Trama de Hollywood Filmada en Montevideo


Casi se me escapa un hecho que ocurrió que hace muy pocos días en Uruguay, donde cuatro personas resultaron procesadas por tentativa de extorsión, dos de ellos con prisión. Evidente que cualquiera dirá que hoy día eso ocurre con muchísima frecuencia. Claro, no lo niego, pero no cómo en este caso, que más parece salido de un policiaco seriado de TV o de alguna película Hollywoodiana de requintada trama escatológica.

Pues bien, la sinopsis de esta trama montevideana indica que los enjuiciados filmaron a un hombre teniendo sexo con una prostituta de lujo, para luego exigirle US$ 50.000 a cambio de no mostrarle las imágenes a su pareja. Tras el intento de extorsión, el individuo terminó presentando una denuncia ante la Policía, la que dispuso una investigación que llevó varios días y que fue determinante para que el juez penal dispusiera los procesamientos de cuatro personas, como dije, dos de ellos con prisión.

Antes se decía “el rollo de celuloide”, pero ya no; el rollo es de otro tipo, pues según citaron fuentes del caso al periódico “El País”, el ideólogo y mentor de la extorsión y su víctima, eran dos jugadores de póquer de alta gama que tenían al casino del hotel “Radisson Victoria Plaza” como uno de los lugares donde ambos apostaban fuerte y al taca-taca. Por tanto, si bien no eran amigos, víctima y victimario se conocían de ese nocherniego ambiente de jugadores de póquer en Uruguay.

Empero, resulta que una cierta noche, una atrayente mujer se le presentó a la víctima en un restaurante, donde sin mucho rodeo comenzaron a intimar, cenaron y luego ella lo invitó a un apartamento en el que, según dijo, vivía… Triste y solitaria como una margarita deshojada. El caso es que sin necesidad de la víctima hacerse el mosca muerta, allí mantuvieron relaciones sexuales. No en tanto, el tozudo hombre no sabía que mientras tenía un placentero sexo en la horizontal, ambos estaban siendo filmados para él ser extorsionado luego después con el contenido sicalíptico registrado por una cámara colocada en el lugar.

Tal y cual ocurre en las películas policiales cómicas, tras la denuncia, la Policía se comunicó con la Justicia y, con la autorización del magistrado, se comenzó una investigación que incluyó escuchas telefónicas de los hasta ese entonces presuntos involucrados en la maniobra extorsiva. Y fue así que la indagatoria policial permitió identificar claramente a cuatro personas como integrantes del grupo que llevó adelante el mencionado delito. Uno de ellos es el apostador e ideólogo; otra, la mujer de “amores vendidos” que mantuvo relaciones sexuales y que no informó al hombre de que estaba siendo filmado, además de otros dos individuos comparsas.

A posterior, el juez los interrogó y decidió que el procesamiento de los primeros dos fuera con prisión, acusados de coautoría de un delito de tentativa de extorsión. Los otros dos también fueron procesados por el mismo delito pero sin prisión, en el grado de cómplices: uno trasladaba al autor a diferentes lugares y el otro contactó a la mujer para que mantuviera relaciones y fuera filmada… O sea, era el que sujetaba la cámara.

Las fuentes del caso informaron que la mujer es joven y vendía sus servicios sexuales como “dama de compañía” por Internet; pero en este caso ella buscó a su cliente a comienzos de junio en un restaurante donde un día a la semana se juntan a cenar jugadores de póquer, sin decirle a éste que cobraba por sexo.

Pero resulta que en el guion no constaba que el cliente que ella escogió no fuera la víctima elegida en primera instancia, sino que se pretendía un otro sujeto presuntamente con más dinero. Sin embargo, al notar a la mujer sola en el restaurante, la futura víctima se le acercó y comenzó a charlar, y el galán pronto pensó que la estaba seduciendo. Siguiendo el libreto inicial, ella aparentó que eso ocurría y siguió adelante con el trabajo que le habían indicado, llevando al hombre hasta un apartamento.

El autor de la maniobra -o libreto-, había alquilado ese inmueble por unos días, donde luego se ocupó de colocar una cámara fija que tiene la posibilidad de encenderse automáticamente en la hora que se le marque, la que, según confesó, la trajo desde Argentina para realizar la extorsión. A la mujer de “amor vendido” le ofreció US$ 1.000 por llevar al hombre hasta ese apartamento y ser filmados teniendo sexo, propuesta que fue aceptada… Porque, evidente, en esos pagos la vida está muy cara.

En síntesis, ya que aquí no importa lo que ocurrió en la horizontal, días después de concretarse el encuentro, el ideólogo de la maniobra llamó por teléfono a la víctima y lo amenazó de que si no pagaba US$ 50.000, le entregaría una copia del “video hot” en DVD a su esposa… El hombre le dijo que no tenía esa plata para darle, pero después que se insistió en intentar extorsionarlo resolvió hacer la denuncia a la Policía.

Tal cual vemos en la TV o en el cine, los hombres de la ley le recomendaron que acordara un lugar de reunión para entregarle el dinero y así detener al autor in fraganti. Y otra vez, tal cual ocurre en las películas del detective Frank Drebin Jr, interpretadas por Leslie Nielsen, el delincuente vio que había varios móviles policiales en la zona y desistió del encuentro. Luego hubo un impasse en la comunicación entre el victimario y la víctima, porque éste último viajó a Brasil por unos días… A su retorno volvieron a comunicarse y la investigación policial avanzó hasta tener las pruebas suficientes y el juez ordenar las detenciones… Aquí es justamente cuando aparecen las letras grandes en la pantalla: “The End”… Ahora no me venga con que no le gustó el argumento… ¡Es un peliculón, mi amigo!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

La Posición Correcta para el Orgasmo


Le recomiendo que no se gaste ni que pierda tempo revisando compendios, concilios o cualquier sinopsis sobre el asunto, pues está claro que no existe un manual de lo qué hacer para llegar al momento más aguardado por todos los hombres y mujeres desde que salieron de la adolescencia: “El orgasmo” —múltiplo, si no es pedir mucho.

Ciertos Humanistas han matriculado que la distancia entre querer tanto una cosa y conseguirla, sólo se vuelve mayor cuando la presión comienza a aparecer…

¿Lo qué? ¿Usted nunca tuvo un orgasmo? No me salga con esa, mi amigo. Y no me haga reír, pues le diré que cuando se toca este tema, todo el mundo comienza a mentir. Llegan hasta decir que ya sintieron cosas increíbles, que vieron luces titilando y que se quedaron paralizadas por 10 minutos sintiendo vibraciones por el cuerpo… ¡Todo mentira!

Por si no lo sabe, en una encuesta que ha sido realizada por Twitter e Facebook (adoro toda esa nueva tecnología), se descubrió cuales eran las preferencias sexuales de las mujeres del Sur e Sureste de Brasil. Al todo, fueron 3.659 entrevistadas -sé que no es mucho, pero ya da para tener una noción-, de las cuales 79% fue con personas entre 16 e 23 años y 18% entre 24 e 28 años.

Sin embargo, descubrí que uno de los datos más curiosos de la pesquisa, hablaba al respecto de las posiciones. Y ese descubrimiento sólo viene a reforzar diversas otras pesquisas del género que asientan que existen posiciones para agradar a la pareja y posiciones sólo para tener placer. ¿Notó la diferencia?

Pues bien, apuntado entre los primeros lugares, un dato indica que el “sexo de cuatro” es todo un éxito entre los hombres, y todos asentaron que la visión que tienen de esa posición es increíble, ya que los deja locos y mega excitados… ¡Mmm! Debe ser la visión del apocalipsis.

Pero: ¿Y la joven que está arañándose las rodillas? Sí, la situación puede ser apetecible y tal, pero mismo que él se sienta mega sexy en el momento, orgasmo que es bueno, mi amiga, ¡nada!

¿Sabe por qué? Porque cuando ella está de cuatro nada toca su clítoris, y es él, en verdad, quien le hace sentir palpitaciones por todo el cuerpo y aflojar las piernas. Por ello que sexo sin presión clítoriana solo es bueno para los hombres, y para algunas mujeres suertudas que consiguen tener un orgasmo vaginal, ya que para la mayoría de las féminas, ¡el clítoris es el rey!

La posición “papá y mamá” también es emocionante, y aparece en segundo lugar de las preferencias ya que el susodicho queda sobre ella, le bastando a la mujer con que arqueé un poco la parte de la vagina para que el atrito sea más intenso… Sólo que él nunca espera a que usted haga eso para que pueda considerarte como una diosa del sexo. Por lo tanto, la forma más “familia” del sexo también puede ganar una adecuación y ponerse mucho más picante y orgiástica de que otras posiciones despampanantes que envuelven una flexibilidad que no existe en el cuerpo de “gente normal”… Es nada más que intentar y descubrir cuales son.

No en tanto, el trofeo de mejor posición de todos los tiempos para llegar a un lindo, bello, intenso y delicioso orgasmo, es… rujan los tambores… ¡con ella por encima!

Los hombres se acostumbraron a curtir bastante la visión de una mujer desnuda sobre ellos. Los senos allí, al alcance de las manos y de la boca. Los cabellos largados para atrás o pasando levemente sobre su piel… Sexy! Y lo mejor de todo es qué quien controla la intensidad, velocidad y presión es ella. De ahí, si lo logra, ya está a un paso de divertirse como si estuviese de paseo en la montaña rusa.

Un buen consejo es: “Juegue y diviértase”. Haga todo muy rápido y entonces pare, vaya más despacio. Puede que su pareja no encuentre la menor gracia en ello, pero entonces usted lo besa, le muerde la puntita de la oreja, todo recomienza otra vez como si nada.

Empero, el secreto para esa posición dar cierto es la seguridad. Toda mujer tienen una gordurita aquí o allí —menos aquellas que viven cuidando el cuerpo, cosa que no es común en la mayoría de las féminas-, todas ellas tienen cosas que no les gusta o que les gustaría que fuesen diferentes. Pero en esa hora, en la hora del sexo, olvídese de todos.

Tenga en cuenta que en la hora del sexo, hombre ninguno se va a poner a  procurar estrías, celulitis o rollitos de gordura en su cintura. Justamente en ese momento, él, así como usted, sólo quieren una cosa: “Placer”.

También recuerde que si usted no logra curtir al máximo el viaje, el destino le parecerá cada vez más distante, pero cuando la carretera es suculenta y placeros, este llega rapidito.

Sin embargo, no se necesita realizar nievas encuestas para comprender lo que cierta vez afirmó el escritor francés Marcel Prous: “A cierta edad, un poco por amor propio, otro poco por picardía, las cosas que más deseamos son las que fingimos no desear”… Entonces, ¡buenosorgasmos para usted!

A %d blogueros les gusta esto: