Ufanidad


86-ufanidad

Solemos escuchar que la nostalgia engaña al incauto, al inculcarle el ufano deseo de simplicidad y una inocencia inalcanzable. Esos sortilegios de la palabra ajena me llevan a cuestionar: ¿Cómo haré para dejar de lado los sombríos atributos dominantes que gobiernan mi solitaria vida en la actualidad?

En realidad, ella y yo somos cobardes que a la distancia se quieren, pero por prejuicios de amores pasados y de las cicatrices que tenemos en el corazón, no nos arriesgamos a amarnos con locura, esa misma locura que causa ímpetu y arrebato, y nos negamos a darnos todo este amor.

Como no hay solución, uno necesita aprender a llevarse bien con la soledad. Es necesario hacerlo, sin duda, porque en el aislamiento de mi corazón, que se sabe condenado a morir sin sus besos, necesito de su compañía, y es cuando percibo que la soledad resulta buena amiga. No miente, me escucha inerte en silencio y hasta muestra su valentía, esa valentía que un día pensé que no existía.

Mis avenidos pensamientos pretenden, de manos dadas, llevarme al sacrificio, y aunque en mi alma hay un pozo y en mi sangre habita un náufrago, mis sentimientos por ella pagan el rescate y yo me escapo abrazado a mi sueño con el que al acaso cruzo el mundo, sin pensar de dónde vengo, ni a dónde mis pasos me llevarán.

No niego que por veces la veo como la imagen que en un sueño pasa, como un rayo de luz tenue y difusa que entre las tinieblas nada. ¿Será verdad que, huésped de las tinieblas, de la brisa nocturna, un tenue soplo alado me hará subir a una región vacía para encontrarme con ella?

A veces me pregunto si todas las palabras que me han quedado presas en la punta de la lengua, de haberlo hecho hubiesen cambiado nuestras vidas… Mientras no descubro la respuesta, la seguiré soñando eternamente.

A Todo Chancho le Llega su San Martín


Qué hacer, si los prejuicios y sobre todo las consecuencias de los prejuicios que toman la forma de marginaciones varias, son costados nefastos de la condición humana que han dado pie a espantosas matanzas y persecuciones implacables que han teñido de luto y sangre a la historia de la humanidad… A no ser, claro, que se le apliquen a los responsables por ello la ley y la justicia terrena, mismo que se demore una eternidad.

Apoyados en estos principios, los Promotores y el Ministerio Público de Schwerin, una ciudad de Alemania, acusaron formalmente a un supuesto criminoso de guerra nazista, de 94 años, por complicidad en la muerte de por lo menos 3.681 personas en el campo de exterminio de Bierkenau (Polonia), donde éste sirviera como enfermero en 1944.

Se afirma que las autoridades consideraran que este hombre está en condiciones mentales de responder a la justicia, a pesar de su edad avanzada. Mismo que en abril del año pasado, la justicia alemana ordenara su liberación después de ser decretada su prisión provisoria debido a su edad y estado de salud.

El promotor jefe, Hans Forster, explicó que para formular la acusación de complicidad de asesinato fue determinante el hecho del acusado saber que Auschwitz-Birkenau era un campo de exterminio, y que con su trabajo contribuía para el funcionamiento del lugar.

Según el promotor, no es necesario que el acusado, identificado apenas como Hbbert Z. por algunos medios de comunicación, tenga participado directamente de los asesinatos.

De acuerdo con la investigación, el acusado, originario del estado federado de Mecklemburgo-Pomerania Occidental, sirvió como enfermero en el campo de exterminio entre el 15 de agosto y el 14 de setiembre de 1944, período en el cual más de 3.681 personas murieron en las cámaras de gas luego de llegar en Auschwitz-Birkenau.

La decisión tomada el año pasado de poner en libertad el supuesto criminoso nazista, aconteció tres semanas después de decretada su prisión provisoria.

A pesar de la orden de prisión haber sido revocada, la investigación contra el siniestro enfermero prosiguió, por existir sospechas fundamentadas de su envolvimiento en las muertes de presos.

En un caso muy similar a éste, la Audiencia de Luneburg informó sobre la apertura, probablemente el 21 de abril, del juicio de un ex miembro de la SS (tropa de elite nazista) de 93 años, acusado de complicidad en la muerte de por lo menos 300 mil presos del campo de exterminio de Auschwitz.

El Ministerio Público de Hannover acusa al sospechoso de haber servido en el referido campo en 1944, cuando era encargado de etiquetar y aprender los equipajes de los deportados que eran encaminados para las cámaras de gas, una vez que estos eran considerados no aptos para el trabajo forzado.

De acuerdo con la acusación, el hombre conocía el destino de los deportados y contribuyó con su trabajo al Holocausto.

Además, recientemente el Ministerio Público de Dortmund formuló una acusación contra otro supuesto criminoso nazista de 93 años por complicidad de asesinato en ese mismo campo de exterminio.

Se estima que en Auschwitz murieron asesinados por los nazistas cerca de dos millones de personas, la mayoría de ellos judíos… ¡Por fin llega en hora buena la fuerza de la ley!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Un Mundo Cada vez más Enrevesado


En la época de mi juventud se sentía mucho orgullo por la actitud de varios gobiernos europeos, especialmente el francés, que albergaba los exilados políticos. Inclusive algunos desconocidos llegaron a ser beneficiados cuando como rusos durante la Revolución de 1917 su pasaporte ruso ya no era válido. Estos necesitaron recurrir al pasaporte “Nansen”, que era otorgado a los sin nacionalidad por la Liga de Naciones instaurado en 1919. De tal manera que ellos lograron emigrar y obtener pasaporte de otra nacionalidad.

Pero cómo han cambiado las cosas ahora. Principalmente por esa fobia que demuestra contra individuos provenientes de regiones donde el despotismo y las armas sólo han causado hambre y miseria.

Asombra también el trato que está dando el gobierno francés e italiano a los pobres gitanos de origen rumano, expulsándolos en vez de seguir dándonos un ejemplo de humanidad, como albergarles y sanarles, darles de comer, de vestir y educarles. Sería una manera de saldar así las deudas con la humanidad contraídas durante los tiempos coloniales por nuestras supuestamente civilizadas naciones occidentales.

Por otra parte, es realmente irónico constatar la saña de la nación norteamericana con los emigrantes sin papeles, cuando ellos mismos fueron los primeros que invadieron las tierras americanas y además arrasaron con gran parte de sus habitantes. Han olvidado que muchos de los primeros pobladores de ese país emigraron por los prejuicios religiosos a los cuales eran sometidos.

Ahora son los primeros campeones de los prejuicios, color, credos o cualquier diferencia de la norma. Pensar que son los grandes abogados del libre comercio, pero cuando les llega mano de obra más barata hay que echarlos todos afuera, no sea que estos desequilibren el precioso “american way of life”.

Creo que el sistema medieval de las cofradías era más civilizado que las mafiosas uniones como la europea o la norteamericana. Me indigna que esos gobiernos se hayan otorgado a sí mismos la facultad de impedir un derecho humano de desplazarse hacia las fuentes de comida y de supervivencia que existe desde la prehistoria

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: