Impaciencia


39-impaciencia

La gente no debería inquietarse con cierto tipo de cosas. Existen muchas maneras de alguien despedirse: dando la mano, dándose un beso, con un abraso tierno, sonriendo, o seguramente dando la espalda, nombrando fechas, echando en cara lo que podría haber sido y no fue, con voz de olvido, o pensando en nunca. Por eso es muy importante aprender a volar entre tanta gente de pie.

La vida es por cierto un desierto y oasis a la vez. Nos derriba, nos lastima, nos ultraja, nos enseña, y a su vez nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia. Por tanto, nunca podemos dejar de acreditar que las palabras y las poesías consiguen cambiar nuestro mundo aunque el viento de la desdicha sople en contra, puesto que si no dejamos de soñar, siempre podremos aportar una nueva estrofa a nuestra épica vida.

Ciertamente, todo lo que uno realmente quiere y desea en esta vida, está del otro lado del miedo y de la ansiedad. Es probable que por esas causantes, a veces nos sintamos felices así, por nada, por todo, por lo que sea; si bien es cierto que muchas veces la gente también llora, no porque sea débil, sino porque tal vez lleva demasiado tiempo siendo fuerte.

En ocasiones tampoco existe una próxima vez, a veces no hay segundas oportunidades, a veces es un ahora o nunca; no obstante, sin ideas, no hay paraíso, ya que el que vive de ilusiones muere de realidades. No podemos olvidar que en la eterna lucha entre el arroyo y la piedra, siempre triunfa el arroyo. No porque sea más fuerte, sino porque persevera.

El hecho de decir, tiene algo que ver con el tiempo. La ausencia de tiempo es algo que se sueña, es algo que llama la eternidad, y ese sueño consiste en imaginar que uno se despierta. Uno pasa su tiempo soñando, ya que no se sueña únicamente cuando se duerme.

El inconsciente es, precisamente, la hipótesis de que no se sueña solamente cuando se duerme. Ergo, lo aconsejable es uno no preocuparse, ya que en algún momento aparecerá en nuestra vida alguien que encenderá las luces que otros apagaron.

Descubrieron el DNA de la Momia


Si el magnánimo lector no sufre de alzhéimer, además de felicitarlo por su sanidad mental, podrá entonces recordar que el film “La momia” se convirtió en una de las películas de finales de los años 90 que marcó a muchos. Sin embargo, cuando todos los cinéfilos -y todos los que hacen profesión de ir al cine para arracimarse a su novia-, creían que los protagonistas habían terminado con el malvado villano de la historia y podrían llevar una vida tranquila, Stephen Sommers volvió a colocarse detrás de las cámaras en 2001 para dirigir la secuela titulada “El regreso de la momia”. Hace 14 años desde su estreno y el tiempo ha pasado para todos, especialmente para el que esto escribe y para el actor que interpreta al hijo de Brendan Fraser y Rachel Weisz en la cinta.

Claro que todo no pasa de ciencia ficción cinematográfica para un estilo de películas de aventuras que fue interpretada, rodada, escrita y dirigida por el estadounidense Stephen Sommers, aunque esta película fue una nueva versión de la de 1932 que llevaba el mismo nombre, pero con Boris Karloff en el papel principal.

Como sea y fuere, lo que hoy se sabe, es que Sommers no fue original al extremo en su guion, ya que existía el cuerpo de un niño “inca” que fuera congelado en 1985 luego de haber sido encontrado semienterrado en la base de la montaña de Pirámide, en la provincia de Mendoza, Argentina.

De acuerdo con los estudiosos en ese tipo de despojos, la momia pertenecía a un niño andino de aproximadamente ocho años que se había muerto hacía más de medio siglo durante un rito religioso llamado “capacocha”… Lo que desvenda que no tiene nada que ver con el guion que cuenta historia del sumo sacerdote Imhotep que mantiene una relación con Anck-su-Namun, la concubina del faraón Seti I, a la que ningún otro hombre podía tocarla, y, como precaución, la habían cubierto con pintura dorada y negra -como la bandera de Peñarol pero con piernas-. En el film, diferente con la realidad andina, cuando el faraón descubre su romance, Imhotep y Anck-su-Namun asesinan al monarca.

Pues bien, lo que hoy tenemos, es que un equipo de investigadores españoles y argentinos analizó el DNA procedente de la biopsia de uno de los pulmones del niño-momia; y lo que ellos encontraron fue simplemente sorprendente, de acuerdo con los detalles presentados en la revista “Scientific Reports”.

En verdad, lo que descubrieron fue un genoma completamente desconocido y nunca antes identificado. Tal hecho significa que el niño-momia debe hacer parte de un linaje de humanos nunca antes vista -ni en la película de Sommers.

La novedad fue apellidada de “C1bi” y hace parte de una organización del material genético es pasado de madre para hijos, con valiosas informaciones del punto de vista poblacional.

El equipo que realizó el descubrimiento es liderado por el profesor y genetista Antonio Salas Ellacuriaga y por el pediatra Federico Martinón Torres, ambos de la “Universidad de Santiago de Compostela”, España. Ellos creen que esta “nueva linaje” apareció hace cerca de 14 mil años, probablemente durante las primeras etapas de expansión del ser humano por el continente americano… Tiempo en que no había cinematógrafos ni películas mudas.

Fuera ese detalle, es el profesor Salas quien explica: “Cruzaron el continente y por alguna razón que aún no sabemos, se extinguieron”… “Se trata por primera vez de un hallazgo oriundo de una momia andina que fue estudiada genéticamente”.

En efecto, la aplicación de nuevas técnicas de DNA en restos humanos antiguos abre una ventana para el conocimiento de las enfermedades y la forma de vida de nuestros ancestrales. El próximo paso ahora, es secuenciar el genoma completo del niño, para que múltiples nuevas informaciones puedan ser analizadas… Independiente de lo que fue escrito por Max Allan Collins para las cintas de la Universal Studios: “El rey Escorpión”, “La momia: la tumba del emperador Dragón”, o la “Venganza de la Momia”… ¡Pura ficción de la dramaturgia!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Las Pretensiones de un Soltero


Es factible que el grado de presunción del ser humano pueda variar tanto cuanto sus relacionamientos. A comenzar primeramente por las parejas. Por consiguiente, es fácil ver como muchas de esas yuntas creen estar dotadas de algún conocimiento raro, o hasta ser protagonistas de una gran historia de amor anacrónica… “Luego encontrarás a alguien”, le dicen ellos a sus amigos solteros, con aquella misma mirada que facilitarían a un pobre perro abandonado.

Por supuesto que además del tono condescendiente y extremamente arrogante con que estos palominos tratan a quien es soltero, a veces llegan al límite de usaren la expresión “alma gemela” en una conversión casual. Eso, cuando uno no tiene que aguantar la narrativa detallada de su viaje de luna de miel a cualquier parte, y aun tener que sonreír para cada una de las 2300 fotos de la pareja curtiendo la vida juntos. Por tanto, después de visitar su amigo casado, usted puede sentirse satisfecho con su vida de “soltero”, pero es justamente ahí que yace el peligro.

En todo caso, si usted tiene orgullo de ser o estar soltero, entonces tome cuidado, porque esa postura de autoconfianza a veces le puede salir por la culata, y puede llevarlo a hacer alarde de las mismas pretensiones que son comúnmente exhibidas por los solteros que no asumen el recalque. Como por ejemplo:

Hablar que “no tiene tiempo” para un relacionamiento, lo que inevitablemente implica en el hecho de todos los comprometidos ser perdedores en materia de amor. Es una manera egocéntrica de decir que personas ceñidas en relacionamientos son unos pobres de espíritu que no tienen libertad para hacer amistades y enfrentar desafíos.

Discutir regularmente todas las cosas que le gustaría realizar antes de “atarse” con alguien, como hacer un viaje de mochilero o escribir un libro, porque todos saben que esa “libertad para curtir la vida” acaba en el mismo segundo en que las ex-novias o ex-novios alteran su status en Facebook para “En un relacionamiento serio con…”

Inundar el feed de las redes sociales de todos sus amigos con máximas contra el casamiento. Después no reclame del tipo de atención que capturará con esa postura de “yo soy diferente y el resto es todo igual”.

Usar argumentos de personajes de series o filmes para justificar sus ataques a cualquier forma de relacionamiento amoroso. Con ese tipo de determinación, las personas acabarán realmente sintiendo pena de usted.

Improvisar en la hora de hablar lo “triste” que es, cuando un individuo entra en un relacionamiento, mencionando que “al final todos desaparecen”. Claro que puede rolar aquella etapa antisocial al comienzo de un noviazgo, pero eso de generalizar relacionamientos es casi siempre escupir para arriba en día de viento.

Querer demoler el concepto de casamiento cerca de personas que están ansiosas por casarse. Sinceramente, una cosa es no querer amarrar su burro, y otra es virar predicador quijotesco de la independencia afectiva, citando porcentuales de divorcio todo el tiempo como si usted fuese una “Nasdaq” del dolor de codo.

Decir lo cuanto está “enamorado de la ciudad” porque tiene la chance de tener una experiencia más profunda del lugar de que las parejas, ocupadas demás en el cuarto de un hotel para notar el edificio más alto de la ciudad.

Describir el tiempo que pasó soltero como un “periodo de descubrimiento”. Al final de cuentas, la introspección y el crecimiento personal quedan paralizados cuando un relacionamiento comienza, ¿no es verdad?

Hablar de lo contento que está por no estar atado a nadie en la frente de todos sus amigos comprometidos. Como si su vida fuese un genuino paseo de unicornio por el arcoíris del placer, estilo y éxito profesional.

Decir que está casado con su carrera. Puede hasta masajear su propio ego con ello, pero de hecho, es que hay mucha gente que no necesita dejar que desear en otros departamentos para realizarse profesionalmente. Óptimo si se le antoja dormir solo, pero es mejor dormir sin eso en la cabeza.

Reclamar de los convites de casamiento que recibe en las redes sociales. Pero por lo menos tenga el mínimo de decencia y reclame en privado, como un adulto.

Ponerse a distribuir consejos para las parejas como si estuviese ampliamente familiarizado con el tema relacionamiento. Claro que es mucho más confortable juzgar la convivencia a partir del puerto seguro del soltero.

Hablar sobre todas las cosas divertidas que usted puede hacer como persona soltera, incluyendo el hecho de “poder ir” a cualquier lugar cuando tiene ganas.

Cavilando sobre esto, imagino a aquellos que no están completamente en sí, actuando como quien ha escapado de un peligro y se sorprende de estar todavía vivo, con esas lágrimas que no caen y se consumen en los ojos, viviendo con ese dolor feliz, esa especie de felicidad dolorosa, ese ser y no ser, ese tener y no tener, ese querer y no poder… Del que habla por hablar porque no está pronto para encarar su bienestar a dos… ¡Desdichado hombre!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: