No Era el Escondite del Chapo Guzmán


En pleno corazón de la moderna Ciudad de México, capital del sublime país que Joaquín “El Chapo” Guzmán adora, está localizado justamente un templo azteca llamado “Templo Mayor”, el mismo que un día sirvió como espacio sagrado para las comunidades pre colombianas de la ciudad de Tenochtitlán.

Con los recientes descubrimientos de una plataforma ceremonial y dos cámaras selladas bajo el marco turístico, arqueólogos acreditan que ahora tendrán la chance de desvendar un misterio que instiga a los pueblerinos desde hace siglos. Con todo, eso sólo acontecerá cuando ellos consigan abrir las catacumbas misteriosas que pueden revelar datos de la vida y la muerte de uno de los mayores reyes aztecas… No exactamente la del “Chapo” Guzmán.

Al continuaran las investigaciones en un túnel secreto que fue descubierto en 2013 -y que obviamente no pertenecía al famoso narco -, los estudiosos encontraron un pasaje que los llevó a una estructura circular que recuerda un “Cuauhxicalco” un espacio para rituales que, de acuerdo con estudios anteriores, era usado para quemar los cuerpos de líderes aztecas… Y que hoy día bien podría servir para inmolar a los sucesivos malos gobernantes de dicho país.

En realidad, el caso en cuestión, es que el referido lugar estaba resguardado por dos puertas que los arqueólogos especulan llevar a lugares donde los cuerpos eran sepultados.

Leonardo López Lujan, uno de los investigadores de la expedición -a las cavernas del Chapo-, explicó que de acuerdo con lo que se sabe sobre el momento de la “cremación” -ojo, no confundir con pasar crema en el rostro-, es que realmente deben existir restos mortales de algunos líderes aztecas en las salas aun no abiertas. Por su vez, teniendo en vista la edad del templo, ellos acreditan que los cuerpos que podrán ser descubiertos un día marcarían una data entre 1440 y 1469… O sea, antes que llegase Colón y más tarde Hernán Cortés para poner bajo gobierno de la Corona de Castilla el territorio del actual México.

En vista de tal ingeniosidad, los estudiosos alertan para que no hayan expectativas cuanto a las excavaciones realmente no abrir de inmediato las catacumbas misteriosas, ya que probablemente eso será realizado solamente el año que viene. No obstante ésta no sería la primera vez que surge la esperanza de nuevos descubrimientos alrededor de los reyes aztecas. Todos los otros trabajos que existieron hasta el presente acabaron en decepción. Consecuentemente, las tradiciones funerarias del periodo pre colombiano de México también continúan sin ser reveladas.

Nascido a mediados del siglo XIV y habiendo existido hasta 1521, el imperio azteca se extendía por la mayor parte de la Mesoamérica, habiendo sido fundado en una isla localizada en medio del lago que hoy es la Ciudad de México. En su centro, el área fue circundada por un muro en el cual se organizaban las pirámides que servían de santuarios a los dioses de la civilización. De acuerdo con estudios previos, cerca de 20 mil personas fueron abatidas como forma de ofrenda a los dioses justamente en eses locales sagrados, a pesar de que aun permanezca en la oscuridad cómo era el fin de las vidas de los líderes del imperio.

Este asunto da qué pensar, mi ameno leyente, pues quién sabe qué estrella o cometa habrán sostenido en aquel punto donde en la escuela dicen que se unen las paralelas, en el infinito, ya que muy grande ha de ser el infinito para que tantas cosas, todas, y de todos los tamaños, quepan allá, las líneas rectas paralelas, y las simples, y también las curvas y las líneas cruzadas, principalmente las del teléfono que la policía utilizó para dar con el paradero del Chapo… ¡Narcótico tema!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Toda Una Vida Monolítica


Luego de leer el artículo, por un momento me quedé cavilando sobre qué país es ese, qué gente lo habita; como no pongo en cuarentena que un centenar ya se habrá preguntado qué virgen los parió, que diablo los tentó, que judas los traicionó, qué clavos los crucificaron, que tumba los oculta y qué resurrección los espera.

Evidente que uno luego se olvida de los milagros, pues no existe milagro mayor que el simple hecho de que existamos, de que continuemos existiendo. En realidad, no hablo por mí, por supuesto, ya que por el paso que llevamos no sé hasta cuándo y cómo existiremos.

Es de no creerlo, pues si el Stonehenge, el místico monumento prehistórico del Reino Unido, de por sí ya es extremamente misterioso, lo que decir de otro cinco veces mayor que el original. Por ahora esa es la duda que hoy día pasa por la cabeza de arqueólogos y curiosos después de la descubierta del “Super-henge”.

Me explico mejor. El nuevo monumento rocoso que fue encontrado por un grupo de arqueólogos británicos de la “Universidad de Bradford”, también queda en el Reino Unido -país que ahora ya es regido por la soberana más vieja de su historia- y está estructurado totalmente encima de una organización de piedras. Estas, no obstante a lo que se piense y vea, son bien mayores que las originales encontradas antes. En total, son 90, siendo que algunas tienen hasta cinco metros de altura.

El arqueólogo Vince Gaffney, uno de los coordinadores de la investigación, explica: “No acredito que haya nada comparable a esto, la “Super-henge”, en cualquier otro lugar del mundo. Es extraordinario y también es completamente nuevo. Acreditamos que era un espacio para rituales, montado para impresionar los forasteros al mismo tiempo en que transmitía la idea de autoridad a vivos y muertos”.

Los detalles sobre el nuevo hallazgo aumenta aún más el misterio en torno de las piedras. Están prolijamente ordenadas en un espacio de 1,5 kilómetros de circunferencia y 500 metros de diámetro, lo que de por sí dejaría al Super-henge cinco veces mayor que su “hermana famosa”. Además, Stonehenge data de 3500 años atrás, en cuanto la nueva pieza remete a cerca de 4500 años.

Hoy día los científicos buscan más vestigios sobre el nuevo descubrimiento, para saber si el nuevo y viejo monumento poseen ligaciones más fuertes. A pesar de ser muy parecidas, las formaciones pueden no haber sido realizadas por los mismos pueblerinos, pero la prueba de conexión directa entre ambas sólo será posible conocerla con años de estudio, los que inclusive comenzarán a ser realizados inmediatamente.

Los estudiosos dan cuenta que Super-henge está enterrada un metro bajo la superficie, y solamente fue desvendada gracias al uso de tecnología avanzada. Radares de última generación rastrearon el local y consiguieron llevar los especialistas hasta el lugar exacto donde está el monumento. El descubrimiento hace parte de un proyecto que busca una mejor comprensión sobre el lugar, que es cercado de misterios desde su divulgación para el mundo moderno.

Sin embargo, por cuenta de las complejas técnicas que deben ser utilizadas en el lugar, visando siempre la preservación del mismo, otros especialistas sólo pudieron ver “Super-henge” en una simulación que fue realizada con los datos del radar. Incluso existe la posibilidad del lugar no llegar a ser escavado por encontrarse extremamente próximo de “Stonehenge”, un patrimonio tumbado por la Unesco.

Informado ya de tan rocoso acontecimiento, luego digo: ¡No puede ser! Algo está misteriosamente y terriblemente equivocado. Lo que nada más demuestra que la estupidez de ponerse a jugar con piedritas es antigua y universal, y que el sentido de la vida permanece igualmente absurdo tanto aquí como en cualquier lugar del planeta… ¡Monolítico!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

A %d blogueros les gusta esto: