Las Monjitas de Satanás


Para facilitar la comprensión de todo corto de ideas, aclaro que una “monja” es una mujer que ha sido consagrada dentro de una orden religiosa que sigue habitualmente una vida monástica, y se acoge a una serie de reglas, entre las cuales suelen estar el celibato, la obediencia, la pobreza, la castidad y, en algunos casos, aislamiento total de la vida civil, conocida como clausura… No obstante las confiese un cura.

Normalmente estas suelen vivir en monasterios o conventos, si bien hay casos en que ellas viven en comunidades insertadas dentro de la sociedad en la que trabajan y rezan. Incluso, como existen monjas que participan de la sociedad, ocupándose desde esfuerzos altruistas, hasta la dirección de organizaciones sociales y caritativas o administración de universidades y establecimientos de enseñanza, para este tipo de monjas de “vida activa” sería más correcto utilizar la palabra religiosa, ya que la palabra “monja” es más propia de las hermanas contemplativas.

Pues bien, como el mundo está mudando a zancadas, para no caer en el ostracismo, maldito primo hermano de la relegación, ahora ha surgido un ejército de fervorosas monjas religiosas que acabó por ser transformado en un gran grupo de “falsas prostitutas” con el objetivo de infiltrarlas en burdeles y prostíbulos para descubrir lugares que realizan trabajo esclavo y tráfico de niños… Y de paso, aprender esas cosas que no se cuentan en detalles en el catecismo.

Excepto los que los ojos de ellas ven y otras partes registran envidiosas, en la actualidad, esa organización de pías y caritativas monjitas ya se expandió para 140 países, de acuerdo con une declaración dada por el presidente de esa entidad.

Diferente de esos suspicaces que piensan y dicen lo contrario, John Studzinski en un banquero y filántropo lleno de plata y no un cura experto. Por tanto, como decía antes, John preside la “Talitha Kum”, y apuntó que una red de 1.100 piadosas monjitas del Señor opera actualmente junto a 80 países, aunque la demanda por esfuerzos para combatir el tráfico y le esclavitud está subiendo globalmente… No necesariamente a causa de la carestía.

Con todo, el grupo, creado en 2004, estima que 1% de la población del mundo es traficada de alguna forma -inclusive por los políticos coimeros-, lo que representa un total de 73 millones de personas en números estimados. De esos, el 70% son mujeres y más de la mitad tienen 16 años o son aún más jóvenes.

“Yo no estoy queriendo ser sensacionalista, estoy intentando destacar el hecho de que este es un mundo que ya perdió la inocencia… -¡Increíble que recién lo haya descubierto ahora!-… Donde las fuerzas de las tinieblas está activa”, afirmó Studzinski en su soflama.

“Estos son los problemas causados por la pobreza y la falta de igualdad, pero no nos engañemos porque van mucho más allá de eso”, dijo él en la “Conferencia de Confianza a las Mujeres” durante una entrevista concedida a la agencia “Reuters”.

Al detallar algunos casos envolviendo tráfico y esclavitud, Studzinski dijo que el tratamiento de algunas víctimas es horrible. Citó, por ejemplo, una prostituta esclavizada que estaba presa desde hacía una semana sin comida al punto de verse forzada a comer sus heces, cuando ella dejó de tener relaciones sexuales y no alcanzó más la meta de 12 clientes por día… Porque en época de vacas flacas una docena ya es suficiente.

Aun así, Studzinski indicó que las monjas religiosas que están trabajando para combatir el tráfico van a todos los lugares para rescatar esas mujeres, muchas veces vistiéndose como prostitutas y salen a la calle para integrarse en los burdeles… Sólo que no se persignan para que no las deschaven.

“Estas hermanas no confían en nadie. Ellas no confían en gobiernos, ellas no confían en corporaciones y no confían ni en la policía local. En algunos casos, ellas no pueden confiar ni en el propio clero masculino”… Y pienso que mucho menos en el diablo.

Como sea y fuere, Studzinski acrecentó que el grupo prefirió concentrarse en su trabajo de rescate en vez de la promoción… “Ellas trabajan en burdeles. Nadie sabe que ellas están allí”, completó.

Asombrado, esas que de lejos se nota que no son carmelitas descalzas y si unas pías espías que por acaso veo entrar en el lupanar, y por ese mismo acaso me veo frente a estas monjas disfrazadas usando un sombrerito a la 14-Bis observándome obsesivamente, ya temeroso de que esa visión medieval me traiga futuras molestias persecutorias, en una actitud corajosa me siento obligado a caer de rodillas inflando el pecho y escondiendo la barriga, entonando todo el segundo acto de “Rigoletto”, que es para ver si me salvo de sus miradas atávicas, piadosas, extasiadas y devocionales contra mi humilde persona… ¡Excéntrico tema!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Las Vitrinas ya no Serán las Mismas


Recuerdo haber leído un día, algunos renglones donde Paco Underhill narra cómo él se convierte en un “voyeur” comercial recorriendo centros comerciales y tiendas de todo el planeta, en especial mirando los escaparates de las tiendas.

En verdad, así como lo hacemos hoy frente a la pantalla de una ordenadora conectada a Internet, a inicios de siglo XX era común ver la gente parar y observar las vitrinas de los almacenes y tiendas para ver las novedades que llegaban o simplemente a curiosear. Naturalmente los escaparates eran y son un punto importante dentro de la experiencia de compra, pero hoy un peatón mira al frente con cierta prisa y no mira las vitrinas.

A causa de los nuevos procederes de los caminantes, pasa a ser muy importante tener una vitrina que destaque y llame la atención, sobre todo en este mercado tan competitivo de los minoristas.

Claro que Underhill también critica a muchas cadenas norteamericanas, pero hace la salvedad en las tiendas de moda, que si bien hacen un trabajo diferenciador, pecan en estandarizar las vitrinas al no adecuarlas al público objetivo del lugar donde está ubicado el comercio… Como pienso que es lo que ocurre hoy día en Holanda.

Vea bien mi candente lector, que eso se debe a la propuesta de reformar y cerrar algunas vitrinas del célebre “distrito de la luz roja” por parte de la intendencia de Ámsterdam, un intento que acabó provocando la revuelta de prostitutas y simpatizantes, quienes salieron la semana anterior a protestar por las calles en repudio a la intención de la administración municipal.

“Cerca de 250 personas participaron de una manifestación para protestar contra el cierre de las vitrinas”, llegó a informar a la agencia AFP Marjolein Koek, un portavoz de la policía de la capital holandesa… Al que de chico le gustaba ver esas mismas vitrinas.

Como sea, durante la insurrección, la mayoría de las prostitutas usaban máscaras para evitar ser reconocidas (pienso que por las esposas de sus clientes) y llevaban pancartas donde se leía “no nos salven, salven nuestras vitrinas”… quizás porque sus almas ya no tengan más salvación, aunque había otras donde se leía “paren de cerrar nuestras vitrinas”, según imágenes divulgadas por el canal de televisión estatal “NOS”.

De acuerdo con la prensa holandesa, la administración de la ciudad de Ámsterdam quiere cerrar parte de los famosos burdeles del “Red Light District” para luchar contra la criminalidad y el tráfico de seres humanos, donde cerca de 115 de las 500 vitrinas del barrio ya fueron cerradas.

El caso que estas mujeres de mala fama pero de muy buenas intenciones, a raíz de ello estiman que los proyectos de la ciudad las privarán de un local de trabajo seguro… A veces no tanto.

“El sexo es una profesión legal en Holanda y nosotras precisamos de apoyo, queremos ser llevadas a serio por los políticos”, (en su gran mayoría hijos de ellas mismas), llegó a reclamar una portavoz de las prostitutas, que se mantuvo en anonimato y mismo así fue citada por la agencia de noticias AFP.

“Nosotras aun somos tratadas como parias y estamos siendo colocadas para fuera del barrio sin que nadie pidiese nuestra opinión”, acrecentó ella.

Durante el evento, muchas vitrinas famosas del lugar permanecieron vacías. No en tanto, en un cartel colado en una de las ventanas, se acusaba al intendente diciendo: “Usted está robando nuestros empleos”… A lo que faltó agregar: “Pregúntele a su madre y a su abuela”.

En todo caso, cerca de 7.000 personas trabajan en el ramo del sexo tarifado en Ámsterdam, y el 75% de ellas vienen de países de baja renta, especialmente del este europeo, según declara la prefectura de la ciudad citada, que por su vez indica que la prostitución fue legalizada en Holanda en año 2000.

No sé si ellas lograrán salirse con la suya, pero retornando al rumiar sociológico del momento actual, percibo que no me queda otra que meditar si este intendente holandés no tiene algo de sangre del arqueólogo y egiptólogo británico Howard Carter, quien de pose de una azada que fuera forjada por Vulcano, destruyó gran parte del “Valle de los Reyes” en Egipto, buscando encontrar allí el túmulo del faraón Tutankhamon… ¡Lacónico!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Puede que no Sea Olvido Sino Confusiones


No importa que el individuo en cuestión ocupe el cargo de mandatario de un país poco relevante o no en el escenario mundial, pero él no es una excepción a la regla y juzgo que olvida cosas que no debería olvidar. En realidad, parecería que no son estrictamente olvidos sino confusiones y poca noción del tiempo en que vive, y quizás haya utilizado esa procesadora no muy aceitada con la cual su cerebro licua y disuelve fechas, nociones, hechos y contextos, produciendo por así decir un cocktail catastrófico que se parece más a un puré ideológico sin sabor que a un trago largo.

Tan filosófica manifestación de opinión, se debe a que el presidente de Uganda, Yoweri Museveni, sancionara el lunes 24 de febrero una ley que pune con prisión perpetua actos homosexuales “con agravantes”, una ley que endurece la persecución de su gobierno a una orientación sexual que por allí ya es tipificada como crimen.

En todo caso, retrocediendo un poco en la historia de éste asunto, la “Ley Homofobia” ya fuera aprobada por el Parlamento en diciembre de 2013, pero el presidente decidió adiar su entrada en vigencia hasta saber los resultados de un estudio que fue encargado a un grupo de 14 científicos.

Después de estos estudiados quemar un poco las pestañas y exprimir los sesos, llegaron a la conclusión de que la homosexualidad “no es genética”, y si una opción de los individuos derivada de una conducta social “anormal”.

Así pues, el estudio que fuera solicitado por el presidente Museveni después de las varias críticas recibidas por parte de la comunidad internacional, llevó a que el grupo sustentara que “el homosexualismo no es una enfermedad, y sí un comportamiento anormal que es aprendido a través de las experiencias que le otorga la vida a cada sujeto”.

Con eso tenemos que a través de la sanción firmada, la cual fue transmitida por la televisión pública ugandesa, el señor presidente terminara por refrendar la tesis de estos científicos, y dijo que “la homosexualidad es producto da la educación recibida por cada uno, y por tanto un factor que puede ser corregido”.

El propio Musaveni alcanzó a argumentar que el decreto también estaba siendo otorgado por motivos económicos, ya que prefirió llamar a los homosexuales de “mercenarios y prostitutas”.

“No hay dudas de muchos de nuestros homosexuales son mercenarios… En verdad, ellos son heterosexuales que se transforman por dinero, por tanto, ellos son como las prostitutas”, declaró el gobernante en su pronunciamiento televisivo.

A su vez, el presidente afirmó, incluso, que no está preocupado con el efecto que la nueva ley podrá tener en las relaciones internacionales de Uganda.

“Las relaciones entre países deben basarse en la igualdad, no en el servilismo. Por consiguiente, puedo muy bien aconsejar a nuestros amigos occidentales a no transformar este asunto en un problema mayor, porque cuanto más ellos lo hagan más perderán”, afirmó enfático.

Una semana antes de ser firmada de la nueva ley, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ya lo habría advertido de que la firma de esa ley sería un retroceso en la protección de los derechos humanos que complicaría la relación entre los dos países… Pero todo lleva a creer que el alerta no funcionó.

En todo caso, la minuta del polémico proyecto, transformado ahora en ley, fue presentada en 2009 incluyendo penas tan severas como la condenación a muerte por la comisión de actos de “homosexualidad con agravantes”. Eso incluiría el estupro homosexual, las relaciones homosexuales con menores de edad o incapacitados, o cuando el acusado sea portador de HIV. Circunstancialmente, la revisión del viejo texto terminó substituyendo la pena de muerte por la de prisión perpetua.

En este caso, no importa mucho qué lado de la hinchada el lector ocupe, pero recordando lo que mencioné en la frase inicial de este texto, entiendo que las confusiones mentales del mandatario no se restringen a este neto relato, pues pocas semanas antes, el presidente ugandés ya había firmado una otra ley contra la pornografía que, entre otros comportamientos “insidiosos”, prohíbe y pune el uso de la minifalda.

Creo que de nada sirve que en dicho país se busque utilizar sanciones métrico-filosóficas en ritmo historiográfico, pues a pesar de la estrechez de raciocinio demostrada por este oscuro comandante, su mediocridad camina a pasos largos… Bueno, quizás aún no sepa que vivimos en el siglo XXI… ¡Lamentable!

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Conozca el Proyecto XXX Nazi


Los cuenteros dicen que el “The Borghild Project” fue diseñado por orden expresa de Adolf Hitler, para evitar que sus aplicados soldados contrajeran alguna enfermedad venérea durante los momentos de ocio… ¡Fantástico!

Todos saben que en la Segunda Guerra Mundial, los nazis se esforzaron en sembrar terror y pánico en gran parte de Europa, cuando las tropas alemanas arrasaron con todo a su paso, y el ejército nazi se convirtió en una amenaza. Sin embargo, a pesar de que los soldados pasaban bastante tiempo fuera de sus hogares, siempre estaban al pie del cañón, o viceversa, si le parece mejor.

Y por causa de esas eyaculatorias circunstancias, Hitler y sus trastocados comandantes tenían en mente varias estrategias para mantener animados a sus arianos soldados, pero entre todas las técnicas que usaban para motivarlos, había una que llamaba mucho la atención y alegraba a su muchachada… y era el uso de muñecas inflables.

De acuerdo a lo publicado en el periódico El Clarín por el autor Graeme Donald, uno de los mayores peligros a los que se enfrentó Adolf Hitler y el ejército nazi al invadir Francia, no tiene que ver con armas, por lo menos no de fuego… y si del fuego del arma.

Cuando Alemania tomó Paris durante la Segunda Guerra Mundial, era tal la preocupación de Adolf Hitler porque sus soldados no se “contaminaran” con las prostitutas locales, que mandó fabricar una serie de muñecas inflables para el desahogo de sus muchachos. Así es: Hitler pensaba que las enfermedades venéreas eran potencialmente más dañinas que los bombazos y la resistencia del enemigo.

Graeme Donald descubrió todo lo relativo a estas muñecas inflables, al realizar su libro “Mussolini’s Barbe”, en el cual relata historias nada comunes del mundo de la milicia, entre ellas esta anécdota nazi cuya misión se conoció como “The Borghild Project”.

Era 1940 y Hitler le pedía al doctor danés, Olen Hannussen, que creara el primer juguete erótico del mundo: la Borghild, una palabra que en Dinamarca significa algo así como muñeca del pueblo… claro que aquí las llamamos diferente.

En aquel entonces, la orden del líder del nazismo fue muy clara: la muñeca tenía que tener aspecto netamente ario y representar los ideales de belleza en Alemania: esbelta, rubia, blanca, de ojos azules… y fría.

Además, según una carta publicada por un diario noruego, Hitler ordenó que la muñeca tuviera “una altura de 1,76, labios y pechos gigantes, piernas, brazos y cabeza articulada y un ombligo bien diseñado, y a lo que parece, sin cerebro”… ¡El hombre era un tarado, gente!

Por lo tanto, la creación de estos juguetes erótico-sicodélicos suena a película de comedia actual, pero realmente sucedió así: se fabricaron en tamaño compacto, de tal forma que fueran fáciles de portar en las mochilas de los soldados. Y dicen que la primera modelo a considerar, fue la actriz húngara Kathy von Nagy.

Tampoco las esbeltas atletas Wilhelmina von Bremen y Annette Walter,  tuvieron problema en prestar sus esculturales cuerpos para que las tales “Borghild” lucieran como ellas… En realidad, parece que lo que ellas querían, era ser estrujadas por todo el batallón.

Resulta que el equipo del doctor danés desarrolló polímeros especiales que se parecían a la piel, y presentó, en 1941, tres tipos de muñecas de diferentes alturas: 1,68: 1,76; y 1,82 metros. Sin embargo, el proyecto se vio frustrado cuando el bombardeo aliado en Dresde destruyó la fábrica que había recibido el encargo de desarrollar el juguete erótico… ¡Oh!… ¡Que pena!

Y ocurrido de esta forma, el ejército nazi no tuvo más con qué liberar sus energías en los descansos del sangriento combate, claro, a no ser de gastarlas matando a millones de judíos así como hombres, mujeres y niños de los otros países enemigos… y por ello, en las horas vagas, los muchacho se vieron obligados a tener que aliviarse manualmente…, copiando una técnica muy usada por las tropas aliadas desde hacía mucho tiempo.

Luego pregunto: ¿puede haber algo inmediatamente más trágico que digerir incandescencias, o tener que rozar las hemorroides en los escarpados toboganes históricos?… ¿Alguien sabría decir la respuesta?

A %d blogueros les gusta esto: