger no quiso comentar el caso. Ya su hijo, que vive en EUA, confirmó que su padre recibe los pagos… “Esto no está saliendo del bolsillo de otras personas. Mi padre pagó para el sistema. Además, él continua pagando 30% de lo que recibe en tasas” afirmó Thomas Denzinger, que agregó: “Él reconstruyó su vida. En la época fue convocado por el gobierno alemán y no tuvo elección.

Por su vez, las autoridades croatas abrieron este año una investigación sobre los servicios de Denzinger durante la Segunda Guerra Mundial. Ellos no quieren comentar sobre la investigación en cuanto aun ésta se encuentra en curso. La noticia, no en tanto, no fue bien recibida por los congresistas.

(*) Si le parece bien, visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/… Libros y e-book disponibles en Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; y en: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Cobarde Castigo Para Quien Ama Por su Cuenta


Es cierto que Paquistán tiene una cultura social muy diferente a la nuestra, pero es igual de espantoso descubrir que una mujer de 25 años, y embarazada, el martes pasado terminó por ser lapidada hasta la muerte por su familia, cuando ella estaba del lado de afuera del tribunal de Lahore, uno de las principales cortes de Paquistán, en el marco de lo que se les ha ocurrido llamar de sentencia de muerte “por la honra”. Dicha mujer fue castigada por el único motivo de haberse casado con el hombre que amaba.

En realidad, según lo narró el agente policial Umer Cheema, Farzana Iqbal estaba esperando por la apertura de la Alta Corte de la ciudad de Lahore, al este del país, para declarar en el tribunal y así defender a su marido contra las alegaciones realizadas por su familia, la cual afirmaba que éste la había secuestrado y obligado a casarse con él, cuando un grupo de decenas de hombres la atacó con ladrillos. El mismo agente afirmó que el padre de ella, dos hermanos y un ex novio, estaban entre los agresores. Farzana terminó sufriendo severas heridas en la cabeza y murió en el hospital.

Conforme menciona el relato de un otro investigador de nombre Rana Akhtar a la “AFP”, primero su hermano abrió fuego con un arma, pero éste no le acertó. Ella intentó correr, pero luego se cayó, acrecentando que entonces los parientes y demás la alcanzaron y la agredieron hasta la muerte con los ladrillos.

Todos los sospechosos, entre 28 e 30 personas que atacaron a la joven, lograron escapar, excepto el padre, quien, una vez preso, admitió haber matado a su hija y afirmó que se debía a una “cuestión de honra”…. Algo que obviamente el resto del mundo ya considera una argumentación arcaica.

El caso es que antes, Farzana había sido novia de un primo, pero decidió casarse con otro hombre, dijo el policial mencionado antes. Fue cuando su familia registró una acusación de secuestro contra él, pero todo indica que ella había ido a la corte para argumentar que se había casado con él por voluntad propia.

El marido viudo de la paquistaní embarazada, Muhammad Iqbal, de 45 años, al hablar por teléfono con la agencia “AFP”, prometió luchar para que se haga justicia, y afirmó que irá apelar a las autoridades en busca de castigo. Dijo aún, que él y su esposa estaban siendo amenazados desde que se casaron.

Iqbal contó además, que ellos lograron sobrevivir a un ataque anterior durante su primera audiencia en el tribunal, el 12 de mayo pasado… “La cosa más dolorosa es que nadie intentó salvar a mi esposa. Había decenas de policías y personas cerca, pero ellos asistieron a todo como meros espectadores”, se quejó en la entrevista.

El jefe de policía, Mushtaq Muhammed, informó que el padre de Farzana fue detenido, y que otras varias personas, entre ellos dos hermanos y tres primos, continúan forajidos.

A pesar del crimen haber ocurrido en Lahore, una de las ciudades más liberales del país, los medios de comunicación se mostraron apáticos, lo que, según los activistas de los derechos de las mujeres, evidencia un crecimiento del extremismo en la región, afirmando que muchas paquistanies no tienen voz en la decisión de su casamiento, ya que se cree que desobedecer los deseos de sus parientes lleva vergüenza a la familia. Por causa de sus creencias, muchas familias paquistanies consideran que si una mujer se casa con alguien de su propia elección, eso trae deshonra a la familia.

Por como sea, y de acuerdo con lo declarado en un informe emitido por la Comisión de Derechos Humanos independiente de Paquistán: “Estos crímenes persisten debido a la impunidad de los asesinos”.

Uno se sorprende con tan crueles efemérides, pero impresiona más saber que el grupo de derechos humanos “Aurat Foundation” informa que cerca de mil mujeres paquistanies son muertas todos los años por sus familias en nombre de la honra. No en tanto éstos resalten que probablemente el número real sea muchas veces mayor, considerando que la fundación apenas registra datos basados en los registros de periódicos. Es que por allí, el gobierno no compila estadísticas nacionales.

En todo caso, lo que sí sabemos casi todos los ciudadanos de todo el mundo, sea cual sea nuestra posición creyente, social, política o económica, es que los crímenes que se cometen bajo esa ilusa “cuestión de honra”, quedarán casi siempre impunes y/o que los agresores sólo recibirán castigo muchos años más tarde en un “acto de desagravio” tardío e hipócrita, donde el castigo -atenuado por el tiempo- suele llegar en forma muy leve y casi simbólica… Para mí, estos no son crímenes por cuestión de honra, y sí “cobardes agresiones al más elemental sentido de convivencia entre géneros”… ¿No concuerda?

(*) Si desea, dese una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: