Caen por Tierra Viejos Mitos Escolásticos


A diversos pensantes con poco seso se les ha dado por salir por ahí mencionando mitos que ni siempre son correctos, Unos dicen las mujeres hacen parte del sexo más justo, que ellas adoran casamientos y simplemente son mejores que los hombres cuando el asunto es monogamia. Otros afirman que bastaría con que uno les proporcione un buen orgasmo para que ellas se apasionen. Imagino ante esto lo que el sabio leyente puede responder, pero igual insisto: ¿Cree que es cierto?

No exactamente, ya que buena parte del censo común sobre la sexualidad de las mujeres no pasa de bobadas Sí, porque según el “Huffington Post”, existen seis mitos sobre la sexualidad femenina que ya pueden ser llamados de antiguos. Confiera:

Mito 1: Las mujeres nascieron para casar – En su libro “¿What Do Women Want? Adventures in the Science of Female Desire” (“¿Lo qué las mujeres quieren? Aventuras en la ciencia del Deseo Femenino”), Daniel Bergner desmitifica: “una de nuestras presunciones más reconfortantes, la de que el eros femenino fue realizado para la monogamia en vez de la libido masculina, no pasa de un cuento de hadas”. Para él, es “casi cómico” el tiempo que este mito fue considerado ley.

Bergner cita un estudio alemán realizado en 2006 con 2500 parejas, el cual determinó que las mujeres se aburren sexualmente en relacionamientos monógamos más temprano que los hombres. Otra investigación realizada en Canadá en 2012, confirmó que el deseo femenino está volcado para relacionamientos de largo plazo, en cuanto el masculino no presenta cualquier tipo de queda. La monogamia también no es nada fácil para las damas.

Mito 2: Mujeres piensan en sexo tanto cuanto los hombres – Las personas tiene por costumbre pensar que los hombres sienten más ganas de hacer sexo de que las mujeres. Sin embargo, de acuerdo con Bergner, ellas no apenas tienen la libido tan aguzada cuanto la de ellos, como son más “fluidas” en su atracción sexual y posiblemente más biológicamente programadas para buscar sexo con compañeros diferentes. Infelizmente, las convenciones románticas dictan que la mujer debe esperar pasivamente las investidas sexuales masculinas. La verdad es que ellas tienen libertad de procurar por sexo cuando bien entienden.

Mito 3: Ellas no son tan seducidas por la imagen cuanto ellos – Hasta parece. No en tanto, las mujeres son más afectadas por el visual de que los hombres. De hecho, ellos tienden a hablar menos de eso. Meredith Chivers, una investigadora y profesora de la “Universidad de Queen”, observó la respuesta de hombres y mujeres a material erótico, y descubrió que las mujeres se excitan con una gama bien más amplia de imágenes eróticas de que los hombres. No obstante las mujeres recurran menos a la pornografía de que ellos, la actividad cerebral es la misma en los dos sexos.

Mito 4. Mujeres llevan más tiempo para excitarse – Los hombres exigen aproximadamente 90 segundos de preliminares, en cuanto ellas necesitan de mucho más tiempo para estar prontas, ¿cierto? No de acuerdo a científicos de la “Universidad McGill”. Estos se sorprendieron al descubrir que hombres y mujeres experimentan más o menos el mismo nivel de excitación sexual, con ambos sexos llevando cerca de 10 minutos para alcanzar el ápice en cuanto asisten pornografía. No obstante la excitación física no esté siempre vinculada al deseo emocional de transar, el descubrimiento derriba el mito de que las mujeres llevan más tiempo para quedar excitadas.

Y lo mismo vale para el orgasmo femenino: las mujeres no necesitan de más tiempo para gozar. Por lo menos ellas llevan el mismo tiempo que ellos cuando estos se masturban. Lo que acontece, entretanto, es que el orgasmo de ellas demora más cuando van para la cama con hombres. La diferencia puede tener origen en nuestra cultura, que prioriza actos sexuales que favorecen orgasmo de cara, como la penetración vaginal.

Mito 5: Con el tiempo, ellas van perdiendo el interés sexual – No existe nada más cliché de que la esposa de 40 y pocos desinteresada sexualmente frente a la TV. Pero eso no pasa de ficción: de acuerdo con un estudio realizado por el psicólogo David Buss, de la “Universidad de Texas”, mujeres entre los 30 y 40 en verdad tienen la libido más activa de que adolescentes y mujeres de veinte. Lo más interesante es que las cuarentonas también reportaron orgasmos más poderosos, los cuales también tienden a ser múltiplos, según un informe de salud publicado por la “Universidad de Harvard”.

Mito 6: Orgasmos hacen que las mujeres se apasionen  – La sabiduría convencional sustenta que los hombres consiguen separar las cosas, por tanto pueden tener sexo por placer y sin cualquier compromiso. Ya las hormonas femeninas responden a los orgasmos haciendo que las mujeres se apasionen o sientan conexión emocional. ¡Bobada!… Barry Komisaruk, profesor de psicología de la “Universidad de Rutgers”, afirma que el orgasmo hace que hombres y mujeres liberten ocitocina, el “harmonio del amor”; pero que no existen evidencias de que la substancia haga que alguien se apasione de verdad. Según Komisaruk, no obstante la ciencia carezca de más investigación sobre el asunto, descubrimientos recientes sugieren que el orgasmo produce un efecto parecido en ambos sexos.

¿Vio? Esto me lleva a pensar en las congénitas virtudes de la noche, recordar a los hombres del Renacimiento y a Alan Turing, el matemático británico pionero en la teoría de la computación que, no poseyendo paz y no sabiendo cómo solucionar los mitos de su propia sexualidad, fue asolado por una ginecomastia y acabó matándose… ¡Lamentable!

(*) Visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/

Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: http://www.bubok.es/

El Jadeante Esfuerzo de la Maestra


Muchos defienden la idea de que la educación sexual es un tema sobre el cual las instituciones educativas deben empezar a ocuparse. Sin embargo, la Escuela, aun cuando lo negó o incluso lo excluyó explícitamente, participó desde siempre en formar aspectos de la sexualidad. Lo hizo cuando indicó que “conductas eran esperables para una señorita o cuales eran impropias para un varón”. En todo caso, hoy la sexualidad entra de modos distintos en la escuela, en primer término porque tiene otro lugar en la sociedad.

Desde hace años se viene hablando y polemizando acerca de la llamada educación sexual en las escuelas, tanto públicas como privadas. Se discute sobre si es apropiado informar sobre la sexualidad a varones y niñas juntos en el mismo salón, si se debe escuchar la opinión de los padres o no respecto a toda esta temática; sobre todo si, como se intenta a menudo, se debe comenzar desde el jardín infantil, a la más temprana edad.

Notemos lo cuan evidente es todo esto, que además intervienen fuerzas económicas muy poderosas, tales como los fabricantes de anticonceptivos, los que comercian con la pornografía y organizaciones tales como SIECUS, IPPF, Zero Population Growth, etc.

El tema es demasiado amplio como para abarcar en un post como éste, y porque ya existen suficientes programas que dan una instrucción muy detallada, no solo de la mecánica sexual, sino de los detalles clínicos de la actividad sexual humana y sobre el comportamiento de los alumnos en su edad pre-pubertad.

Aunque tengamos que concordar que ellos ofrecen lo que no podrán cumplir, es decir una instrucción neutral que pudiera asegurar una conducta “responsable” de los alumnos y maestros en cuestión, como sería una conducta que llevase a una disminución de las enfermedades venéreas y a la reducción de las relaciones sexuales ilegítimas y la reducción de embarazos no deseados.

No obstante a esa polémica, los argumentos acerca de la educación sobre la sexualidad en clases mixtas se dividen en tres núcleos: profesional, constitucional/legal y práctico.

Pues fue justamente por querer atenerse en esa última palabra “práctico”, que Shelley Dufresne, de 32 años, y Rachel Respess, de 24 años, dos abnegadas profesoras de una ciudad de los Estados Unidos, terminaros por ser presas después de transar juntas con un alumno menor de edad. Las dos daban aulas de lengua inglesa para el joven suertudo, que no tuvo su identidad revelada.

 

En realidad, según fue noticiado por el periódico “Huffington Post”, ellas fueron denunciadas después que un suertudo jovenzuelo de 16 años contase su aventura para sus amigos más próximos… Olvidándose del dicho: “El caimán no entró en el cielo por tener boca grande”.

En fin, sea como sea, de acuerdo con la policía, las relaciones sexuales entre los tres ocurrían siempre en la casa de Rachel, donde, además del sexo, el trio tenía por costumbre gravar parte de sus relaciones en video para asistirlo después… Nada más que -mientras comían palomitas de maíz-, revisar si el alumno se saliera bien en la materia.

Hasta el presente, apenas la pena de Shelley fue divulgada. Profesora desde hace diez años en esa localidad no mencionada, ella terminó siendo presa y condenada a pagar fianza de U$ 250 mil. Mismo liberada, ahora ella se encuentra bajo prisión domiciliar y pasará por tratamientos psicológicos. Cuanto a Rachel, ella se entregó a las autoridades y por ahora no tuvo la pena divulgada… ¿Y el alumno? Bueno, éste se quedó sin el pan y sin la torta.

¡Qué sé yo! Pienso que esto no es más que otra inenarrable descripción de lo que sucede en los almacenes de las conciencias enguantadas, la cual pretende ocultar cualquier merchandising imaginario hasta uno encontrar una brecha entre tantas coherencias que reportan el equilibrio general para, finalmente, uno poder sentarse a gozar de los placeres de la Nada… ¡Impresionante!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Cerebro Disminuye por lo que Ve en Internet


Claro que no lo mencionó por usted, mi bienquisto lector, porque sé muy bien que la peculiaridad de su índole no le permite que pierda tiempo sentado frente a la ordenadora mirando ciertos asuntos de impudicia y obscenidad. Pero puede que tenga parientes, hijos o amigos que cayeron en esa falta de sujeción y hayan sido vencidos por las garras pecaminosas que -al igual que la viuda negra- a veces nos tiende internet. Y por entender que usted los quiere mucho, una vez enterado, pretenderá a todo costo evitar que mañana ellos sean unos lelos y a posterior unos imbéciles… O inversamente, ya que en este caso el factor final no alterará de manera alguna el producto que de ellos se obtenga.

Esta advertencia se debe a que ha quedado científicamente comprobado, que los individuos que pasan mucho tiempo mirando pornografía en Internet parecen tener menos materia gris en ciertas partes del cerebro, además de registrar una reducción de su actividad cerebral, de acuerdo con lo mencionado en una investigación alemana que fue publicada en Estados Unidos.

En realidad, el trabajo alemán encontró un “importante vínculo” entre el consumo masivo de pornografía y el volumen de materia gris en el lóbulo derecho y la actividad de la corteza prefrontal… “Hemos encontrado un importante vínculo negativo entre el acto de ver pornografía por varias horas a la semana y el volumen de materia gris en el lóbulo derecho del cerebro, así como la actividad de la corteza prefrontal”, escriben los investigadores del “Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano” en Berlín.

Al ser publicado en línea con la revista de la Asociación Médica Americana, “Psychiatry”, dicho estudio añade: “Estos efectos podrían incluir cambios en la plasticidad neuronal resultante de intensa estimulación del centro del placer”.

Los teutones autores del estudio, sin embargo, no pudieron probar que estos fenómenos sean causados directamente por el consumo de pornografía y, por lo tanto, afirman que es necesario proseguir un poco más con las investigaciones. Aunque, según ellos, la investigación sí les proporciona un primer indicio de que hay una relación entre el acto de ver pornografía y la reducción del tamaño y la actividad del cerebro como reacción a la estimulación sexual… Por lo que pronto estos usuarios se convertirán en sesudos vertebrados tarados.

En todo caso, para lograr realizar el estudio, los autores reclutaron a 64 hombres considerados saludables que tenían entre 21 y 45 años, a quienes les pidieron responder un cuestionario sobre el tiempo dedicado a ver videos pornográficos, que promedió cuatro horas semanales… O sea, ya eran semi-tarados.

El estudio principio por hacer tomografías computarizadas (MRI) del cerebro de cada uno para medir su volumen y observar cómo reaccionaba éste a las imágenes pornográficas… Si se especificar de qué tipo eran.

Pues bien, resulta que en la mayoría de los casos, mientras más pornografía esos sujetos miraban, más disminuía el cuerpo estriado del cerebro, una pequeña estructura nerviosa ubicada justo debajo de la corteza cerebral. Del mismo modo que estos científicos también observaron que cuanto mayor era el consumo de imágenes pornográficas, más se deterioraban las conexiones entre el cuerpo estriado y la corteza prefrontal, que es justamente la capa externa del cerebro a cargo del comportamiento y la toma de decisiones…

Como lo informado no deja de ser un sorprendente develamiento, eso ha llevado al necio de mi vecino a manifestar instantáneamente, que los políticos actuales deben estar dedicando muchas horas diarias al consumo de imágenes pornográficas en internet, visto sea el comportamiento de ellos y la calidad de sus decisiones… Pero en este caso, creo que nadie lo ha podido confirmar… ¡Por ahora!… ¡Por ahora!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Puede que no Sea Olvido Sino Confusiones


No importa que el individuo en cuestión ocupe el cargo de mandatario de un país poco relevante o no en el escenario mundial, pero él no es una excepción a la regla y juzgo que olvida cosas que no debería olvidar. En realidad, parecería que no son estrictamente olvidos sino confusiones y poca noción del tiempo en que vive, y quizás haya utilizado esa procesadora no muy aceitada con la cual su cerebro licua y disuelve fechas, nociones, hechos y contextos, produciendo por así decir un cocktail catastrófico que se parece más a un puré ideológico sin sabor que a un trago largo.

Tan filosófica manifestación de opinión, se debe a que el presidente de Uganda, Yoweri Museveni, sancionara el lunes 24 de febrero una ley que pune con prisión perpetua actos homosexuales “con agravantes”, una ley que endurece la persecución de su gobierno a una orientación sexual que por allí ya es tipificada como crimen.

En todo caso, retrocediendo un poco en la historia de éste asunto, la “Ley Homofobia” ya fuera aprobada por el Parlamento en diciembre de 2013, pero el presidente decidió adiar su entrada en vigencia hasta saber los resultados de un estudio que fue encargado a un grupo de 14 científicos.

Después de estos estudiados quemar un poco las pestañas y exprimir los sesos, llegaron a la conclusión de que la homosexualidad “no es genética”, y si una opción de los individuos derivada de una conducta social “anormal”.

Así pues, el estudio que fuera solicitado por el presidente Museveni después de las varias críticas recibidas por parte de la comunidad internacional, llevó a que el grupo sustentara que “el homosexualismo no es una enfermedad, y sí un comportamiento anormal que es aprendido a través de las experiencias que le otorga la vida a cada sujeto”.

Con eso tenemos que a través de la sanción firmada, la cual fue transmitida por la televisión pública ugandesa, el señor presidente terminara por refrendar la tesis de estos científicos, y dijo que “la homosexualidad es producto da la educación recibida por cada uno, y por tanto un factor que puede ser corregido”.

El propio Musaveni alcanzó a argumentar que el decreto también estaba siendo otorgado por motivos económicos, ya que prefirió llamar a los homosexuales de “mercenarios y prostitutas”.

“No hay dudas de muchos de nuestros homosexuales son mercenarios… En verdad, ellos son heterosexuales que se transforman por dinero, por tanto, ellos son como las prostitutas”, declaró el gobernante en su pronunciamiento televisivo.

A su vez, el presidente afirmó, incluso, que no está preocupado con el efecto que la nueva ley podrá tener en las relaciones internacionales de Uganda.

“Las relaciones entre países deben basarse en la igualdad, no en el servilismo. Por consiguiente, puedo muy bien aconsejar a nuestros amigos occidentales a no transformar este asunto en un problema mayor, porque cuanto más ellos lo hagan más perderán”, afirmó enfático.

Una semana antes de ser firmada de la nueva ley, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ya lo habría advertido de que la firma de esa ley sería un retroceso en la protección de los derechos humanos que complicaría la relación entre los dos países… Pero todo lleva a creer que el alerta no funcionó.

En todo caso, la minuta del polémico proyecto, transformado ahora en ley, fue presentada en 2009 incluyendo penas tan severas como la condenación a muerte por la comisión de actos de “homosexualidad con agravantes”. Eso incluiría el estupro homosexual, las relaciones homosexuales con menores de edad o incapacitados, o cuando el acusado sea portador de HIV. Circunstancialmente, la revisión del viejo texto terminó substituyendo la pena de muerte por la de prisión perpetua.

En este caso, no importa mucho qué lado de la hinchada el lector ocupe, pero recordando lo que mencioné en la frase inicial de este texto, entiendo que las confusiones mentales del mandatario no se restringen a este neto relato, pues pocas semanas antes, el presidente ugandés ya había firmado una otra ley contra la pornografía que, entre otros comportamientos “insidiosos”, prohíbe y pune el uso de la minifalda.

Creo que de nada sirve que en dicho país se busque utilizar sanciones métrico-filosóficas en ritmo historiográfico, pues a pesar de la estrechez de raciocinio demostrada por este oscuro comandante, su mediocridad camina a pasos largos… Bueno, quizás aún no sepa que vivimos en el siglo XXI… ¡Lamentable!

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: