El Día que Hannibal fue de Paseo a Ibiza


Si por uno de esos fenomenales acasos de la vida, el leyente es de los que está acostumbrado con películas y series televisivas que abordan un mundo apocalíptico y lleno de misterios enigmáticos, juzgo que lo que se tratará de aquí en más será un suceso que le parecerá extremamente común para sus gustos proparoxítonos. Con todo, si está a fin de continuar leyendo, desde ya le aviso que el gran inconveniente de por medio, es que esa escena aconteció en la vida real: “un ataque caníbal violentísimo”… Diría con acciones teatrales casi del tipo: El Silencio de los Inocentes, Psicosis, El Exorcista, Hannibal y demás por el estilo.

El hecho, de cierta manera extrañísimo, aconteció en la renombrada Ibiza, en España, uno de los destinos preferidos de los millonarios y poderosos de todo el mundo. Sin embargo la víctima terminó siendo un individuo de nacionalidad española de nombre Kenny McSween, de 38 años, el mismo que se encargara de describir los martirizados momentos que vivió.

Pero antes de seguir con esto, es de preguntar: ¿qué lleva a un individuo a desear comerse a otra persona? Claro que dependiendo de lo que signifique eso de querer “comerse a otra persona”, a los entendidos en este tipo de gastronomía se les ha dado por decir que generalmente tiene que ver con la fantasía de que se están ingiriendo cualidades, características que tiene el otro. Es como si se incorporaran a través de la alimentación, por lo que se trata de un mecanismo sumamente primitivo que tiene el bebé respecto del pecho de la madre. Por eso, por más que ellos caminen por la calle y se relacionen con el resto del mundo, están en un estado de alienación. Nada más que imitando una cosa muy primitiva.

Lejos de ser un fenómeno episódico, que se da en un momento aislado, como en el de Miami hace un par de años y el Ibiza ahora, el canibalismo tiende a ser un hábito por parte de quien lo practica. Este tipo de antropofagia se ve en los rituales, igual como se ve en la película “Hannibal”, donde el doctor Lecter ingiere parte del cerebro de alguien vivo e incluso se lo da de comer. Evidente que también es el caso de asesinos seriales o múltiples que comen alguna parte del cuerpo de sus víctimas. Eso más bien tiene que ver con un ritual de actitud macabra.

Volviendo al caso, conforme lo afirmó Kenny: “En cuanto el agresor me golpeaba y me mordía, él gruñía como si fuese un animal salvaje… Fue algo que me asustó bastante -por lo que es de imaginarse como le quedaron los calzoncillos-… Honestamente pensé que fuese morir en aquel momento, fue horrible por demás”, reveló a quienes lo entrevistaron.

Según cuenta éste atemorizado y borrado español, él estaba parado en el hall de un predio cuando de repente fue empujado contra la pared. A partir de ahí ellos -víctima y agresor- se revolcaron por el piso por algunos minutos mientras intercambiaban trompadas, y el provocador intentaba de todas las maneras posibles morder a la víctima.

El caso, que aconteció a fines de setiembre último, sacudió completamente con la farandulera vida de Kenny, al punto de él quedar tremendamente asustado de continuar habitando en el lugar y por eso ahora se mudó para Londres. No obstante él haya quedado con buena parte del rostro deformado a causa de las mordiscadas y golpes que recibió.

Con todo, recomiendo que todos abran los ojos, pues la gran problemática es que el supuesto caníbal sigue suelto por ahí y nadie se anima a dar mayores explicaciones sobre la motivación del bárbaro crimen. La policía sigue con las búsquedas por el sanguinario criminoso, si bien hasta el momento ningún otro caso similar fue registrado.

Por supuesto que mientras permanezco aquí a meditar sobre este tipo de filosofías gastronómicas acompañadas al sabor de un buen vino, es lógico que me entregue a deliberar sobre la corporativa orgía de las campañas “libres de grasas” lo que sea, mientras continúo a observar las obscenas maratones de la inconstancia de algunos que pretenden usar juguetes culinarios… ¡Espantoso!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Surge Otro Zombi del Hechicero Vudú


En virtud de las reiteradas noticias sobre el surgimiento de muertos vivos por aquí y allí de este Orbe, sapiens están en duda si todo se debe al milagro de Cristo con la multiplicación de los panes pero ahora con la resucitación de otros Lazaros, o porque los doctores se han convertido en verdaderos chupa nabos, excepto que estemos delante de las macabras maniobras de algún hechicero vudú. Por lo menos es lo que comenta el gentío de varios países.

Mismo siendo un hecho rutinario y repetitivo, es necesario divulgar que conforme fue noticiado por las autoridades policiales de Mumbai esta semana, un sujeto de nacionalidad indostánica y a su vez indigente y pordiosero que había sido declarado como muerto, se despertó de repente en la mesa de la morgue, asustando al equipo médico del hospital que estaba pronto a realizar la necropsia del supuesto cadáver.

Independiente de las condiciones de vida inhumanas del menesteroso sujeto, el que no tuvo su nombre divulgado, de inicio agentes de la policía de Mumbai lo habían encontrado el domingo por la mañana, inconsciente y sufriendo de varias infecciones, y lo llevaron para el hospital local.

Una vez en el nosocomio, el médico del Hospital Municipal, Lokmanya Tilak, declaró al hombre como muerto, y sin más envió su cuerpo para que realizaran la necropsia, según lo infirmó el vice comisario de la policía de Mumbai, Ashok Dudhe, a la agencia AFP.

“Cuando la necropsia estaba para comenzar, el hombre despertó, desparramando caos -por no decir cagazo- entre los médicos. Luego a seguir él pegó rápidamente el certificado de óbito y lo rasgó en pedazos”, explicó el propio Dudhe.

Sin embargo, al sentir que le pisaron los callos, el rector del hospital, Dr. Suleman Merchant, afirmó que la policía forzó el error al pedir a los médicos que examinasen al hombre en la vía que pasa del lado de afuera del hospital, porque ellos estarían ocupados con cuestiones de seguridad sobre la visita del primer ministro Narendra Modi.

“Los policiales forzaron mis médicos a examinar el paciente en la orilla de la carretera, ya que ellos querían correr de vuelta para sus quehaceres sobre la seguridad del primer ministro”, dijo Merchant… “Si la policía tuviese permitido que mi equipo hubiese llevado el hombre para dentro del hospital, ellos habrían hecho un trabajo mejor”, completó.

Al presente, el muerto vivo está siendo tratado en el hospital debido a una severa desnutrición, sospecha de alcoholismo y abuso de substancias químicas… “Él aún está delirando y estamos intentando estabilizarlo”, divulgó el rector.

Por su parte, el agente Dudhe clasificó como “ridícula” la insinuación de que los policiales que atendieron la ocurrencia eran culpados por el error, y dijo que el hospital estaba “intentando cubrir su propia negligencia”.

Espeluznante o no, lo cierto es que la policía de Mumbai encuentra regularmente cuerpos no identificados, e informes sugieren que las morgues se están quedando sin espacio para almacenar tantos cadáveres.

Independiente de las desavenencias entre Dudhe y el Dr. Suleman, todo lleva a creer que se trata una vez más de un muerto que ha sido resucitado por medios mágicos por un hechicero para convertirlo en su esclavo. No olvidemos que de acuerdo con la creencia, un “houngan”, “bokor” o hechicero vudú, sería capaz, mediante un ritual, de resucitar a un muerto, que quedaría sin embargo sometido en adelante a la voluntad de la persona que le devuelve a la vida. También, según una creencia popular, se dice que una persona que es mordida por un zombi, se convierte en zombi… ¡Mejor abrir los ojos!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

El Otro Cráneo de Hamlet


“Ser o no ser”, ésa es la cuestión. ¿Cuál es más digna acción del ánimo, sufrir los tiros penetrantes de la fortuna injusta, u oponer los brazos a este torrente de calamidades, y darlas fin con atrevida resistencia? Morir es dormir. ¿No más? ¿Y por un sueño, diremos, las aflicciones se acabaron y los dolores sin número, patrimonio de nuestra débil naturaleza?… Así lo escribió William Shakespeare alrededor del año 1600 en la primera línea de un soliloquio de la obra “Hamlet”.

Claro que aun existen controversias sobre ese pensamiento shakespeariano, y por esa época Brasil ni era Brasil. A bien verdad, estaba lejos de serlo, no obstante ya daba señal de querer ingresar para la historia no por causa de la corrupción sistemática de sus políticos. Por lo menos eso es lo que indica un reciente estudio que ha sido realizado por la “Universidad de São Paulo”, Brasil, y por el “Instituto Max Planck”, de Alemania.

Estos investigadores afirman haber encontrado, en tierras brasileras, un esqueleto que indica ser el más antiguo caso de decapitación humana en las Américas… Hoy día eso ya mudó bastante y sólo se ejerce el descabezamiento bancario, que es peor.

En todo caso, el hombre -sin cabeza-, que estiman tendría 30 años antes de defuntar, habría muerto hace 9 mil años. Por tanto, de acuerdo con los relatos -no del descabezado, por supuesto-, la decapitación tendría acontecido durante un ritual religioso aunque esa no sería la causa de su muerte. Los expertos en esas cosas de cabeza fuera de los hombros, afirman que el individuo puede haber tenido la cabeza arrancada durante la realización de un “sacrificio” después de su muerte… Hoy día ese tipo de sacrifico ya se realiza en vida, principalmente para poder llegar a fin de mes con algunas monedas en el bolsillo.

Como sea y fuere, a pesar de algunas teorías que fueron ventiladas, los investigadores han descartado que el cráneo sea un “trofeo de guerra”, y han partido más para la hipótesis religiosa. La parte del esqueleto fue encontrada en la ciudad de “Lagoa Santa”, estado de Minas Gerais, en la caverna “Lapa dos Santos”.

Dicen que el cráneo fue encontrado en 2007 y ha sido estudiado desde entonces. Cuando fue encontrado, él estaba enterrado a 55 centímetros de profundidad y separado de los demás huesos encontrados. Según los especialistas, la certeza es que la decapitación fue realizada utilizando una piedra afilada.

Con esta confirmación, las Américas mudan drásticamente esa parte descabezada de su historia. Es que hasta surgir este caso brasilero, el más antiguo y conocido de decapitación humana documentado en el continente, era proveniente de Perú y habría ocurrido hace 4 mil años.

El caso que la localización de la decapitación también intrigó la os especialistas. Eso, porque las civilizaciones andinas estaban más implicadas con ese tipo de ritual, diferente de las que habitaron en lo que hoy es Brasil. Con todo, parece que la posición del cuerpo, sin embargo, puede ayudar a resolver ese problema.

Estos afanosos arqueólogos afirman que el cráneo fue encontrado muy próximo a dos manos amputadas que cubrían sus ojos… Tal vez en una postura clásica de quien no quiere ver la muerte llegar.

Ergo, hoy en día, afirman que los antropólogos entrarán en acción para intentar descubrir las motivaciones de la decapitación “brasilera”, hasta ahora la más antigua de las Américas, tiempo en que aún no existía Evo, Lula, Maduro, el Tuerto, Correa y otros descabezadores de sueños… ¡Tenebroso!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

A %d blogueros les gusta esto: