La Fatalidad te Toca Desde Niño


Suele escucharse por veces, que la fatalidad hace que tengamos que enfrentar situaciones por lo mínimo inusitadas. Con todo, enciclopédicamente hablando, el término fatalismo está formado a partir de la raíz latina “fatum”, que significa “destino”.

En base a ello, por tanto, el “fatalista” cree en una necesidad que negando la libertad se impondría irremediablemente al ser humano. Sin embargo, en sentido corriente, el fatalismo se refiere a la creencia en el determinismo de los acontecimientos, dirigidos por causas independientes de la voluntad humana, sea este determinismo procedente de fuerzas sobrenaturales como los dioses, de las leyes naturales, del ambiente o de las experiencias adquiridas en el pasado… Que de manera redundante a veces suelen ser fatales.

Así pues, no es tanto un principio religioso como científico y filosófico, teniendo en cuenta que el dios estoico no es otro que la razón. Y siendo así, el destino no es otro que la cadena causal de los acontecimientos: “lejos de excluir el principio de causalidad, supone su misma esencia”.

Por su vez, se sabe que la existencia del destino en tanto que orden causal, racional o necesario del devenir no fue contestado, con la excepción de los filósofos epicureístas. La originalidad del fatalismo estoico reside no tanto en la afirmación del fatum sino en su carácter universal: “todo ocurre según el destino”… Ya esté escrito o no en el libro de la vida.

Resumiendo filosofías mundanas, esta noción de fatalismo conlleva una connotación negativa, tanto en el lenguaje corriente como en el filosófico. En cambio, todos reparamos que ha prevalecido la postura del determinismo que postula la concatenación de eventos según el principio lógico de la causalidad.

Quizás fue por eso mismo que una niña de apenas un año de edad se quedó sola en un apartamento durante cerca de siete días sin comida o agua, después que su abuela falleciera en la residencia que queda en el estado de Tennessee, Estados Unidos.

De acuerdo con la policía local, Annette Ineichen, la abuela de la niña, fue encontrada sin vida caída en el cuarto de baño. Pese a ello, la pequeña Brier Rose permaneció en la casa por pelo menos una semana hasta que el padrastro Anthony Waldo, acompañado de la policía, apareciese en la casa de su suegra.

La madre de Brier y a su vez hija de Annette, Tracy Ineichen, de 28 años, notó que algo estaba mal luego de no conseguir mantener contacto con su madre desde hacía algunos días. El caso es que ella está detenida y cumple pena desde el mes de setiembre, y a causa de ello su pequeña hija había quedado a los cuidados de su abuela.

“Cuando yo agarre a la bebé, ella simplemente no conseguía mantener firme la propia cabeza. Ella me abrazó y desmayó sobre mí”, dijo Waldo en la entrevista que concedió a la red “WVLT”… “La bebé estaba tan deshidratada que ni conseguía llorar”… “Cuando la tomé en mis brazos, la pequeña Brier estaba en estado crítico”.

Los policiales, por su vez, dijeron que cuando fue encontrada, la niñita estaba con un fuerte olor a orina y excremento y tenía los labios bastante hinchados. Obviamente que la pequeña Brier fue transferida de prisa para el hospital “East Tennesse Children”. A más, la madre ya fue libertada de la prisión para poder cuidar de su hija.

Sin duda que al hablar de fatalidad uno se olvida de los milagros, pues todos necesitarían urgentemente saber que virgen nos parió, qué diablo nos tentó, qué judas nos traicionó, qué clavos nos crucificaron, que tumba nos oculta, qué resurrección nos espera… ¡Fatal!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Toda Una Vida Monolítica


Luego de leer el artículo, por un momento me quedé cavilando sobre qué país es ese, qué gente lo habita; como no pongo en cuarentena que un centenar ya se habrá preguntado qué virgen los parió, que diablo los tentó, que judas los traicionó, qué clavos los crucificaron, que tumba los oculta y qué resurrección los espera.

Evidente que uno luego se olvida de los milagros, pues no existe milagro mayor que el simple hecho de que existamos, de que continuemos existiendo. En realidad, no hablo por mí, por supuesto, ya que por el paso que llevamos no sé hasta cuándo y cómo existiremos.

Es de no creerlo, pues si el Stonehenge, el místico monumento prehistórico del Reino Unido, de por sí ya es extremamente misterioso, lo que decir de otro cinco veces mayor que el original. Por ahora esa es la duda que hoy día pasa por la cabeza de arqueólogos y curiosos después de la descubierta del “Super-henge”.

Me explico mejor. El nuevo monumento rocoso que fue encontrado por un grupo de arqueólogos británicos de la “Universidad de Bradford”, también queda en el Reino Unido -país que ahora ya es regido por la soberana más vieja de su historia- y está estructurado totalmente encima de una organización de piedras. Estas, no obstante a lo que se piense y vea, son bien mayores que las originales encontradas antes. En total, son 90, siendo que algunas tienen hasta cinco metros de altura.

El arqueólogo Vince Gaffney, uno de los coordinadores de la investigación, explica: “No acredito que haya nada comparable a esto, la “Super-henge”, en cualquier otro lugar del mundo. Es extraordinario y también es completamente nuevo. Acreditamos que era un espacio para rituales, montado para impresionar los forasteros al mismo tiempo en que transmitía la idea de autoridad a vivos y muertos”.

Los detalles sobre el nuevo hallazgo aumenta aún más el misterio en torno de las piedras. Están prolijamente ordenadas en un espacio de 1,5 kilómetros de circunferencia y 500 metros de diámetro, lo que de por sí dejaría al Super-henge cinco veces mayor que su “hermana famosa”. Además, Stonehenge data de 3500 años atrás, en cuanto la nueva pieza remete a cerca de 4500 años.

Hoy día los científicos buscan más vestigios sobre el nuevo descubrimiento, para saber si el nuevo y viejo monumento poseen ligaciones más fuertes. A pesar de ser muy parecidas, las formaciones pueden no haber sido realizadas por los mismos pueblerinos, pero la prueba de conexión directa entre ambas sólo será posible conocerla con años de estudio, los que inclusive comenzarán a ser realizados inmediatamente.

Los estudiosos dan cuenta que Super-henge está enterrada un metro bajo la superficie, y solamente fue desvendada gracias al uso de tecnología avanzada. Radares de última generación rastrearon el local y consiguieron llevar los especialistas hasta el lugar exacto donde está el monumento. El descubrimiento hace parte de un proyecto que busca una mejor comprensión sobre el lugar, que es cercado de misterios desde su divulgación para el mundo moderno.

Sin embargo, por cuenta de las complejas técnicas que deben ser utilizadas en el lugar, visando siempre la preservación del mismo, otros especialistas sólo pudieron ver “Super-henge” en una simulación que fue realizada con los datos del radar. Incluso existe la posibilidad del lugar no llegar a ser escavado por encontrarse extremamente próximo de “Stonehenge”, un patrimonio tumbado por la Unesco.

Informado ya de tan rocoso acontecimiento, luego digo: ¡No puede ser! Algo está misteriosamente y terriblemente equivocado. Lo que nada más demuestra que la estupidez de ponerse a jugar con piedritas es antigua y universal, y que el sentido de la vida permanece igualmente absurdo tanto aquí como en cualquier lugar del planeta… ¡Monolítico!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

No Fue Dios Quien le Dijo: Levántate y Anda


A veces es necesario resignarse ante ciertos hechos que ocurren en la faz natural o transformada de esta tierra; aunque yo mismo piense que es malo que se tenga que comenzar un asunto por un prólogo que, al igual que un catálogo general, lo logre explicar; así como también comprendo lo pésimo que es, que forzadamente un prólogo presuma de tanto, sólo porque las conveniencias y los hábitos acabaron por hacerlo obligatorio… Aunque todos sabemos que el hábito no hace al monje.

Pero, en fin, mismo que uno quiera parecer bien intencionado, ha de comprender el leyente que no siempre existe un encuentro pacífico entre las subjetividades y objetividades, cuanto más con las intimidades y afinidades. Porque en consecuencia, ante toda ocurrencia similar, cualquiera tendrá que enfrentar: choque y adecuación, reconocimiento y descubierta, confirmación y sorpresa.

Es obvio que el protagonista de tal hazaña viajó, pero no muy lejos, viajó por dentro de sí mismo, por la cultura y la fe que lo formó y que de alguna manera aun lo está formando, por lo que significa que durante un par de horas, él fue un espejo que reflejaba imágenes exteriores, una vitrina trasparente por la que luces y sombras atravesaron, una película sensible que registró, en tránsito y proceso, las impresiones, las voces, el murmullo infinito de todo un pueblo.

Pero como bien sé que el escepticismo y la sospecha son multitudinarios, mostraré el palo y la piedra -que no es filosofal-, o mejor dicho, usted mismo lo podrá confirmar junto con la Secretaria de Salud Pública de Bahía (Sesab por su sigla), en Brasil, una vez que ésta abrió una investigación interna para apurar la actuación del equipo médico que atendió, la noche del domingo 24, al paciente Walter Lúcio de Oliveira Gonçalves, un masculino de 54 años, en el “Hospital Menandro de Farias”, situado en el municipio Lauro de Freitas, en la región metropolitana de Salvador.

Hasta aquí, nada he dicho, pero resulta que Gonçalves, portador de un cáncer, había llegado a la referida unidad médica con dificultades respiratorias y, pocas horas después, terminó sufriendo tres paradas cardíacas. Sin embargo, de acuerdo con lo declarado por el portavoz de la unidad médica, el paciente no respondió a las tentativas de reanimación, por lo que fue declarado muerto, a las 23 horas, cuando entonces fue llevado, dentro de un saco plástico, para la morgue.

Con todo, pese al infortunio de su hado, dos horas después, su hermano Waltério notó que había movimiento en el material que envolvía el cuerpo de su deudo, por lo que avisó a los médicos, quienes llevaron al fallecido paciente de vuelta para la Unidad de Terapia Intensiva del nosocomio.

Así pues, esa misma multitud de susceptibles a la que antes me referí, pensará que la familia del paciente, que acompañó el atendimiento, estará ya en busca de un buen abogado para querellar una suculenta indemnización pecuniaria, pero otra vez se engañan éstos, ya que los de su tribu defienden al equipo médico del hospital, y atribuyen la “resurrección” de Gonçalves a un milagro otorgado por la Hermana Dulce, una reconocida beata de aquella latitudes.

El propio paciente, que está consciente y lúcido, fue quien afirmara que la beata bahiana había sido quien intercediera por su vida. Claro que no lo ha dicho con palabras sonantes, pues, sin poder hablar por causa de una traqueotomía, Gonçalves sólo escribió una esquela, en la cual cuenta que vio a su madre (ya muerta) y que ella le pidió para rezar por la Hermana Dulce… “Yo vi a mi madre diciéndome: Hijo, se apegue a ella y serás salvo”, indica un trecho del texto… “Vi la muerte a mis pies, pero mi fe fue tan grande que me curé. A todo este equipo (médico) y a la Hermana Dulce, por todo y por todos, muchas gracias”.

No obstante, haya que reconocer que esa misma fe de Gonçalves fue quien le ayudó a que fuese transferido, en la tarde del lunes 25, para el centro de oncología del Hospital Santo Antonio, un nosocomio administrado por las “Obras Sociales Hermana Dulce” (Osid por su sigla), en Salvador.

Además, de acuerdo con la familia, para venerar tal prodigio milagrero, el valor que fue gasto con la compra del ataúd (U$ 1000), ahora será donado para la “Osid”.

¡Pronto! Delante de lo que ya no es más un impase, alcanzo a razonar, sereno, frente el sometimiento de estas letras, que necesito aquietarme en el silencio de las meditaciones aquiescentes y en la abrupta mudez de las irrevocabilidades… ¡Santísimo tema!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: