Cómo Rendir Bien el Examen en la Cama


Ya es requeté sabido que un sinfín de bípedes masculinos no da oídos a las desaprobaciones y abominaciones que las mujeres más condenan durante la relación sexual. Algunos experimentados sexólogos afirman que, así como ellos reclaman de ellas en la cama -principalmente durante la masturbación y el sexo oral-, muchas veces ellas también están insatisfechas con el comportamiento de su hombre en la horizontal y ellos ni cuenta se dan cuenta.

Son ésos mismos mortales los que necesitan entender que ellas no quieren transar a toda hora, que demoran más para llegar al clima, y son, digamos, más delicadas durante la práctica del sexo. En todo caso, ya que es súper difícil lograr envolver a una mujer lo suficiente para pintar un clima, pienso que la última cosa que un hombre puede pretender es ser desagradable y grosero en la hora del “vamos ver”…

Pues, siendo este asunto tan delicado que ni mayonesa casera, mi amigo leyente, por lo menos le sugiero que se entere como se pueden evitar esas brusquedades y groserías si se obvia al máximo lo que indica un reciente estudio que demuestra:

Cuando el sujeto quiere reproducir la posición de un filme porno – En verdad, ellas odian cuando el hombre intenta imitar posiciones que obviamente vio en un video porno. Todo porque, además de acabar prácticamente de punta cabeza, la mujer tiene que oír su comentario: ¿Te gusta, no, amor?

Cuando le pide para que ella coloque el preservativo – Raciocine, mi amigo, pues por mejor que ella se salga en la tarea, difícilmente se saldrá mejor que usted -que tuvo que hacerlo sólo la vida entera. Así que, si es la primera vez que usted está transando con ella, es mejor evitar hacer ese tipo de pedido. Eso pasa la impresión de que tiene pereza de colocarlo, o que le da asco hacerlo.

Cuando se entusiasma y casi golpea a la chica – Es que si usted se pone a practicar un profuso show de artes marciales -aún más si es durante las primeras relaciones sexuales con determinada persona-, eso lo hará parecer un tipo grosero que no se importa con el bienestar de la mujer. Por tanto, es mejor dominar las palmaditas y dejarlas para cuando los dos tengan más intimidad. A no ser que ya esté muy claro que los dos sienten apenas atracción física, y que esa será una noche y nada más.

Cuando la sufoca durante el sexo oral – Dicen que ésta es una cosa que debe ser muy angustiante -y sólo ellas saben lo cuánto. Por lo qué, tenga en cuenta que la mujer querrá pasar lejos de su cama si usted es del tipo que la sufoca haciendo movimientos bruscos que ni jinete del apocalipsis durante el sexo oral.

Cuando ven cosas en internet y quieren hacer igual – Cubos de hielo pueden ser eficientes para bajar la temperatura de mucha gente, no en tanto, ni toda mujer lo haya divertido si se los estregamos en sus partes íntimas. En todo caso, si no da para ser original en el fetiche, por lo menos escoja uno con el cual ambos puedan sentirse excitados y aprovechar el momento.

Cuando se pretende explorar todo al mismo tiempo – No necesita caer encima con tanto desespero, porque ella no huirá de allí. Así que, vaya con calma, mi amigo. Y además, ni se le ocurra salir colocando el dedo en todo cuanto es agujero como si estuviese tocando algún instrumento musical, ellas lo detestan. Por más difícil que sea, intente ser delicado al tocarla, mismo que su “pegada” sea fuerte.

Cuando intentan el sexo anal sin avisar – Puede que esta sea la peor de las peores. No hay nada más grosero de que una pareja estar en medio del acto y de repente el masculino dirige su miembro para el ano de ella. Debe ser un dolor increíble, aún más si ella no fue estimulada antes. Demás está decirle que tal cosa jamás debe ser realizada de sorpresa. Ellas lo odian

Cuando él queda encima durante el 69 – ¿Necesito que le diga más alguna cosa o ya da para imaginar porque eso es poco confortable? Es que si usted está por encima moviéndose como un caballo desbocado, acabará sufocándola. En todo caso, si se le ocurre hacer el 69, haga siempre la gentileza de dejarla permanecer encima y que ella misma controle la velocidad. Es lo que ellas prefieren y se sienten más confortables.

Como el lector pudo verificar, mismo que me empeñe al máximo para hacer que todo lo casual persista y el fatalismo quede exorcistado por las vicisitudes banales de la vida, a mí me da la impresión de que todo lo dicho no deja de ser pequeñas énfasis de cosa alguna para que echemos mano de Fantasías antes de llegar el Carnaval… ¡Paupérrimo propósito!

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Pene con Pizza, una Combinación Fogosa


Quizás el lector no lo sepa o hasta el presente momento no haya disfrutado el deseo de saberlo, por tanto, antes que nada es importante mencionar que existe algo de controversia acerca de cómo se gestó la idea que terminó dando origen a “Twitter”. Según algunas fuentes de consulta, parecería que la idea original surgió dentro de la compañía “Odeo”, mientras sus empleados estaban desarrollando un servicio de radio on-line (“podcasting”) que no tuvo éxito debido al lanzamiento casi simultáneo de un producto muy similar por parte de “iTunes”.

Evidente que sobreexcitados con el logro alcanzado, el primer prototipo pasó a ser usado internamente entre los propios empleados de Odeo. Pero al escarbar en otros detalles, descubrí que los inquietos creadores habrían sido los ex trabajadores de Google: Evan Williams y Biz Stone, contando con la colaboración de Jack Dorsey, Evan Henshaw-Plath y, fundamentalmente, de Noah Glass.

Claro que la fama luego originó otras inquietudes sobre quién fuera el verdadero inventor de la idea. El propio Glass, que al poco tiempo fue despedido de la compañía, ha estado manifestado que el “Twitter” nació en su propia máquina. Como sea, el propio Henshaw-Plath terminó vendiendo su parte en el proyecto por 7000 dólares, con lo que se compró un viejo VW para salir a recorrer el país.

No obstante, desde que Jack Dorsey y los otros lo crearon en marzo de 2006, lanzándolo al mercado en julio del mismo año, esta red ha ganado popularidad mundialmente, estimándose que ya tenga más de 200 millones de usuarios, generando 65 millones de tuits al día y manejando más de 800.000 peticiones de búsqueda diarias. En todo caso, ya ha sido apodado como el “SMS de Internet”.[

Por consiguiente, todos los días, innúmeros gestores de este nuevo medio de comunicación social que se encuentran ubicados por todo el mundo, muchas veces necesitan enfrentarse con situaciones difíciles. Por tanto, creo válido preguntar al lector: ¿Cómo usted respondería en el Twitter de su empresa cuando un sujeto le reclama que acaba de quemar el pene al transar con una pizza?

Independiente de cual sea su magnánima respuesta, mi amigo leyente, le diré que el gestor del Twitter de “Domino´s Pizza” decidió que, en ese caso, el individuo querellante bien que merecía una buena respuesta. Pero resulta que él no contaba con que su diálogo en Twitter fuese ganar cierta evolución hasta conquistar contornos surreales y un desfecho hilarante, conforme lo llegó a informar el sitio norteamericano “Gawker”.

“Acabé de transar con una de sus pizzas y tuve serias quemaduras en el pene. ¿Por favor, como consigo el reembolso del valor de la pizza?”, llegó a escribir un chiflado litigante en inglés.

Como el gestor de la empresa no quiso dejar pasar la situación en blanco, halló por bien responderle a la altura de la demanda: “Te podemos reembolsar desde que el relleno de la pizza no haya sido afectado”. Una respuesta que por de pronto dio inicio a una conversación que provocó una serie de retweets y captó la atención de otros usuarios de la red por el inusitado diálogo que se desarrollaba en Twitter.

“Ustedes deberían informar cuales son los riesgos del cliente al intentar transar con las pizzas que elaboran”, replicó el tarado por las pizzas.

“Pedimos disculpas y vamos corregir esto”, escribió el perfil de la empresa. Luego agregó la información de que el cliente debería mandar un e-mail al departamento de atendimiento al consumidor de la Domino´s. Por lo que el desfecho de la conversación terminó siendo bastante surreal y cómico.

“No conseguí mandar el e-mail al escritorio de la Domino´s. Pero me gustaría avisar que ahora la pizza está intentando hacer sexo oral en mí”, le respondió el sicalíptico cliente bromista.

“Intente MISMO mandar un e-mail para nosotros, pues seguramente ese no es el comportamiento esperado de nuestras pizzas… A ciencia cierta no fue esa la educación que dimos a ella”, le respondió el encargado. Obviamente que esa resultó ser una respuesta matadora del gestor del Twitter de la Domino´s.

Por tanto, todo esto me lleva a raciocinar que tal vez no imaginaban, ni uno ni otro, que quizás fuese quien manoseara la harina de la pizza el culpable de tales incongruencias, lo que resultó siendo el motivo de la continuada tolerancia o de la benévola indiferencia en la conversación. Por otro lado, también pienso que no fue el simple resultado de casualidades múltiples o de la obstinada suerte de Jack Dorsey y los otros al crear “Twitter”, como creo que probablemente también ellos hubieran respondido a la altura si les preguntasen que asuntos así podrían surgir en la red… En todo caso y como sea, póngase desde ya a pensar si usted dejaría que un empleado suyo rigiese las redes sociales de su empresa… ¡Ridículo!

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Dele al Orificio una Nueva Tendencia


En tiempos de moda actual, mi novedoso amigo, no hay nada mejor que ponerse a platicar sobre tendencias, aunque más no sea de cualquier tipo… Y claro que, ¿por qué no?, de tendencias que tienen todo a ver con sexo y sus utensilios anatómicos.

Siendo así, resulta que el “Instituto Kinsey para Estudios sobre Sexo, Género y Reproducción” de bípedes pensantes, situado en los EUA, y conjuntamente con la Universidad de Indiana, también de aquellos pagos, acabaron de realizar un estudio bien interesante que habla sobre la influencia brasileña en las mujeres americanas… Más específicamente sobre la depilación de sus vaginas.

Dichos estudiosos, que fueron sumamente expertos con la elección del tema, se contactaron con 2.451 mujeres para saber sobre sus hábitos de depilación. Y si el curioso lector piensa que esto es una pavada más, le diré que está muy engañado, porque tal afeitado parece ser el éxito del momento.

Se cuenta que aquel tipo de procedimiento que las depiladoras brasileñas llevaron para los EUA, en el que dejaban un poquito de pelo debajo de la parte que el biquini cubre, ya pasó de moda. La onda actual es tirar todo, no dejar pelo alguno dentro o fuera del biquini… Peladita nomás.

En todo caso, entre las chicas de 18 a 24 años, el 87,7% de las entrevistadas tira todo o casi todo. En consecuencia, fue constatado que esas mismas mujeres tuvieron mayor probabilidad de observar su propio cuerpo por cuenta de la técnica. Y todavía, fueron las que dijeron sentirse más contentas con la vida sexual que llevan. Pero esa respuesta no significó apenas el deseo de las heteras, ya que el 86% de las bisexuales y el 74% de las lésbicas hacen la misma cosa… ¡Fantástico!

La encuesta traza igualmente una relación directa entre la depilación y el sexo oral. Pues de las totalmente depiladas, el 81,6% dijo haber recibido sexo oral en las cuatro semanas anteriores a la encueta, seguidas por el 70,8% de las que dejaron apenas una pequeña línea de pelos en la vuelta de la nena.

Parece que tal moda también llegó a varios países. En la lectura de diversas revistas y websites femeninos, se puede apreciar que las opciones son diversas. Desde tirar todo, hasta hacerse un dibujo divertido, colocar glitter y hasta teñirse los pelos.

En todo caso, los descreídos ya se preguntarán, ¿lo que eso tiene a ver con la calidad del sexo? Mi amigo, yo no sabría decirle, porque nunca me depilé, pero ellas afirman que la mujer se siente más segura sin los pelos, que se siente más limpia y bienoliente… Algo así como querer evitar el olor de viernes santo durante el año entero.

En todo caso, algunos médicos juzgan prejudicial ese tipo de depilación, y alegan que el pelo es una protección de la mujer… y la casa de las ladillas. Otros, no en tanto, afirman que con el advenimiento de los jabones íntimos, no existen más problemas, desde que la higiene sea realizada cuidadosamente, además de que les saldría mucho más barato.

Igualmente, existe una discusión que apunta que la depilación total deja la vagina de la mujer parecida con la cara de bebé. Algunos creen que eso es bastante repugnante, pues al final de cuentas, estaríamos hablando de fantasía sexual ligada a pedofilia. Y por consiguiente, prefiero no inmiscuirme en este asunto.

En todo caso, centenares de miles acreditan que el sexo es un asunto personal de cada uno, y que la mujer debe sentirse a voluntad y depilarse como bien le dé la gana, y no apenas porque su pareja la prefiere de una manera diferente.

Eso de agradar a la persona con quien ella hace sexo cuando se le antoja y haciéndose de vez en cuando una depilación diferente, de la manera que él la sueña, pienso que puede ser muy lindo, desde que eso no la agreda a ella.

Circunstancialmente, hay muchas mujeres no se sienten bien depilándose completamente, principalmente aquellas que ya están por encima de los 30 años, según lo apunta el estudio, ya que creen que no es necesario rendirse a la moda.

Mi árido leyente, puede que como toda tendencia, ésta en poco tiempo mude y la falta de depilación pase a ser un éxito y se las peinen con un jopo… Nunca se sabe. Pero lo importante, es que, con o sin pelos, que la mujer conozca su cuerpo, observe su genital, y use hasta un espejito para ver donde no consigue… A mi vecino se le ocurre decir que era por eso que a los indios les gustaban mucho los espejitos, pero fuera de sus banalidad mental, hay que tener en cuenta que es sólo con tal actitud que la mujer conseguirá tener placer pleno… Conociéndose.

Existe una otra pesquisa informal, en Facebook, cuyo resultado fue el siguiente: La preferencia es igual con la apuntada por la encuesta anterior, pero no deja de mostrar que un buen número de ellas no se importa con la existencia de pelos. Entonces, mi amiga, si  no gusta de depilación, apare os pelos como yo lo hago con mi bigote. No necesita sufrir con la maldita cera o con la alergia de la lámina, pero tampoco necesita ser totalmente salvaje… si bien, sabemos que hay mucha gente por ahí que gusta de las cosas al natural.

Pero si usted gusta de depilación, aproveche la onda. Tire todo lo que se le antoje, pero recuerde de reforzar la higiene. Y en la hora de apostar en dibujitos divertidos, tome cuidado para que su compañero no lo encuentre ridículo y acabe con o clima.

Doña, tenga en cuenta que pelos no son sucios, no son hediondos, no son un problema. Pelos son parte del cuerpo, y uno no debe rendirse a todas las tendencias de la moda, ya que eso puede dejarnos sin personalidad… Y dígame,  ¿existe cosa más sin tesón que sexo sin personalidad?

Por tanto, no importa cuánto pelo usted tiene o cual es el tipo de sexo que usted curte… ya que una vagina limpia y bienoliente es lo mejor que pude ofrecer…. ¡A usted misma!

(*) Para continuar entreteniéndose con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene varios de mis libros impresos o en versión e-book, disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante … Gracias por colaborar adquiriéndolos.

¿Qué tal un Tatuaje en el Ano?


Mis amigos…, ¡no hay caso! Algunas veces necesito someterme pasivamente a escuchar los mentecatos raciocinios intelectuales-filosóficos de mi vecino, a quien últimamente se le ha dado por insistir que la píldora del día siguiente ya es considerada un aborto… Según él, y apoyado en esa sandia cavilación, cree que si es eso lo que todos piensan, entonces también puede llegar a concluir que al observar su sentencia exclusivamente dentro del ámbito jurídico reglamentario de nuestras legislaciones, entonces la masturbación sería como un homicidio premeditado, y el sexo oral canibalismo puro. En fin, hasta piensa que el coito interrumpido podría ser clasificado como abandono de incapaz; e incluso, me dijo que practicar sexo con preservativo hasta podría ser encasillado como homicidio por asfixia, mientras que realizar sexo anal es como mandar un hijo a la mierda… ¿No es un absurdo?

En todo caso, vale resaltar que ni siempre los pensamientos de los otros son como nos parece o nos suena. Peor aun si nos metemos a querer analizar hechos y modismos de la ansiedad popular, virtudes que se maceran a fuego lento bajo los tapetes del discernimiento común, pues estos ni siempre resultan halagadores para nuestra comprensión.

Por tanto y en base a tales derivaciones, entiendo que la población sedienta de la Verdad en su estado más puro, necesita entrar en Alfa, recordar que mucho más altivo que los británicos que poseen su “Casa de los Comunes” mientras que en nuestro continente nosotros tenemos el “Hogar de los Mediocres”, es saber que ahora el “tatuaje anal” se ha convertido en la moda de último momento en los estados Unidos.

Claro que el grandilocuente lector, al igual que mi vecino, puede pensar que todo esto no pasa de más una chacota de mí parte, pero no es así, y aunque al principio esta confidencia le cause alguna conmoción y cierta extrañeza, le garanto que ella es la más nueva modalidad de tatuaje poco conocida que, al igual que reguero de pólvora, se está convirtiendo rápidamente en una nueva tendencia según lo afirman los participantes de un evento sobre el tema, y que fue realizado hace una semana (más exactamente día 12) en Florida (EUA).

¡Pero cuidado! Tal así como reza la bula de los laxantes, es mi obligación tener que advertirle que esto es un asunto exclusivamente para profesionales, pues dicho tatuaje anal fue el gran destaque da 17ª edición del “South Florida Tatoo Expo”, evento que se dedica a reunir tatuadores, shows exóticos, música y automóviles… Y pienso que fumadores de mariguana también.

Pues bien, aunque al jadeante lector todo esto le parezca muy poco bizarro, lo más espasmódico de todo es que en cierto momento del encuentro, una de las participantes del evento resolvió mandar hacer allí mismo una “tattoo anal”, bien en frente a la babeante platea de convulsivos anónimos.

Según el testimonio de la propia chica, los nombres de dos ex-novios fueron gravados en su ano a la vez que garantizó que tatuar el local es “muy, pero muy bueno”… Algo que de inmediato me conduce a pensar en el tamaño de su argolla o del seudónimo de los “ex”, pues si sus nombres eran, por ejemplo, “Gumersindo y Miguelángelo”, entonces no quiero ni pensar como sería el tamaño de su orificio… ¡Melodramático asunto!

Cuando el Sexo Vira Venganza


Existen casos verídicos de hombres a los que sus mujeres, como un castigo Supremo, les han cortado el pene. Estos son algunos de los más sonados, pero sin embargo, existen otros casos insólitos como el que acabo de enterarme, donde una noticia de Brasil, cuenta que una mujer puso veneno en su vagina para matar a su marido durante el sexo oral… ¡Wow! Vaya episodio satánico.

¡Pronto! El lector ya estará imaginándose la escena previa: “querido, hoy se me antoja un poco de sexo oral, ¿qué te parece si te hincas y me das un poco de placer?”. Él, claro está que, ni tardo ni perezoso, atiende sediento al deseo de su mujer que, minutos antes, ha embadurnado su vagina con alguna mezcolanza extraña. Y luego, ya está, algunas contracciones de dolor para él, quien ya conjetura lo que su maquiavélica mujer acaba de hacer y se dirige al hospital para salvar su vida… Pero para completar su suposición, habría que preguntar: ¿Acaso ella habrá llegado al orgasmo?

A continuación, me enteré que su marido la denunció por intento de asesinato y entonces me preocupé también en saber: ¿cómo quedó la vagina de la presunta asesina después de eso? Al parecer todo bien. Aparentemente, ponerse veneno en la vagina no mata… O puede que el producto sea malo, o que esté vencido.

Eso me hace recordar los incidentes en los que las mujeres buscan vengarse de su hombre, ya sea por infidelidad, por violación, por malos tratos, porque las han engañado, o porque son idas… a través del sexo, o de querer amputar el miembro de su pareja, para quitarles de tajo y de una buena vez, aquel instrumento con el que las han engañado… ¿Qué mejor solución?

Claro, ¿qué mejor venganza que dejarlos solitos sin su compañero amado de toda la vida: su birgulino? No, no digo para nada que ellas sigan ese terrible ejemplo. Sólo que eso me hace pensar, ¿cómo y de qué manera una mujer puede enfurecerse a tal grado de llegar a cometer una tropelía de esa magnitud? Bueno, no se explicarlo, pero lo mejor, hombres del mundo, por las dudas cuídense…

No se puede dudar que una mujer furiosa, que ha sido sometida a maltrato, o que se encuentra presa de sus celos, puede ser capaz casi de cualquier cosa. Por lo tanto, hombres, cuidado con lo que hacen. Tengan siempre en cuenta esta mitológica fórmula peligrosa: “mujer enojada + pene + cuchillo de cocina = cero pene + hombre ligeramente desconsolado”.

¿Recuerdan aquella memorable historia protagonizada por Lorena y John Wayne Bobbit, en la que ella cortó el pene de su marido con un cuchillo de cocina? Y luego, ¿cómo la historia se transformó en una noticia que vendió muchos tabloides cuando él, tiempo después, se convirtió en actor porno y nuevamente recibió acusaciones de sus novias posteriores por violencia?

Bueno, todo indica que la mítica Lorena Bobbit tuvo muchas seguidoras: y casi todas, corrigiendo el error de Lorena, se llevaban el pene del hombre para tirarlo por allí sin posibilidades de que pudieran volverlo a implantar nuevamente. Como le ocurrió a un chico en Indonesia, cuyo pene fue amputado por su novia celosa y que sospechaba una infidelidad. La chica se llevó el pene para nunca regresar con él. Nadie jamás la volvió a ver a ella… ni al pene… Se lo guardó como reliquia.

Así que, si por allí te encuentras un pene tirado, apiádate del pobre hombre que debe estar en ese momento esperando a su tan deseado compañerito. Un penecito en las rocas no le caería nada mal a alguien que lo ha perdido.

También están los casos de los hombres que se han amputado su miembro: como un caso famoso y reciente en República Dominicana, protagonizado por un hombre que al padecer disfunción eréctil, decidió cortar por lo sano y mejor olvidarse de su amiguito para siempre. Pero si él supiera que existen tratamientos médicos maravillosos para solucionar la disfunción, el hombre en cuestión, hoy no sólo mantendría su miembro, sino que podría satisfacer con mucho a su mujer… o con poco, más satisfacción al fin.

El pene, ese amigo inseparable de todos los hombres, el juguete más popular de todas las mujeres, el sexo, y la forma de venganza de muchas parejas que desvirtúan el verdadero sentido de la cópula, puede llevar a la forma más equivocada de querer arreglar las cosas… ¿Para qué hacer la guerra si podemos hacer el amor?

Así que, en torno a la noticia que recién acabo de leer, va una recomendación incluida: “Jamás usen el sexo para vengarse de situación alguna o de alguien. Así lo desvirtúan, y lo están haciendo de la peor manera. Siempre, lo más importante es hablar y hacer las paces como gente decente… No olviden que en la horizontal todo se arregla.

Por lo tanto, hombres, por las dudas, mientras no conozcan las reacciones anímicas y temperamentales de su pareja, asegúrense de no dejar frascos de veneno por allí y de tener, eso sí, muy bien guardados los cuchillos de cocina. Y de paso, pórtense bien, para que el karma no les alcance.

Y a las féminas, les diría ¿para qué usar el sexo para una acción desagradable, cuando se trata de la actividad más placentera que existe?… ¿No es verdad?

A %d blogueros les gusta esto: