Los Distintos Placeres Acuáticos


Pueden decir lo que se les antoje sobre el egocéntrico líder Kim Jong-un, pero si aún quedaban dudas en abierto sobre las ocurrencias que acontecen en su país, lo único que faltaba por allá era que el nuevo parque acuático de Corea del Norte no solo resulta prohibitivo por sus tarifas sino que también prohíbe que las mujeres usen bikini.

Conforme cuentan, ahora existe un lindo edén acuático con piscinas con olas y decenas de toboganes de colores que buscan atraer a cientos de bañistas a Munsu, un espectacular parque acuático de Pyongyang donde el bikini está completamente vetado y la entrada cuesta cuatro veces el sueldo mensual de un norcoreano medio.

Abierto en octubre de 2013, no faltó en su inauguración un desfile militar por todo lo alto, en este monumental complejo que ocupa 15 hectáreas al este de Pyongyang y que, a primera vista, no tiene nada que envidiar a sus similares de otras capitales del mundo.

Sin embargo, una bizarra imagen aguarda a todo visitante en el amplio recibidor principal de Munsu. Es la estatua a todo color del fallecido líder Kim Jong-il que, sonriente y ataviado con su clásico traje caqui, preside junto a dos sombrillas el escenario con la gigantesca fotografía de una playa a su espalda.

Claro que no podían faltar los otros complementos al estilo capitalista occidental. En la parte interior del recinto hay cafetería, cervecería, restaurante, varias piscinas de natación, de burbujas y para niños, además de lanzaderas y ríos que fluyen hasta la más extensa parte exterior.

Cuando llega el verano, al aire libre norcoreanos de todas las edades chapotean en el simulador de olas y usan con visible entusiasmo otras tantas piscinas y coloridos toboganes grandes, pequeños, rectos, ondulados, enroscados y de todos los tipos imaginables.

Pero muchos se preguntan: ¿quién se baña en el parque acuático del país más aislado del mundo? Una empleada comentó al reportero de la “Agencia EFE” que la entrada para extranjeros cuesta 10 euros y los locales pagan 20.000 wones norcoreanos, cantidad desorbitada si se tiene en cuenta que un empleado local gana unos 5.000 wones al mes.

“Si la gente no pudiera permitírselo, ¿entonces por qué el parque está lleno?”, comenta con ironía un funcionario mientras señala con el dedo las piscinas donde varios cientos, posiblemente más de mil personas entre niños, adolescentes y familias, se bañaban ese día aprovechando el día soleado.

Es que en realidad los norcoreanos generalmente reciben complementos salariales, lo que unido a la volatilidad de la moneda local hace que refrescarse un día caluroso en Munsu no sea tan inaccesible como parece, según la dudosa explicación que ofrece el empleado gubernamental.

Otra funcionaria, que asegura ir regularmente con su familia, comenta que parte de los bañistas forman parte de grupos escolares y militares enviados por el Gobierno con los gastos pagos, aunque ellos no son la mayoría.

Si es así como lo cuentan, lo que parece más factible es que las antiguas y nuevas clases pudientes de Pyongyang, una ciudad donde poco a poco se observan signos de ostentación, conformen la clientela habitual de uno de sus espacios de ocio más exclusivos.

Un proyecto tan exclusivo hizo que el joven líder Kim Jong-un siguiese con especial interés el proceso de construcción, que tardó solo siete meses, y se dice que ha visitado personalmente el parque en más de cien ocasiones desde que se colocara la primera piedra hasta hoy.

Si bien Munsu representa la nueva cara de una Pyongyang que empieza a abrazar la modernidad en este país anclado en tiempos de la Guerra Fría, no ocurre lo mismo con los atuendos de los bañistas, ya que para las mujeres lucir el ombligo todavía es algo impensable.

“Nunca se me ocurriría ponerme un bikini. Vaya disgusto le daría a mi marido”, comenta entre risas la señora Park, la traductora de 29 años y un ejemplo representativo del profundo conservadurismo que impregna esta sociedad comunista en la que la rectitud moral es tan sagrada como la revolución.

Aun así, de los tres bañadores femeninos expuestos en los maniquíes de la tienda de Munsu con un precio de unos 40 euros llama la atención que uno de ellos presenta un prominente e inusual escote, un detalle que podría delatar que algo está cambiando en la capital del país más hermético del mundo.

Evidente que en la cabeza de Kim Jong-un debe, después de saltar las ventana de su conciencia, haber resonado lo siguiente: ¿lo qué significa al final de cuentas, todo el palabrerío confuso sobre transiciones, inestabilidades económicas, financieras y sociales, salvo para despertar poblaciones de su letargia normal para llevarlas a Lugar alguno?… ¡Magnífico!

(*) Si le parece bien, visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/… Libros y e-book disponibles en Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; y en: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Algunos Oligoelementos no son Sanos


Muchas veces las sisadas amas de casa se encuentran con semillas comestibles, sin darse cuenta de cómo es necesaria de la ingeniosidad diaria para alcanzar una mejor economía hogareña. A causa de su desconocimiento las destinan a un único uso, porque no se les ocurre nada más, a no ser colocarlas en masetas o en el jardín.

En todo caso, no piensan por ejemplo en dar un mejor uso a las pipas de girasol, de zapallo o a las semillas de sésamo. Otras veces hasta se cruzan en los comercios con paquetitos de semillas que les resultan muy atractivos pero no saben qué hacer con ellos… A no ser, dárselos a los pajaritos.

Una manera de corregir esa inexperiencia, es recurrir a los manuales editados por veganos, quienes llegan a dar unas cuantas ideas para que se pueda aprovechar muchas de las semillas comestibles que se venden, ya que estas nos aportan nuevos sabores, colores y texturas… ¡Merece la pena probarlas!

Los expertos en culinaria afirman que las semillas son una excelente opción para incorporar grasas y oligoelementos saludables a la alimentación diaria. Ergo, las semillas de linaza, de sésamo o ajonjolí, de calabaza, de chía, de amaranta, entre otras, se han convertido en ingredientes imprescindibles en la gastronomía mundial.

Algunas simientes pueden consumirse solas como ricos aperitivos o como acompañantes de un sinnúmero de preparaciones culinarias tales como sopas, postres, tortillas, pastas, arroces, tortas, salsas y más. A causa de ello pienso que fue más o menos lo que se le ocurrió al dueño de un restaurante en China, que finalmente admitió usar semillas de amapola en la comida y así lograr aumentar el número de clientes fieles a su establecimiento. En todo caso, de inicio la táctica funcionó perfectamente, aunque más tarde acabó siendo descubierta… No por sus competidores.

A bien verdad, el uso de este ingrediente es poco común en los restaurantes de la ciudad de Yan’an, en la provincia de Shaax. Pero como decía anteriormente, parece que el develamiento de sus recetas aconteció cuando varios de sus clientes comenzaron a mostrar resultados positivos para estupefacientes, luego de ellos realizar exámenes de orina.

Ese fue el caso de uno de sus asiduos parroquianos, de nombre Liu, quien afirmó -al igual que Barak y Clinton-, que nunca había usado drogas, y por eso pronto desconfió del restaurante, según las informaciones del periódico “Xi’an Evening News”.

Así pues, desconfiado como gallo en corral ajeno, Liu pidió para algunos de sus parientes comer en el restaurante en cuestión y después hacer el examen de sangre, que también dio positivo.

Una vez preso, el dueño del establecimiento, que mismo no siendo un italiano de pura cepa al igual es especializado en pastas, admitió a la policía haber comprado el mes anterior 2kg de botones de amapola, que contenían semillas de la planta, por US$ 100.

De acuerdo con la receta de este hábil chef, primero trituró las semillas hasta formar un polvo que fue adicionado a los platos de pasta, conforme lo ha mencionado el diario “Hua Shang Bao Daily”… En su sección de culinaria.

Por su vez, el diario “Xi’an Evening News”, apuntó que este buen cocinero admitiera que su plan, al usar las semillas de amapola, era “mantener su clientela”.

Por las dudas, antes que se le ocurra copiar esta receta, y conforme avisan los especialistas, el consumo de semillas de amapola no procesadas puede llevarlo a resultados positivos en exámenes de drogas; mismo que el periódico “South China Morning Post”, afirme que estas semillas eran un ingrediente popular en los tucos usados en China hasta ser banidas.

Pues bien, mismo que perciba lo cuanto es difícil clamar que algo no resulte bien, insisto y persisto en la vieja fórmula de Girolamo Fracastoro, el médico y poeta italiano que, además de amigo de Copérnico, era un hombre feliz a pesar de que sus ambiciosos proyectos resultaran siempre en nada… ¡Alucinante!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Trama de Hollywood Filmada en Montevideo


Casi se me escapa un hecho que ocurrió que hace muy pocos días en Uruguay, donde cuatro personas resultaron procesadas por tentativa de extorsión, dos de ellos con prisión. Evidente que cualquiera dirá que hoy día eso ocurre con muchísima frecuencia. Claro, no lo niego, pero no cómo en este caso, que más parece salido de un policiaco seriado de TV o de alguna película Hollywoodiana de requintada trama escatológica.

Pues bien, la sinopsis de esta trama montevideana indica que los enjuiciados filmaron a un hombre teniendo sexo con una prostituta de lujo, para luego exigirle US$ 50.000 a cambio de no mostrarle las imágenes a su pareja. Tras el intento de extorsión, el individuo terminó presentando una denuncia ante la Policía, la que dispuso una investigación que llevó varios días y que fue determinante para que el juez penal dispusiera los procesamientos de cuatro personas, como dije, dos de ellos con prisión.

Antes se decía “el rollo de celuloide”, pero ya no; el rollo es de otro tipo, pues según citaron fuentes del caso al periódico “El País”, el ideólogo y mentor de la extorsión y su víctima, eran dos jugadores de póquer de alta gama que tenían al casino del hotel “Radisson Victoria Plaza” como uno de los lugares donde ambos apostaban fuerte y al taca-taca. Por tanto, si bien no eran amigos, víctima y victimario se conocían de ese nocherniego ambiente de jugadores de póquer en Uruguay.

Empero, resulta que una cierta noche, una atrayente mujer se le presentó a la víctima en un restaurante, donde sin mucho rodeo comenzaron a intimar, cenaron y luego ella lo invitó a un apartamento en el que, según dijo, vivía… Triste y solitaria como una margarita deshojada. El caso es que sin necesidad de la víctima hacerse el mosca muerta, allí mantuvieron relaciones sexuales. No en tanto, el tozudo hombre no sabía que mientras tenía un placentero sexo en la horizontal, ambos estaban siendo filmados para él ser extorsionado luego después con el contenido sicalíptico registrado por una cámara colocada en el lugar.

Tal y cual ocurre en las películas policiales cómicas, tras la denuncia, la Policía se comunicó con la Justicia y, con la autorización del magistrado, se comenzó una investigación que incluyó escuchas telefónicas de los hasta ese entonces presuntos involucrados en la maniobra extorsiva. Y fue así que la indagatoria policial permitió identificar claramente a cuatro personas como integrantes del grupo que llevó adelante el mencionado delito. Uno de ellos es el apostador e ideólogo; otra, la mujer de “amores vendidos” que mantuvo relaciones sexuales y que no informó al hombre de que estaba siendo filmado, además de otros dos individuos comparsas.

A posterior, el juez los interrogó y decidió que el procesamiento de los primeros dos fuera con prisión, acusados de coautoría de un delito de tentativa de extorsión. Los otros dos también fueron procesados por el mismo delito pero sin prisión, en el grado de cómplices: uno trasladaba al autor a diferentes lugares y el otro contactó a la mujer para que mantuviera relaciones y fuera filmada… O sea, era el que sujetaba la cámara.

Las fuentes del caso informaron que la mujer es joven y vendía sus servicios sexuales como “dama de compañía” por Internet; pero en este caso ella buscó a su cliente a comienzos de junio en un restaurante donde un día a la semana se juntan a cenar jugadores de póquer, sin decirle a éste que cobraba por sexo.

Pero resulta que en el guion no constaba que el cliente que ella escogió no fuera la víctima elegida en primera instancia, sino que se pretendía un otro sujeto presuntamente con más dinero. Sin embargo, al notar a la mujer sola en el restaurante, la futura víctima se le acercó y comenzó a charlar, y el galán pronto pensó que la estaba seduciendo. Siguiendo el libreto inicial, ella aparentó que eso ocurría y siguió adelante con el trabajo que le habían indicado, llevando al hombre hasta un apartamento.

El autor de la maniobra -o libreto-, había alquilado ese inmueble por unos días, donde luego se ocupó de colocar una cámara fija que tiene la posibilidad de encenderse automáticamente en la hora que se le marque, la que, según confesó, la trajo desde Argentina para realizar la extorsión. A la mujer de “amor vendido” le ofreció US$ 1.000 por llevar al hombre hasta ese apartamento y ser filmados teniendo sexo, propuesta que fue aceptada… Porque, evidente, en esos pagos la vida está muy cara.

En síntesis, ya que aquí no importa lo que ocurrió en la horizontal, días después de concretarse el encuentro, el ideólogo de la maniobra llamó por teléfono a la víctima y lo amenazó de que si no pagaba US$ 50.000, le entregaría una copia del “video hot” en DVD a su esposa… El hombre le dijo que no tenía esa plata para darle, pero después que se insistió en intentar extorsionarlo resolvió hacer la denuncia a la Policía.

Tal cual vemos en la TV o en el cine, los hombres de la ley le recomendaron que acordara un lugar de reunión para entregarle el dinero y así detener al autor in fraganti. Y otra vez, tal cual ocurre en las películas del detective Frank Drebin Jr, interpretadas por Leslie Nielsen, el delincuente vio que había varios móviles policiales en la zona y desistió del encuentro. Luego hubo un impasse en la comunicación entre el victimario y la víctima, porque éste último viajó a Brasil por unos días… A su retorno volvieron a comunicarse y la investigación policial avanzó hasta tener las pruebas suficientes y el juez ordenar las detenciones… Aquí es justamente cuando aparecen las letras grandes en la pantalla: “The End”… Ahora no me venga con que no le gustó el argumento… ¡Es un peliculón, mi amigo!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: