El Hábito no las Hace Monjas


Una vez que finalizaron los egregios festejos carnavalescos, la multitud ahora busca otros entretenimientos. Por ejemplo, las modelos del más nuevo anuncio de la marca de ropas íntimas “Dear Kate” han comenzado a dar mucho que hablar… ¿Por qué? En primer lugar no ha sido a causa de sus fantasías -no necesariamente sexuales ni carnavalescas-. Más bien porque ellas son mujeres poderosas que actúan en mundo de la tecnología, y aparecen luciendo piezas íntimas.

El portfolio para la “Colección Ada” de la referida empresa, cuyo nombre es un homenaje e la programadora pionera Ada Lovelace, presenta mujeres ejecutivas de tecnología haciendo el papel de modelos en la colección de ropas íntimas. Por tanto, las respuestas a esa deferencia han sido mixtas.

Por ejemplo, Olivia Muenter, en “Bustle”, llamó la campaña de “bastante sorprendente”, apuntando para la diversidad de las mujeres en los anuncios… “El hecho de estos producto ser presentados por mujeres que son maravillosamente reales, con cuerpos que se parecen con los nuestros y tienen carreras exitosas, es un mensaje realmente poderoso”, escribió Muenter.

Ya los mismos críticos de siempre han llamado esta campaña publicitaria de “sexista y bizarra”, afirmando que es “un retroceso” para las mujeres del mundo de la tecnología… “En el “Valle del Silicio, ahora más que nunca existe una tensión en la forma como las mujeres son vistas: una visión romántica o sexual, y otra profesional”, dijo Elissa Shevinsky, la CEO del “Glimpse Labs”, a la revista TIME… “Mostrarse de esa forma, sin ropa, tiene connotación inherentemente sexual, y enflaquece la imagen de las mujeres en el mundo de la tecnología. Esto es verdad tanto para hombres cuanto para mujeres”.

En todo caso, Julie Sygiel, la fundadora y CEO de la “Dear Kate”, reclutó mujeres que hacen la diferencia en el mundo de la tecnología para participar de la campaña, con la esperanza de estructurar un trabajo sobre lo qué las mujeres piensan y hacen, en vez de arrojar luz apenas en su apariencia… O con la luz apagada.

“Nosotros acreditamos que las mujeres deben ser llevadas a serio, independiente de lo que ellas estén vistiendo”, manifestó Sygiel al “The Huffington Post” por medio de un e-mail… “Eso vale también para las mujeres de cualquier profesión, ya que la forma como alguien se viste no debería tener ninguna relación con su capacidad o su inteligencia”.

Sygiel, que uso modelos “no tradicionales” en portfolios anteriores para la “Dear Kate”, acredita que la controversia en torno de esta campaña surge de la opinión de como las mujeres en áreas de Ciencia, Tecnología, Ingeniaría y Matemática deberían comportarse… “Si alguien ve nuestra campaña como una forma de perpetuar el sexismo, es porque esas personas tienen ciertas expectativas sobre las mujeres”, escribió ella. “En nuestra manera de ver el mundo, las mujeres pueden ser tan poderosas de ropas íntimas cuanto ellas son de ropa clásica”… O quizás hasta sin ropa.

“No es justo que las mujeres de tecnología sean apuntadas y confinadas a un comportamiento más conservador, simplemente porque ellas trabajan en un campo dominado por hombres” -agregó.

Cuanto a la sugestión de que la campaña publicitaria podría disuadir potenciales inversionistas, una de las modelos que participó de la campaña, Adda Birnir, la CEO y cofundadora de la “Skillcrush”, explicó al “HuffPost” que ganar inversionistas debe ser visto como uno de los pasos en el largo camino de la ejecución de su visión, en vez de ser el objetivo final de cualquier emprendimiento de tecnología.

“Uno debe responder a sus usuarios y clientes en primer lugar y a sus inversionistas en segundo lugar”, declaró la dama, añadiendo: “Yo nunca oí nada sobre el asunto viniendo de nuestros usuarios. Si mis usuarios estuviesen terriblemente ofendidos por la foto, sería una preocupación, claro”.

A su vez, Birnir dijo que ella participó de la sección de fotos en apoyo al producto y al “compromiso de la empresa en mostrar mujeres reales en toda su complejidad”… “Yo no creo que la campaña haya prestado un deservicio a las mujeres”, mencionó al referirse sobre el portafolio.

Ya la participante Sarah Conley, una bloguera de estilo y moda de la “Style IT”, también informó que la campaña fue un paso positivo para las mujeres… “A pesar de yo encontrar toda esta controversia hilarante, ya que como mujer una está condenada si hace y condenada si no lo hace, acredito en el éxito en esta campaña”, dijo Conley al “HuffPost”… “Yo acredito en esas mujeres. Y acredito que necesitamos tener una conversa seria sobre la diversidad de tamaños, sin preconcepto. ¿Estamos hablando sobre eso, no estamos? Entonces, para mí esto aquí es una victoria”.

Para protección de cualquier contagio viróctico, no sólo del voyerismo empírico-radical como del propio ambiente que dichas damas trabajan, éstas deben abrir el ojo, ya que una pléyade se ha puesto a conjugar el verbo “adorar” en todos sus tiempos incluyendo el pluscuamperfecto… ¡Idílico!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: http://www.bubok.es/

Anuncios

Afirman que Mujer Mata Más que Hombre


Por supuesto que me refiero a esos asuntos de carácter ventoso que suelen ocurrir dos por tres en nuestro planeta; pero tampoco es de dudar, mi apacible lector, que de cierta manera el sexismo se cuele en todas las fisuras de nuestro comportamiento hasta alcanzar niveles tan infinitesimales, al punto que apenas somos conscientes de que ello ocurra. Incluso los bípedes más ecuánimes con el otro sexo, probablemente tropezarán en alguna clase de sesgo sexual. Por ejemplo, no hace mucho que ciertos expertos en la materia explicaban cómo las mujeres eran más incompetentes en matemáticas porque creían que así debía ser, y que, sin embargo, eran mucho más solventes si en las pruebas matemáticas se evitaba en lo posible el sesgo sexual.

Por tanto, si se pregunta: ¿Daniela puede llegar a ser más asustadora que Daniel?, opino que muchos no sabrán responder, pues todo dependerá de las circunstancias; en todo caso parecería que es verdad, al menos cuando estamos hablando de huracanes.

Todo, porque ahora descubrimos que bautizar a un huracán con nombre de mujer influye en el número de víctimas que éste produce. Es que al designarlo con un nombre dulce de mujer (Azucena, por ejemplo) en vez de uno contundente de hombre, parecería que la gente toma menos precauciones para su supervivencia porque considera que será menos peligroso, según demuestra el reciente estudio que acaban de publicar en “Proceedings of the National Academy of Science” los investigadores de la Universidad de Illinois, en Arizona.

Para llegar a esa tergiversada conclusión, dichos sabios analizaron los huracanes y el número de víctimas producidas por los mismos en el intervalo de 1950 hasta 2012. De hecho, descubrieron que de los 47 huracanes más letales, los femeninos tuvieron el doble de víctimas que los masculinos: 45 frente a 23. Además, constataron que si el nombre femenino sonaba particularmente suave, entonces el número de víctimas podía llegar a triplicar, como es el caso de Charley o Eloise.

Para llevar a cabo el referido estudio, un grupo de voluntarios calificaron en una escala de 1 al 11 el nombre del huracán (1 igual a muy masculino, 11 muy femenino). Pero tuvieron el cuidado de suprimir el “Katrina” (2005) y “Audrey” (1957)de la ecuación, porque éstos fueron muchísimo más letales que los promedio yse salían de todos los valores por su monstruoso efecto.

Como conclusión del ejercicio, parece que el sexo huracán afectó en cómo los encuestados dijeron que se prepararían para tal huracán. Con base en ello, Sharon Shavitt, la coautora del estudio y profesora de marketing en la Universidad de Illinois, se metió en el ojo del huracán para buscar una razón. Según ella, este desbaratado fenómeno de la naturaleza trae consigo “sexismo implícito”, ya que se toman decisiones por razones de “género” sin analizar el peligro real que conlleva, pero matiza: “Los estereotipos que subyacen a estos juicios son sutiles y no necesariamente hostiles hacia las mujeres: pueden implicar considerar a las mujeres como más cálidas y menos agresivas que los hombres”.

¿Cuál es el resultado de ello? Pues todo indica que cuando el huracán es bautizado con el nombre de un hombre, las poblaciones de las áreas atingidas tienden a tomar más precauciones o hasta mismo evacuar las regiones por donde el huracán pasará. Empero, cuando el huracán tiene nombre femenino, las personas tienden a permanecer en la región, pues suponen que el fenómeno va a ser menos intenso por sonar más inofensivos a los oídos del público.

En todo caso, un meteorólogo australiano del siglo XIX, Clement L. Wragge, fue el primero a quien se le ocurrió bautizar a los huracanes. Al principio eligió nombres bíblicos, como Zaqueo, Uza o Tamar. Sin embargo, se sabe que hasta 1979, la Comisión Meteorológica de Estados Unidos sólo otorgó nombres femeninos a los huracanes, aunque en el mismo periodo el servicio meteorológico australiano comenzara a asignar nombres de ambos sexos.

No en tanto, en la actualidad se reúne una comisión y prepara los nombres que se pondrán a cada tifón, empezando por la A y finalizando por la Z. Por ejemplo, en 2011, el primer ciclón se llamó Arlene, el segundo Bret, el tercero Cindy, el cuarto Don, el siguiente Emily…

Pese a estos detalles de aparente sexismo, mi amigo leyente, y en consonancia con el buen sentido que nos acostumbramos a ver diariamente en la prensa, lo mejor es relajar en la reconfortante certeza de que el futuro será brillante y prosperidad ira florecer… Por lo menos hasta el próximo huracán llegar.

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: