Vegetando Entre Piojos y Vampiros


Lo que la gran mayoría de hombres y mujeres aprendió, tal vez muchos de ellos por experiencia propia de la época que iban a la escuela, es que los piojos no pasan de una infestación inocua que en realidad no produce ningún impedimento serio, ya que esos minúsculos bichitos no transmiten ninguna enfermedad, salvo tener que rascarse. Con todo, existe una serie de mitos y creencias que preocupan a los niños, sus familias y sus maestros.

Por su vez, hago constancia de que el adjetivo “piojoso” suele ser aplicado no solamente a la persona o animal que tiene muchos piojos, sino que usualmente se emplea hacia la persona que merece desprecio, generalmente porque esta no ayuda a los demás. Pero si mal no recuerdo, este término inclusive suele utilizarse para referirse a la persona sucia y cubierta de trapos, así como a todos los harapientos, desastrados, zarrapastrosos y andrajosos que vemos por la calle… Excepto los políticos, claro, por estos estar incluidos en una categoría especial en la fauna de nuestro globo terráqueo.

Dejando un poco de lado todos estos deméritos hacia la imagen de cualquiera, lo que ahora se sabe, es que un caso extremamente raro de ser registrado, sucedió con una mujer que quedó gravemente anémica después de sufrir con una infestación de piojos. El detalle a tener en cuenta, es que estos vampirisimos bichitos simplemente le chuparon buena parte de su sangre. Y por si el cenceño leyente no lo cree, el registro de esta enfermedad rarísima fue realizado hace poco en la arenosa Arabia Saudita.

Esta succionada mujer, que tuvo su identidad preservada, descubrió qué era lo que la aquejaba después que fueron realizados diversos exámenes. De acuerdo con el periódico “Daily Mail”, los hambrientos piojos causaron la perdida de hierro en el organismo de esta joven de 22 años a través de la succión de las células rojas de la sangre.

Es de no creerlo, pero lo que se sabe, es que los síntomas de la enfermedad en la joven fueron bastante graves. Comenzaron con pequeños devaneos, los que de a poco se transformaron en palpitaciones, tontura, fatiga y, finalmente, en un fuerte dolor en el pecho. Empero, por ser inusitada, la causa de la anemia demoró para ser encontrada.

Antes de la causa real de los síntomas ser descubierta, se sospechaba que la joven apenas se alimentaba mal -en todos los sentidos-. Con todo, cuando finalmente dio entrada en el hospital, ella misma afirmó que pasó años tomando antidepresivos luego que su madre falleciera. Para sorpresa de todos los que la atendieron, los médicos se dieron cuenta que su depresión no tenía ningún tipo de relación con los piojos.

Así que, luego de realizar un examen minucioso en todo el cuerpo de la joven, lo único que los médicos encontraron fueron arañones considerablemente grandes en la cabeza de la paciente, además de millones de bichitos. Fue cuando descubrieron que estaba infectada de piojos y liendres que chupaban literalmente la sangre a través de las heridas que ellos mismos habían hecho en la región.

De tan raro, su caso acabó siendo registrado en la revista médica “BMJ Case Reports”. A continuación del inusitado descubrimiento, ella pasó por un tratamiento con champú especial, acompañamiento psicológico e ingestión de suplementos alimentares. Como resultado, pasadas algunas semanas, ella ya presenta una mejora considerable en relación a su peor periodo.

Esto me hace creer que un problema no es el problema. El problema es nuestra actitud frente al problema. Y por su vez razono que cada uno tendrá sus razones, y, como de costumbre, esas razones sólo cada uno las conoce, por lo que a veces es preferible no responder, ya que la boca es un órgano que será de más confianza cuanto más silencioso se mantenga. Así que, con estas u otras palabras se ha recordado aquí que todos los días pasados fueron vísperas y todos los días futuros lo han de ser también… ¡Famélico!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

El Impactante Sexo con Olas


-¿Qué tal, como le va, mi amigo?… ¿Ya se enteró de la última?

-¿Qué?… ¿Cayó el gobierno?… Eso sí que sería extraordinario, doctor.

-¡Cómo usted es ingenuo, hombre!… Esos que están ahí, no van a largar el hueso así nomás. Todavía nos ha de doler bastante, antes que el agua se lleve esa escoria.

-Aunque creo que dará igual, doctor, porque de la manera que votamos, cambiaremos seis por media docena…

-Por fin lo escucho decir algo sensato, ¡hombre!

-Está bien, pero déjese de comadreos políticos, doctor, y vaya directo al grano. ¿Qué noticia tenía para contarme?

-Una pavadita, nomás, mi amigo. Pero ya que usted insiste, acabo de ver las escenas de una pareja de ballenas que fue filmada mientras hacía sexo, y, de por sí, eso se tornó un descubrimiento que puede mudar lo que se pensaba sobre la vida sexual de los mayores mamíferos del mundo.

-¡Qué viejo verde! ¿No me diga que ahora se le ha dado por ver filmes porno con escenas de sexo explícito?

-No me confunda, que nosotros no somos astilla del mismo palo.

-Fue usted, quien comenzó, doctor.

-Mi amigo, sólo quise comentarle un tema que me impactó bastante, pero usted ya agarró para el otro lado… Como siempre.

-¡Ya sabía! Usted primero muestra el caramelo, y enseguida lo esconde… ¿Por qué no termina de contar lo que vio?… O, entonces, no diga nada.

-Usted, que es un jodón, hombre. Siempre interrumpiendo lo que pretendo contar.

-Está bien, cuente nomás. Me quedé curioso para saber que ocurrió con las ballenas.

-Parece que esta pareja de ballenas fue filmada en cuanto hacía sexo, y eso se tornó un develamiento que puede mudar lo que se pensaba sobre la vida sexual de estos mamíferos.

-Sí, ¿pero a dónde fue? ¿O es un truque cinematográfico?

-Calma, que ya le digo. El registro es verídico y fue realizado por biólogos, y las imágenes de las dos gigantes de los mares en su momento íntimo de apareamiento, fueron captadas en el mar de Argentina.

-La costa Argentina es muy grande, doctor. ¿Podría ser más específico?… Si sigue así, su chisme será más largo que esperanza de pobre.

-Pues le digo que el grupo de científicos realizaba estudios en la región sur del país, en Puerto Pirámides, cerca de la provincia de Chubut. Pero mientras filmaban, una de las biólogas dejó escapar un: “¡Increíble!”, en un suspiro atónito que en ese momento quedó registrado en el video.

-Me imagino cual no habrá sido la estupefacción de su suspiro, especialmente, porque esa mujer se habrá asustado con el tamaño del “birgulino” de la ballena.

-No sea mentecato, hombre. Usted tiene cada ocurrencia…

-Fue usted quien dijo que ella se impactara bastante. Yo sólo supuse lo podría haber sido… Nada más.

-Yo lo dije, porque la filmación es importante debido a un detalle de la escena, que no era exactamente esa parte que usted pensó.

-Ah, no… ¿Cuál, entonces?

-Es que uno de los hijos menores de la madre estaba presente, y eso contraría lo que se pensaba al respecto sobre el periodo de reproducción de las ballenas.

¿Se puede saber lo que esos doctos pensaban? Y no me venga con que ellos creían que los hijos se los traía una cigüeña ballenera.

-No joda, hombre. Antes, los científicos opinaban que estos animales sólo se reproducían de cuatro en cuatro años, pero, con la presencia del pequeño bebe ballena junto a la hembra más vieja, es bastante probable que la madre haya apareado con más frecuencia de lo que se pensaba hasta este momento.

-¡Una crueldad!… Algo así como la hiena. ¿Ya pensó doctor?

-¿Pensar, el qué, exactamente?

-En la hiena… Me gustaría verlo a usted en esa situación.

-Lo mínimo, debe ser alguna gansada suya, mi amigo.

-Es que yo no sé bien de qué se ríe la hiena, ya que come mierda y sólo copula una vez por año… Ni que decir de la pobre ballena… A cada cuatro años…

-¡Yo sabía!… Sí, que lo sabía… De la boca de un menguado como usted, sólo podrían salir tales cosas… Déjese de joder… Chau, me voy.

-Vaya con Dios, doctor… Y, de paso, pídale que lo absuelva de sus pecados morbos… ¿Dónde se vio, impactarse con esas cosas? De mi parte, opino que esos animales le estaban dando un aula práctica de sexo a su crío.

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Urgente, Compro Libro de Recetas


No sé muy bien cómo se puede responder o considerar una afirmación, cuando en determinados momentos escucho a personas que emiten comentarios totalmente fuera de contexto y sin cabimiento alguno. En todo caso, hago excepciones cuando estos mismos vienen de los políticos, quienes, trastornados por razones obvias a causa de su temple, tienen por costumbre aseverar contenidos un tanto escatológicos.

Si bien me doy cuenta que ésta no es una enfermedad mental que atañe solamente a los hombres públicos de nuestro continente, ya que escucho que del otro lado del océano, una baronesa que integra los escaños del Partido Conservador Inglés, Anne Jenkin, aseguró en medio de un debate que era realizado sobre la indigencia en Gran Bretaña, que “los pobres van a los comedores públicos porque no saben cocinar”.

Lo cierto, según lo informa el “Daily Mail”, es que esta baronesa que integra el “Partido Conservador del Reino Unido”, terminó por desatar un inexorable escándalo en su país luego de realizar un peyorativo comentario en momentos en que se discutían los índices de pobreza en Gran Bretaña.

En ese momento el Parlamento examinaba el documento: “Alimentando Gran Bretaña”, que trataba sobre las causas de la pobreza y sobre los índices alarmantes de indigencia en el país de la nonagenaria reina que le gusta dar regalos caros a su nieto querido, cuando de repente a Jenkin se le ocurrió expresar su frase polémica.

Primero, Justin Welby, el arzobispo de Canterbury, máxima autoridad de la Iglesia de Inglaterra, denunció: “Es tremendamente chocante que esto suceda en nuestro país y necesitamos impedirlo”.

Sin embargo, ni corta ni perezosa, Jenkin manifestó otra postura sobre lo expuesto por el prelado, cuando le sobrevino la voluntad de mencionar: “Los pobres van a los comedores públicos porque no saben cocinar”, frase señalada en alusión a los “bancos de comida” que proliferan en el Reino Unido debido a los altos índices de pobreza.

“Hemos perdido nuestras destrezas para cocinar… Los pobres no saben cocinar”, dijo ella, tras intentar explicar lo que los indigentes podrían ahorrar en dinero si supieran hacerlo.

No teniendo más remedio, tras recibir varias críticas, Jenkin admitió: “Cometí un error, dije estupideces sin guion”, pero no quiso dar el brazo a torcer, y aseguró que su punto básico es válido y apuntó: “La vida es considerablemente mucho más barata si se sabe cocinar”.

Empero, a pesar de tanto aviso previo y frente a tanta desgracia que nos rodea, continuamos a ver que los que tienen el poder siguen haciéndose de ciegos y sordos degradando como pueden a sus congéneres mientras discuten estupideces en “cumbres” y/o “reuniones de negocios” que más parecen patéticos concursos de discursos e incidentes bochornosos… ¿Cuándo terminará esta pesadilla?

(*) Visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/

Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: http://www.bubok.es/

Le Pera, Gardel y Pettorossi ya lo Dijeron en 1932


Por causa de nuestra índole de presunción, seguramente que si el chisme lo cuenta uno solo, probablemente no se lo vamos a creer. En todo caso, vale aclarar aquí, que las presunciones se clasifican en legales y judiciales, según las establezca la ley o sean producto de las deducciones concebidas por el juez -aunque uno nunca sepa lo que puede salir de la cabeza de estos-, pero de igual forma la presunción llega a ser un factor que por misterio de la ley se tiene como verdad.

Entonces, es bien probable que por esas fatuas causas acabó por juntarse un equipo multinacional de investigadores que fueron liderados por el médico Philipp Khaitovich, del “Instituto Planck de Antropología Evolucionaria”, situado en Leipzig, Alemania, y a la sazón se les dio por realizar un gran estudio que en sus finalmente concluye que los papeles metabólicos del cerebro y el de los músculos están interconectados… Hasta aquí, mi amigo, parece todo bien.

Empero, buscando ser un poco más explícito en este corpúsculo asunto, agrego que el médico y sus colegas buscaron investigar la “evolución de los metabolitos”, esas pequeñas moléculas como azúcares, vitaminas, aminoácidos y neurotransmisores que representan los elementos principales de las funciones fisiológicas humanas.

Eso, porque los metabolitos son más dinámicos de que el genoma y pueden darnos más informaciones sobre lo que nos torna humanos. A su vez, se sabe también que el cerebro humano -de la mayoría del gentío- generalmente consume mucha más energía de que el de otras especies… “Nosotros estábamos curiosos para ver qué procesos metabólicos eso envuelve”, llegó a mencionar el Dr. Khaitovich, quien publicó el mencionado trabajo en la revista “PLoS Biology”.

En verdad, ellos descubrieron que el metaboloma -el conjunto de todos los metabolitos en una célula- del cerebro humano, llegó a evolucionar cuatro veces más rápido de que el de nuestro primo vivo más próximo, el chimpancé… Aunque el de algunos sea la víbora.

Pero lo que más sorprende, no en tanto, es que el músculo humano acumula una cantidad aun mayor de alteraciones metabólicas: 10 veces más que los chimpancés… Y me imagino que de ahí venga la vieja ocurrencia de Le Pera, Gardel y Pettorossi al escribir la letra del tango “Silencio”: Mientras el músculo duerme, la ambición trabaja…

En todo caso y como sea, para descartar la posibilidad de que esa mudanza evolutiva reflejase simplemente nuestro estilo humano de vida sedentaria, el equipo del Dr. Khaitovich realizó mediciones adicionales en monos tratados especialmente. Estos cuadrúmanos fueron removidos de espacios en los cuales se podían dislocar con facilidad y dejados en pequeños compartimientos. Además, pasaron a ser alimentados con mucha gordura y azúcar por varias semanas, intentando así imitar el ambiente de muchos seres humanos contemporáneos. Sin embargo, esas mudanzas de estilo de vida representaron apenas un pequeño efecto sobre el metaboloma muscular de los primates.

Luego a seguir, Kasia Bozek, otra autora del estudio, agregó: “Durante mucho tiempo, fuimos confundidos por alteraciones metabólicas en el músculo humano, hasta que percibí que lo qué los otros primates tienen en común, en contraste con los seres humanos, es su enorme fuerza muscular”… Salvo Tarzan, claro está.

Asimismo, para conseguir probar la veracidad de su punto de vista, los científicos agruparon a varios chimpancés, monos, estudiantes universitarios, y hasta a algunos atletas profesionales, en una competición de fuerza de tracción… Sólo faltaron políticos.

Y lo que ellos vieron, es que a pesar del sudor y la determinación, todos los participantes humanos fueron superados por sus oponentes primates en más de dos veces… Lo que indica un error en el estudio, pues opino que si ellos hubiesen incluido políticos en esa lid, ciertamente el resultado sería otro.

En fin, se perdió la oportunidad, pero mismo así, la Dra. Bozek señaló: “Nuestros resultados sugieren una gestión de energía especial en los seres humanos… Ella permite economizar energía para nuestros poderes cognitivos extraordinarios a un costo de músculos más débiles”… Lo qué, en otras palabras, significa que cuanto más cerebro tenemos, menos músculos… ¡Exceptuándose los políticos, que no fueron estudiados!

(*) Si le parece, dese una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: