Arenal de Sueños


32-arena-de-suenos

Ya no me alcanzará la triste noche, si recostado en mi cama como playa de blancas arenas, dejo que las tibias olas de tu mar de amor platinado por la luna al pie de infinitas estrellas, bañe mi cuerpo y refresque mi alma con tus besos de espuma.

Aguardo impaciente la barcarola de tus susurros para regresar ansioso de otros viajes y dolores, cediendo a que el vals de la serena luna doble mi cabeza soñando sobre tu pecho de flor nocturna.

Deseoso estoy para que los desvelos de mi vida se deshagan de pronto en añicos, cuando tu mano que vive y vuela, abran los puños delicados dejando caer en mi piel señales sin rumbo que amparen la noche de este viajero dormido.

Iremos juntos a viajar entonces a través de las aguas del tiempo, en cuanto yo sigo el agua que llevas y que me lleva por la noche entre olas de pasión, por el mundo, hasta que el céfiro de la muerte nos envuelva en el destino.

Quiero que vivas amada mía, en cuanto yo, adormecido, te espero en los sueños de la madrugada. Quiero que tus oídos continúen oyendo el viento de mis clamores de ardor mientras hueles este amor de mar que aprendimos a amar juntos, y que sigas pisando la misma arena que nuestros cuerpos se acostumbraron a pisar un día.

Hoy, ausente de mí, sé que por otros sueños tu corazón navega. Cierra tus párpados, cierra ya esos sueños y entra con tu cielo en mis ojos. Dormirás ahora con mi sueño, e iras, iremos juntos los dos, a navegar por las aguas puras como ámbar dormido.

Entonces ya no seré apenas tu sueño, y viajaras de manos dadas siempre viva, siempre sol, siempre mar, siempre luna.

Anuncios

No Vaya Nunca Más a la Playa


Por lo normal, a la gente le gusta ir a la playa para tostarse al sol, pues probablemente se ven mejor con un tono más oscuro de piel, aunque les trae sin cuidado que los rayos del sol en esos días sean tan dañinos como son y no usen una protección solar. Supongo que con el tiempo, cuando ellos empiecen a tener problemas en la piel, se darán cuenta del error que están cometiendo, ya que la piel tiene memoria y nunca olvida.

A otros tantos del gentío les gusta la playa por muchos motivos, sobre todo si para los hombres hay biquinis a vista, y para las mujeres masculinos con cuerpos atléticos, mientras soportan el sol y esperan que la piel coja un tono tostado. Evidente que esa presión de grupo en los individuos es muy difícil -para algunos- de soportar, por lo que finalmente ceden y terminan mirando con los demás simplemente porque es más fácil pertenecer al grupo que enfrentarse a él… Y especialmente porque el panorama les resulta atractivo.

Al margen de la mayoría, es perfectamente posible que a las personas les guste la playa por lo que ofrece o, en muchos casos, por su carácter exclusivo y limitado. Como para la mayoría la playa sólo está disponible apenas unos días al año, el valor que le otorgan es notablemente superior. Lo mismo decir que si vivieran en una playa todo el año durante 20 años quizás acabarían artos de la playa, pero nunca de los biquinis.

Con todo, parece que ese tipo de programa playero está con los días contados, pues un fenómeno que sólo fue visto en la Tierra hace 73 mil años -un poquito antes de yo nacer- puede dar la cara nuevamente y causar una espantosa marejada en todo el globo terráqueo acabando con todo, mismo antes que el Estado Islámico y la Al Qaeda lo logren.

Las catastróficas informaciones sobre este aguado prodigio vienen de un estudio que fue realizado por la “Columbia University”, de Estados Unidos, y la “University College London”, de Inglaterra.

Según los estudios, un “tsunami gigantesco” de proporciones devastadoras, podría ser registrado nuevamente en la Tierra. Para uno tener idea de la dimensión del anunciado fenómeno, los especialistas hablan en ondas con cerca de 245 metros de altura barriendo playas y laderas… Y ni la barca de Noé se salvaría.

Los especialistas cuentan que la primera vez que ese fenómeno fue registrado, hace 73 mil años, -si bien la CNN y el National Geographic no llegaron a registrarlo- una isla de más de 48 kilómetros fue simplemente tragada por el agua. En esa época, el causador de tal desastre fue uno de los mayores y más antiguos volcanes del mundo, localizado en Cabo Verde, África… Aunque Bartolomé Díaz y Vasco de Gama ni se dieron por enterados.

En la época antes de que estos ilustres navegantes pasasen por ahí, el volcán expelió piedras gigantescas que fueron arrojadas al océano de una sola vez, creando las ondas devastadoras.

Según estos científicos, el fenómeno fue imprevisible, una vez que comenzó de manera repentina durante una erupción devastadora, lo que puede acontecer nuevamente, explica el especialista Ricardo Ramalho, de la “Columbia University”, que agrega: “Ese tipo de tsunami, con ondas gigantescas y devastadoras, no acontece con tanta frecuencia, pero necesitamos tenerlos siempre en consideración al pensar sobre el tipo de peligro que un evento de esa naturaleza y porte traería para la vida actual en nuestro planeta”.

Apenas para efecto de comparación, los dos mayores tsunamis recientes acontecieron en la costa del océano Índico, en 2004, y en Japón, en 2011. En ellos fueron registradas ondas de aproximadamente 30 metros. O sea, prácticamente ocho veces menores de las que atingiría la Tierra en un eventual mega-tsunami.

La gran preocupación de los especialistas de las dos universidades, es intentar encajar un proceso de prevención eficaz, con posibilidad de dislocamiento humano en masa caso ese fenómeno vuelva a suceder y muchos se encuentren en la playa. Y como estos científicos, sin embargo, dicen ser imposible prever cuando un evento de esa magnitud acontecería nuevamente, lo mejor es irse para las montañas… No necesariamente a Tanzania, como lo hizo Johannes Rebmann en 1849 para escalar el Kilimanjaro.

Con todo, por ser herederos de lo frenético, se aconseja por ahora dejar de lado estas neurosis persecutorias y las temibles paranoias e histerias apocalípticas que se avecinan, y comprar lo cuanto antes una linda maya, un buen protector solar y un par de gafas verdes… ¡Impresionante!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Prohibiciones con Pesos y Medidas Diferentes


Quizás aquí haga clamorosa falta, por ejemplo, la adicción de higrómetros que puedan medir la humedad ambiente que afecta las cavidades craneanas de algunos, y hasta quizás sea necesario introducir en ellos el uso de algunos dispositivos electrónicos competentes que la mantengan constante, corrigiéndola cada vez que ésta se exceda o mengüe, pues a esta altura de la vida ya no se puede trabajar más a ojo y palmo, tacto y olfato, necesitando dejar afuera otros procedimientos atrasados y poco tecnológicos que inhiben las ideas en la hora de crear las leyes que, luego de aplicadas, originan sentidas razones de queja contra la inmisericorde política designada en las ordenanzas.

Ya que hablamos en materia de ordenanzas, sin duda algunas que éstas cargan con ciertas culpas propias, así como a la inocencia y a la ingenuidad tantas veces le han sucedido. Estatutos creados en la más rigurosa imparcialidad de juicio, raíz maligna de las otras, ha sido pensar que ciertos gustos y necesidades de los contemporáneos, mismo arriesgando un atizar inoportuno en la adormecida hoguera de las conflictivas relaciones históricas entre el capital y el trabajo, o entre el cuerpo y la mente, pensando tal vez que estos preceptos se mantendrán inalterables “per omnia saecula saeculorum” o, por lo menos durante toda la vida, lo que viene a ser lo mismo, si reparamos bien.

Pues bien, apartándonos de todo este palabreado por muchos ya clasificado de superfluo y redundante, ya noto en mis oídos las sentidas razones de queja con el surgimiento de una ordenanza de la isla turística de Mallorca, por la que se prohibirá circular por aquellas calles en bikini o traje de baño sin cubrir la parte superior del cuerpo… ¿Ya pensó?

Pues según lo informó la cadena de noticias “CNN”, está muy cerca de aprobarse una ley que prohibirá el uso de trajes de baño fuera de las zonas de playa de la capital de la isla, Palma. Es que la referida ordenanza se incluye en una sección titulada “etiqueta”, y establece que estará prohibido que cualquier persona esté “desnuda” o “carentes de ropa superior” en la vía pública. No en tanto, esta prohibición no se aplicará a paseos marítimos y calles adyacentes a la playa, conforme lo consigna la mencionada emisora norteamericana.

Caminando en mano opuesta a la posible nueva disposición española, me entero de que Kalyn Thompson, una profesora de 25 años moradora del estado norteamericano de Oklahoma, está siendo acusada de dar nota alta para un alumno posteriormente al momento que el estudiante practicara sexo con ella. Es que este mal alumno, de 18 años, había sido reprobado en inglés en el semestre anterior, pero acabó recibiendo nota 98 luego de relacionarse más profundamente con la profesora.

Se cuenta que ella se demitió de su loable función educativa en mediados de abril, según las informaciones del periódico británico “Daily Mail”, quien menciona que la demisión ocurrió después que las intensas “actividades extracurriculares” de Kalyn comenzaron a ser investigadas por la dirección de la escuela.

Conforme informa el mencionado periódico, luego después ella fue detenida por la policía y libertada en seguida de pagar fianza de US$ 35 mil. El relacionamiento entre ambos fue descubierto por causa de las tórridas mensajes de texto intercambiadas entre la docente y el alumno, ya que las conversaciones comenzaron en diciembre de 2013, fuera de la escuela, según afirmara el ardiente estudiante.

Al aplicarse las ordenanzas locales, Kalyn terminó por ser acusada de estupro en segundo grado, por cuenta de las relaciones sexuales ocurridas en marzo de 2014 entre ella y el estudiante; ya que en Oklahoma no es permitido que profesores tengan relaciones sexuales con alumnos y ex alumnos menores de 21 años, aunque en ese mismo Estado la edad para el sexo consentido entre adultos sea de 16 años.

No sé por qué, pero todo esto me recuerda otra cosa, más exactamente sobre la humilde mujer con hechos notables llamada “la Pasionaria”, cuya exactitud exhibo ahora con detalles sorprendentes: su nombre real, Dolores, quien, en verdad, una vez terminada su etapa de exilio en Rusia, volvió a España como “la Tintorera”, puesto que tenía una tintorería en Madrid… ¡Abismal!

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: