Las Apostólicas Cartas de Amor


Cierta vez leí no sé dónde, que a veces “amarse no es suficiente” y hay historias de amor que deben terminar para no sufrir. No obstante algunos más incompetentes, en lugar de decirlo en la cara, prefieren escribir una carta de amor de despedida para ese amor que no puede ser.

En conclusión, una gran carta de amor es personal, y contiene alusiones a la historia íntima de la pareja. Ejemplificando lo dicho, cae como perilla si siempre la pareja va al mismo restaurante cualquier día de la semana o mes, tomar uno de los mantelitos de papel y escribir en él una carta: será un recordatorio de ese grato momento.

En determinados casos algunos suelen ser muy sinceros y dan rienda suelta a sus emociones. Pero lo más importante quizá sea esto: “la carta no tiene que coincidir necesariamente con una fecha en especial”. Por ejemplo, pueden ser escritas tres semanas antes de festejar el aniversario de lo que sea. Por lo que significa más cuando el otro integrante de la pareja no la espera. Entonces se convierte en la más profunda declaración de amor.

Poco importa lo bien o mal que la persona escriba. Lo importante es que plasme sus sentimientos en el papel. Por ejemplo: se puede dibujar una ventana y escribir: “Me encanta verte por aquí todos los días, cuando llegas del trabajo”. Y con ello tenemos que una carta de amor es un reflejo de la persona que la escribió… Después, por la noche, ya se verá.

De mi parte, me gustan las que ahondan en el alma, las que dicen que hemos enfrentado juntos una adversidad y salido adelante, porque creo que de eso se trata el amor. También me gustan las que lanzan fuegos artificiales, las que te hacen sentir que el corazón del otro estalla de alegría y pasión… O aquellas que van más profundamente en la cuestión y hacen temblar las piernas y todo lo demás que hay un poco más arriba de las rodillas.

Con todo, ya que hablamos de correspondencias ajenas, una vez que ha pasado la pascua, me arriesgo y puedo hablar sin miedo de ser excomulgado, que un documento histórico, compuesto por centenas de cartas y fotos, terminó por revelar la existencia de una relación muy estrecha entre el papa Juan Pablo II y la filósofa norteamericana Anna-Teresa Tymieniecka… Pero lo inusitado del epistolar caso radica en que ella era casada desde 1956 y madre de tres hijos. Aunque se sabe que esta amiga del Papa murió el 7 de junio de 2014, en la ciudad de Hanover, New Hampshire, en los Estados Unidos, a los 91 años, llevando consigo a la tumba el secreto de sus sueños.

Pese a que las benditas cartas no muestren evidencias de que el Papa haya quebrado sus votos de celibato, las epístolas que él intercambió durante 30 años con la filósofa permanecieron en secreto durante años.

Aparentemente, la amistad entre ellos comenzó en 1973, cuando Anna entró en contacto con el entonces cardenal Karol Wojtyla, entonces arzobispo de Cracovia, para consultarlo sobre un libro de filosofía del cual él sería autor. En la época, Wojtyla tenía 50 años y viajó para conocer Anna-Teresa y discutir sobre la publicación.

A partir de entonces, los dos comenzaron a intercambiar una serie de cartas por un periodo que se prolongaría hasta la muerte de Juan Pablo II… Lo que es redundante, porque sabemos que desde el más allá no hay servicio de correo.

De acuerdo con lo informado por la “BBC”, “a principio, las cartas del cardenal eran formales, pero -siempre hay un pero en medio de todo-, conforme la amistad fue creciendo entre ellos, estos escritos se tornaron más íntimos”. Además, desde que aceptaron trabajar juntos en una versión ampliada de la obra del Sumo Pontífice, Wojtyla y Anna-Teresa se reunieron en varias ocasiones, algunas veces con la presencia -ciega y silenciosa- de sus respectivas secretarias, nos obstante algunas veces, solos… Y es ahí que la imaginación vuela.

En todo caso, las cartas sugieren que la mujer nutría profundos sentimientos por Wojtyla -porque se supone pensaba que con ello tendría garantida su entrada al Paraíso-, mientras el Papa, por el contrario, luchaba para dar sentido a la amistad dentro de los términos cristianos… Huyendo como podía de caer más tarde en las puertas del Averno.

Por ejemplo, en una de las cartas, datada en setiembre de 1976, el Papa escribe: “Mi querida Teresa, recibí todas las tres cartas que has enviado. Usted menciona estar dilacerada, pero yo no conseguí encontrar una respuesta a sus palabras”… O se abstuvo de registrarla en el papel.

Puede que hoy día, descansando el alma ya en alguna estrella celestial, los dos estén intercambiando bajo la luz de los ojos, el eco de las palabras que fueron pensadas y no escritas, el roce inaudible de los pensamientos que otrora fueron contenidos, y en el firmamento se escuche ese silbido dirigido hacia la nada… ¡No es de dudar!

Anuncios

Los Deseos se Cumplen en Vida


Para comprender esta cuestión no sólo de manera superficial sino profundamente, uno debe primero comprender la naturaleza del deseo y de la voluntad y también la naturaleza del conocimiento propio. Fue así que al enterarse de éste tema, el in-deseado de mi vecino me preguntó: Si uno no tiene el impulso, que es parte del deseo y la voluntad, ¿cómo puede tener lugar el florecimiento de lo que a uno se le antoja forjar?

Como me resultó medio complicado encontrar una respuesta, me atuve a decirle que la voluntad es la suma del deseo, el fortalecimiento del deseo, el impulso de lograr, de expresar el propio deseo y de adquirir; ya que ésa es la operación del deseo reforzado por la voluntad. De modo que el deseo y la voluntad marchan siempre juntos.

Quizás esto pueda justificar en todo o en parte ese desenfrenado deseo que tuvo una mujer al desnudarse por completo en la Plaza Nelson Mandela, en Johannesburgo, para luego agarrarse con uñas y dientes a una enorme estatua del héroe nacional bajo la mirada perpleja de una multitud que pasaba por el lugar, conforme lo ha declarado la prensa local… Según los testigos, la joven surafricana -muy educada-, primero saludó la estatua del famoso expresidente antes de desvestirse por completo.

La mesera de un restaurante próximo declaró al periódico “The Star”, que las acciones de la mujer, realizadas alrededor de las 16 horas de un lunes con mucho movimiento, provocaron frenesí, ya que mozos anotaron de modo errado los pedidos y un cliente llevó un sopapo de su esposa por levantarse para observar la escena inusitada.

Por su vez, Megan Meas, gerente de marketing de la plaza Nelson Mandela, declaró que un agente de seguridad pidió a la mujer que colocase sus ropas, lo que ella hizo antes de dejar la plaza sin responder ninguna pregunta… “Este fue un incidente no autorizado realizado por una ciudadana en su capacidad personal en nuestra propiedad”, comentó Meas.

En todo caso, una foto que fue postada en Twitter mostró a la mujer desnuda y con la cabeza inclinada -lo que muestra que aun la llevaba sobre los hombros- apoyada contra la rodilla de la dura estatua que está localizada en un local lujoso de la capital comercial da África del Sur… O sea, la duda radica en saber si fue impulso o voluntad.

No en tanto, en otro lado del mundo y según medios de comunicación que citan fuentes policiales, una joven japonesa declaró que asesinó y decapitó a una compañera de clase el fin de semana pasado, alegando: “Quería matar a alguien para ver (como era)”. Tal incidente ocurrió en la ciudad de Sasebo, Nagasaki (oeste de Japón), la noche del último sábado; y, conforme cita la prensa, la joven de 16 años hizo esta increíble confesión a los investigadores sin mostrar ningún remordimiento.

Los padres de la víctima, Aiwa Matsuo, alertaron a la policía, inquietos al ver que su hija no volvía a casa. En la mañana del domingo, la policía encontró el cuerpo de la joven de 15 años, en la vivienda de la criminosa, que vivía sola, a pesar de ser muy joven, afirma diarios y emisoras de televisión.

Poco después de su prisión, la precoz asesina, cuya identidad no fue revelada por ser menor de edad, reconoció el crimen, declarando que después de estrangular a su colega, el sábado, la golpeó, decapitó y le cortó la mano izquierda “con herramientas y una especie de cuerda”… Aunque según la prensa, la homicida también abrió el abdomen de la víctima.

Por su vez, el periódico “Yoiuri” menciona que la policía encontró varias herramientas en la casa de la joven maniática, como martillos y una sierra, lo que refuerza la tesis de premeditación. Que según afirma el tabloide, la adolecente habría declarado: “Yo misma compré todo eso, quería matar a alguien”.

Como la policía también descubrió cuatro mensajes en un fórum de internet con la imagen de una mano ensangrentada, la asesina será sometida a exámenes psiquiátricos.

Aparentemente, esta joven ya habría tenido un comportamiento preocupante años atrás. Es que mismo con un alto rendimiento en la escuela y en los deportes, ella colocó agua sanitaria en la comida de sus compañeras cuando aún estaba cursando primario… “Estaba muy molesta con ellas porque me denigraban, se reían de mí en la clase”, habría dicho a su profesora, así como también tendría disecado porque sí a varios animales.

Es lamentable uno enterarse de dichos asuntos desequilibrados, pero por en cuanto nadie sabe con certeza por qué surgen estos delirantes deseos, no obstante parece que pueden deberse a una combinación de factores bioquímicos, psicológicos y culturales, o bien probable a causa de la naturaleza del deseo y de la voluntad del deseo reforzado por la voluntad de querer aparecer, todo sumado y mezclado en aquella concavidad que existe entre oreja y oreja del viviente… No en tanto, cuando la Historia se torna fábula, lo mejor en este caso es adormecer… ¡Vaya avidez de algunos!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: