Soy Culpable


60-soy-culpable

Confieso, emocionado, que la reconocí inmediatamente, aunque algo denodado, considero que igual la podría haber distinguido perdida en medio de una multitud.

De inmediato sentí una indescriptible emoción, y creo que me dieron unas ganas locas de ser parte de ese viento rabioso que la despeinaba. Había pensado tanto en ella, que durante varios meses llegué a imaginar innúmeras cosas, pero luego al verla ya no supe que hacer. Es que en cuanto ciertas personas hacen de todo para tornarse substanciales, otras, a pesar de todo lo que las rodea, actúan naturalmente y se tornan inolvidables.

No es por nada que yo me quedé mirándola, rutilante, y puedo jurar que ya no me quedaron ganas de mirar a nadie más. Recuerdo que desde el primer momento en que la vi, había comprendido que los ojos siempre pertenecen a la persona que los hace brillar.

Desde aquel entonces ya no logré dormir por las noches para soñarla, y eternamente mis desvelos terminaban en su nombre. Un día, inconsolable, quise cambiar mis poemas por olvido, pero seguí escribiendo sobre ella.

No sé decir exactamente en qué momento ella se metió en mi corazón, para que ahora la extrañe tanto. Pero creo que ella ya me olvidó.

Lo nuestro nada más fue de esos amores pasajeros que nunca se arriesgan a entregar todo de sí, que prefieren no quedarse ni quererse, donde el orgullo tiene más valor más que los verdaderos sentimientos.

En fin, confieso que no pude. Me declaro culpable de amarle para siempre. Y me declaro culpable que mi cuerpo no admita otro cuerpo que su cuerpo. Me declaro culpable que mi boca no acepte otros besos que no los suyos. Me declaro culpable por el hecho de que amar siempre quiere decir siempre aunque ella esté lejos.

Anuncios

Mentiras Sobre Sexo y Relacionamientos


No hay caso, entra año sale año, mi cordial lector, no puedo dejar de observar con algo de curiosidad, que casi todas las verdades continúan siendo eternas, al mismo tiempo que advierto pasmado como ellas resisten perniciosas en todos los ámbitos de la vida; y claro, aun más cuando ese tipo de crudezas están relacionadas con la sexualidad, puesto que para los vivientes, al verse necesitados a enfrentar ese momento, la cosa evoluciona para los límites de la locura.

Por consiguiente, ya no nos debe alarmar que todo el mundo tenga algo a decirnos con 200% de certeza, de que la teoría se aplica de forma imparcial a todas las personas de este desquiciado planeta llamado Tierra. Aunque igual vale advertirlo que no es bien así que la cosa funciona.

Por ejemplo, sé de algunos ingentes que aseveran que las personas son diferentes y ellas se motivan por asuntos igualmente diferentes; pero, si por un mísero momento fuésemos -el lector y yo-, a ponernos a pensar como lo hace la mayoría, no tengo dudas que es posible divertirse un poquito con esa cosa toda… ¿Quiere ver?

Él hombre para de masturbarse cuando tiene sexo constantemente – ¿Serio? ¿Usted es de los que cree que es así? En todo caso, le diré que desde la época de Adán la masturbación hace parte de la vida masculina -aunque igualmente pienso que debería hacer parte de la femenina también- y nunca dejará de existir porque el hombre tenga sexo en casa o a disposición.

Por ejemplo, les cuentos el insensato de mi vecino me advierte que es cierto que con los años la frecuencia disminuye, pero ese venturoso hábito no desaparece nunca… ¡Y ni debería!

Los hombres siempre quieren tomar la iniciativa – ¡Qué nada! Hombres con “H” mayúsculo, adoran cuando su pareja le deja bien claro que quiere hacer sexo con él. Entonces, piense que, así como usted, lo que él más quiere es sentirse deseado, atrayente, interesante y un dios del sexo… Aunque en verdad, la mayoría de las veces termine siendo un diablo.

Por tanto, mujer, no pierda tempo con asnerías y dígale de una buena vez a su hombre lo que usted quiere hacer y como quiere hacerlo. Y si todavía le resta un poco de aliento, entonces sorpréndalo con algunas imágenes de referencia para endulzar el momento… Y sacarle más jugo a la situación.

Ellos sólo son románticos por interés – Convengamos, madame, que creer en este tipo de vicisitudes es hallar que los hombres no tienen sentimiento. Y si usted es una de aquellas que acreditan en esas emergencias y mismo así todavía se relaciona con uno, entonces es porque no tiene muchos sentimientos de amor propio, ¿no?

Los escolásticos en estos asuntos afirman que los hombres se apasionan, tienen sentimientos y saben, sí, ser románticos solamente porque aman a su pareja. Entonces, ¿que tal si usted ayuda al susodicho que tiene a su lado para que él descubra ese lado que no percibe de miope que es?

Sexo en cualquier lugar, y a cualquier hora – ¿El hombre gusta de sexo? ¡Ahh!…, no me haga reír. Le diré que le gusta tanto como le gusta a usted, si no más.

Claro que el hombre tiene mucho más que hacer de que ponerse a pensar en eso el tiempo todo… Bueno, reconozco que existen algunos perturbados de espíritu que son así, pero normalmente ellos tienen 15 años -física o mentalmente.

Entienda de una vez que la pertinacia masculina está totalmente relacionada a la seguridad. Por tanto, si hay algo equivocado en algún ámbito de la vida del hombre, entonces puede tener certeza que el asunto en que el tipo menos va a pensar, es en sexo… Hacerlo, entonces, mi amiga, ni que la vaca tosa.

Sin embargo, a estas alturas, mi prestigioso lector, como puede ser fácilmente contemplado que es imposible que me ponga a intentar sanificar aquí apatías utilizando la lógica surreal una vez que se ha perdido el primitivo referencial del Homo sapiens, le confieso que no veo la oportunidad en este año que recién comienza, de entregarme de vez a la decrepitud de apretar algunos botones y decir OK a todo lo que aparece por delante… ¡Una increíble congruencia!

A %d blogueros les gusta esto: