Caligenefobia


80-calibenefobia

En la jungla del asfalto podemos encontrar de todo, ya que todos quienes vienen a este mundo por casualidad y sin mismo desearlo, pueden ser míseramente contaminados por el medio que los rodea, antes de ellos sentir la aciaga caricia de la muerte.

No todos son de la misma calaña, pero, entre todos, los que más llaman la atención son los hombres que se ven afectados por la Caligenefobia, una fatídica aversión que algunos conocen por el nombre de Venustrafobia, y hasta por Complejo de Licea, que no es más que una maldita y extraña manía que está afectando a casi el uno por ciento de los masculinos del planeta.

Se acredita que muchos de los que poseen esa aversión irracional y sórdida, son confundidos de inmediato con individuos que no están posicionados ni a la derecha ni a la izquierda de un género definido, sino que prefieren situarse en la columna del medio, aunque lenguas maliciosas digan que ellos permanecen dentro del armario.

Puede sonar inverosímil, pero lo cierto de todo esto, es que a pesar de su nombre complicado, la caligenefobia es algo que se está volviendo bastante común, puesto que se caracteriza como una fobia, o miedo extremo, que los hace abandonar de vez su vocación de cuna, hecho insensato que los lleva a desplegar una incapacidad injustificada para interactuar normalmente con mujeres muy bonitas o apenas hermosas.

Ya hay quienes juzgan que la salvación para esas almas contaminadas sería arrancarle los ojos, pero resulta que en los últimos lustros esa posibilidad ha entrado en desuso. Por tanto, es necesario estar atento a los síntomas de esta ojeriza que, generalmente, se manifiesta peripatéticamente con falta de aire, arritmia cardíaca, ansia, manos sudorosas y otras sintomatologías físicas comunes a todas las fobias, que aparecen apenas se mira a una mujer súper bonita.

Pero, ojo, porque no es sólo uno cruzar la mirada con una Divinidad monumental y cinematográfica, sino que basta la simple ojeada a una fotografía, inclusive aquellas que no tienen el retoque mágico del Photoshop.

La salvación para este mal no se encuentra en la iglesia de la esquina, ya que el tratamiento del disturbio requiere acompañamiento psicológico. Esos peritos en la cura de los motines de la mente ajena, hacen que los hombres fóbicos se vean expuestos durante largo periodo a fotos y videos de mujeres bonitas, muchas mujeres bonitas, para que logren superar esa situación de miedo que padecen.

Sin duda éste es un problema mayor para las Iglesias, aunque ya no sé decir qué es mejor, si padecer el mal, o el deleite del tratamiento.

Anuncios

Felicidad


 

48-felicidad

La felicidad que todos buscan en la vida, es algo que se parece a un perfume que no podemos verter sobre otros sin que algunas gotas caigan sobre nosotros mismos, ya que con frecuencia abarca la misma felicidad que brindamos a los demás.

Lo que de cierto suena medio extraño, es que algunas veces sospechamos de la felicidad. Es que si la tenemos o la sentimos, estamos seguros de que ella no durará mucho, y tenemos la supuesta convicción de que la desventura y la adversidad no deben andar muy lejos. Es más, de alguna manera disfrutamos del vago sentimiento de que luego seremos castigados por algún dios intrínseco si nuestra alegría perdura más allá de lo común.

Evidente que la mayoría de los humanos, inclusive yo, no actuamos con ese tipo de locura patológica en su grado extremo, aunque, para decir verdad, eso no signifique que no tengamos probablemente algunos síntomas.

Instintivamente sentimos que hay algo que no es del todo aceptable en el hecho de que las cosas nos vayan bien, y de ahí comenzamos a ver angustias a la vuelta de cada esquina y debajo de cara farol o dentro del ropero. Y tanto le damos manija al asunto, hasta que al final terminamos angustiados y luego alcanzamos el punto que nos llega a preocupar la propia preocupación.

También existen aquellos que se sienten molestos por la felicidad de los demás, y hasta pueden llegar a demostrar verdadero desprecio por la felicidad de los otros, a la que denominan ingenuidad. Esas son personas tan pesimistas que, cuando sienten un perfume a flores, luego buscan de inmediato localizar el ataúd. Sin duda es una actitud cínica que surge, usualmente, por envidia.

Cuando éramos niños, dábamos por sentado que cada día nos brindaría una felicidad mayor. Celebrábamos todo: las flores, los animales, otros niños, los adultos cariñosos, el aprendizaje, y los abrazábamos a todos con los brazos abiertos y una gran alegría.

Pero también debemos reconocer que cuando éramos niños, llorábamos bien alto para llamar la atención. Hoy, ya de grandes, lloramos bien bajito para no tener que explicar la razón.

¿Me pregunto cuáles serán las causas reales de que esta alegría se convirtiera en cinismo al crecer?

Los Depravados Continúan Sueltos


Es más que lamentable, o mejor dicho, atroz. Sin embargo suele suceder en todas las familias, inclusive en las que tienen alcurnia -cosa que suena ultrapasada-. Con todo, cada trastorno mental es conceptualizado como un síndrome o un patrón comportamental o psicológico de significación clínica que aparece asociado a un malestar que puede atacar a cualquiera. Por tanto, un trastorno mental o del comportamiento se caracteriza por una perturbación de la actividad intelectual, el estado de ánimo o el comportamiento que no se ajusta a las creencias y las normas culturales mismo que estas ya estén ultrapasadas.

Especialistas en asuntos cerebrales afirman que en la mayoría de los casos, los síntomas van acompañados de angustia e interferencia con las funciones personales. Empero, ellos afirman que los signos precoces específicos varían de un trastorno mental a otro. En consecuencia, las personas que presentan uno o varios de los síntomas enumerados deben consultar cuanto antes a un profesional si esos síntomas persisten, ya que estos provocan un sufrimiento importante o interfieren con las tareas cotidianas.

Además de los nombrados, están los otros, los tarados, pervertidos, ninfomaníacos, depravados. Rótulos como estos son comúnmente usados para definir personas que presentan algún tipo de patología de sexo. Aunque sea más conocida como compulsión sexual, ese trastorno alcanza a hombres y mujeres, sin distinción de edad y alcurnia. Por eso que el tarado sexual tiene un disturbio mucho más grave de lo que las personas imaginan, y el que generalmente ataca a los jóvenes… Algo que suena axiomático, ya que los viejos solo lo tienen de adorno.

Según una encuesta publicada por el psiquiatra norteamericano Martin Kafka, de la “Universidad de Harvard”, el 95% de los individuos que sufren con esa exacerbación de la libido son hombres. Lógicamente que debido a ello, el terapeuta sexual Sergio Savian, alerta: “Tal vez ese número sea aún tan alto entre el género masculino por una cuestión cultural”… Lo que se podría traducir en: “nos enseñaron a ser tarados desde chicos”.

Ejemplos sobre lo dicho son abundantes, y sin necesidad de ir más lejos, sólo hasta la China, allí encontramos un video que muestra un caso de abuso sexual aconteciendo en medio de un vagón del subterráneo y el cual llegó a viralizar en las redes sociales a inicios de este mes, al mostrar un hombre refregando la región más protuberante de su ingle en una mujer desconocida. El caso aconteció en Shenzhen, al sudeste del país.

Las nítidas imágenes muestran al pervertido individuo aproximándose de una mujer que usa pollera, aparentemente desavisada y cándida. Pero cuando él comienza a realizar movimientos sospechosos contra su cuerpo, la joven acaba percibiendo la maniática actitud y deja el local para procurar otro lugar donde continuar el viaje sin ser molestada.

Sin embargo, cuando la mujer finalmente sale de la frente del pervertido tarado, éste rápidamente se mueve para sacar su mochila a fin de disfrazar el “farol alto”, sin saber que el crimen ya había sido filmado.

De acuerdo con el sitio del periódico local “People’s Daily”, el caso ocurrió el último miércoles 7 del presente mes. En el sitio “QQ.com”, una de las principales direcciones visitadas por los internautas en China, el registro ya había alcanzado casi 15 millones de visualizaciones.

La psicóloga Xu Guolo llegó a explicar en el mencionado sitio: “Ese hombre debería procurar tratamiento psicológico en cuanto hay tiempo. Caso sea necesario, él debería tomar algún tipo de medicamento -que no sea el Viagra-, porque si continuar con eso, está infringiendo la ley”.

No obstante y a pesar de las especulaciones en torno de las condiciones mentales del individuo, los periódicos chinos no informaron si la víctima irá prestar queja contra él. Es que en China no existen leyes específicas en relación al abuso sexual, pero las ocurrencias son encuadradas en la “Ley Civil de Derecho General” chino.

Ahora bien, si hasta incluso los ánimos más fuertes tienen momentos de irresistible debilidad, que es cuando el cuerpo no consigue comportarse con la reserva y la discreción que la ha sido enseñado, no debemos extrañarnos que los tarados y pervertidos se acerquen a los incautos tocando la cuerda más sensible del ser humano… ¡Es más que lamentable!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

A %d blogueros les gusta esto: