Hay Quien Tiene Cuerda Para Mucho Amor


Por veces no me animo a realizar ciertas preguntas en voz alta por causa de un irrefutable respeto a una razón por todos conocida, por tanto no es lícito, o quizás sea impropio, o poco delicado, manifestar una pizca de ignorancia cuando se indagan ciertos asuntos, ya que varios podrían ofenderse. Nunca se sabe cómo va a reaccionar la sensibilidad de los demás, por lo que no es posible tener certeza de ello, ya que nuestra propia sensibilidad se comporta de maneras tantas veces imprevisible para nosotros, que creíamos ya conocerla de antemano.

Sin embargo, tenemos conocimiento de que hay un mundo secreto ahí fuera, un universo oculto, paralelo, bello y elegante, intrincadamente conectado con el nuestro.

Fue Galileo quien se encargó de expresar la famosa frase de que las leyes de la naturaleza están escritas en el lenguaje de las matemáticas, que parecen “acechar” detrás de lo que observamos en el mundo físico, por lo que debemos tener cuidado. A veces la gente se deja llevar y cree que todo el universo, inclusive el amoroso, se puede describir con fórmulas matemáticas de una forma puramente mecánica. Pero eso es una visión anticuada, un retroceso al “determinismo científico” que planteaba Laplace en el siglo XIX. La ciencia del siglo XX ha dejado asentado que la imagen del mundo como un montón de bolas de billar golpeando entre sí es incorrecta.

Observado por otro ángulo, pienso que está la simetría, sin duda un concepto hermoso e intuitivo que, por desgracia, no se estudia bien en la escuela, aunque se aplica en muchas áreas de la ciencia y de la vida, desde la ingeniería hasta la física cuántica, y evidentemente en el amor entre un hombre y una mujer.

Entonces, como mondo ejemplo terrenal a todo el palabrerío anterior, tomemos a una mujer casada que admitió, en una entrevista que fue concedida a “Elle.com” tener cuatro novios fuera de su casamiento, y afirma a su vez que esa ocurrencia en verdad es lo que le ha ayudado a fortalecer su relacionamiento matrimonial… Y en hacer crecer las guampas del marido, por supuesto.

Escribiendo bajo el pseudónimo de Lisa, que tiene 34 años -por lo visto muy traqueteados y por lo que parece muy bien vividos en la horizontal-, ella relata que estuvo en un relacionamiento cerrado con su marido durante la mitad de su vida, pero tener otros relacionamientos extras mejoró extremamente su entendimiento marital con del vacuno de dos patas del marido.

Con todo, administrar tantos relacionamientos no debe ser tarea fácil para quien sea, al punto que la propia Lisa es quien afirma que a veces ella tiene hasta tres encuentros por semana con otras personas… Por lo que es de imaginar que debe sufrir muchísimo de las caderas y de las otras anatomías femeninas.

“Actualmente yo tengo otros cuatro compañeros -de diversiones en la horizontal-, dos de los cuales vemos juntos mi marido y yo… Los dos tenemos, en media, dos encuentros con otras personas por mes”… “Mi tipo de personalidad es propicio para desarrollar relaciones múltiples. Yo crecí en el seno de una familia muy grande. Soy un tipo de persona que requiere mucha atención”, afirma Lisa… Y es posible, ¿por qué no?

“Crean o no, yo tengo un montón de amor para dar. Por eso que el “poliamor” me ayuda a hacer lo que hago sin necesidad de tener que colocar todas mis necesidades directamente en mi marido”, completa ella, que aun afirma que desde que se deparó con la pregunta “¿cómo usted se siente sobre la monogamia?”, descubrió que un relacionamiento así es una expectativa irrealista.

Tiempo después de casados, Lisa y su marido formaron un trio con un colega de trabajo. “Nosotros esperamos por un año hasta que surgiese la oportunidad de tener un trio con un compañero de trabajo”, cuenta ella, añadiendo: “Mi marido y yo confiamos uno al otro también para el apoyo emocional con las cosas que están aconteciendo en nuestras vidas, en ambas vidas. Pero con los otros novios que tengo es más casual y sexual”, concluye Lisa… Haciéndome pensar lo que no quiero pensar y mucho menos decir mismo que lo piense… ¡Lo cierto, es que todo rumiante solo se relame el lomo!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

La Simetría de la Estupidez


Es probable que un sinnúmero no lo recuerde, y por eso me tomo la molestia de volver la vista atrás para avisarle que la simetría es un rasgo característico de formas geométricas, sistemas, ecuaciones y otros objetos materiales, o entidades abstractas, relacionada con su invariancia bajo ciertas transformaciones, acciones, movimientos o intercambios.

Así pues, en condiciones formales, un objeto es “simétrico” en lo que concierne a una operación matemática dada si el resultado de aplicar esa operación o transformación al objeto, el resultado es un objeto indistinguible en su aspecto del objeto original. Dos objetos son simétricos uno al otro en lo que concierne a un grupo dado de operaciones si uno es obtenido de otro por algunas operaciones y viceversa. A su vez, se afirma que en la geometría 2D las clases principales de simetría de interés, son las que conciernen a las isometrías de un espacio euclídeo: “traslaciones, rotaciones, reflexiones y reflexiones que se deslizan”. Empero, además de simetrías geométricas, existen las simetrías abstractas relacionadas con operaciones abstractas como la permutación de partes de un objeto; así como también se encuentra la simetría en organismos vivos.

Quien ya quemó pestañas en su época de estudiante, sabe que existen muchas denominaciones y aplicaciones, pero estoy requeté seguro que el más aplicado lector nunca escuchó hablar de la “simetría de la estupidez”… ¿Y no es que existe?

Debido a lo extenso de su hallado, sólo me resumiré dos casos. Por ejemplo, en la ciudad de Boca Ratón, a 80 km de Miami, Florida, el ladrón de autos Antwan Mayes, de 27 años, acabó siendo preso después que un policía percibió que el jovenzuelo guardaba el producto de la ratería dentro de su calzoncillo, justamente por haber dejado el zíper de su pantalón abierto.

De acuerdo con lo publicado por el periódico “Sun Sentinel”, un celoso oficial de policía percibió el comportamiento sospechoso del joven, que estaba en el estacionamiento de una academia de gimnasia. Cuando el agente del orden se aproximó de Antwan, no pudo dejar de notar diversas tarjetas de crédito y un documento de habilitación para dirigir, que asomaban por el agujero del zíper abierto… No en tanto, el pajarito no dio su cara porque parece que estaba durmiendo.

El caso es que los objetos estaban presos por el elástico del calzoncillo de Antwan, y demás está decir que no pertenecían a él. Poco después de su abordaje, el agente fue hasta el automóvil del sospechoso, que estaba estacionado cerca, y acabó encontrando diversos celulares, joyas, monedas de otros países y… ¡mariguana!

Por tanto, Mayes acabó siendo preso por robo y pose de drogas, y posteriormente llevado a la prisión del condado de Palm Beach bajo fianza de 40 mil dólares.

Si de por sí resulta ser inusitada la actuación de este malhechor, que decir de la “estúpida actuación simétrica” de Andrew Steven Jung, de 24 años, que acabó siendo preso en St. Charles, en el estado de Missouri, luego después de  invadir una iglesia para robar el helado que estaba almacenado en el local, ya que el joven afirma tener un vicio incontrolable por ese tipo de sobremesa.

El caso es que Andrew estaba demasiado ido en copas, de acuerdo con el informe policial, cuando decidió invadir la cocina de la “St. Peter’s Catholic Church”, donde consumió buena parte del alimento que estaba guardado en aquel local. Sin embargo, conforme lo notificó el periódico “River Front Times”, después de la comilona, el muchacho dejó el local sin llevarse nada.

Luego a seguir, los policías encontraron Andrew a cerca de tres cuadras de la iglesia.  Se cuenta que ellos no tuvieron dificultad en asociarlo con el crimen de la iglesia, ya que Andrew todavía estaba cubierto de helado. Su explicación para los oficiales de la ley, fue que era “viciado” en ese tipo de dulce.

Por su vez, en la cocina también fue encontrado un sombrero del sospechoso, que Andrew afirmó haber pedido. Así que, acabó preso y acusado de robo, hurto y por daños a la propiedad ajena… Aunque no se aclaró si en esa iglesia servían helado junto con la hostia.

Visto de esta manera, y si no fuese esas inacreditable clarividencia interior, creo que no habría como mantener el alienante optimismo surreal, a no ser, claro, germinado universos con negror pesimista, como lo hacía Breton, para quien todo critico que se niegue a admitir la posibilidad de un caballo galopar sobre un tomate, es un idiota… ¡Correctísimo!

(*) Siguiendo la misma línea y estilo del presente Blog, surge ahora “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, conteniendo apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo en: http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ Conjuntamente, continúa a su disposición mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: