Jugando a Oscuras a la Cabra Ciega


Profeso que ya es hora del gentío prestar más atención en lo que hace y a lo que recurre para declarar sus virtuosos sentimientos platónicos ahogados. En especial lo digo por toda esa gente que sale poniendo “Te amo” en las paredes, ya que debería especificar a quién… Sé de un montón que ha leído ese tipo de mensaje al punto de ilusionarse y luego salió lastimado.

Hago tal referencia no por acaso, pues es notorio que otras personas apelan a actitudes más trastornadas y por veces se les va la mano, como es el caso específico de doña Gayle Newland, de 25 años.

Por causa de su pasión arrebatadora, esta mujer fue condenada hace unos días por un tribunal británico a pasar ocho años en la prisión, dando una de pajarito atrás de las rejas. En verdad, ella terminó siendo acusada de un crimen que se inició en los medios virtuales después de ella se hacer pasar por hombre para engañar una “amiga” y así poder realizar sexo con ella… Exactamente de la forma que el leyente imagina.

El caso es que Gayle quedó amiga de la víctima en la plataforma “Facebook”, en 2011, usando un nombre masculino en su perfil, “Kye Fortune”. Luego de pasar un tiempo intercambiando palabras dulces y románticas, las dos pasaron a una etapa superior en la que sustituyeron la escrita por conversaciones telefónicas de nivel más íntimo, aunque Newland continuó fingiendo ser un hombre.

Finalmente, después de gastar mucha saliva por el auricular, ellas concordaron en encontrarse en 2013. Circunstancialmente, Newland insistió para que la amiga se vendase los ojos para el encuentro.

Lo que suena extraño, es que ellas pasaron más de cien horas juntas, en las cuales la víctima siempre estuvo vendada… Lo que no sería necesario, pues ya da para sacar que era ciega de cerebro.

En fin, como si fuese poco, ya que el propio amor es ciego, durante algunos encuentros ellas mantuvieron relaciones sexuales, algo así como diez veces, hasta que la mujer abusada decidió tirar la venda y vio que Newland usaba en verdad una prótesis en lugar de pene… Cosa que nos hace suponer que a más de ciega era manca.

Sin embargo, contrariando a su ahora ex amiga, durante la audiencia Newland alegó que la víctima siempre supo que ella fingía ser un hombre y ambas se entretenían haciendo juegos lujuriosos para explorar la sexualidad. También negó que ella la tuviese forzado a usar vendas o cualquier otra cosa para esconder su rostro… Quizás queriendo reinventar algo parecido a “50 tonos de gris”.

Mismo así, el juez del caso, que no tuvo su identidad revelada, describió a la condenada como siendo “una mujer mentirosa, intrigante y muy determinada”.

El juez llegó a registrar en la sentencia, que “la señora acusada mantuvo esa línea de conducta durante un largo período de tiempo en el cual jugó con los sentimientos de otros, actuando únicamente para su propia satisfacción sexual sin llevar en cuenta el impacto devastador que el descubrimiento de la verdad tendría sobre la víctima”… Pero se atuvo de condenar a la acusadora por el simple hecho de ser “estúpida”.

Verdaderamente, a pesar de todos los defectos, la vida ama el equilibrio, pues si mandara sólo ella, haría que el color oro estuviera permanentemente sobre el color azul, que todo cóncavo tuviese su convexo, que no sucediese ninguna despedida sin llegada, que la palabra, el gesto y la mirada se comportaran como gemelos inseparables que en todas las circunstancias dijeran lo mismo… ¡Es de dudar!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

La Alegría en Versión Biónica


-¿De qué se ríe, doctor?… ¡Buen día!… Por su fisonomía, enjuicio que la vida le ha de estar resultando de pura despreocupación.

-Para usted también, mi amigo… Y cuanto a su percepción, creo que otra vez erró el tiro. Desde ya le aclaro que no me rio de la vida, que suficientes preocupaciones ésta ya me otorga gratuitamente.

-Sinceramente, ¡no lo comprendo, doctor!… ¿Puedo saber por qué sonríe?

-Es que apenas lo vi a usted ahí, sentado frente al pocillo de café, algo me trajo a baila su parecido con Mohammed Abad.

-Debe ser algún conocido suyo, porque no tengo idea de quién puede ser ese sujeto.

-La verdad, es que yo tampoco; pero como su caso es insólito, no puede abstenerme de compararlo con usted… ¡Disculpe!

-No sé porque yo tendría que aceptar sus disculpas, doctor. Por lo visto, ha de tratarse de algún chisme barato de los que usted siempre trae.

-No sea ingrato, hombre. Sólo buscaba ser urbano.

-Fenómeno, pero eso tampoco explica por qué anda tan alegre.

-No estoy alegre ni feliz, verdad sea dicha. Era tan solo la unión de dos contingencias.

-Ya viene usted con sus charadas… Sepa que hoy no estoy para acertijos… O me cuenta lo que sabe, o tire de una vez esa máscara chusca de su faz.

-Usted es un avinagrado, mi amigo. Por eso se parece mucho a ese individuo…

-¿Qué hombre?… ¿Podría explicarse mejor, por favor?

-Por supuesto, ¿qué mal hace?… Le cuento que cuando aun era un muchacho imberbe, Mohammed Abad sufrió un horrible accidente de automóvil.

-No me atinge su indirecta, doctor. Nunca fui atropellado en mi vida.

-¿Quiere que termine el relato, o va a comenzar con sus impertinencias?

-Dele nomás, suelte la lengua, doctor. Ya estoy curioso para saber de qué se trata.

-Como le decía, ese día Mohammed fue arrastrado por un vehículo por cerca de 185 metros, por lo que tuvo su pene sumariamente arrancado y tuvo que conformarse en vivir así durante casi treinta años.

-¡Ja! Luego imaginé que se trataba de alguna chacota de su parte…

-Está bien, no le cuento más nada.

-Si empezó algo, doctor, tiene obligación de continuar. Prometo que no lo interrumpo.

-Algo que dudo, pero sigamos. Resulta que la vida de este individuo que hoy tiene 43 años, de repente ahora mudó totalmente.

-¿No me diga que acertó a la lotería?

-Fue mejor que eso, hombre. Fíjese que luego de pasar por una cirugía bastante complicada, él acabó por ganar un pene biónico, y tres décadas después pudo conocer lo que era una erección. Por lo que su sueño ahora es perder la virginidad y formar una familia.

-Ya me lo imaginaba. Usted me quiere tomar el pelo, como siempre.

-Está bien, paro por aquí…

-No, no… Ahora siga. No se comporte como un maleducado, doctor.

-Usted me prometió que no iba a interrumpir mi relato.

-Entonces, le renuevo mi promesa. Continué nomas.

-Usted ya me sacó las ganas, hombre; pero si insiste, acreciento que para construir el tal pene biónico, los médicos tuvieron el delicado trabajo de retirar piel de los brazos del paciente y trasplantarla para dos tubos que se inflan cuando él presiona sus testículos.

-Esas cosas sólo pueden ser inventos suyos, doctor. Si fuese así, ese tal de Mohammed quedaría como el gallo que agita sus alas cada vez que cacarea.

-Eso, yo no sé, pero lo cierto es que días después de la cirugía, el hombre probó el aparatito y confirmó su funcionamiento, avisando que “ahora quiere conocer a alguien con quien pueda practicar sexo, ya que intentará llevar la vida normal que nunca consiguió”.

-Lo que no es de dudar, doctor. Al fin de cuentas, el sujeto perdió su juventud sin probar nunca lo que era experimentar el alivio manual.

-Se equivoca rotundamente, mi amigo; pues durante cierta época de su vida, él llegó a ser casado, aunque escondiera el problema de su mujer. En todo caso, como los dos no se relacionaban sexualmente de manera alguna, ella acabó pidiendo el divorcio… Por eso me reía de usted cuando esta historia me vino a la cabeza…

-¿Sabe una cosa, doctor? ¡Váyase al diablo!… O, mejor dicho, me niego a seguir escuchando sus gansadas… ¡Me voy!

-Vaya nomás, y no se olvide de cumplir con sus compromisos en casa, para que no le ocurra como a Mohammed.

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Conquiste el Placer con el Condón Eléctrico


Ya nadie duda de que a pesar de las inúmeras ventajas que tal resguardo le proporciona, casi siempre y por diversos motivos, el profiláctico condón termina siendo mal visto por sus usuarios. En todo caso, parecería que eso ya es casi historia antigua, pues todo indica que la cuestión estaría mudando después de lo surgido con la invención de tres investigadores del “Instituto de Tecnología de Georgia”, en los Estados Unidos, quienes crearon un tipo de preservativo que genera pequeños impulsos eléctricos para provocar mayor placer en el masculino.

Una vez creado por alumnos de doctorado del mencionado instituto, el objetivo del juguetito erótico es desenvolver una tecnología sexual que permita a las personas imitar los diseños de sus propios juguetes -caso los tenga en casa- o construir nuevos. Además, estos investigadores acreditan que su innovación ayudará a disminuir la cantidad de personas que evitan usar los viejos preservativos de látex.

Ellos lo han apodado de “The Electric Eel”, o “La Anguila Eléctrica”, y Andrew Quitmeyer, uno de sus creadores, contó a la “Agencia Efe”, que el prototipo, que a primera vista parece una media -para un pie solo-, está formado por un tejido conductor que debe ser colocado en el pene y preso con velcro.

Todo indica que dicho producto posee un micro controlador que, una vez cargado, puede ser colocado en esa ropa peneana, cuando entonces pasa a enviar cortos impulsos eléctricos de baja intensidad, estimulando así la región, inclusive la cavernosa… Algo que los hace pensar que tales propulsiones puedan llevar a la compañera del usuario al delirio orgásmico, dejándolas con la vagina electrocutada de placer.

Así pues, los creadores del artilugio lo definen como un “concepto de preservativo digital de código abierto idealizado para mejorar el placer sexual”, aunque ellos resalten que su uso no evita la difusión de enfermedades sexualmente transmisibles o hasta el embarazo no ambicionado.

“No prevendrá enfermedades, pero seguramente puede ayudarnos a desenvolver preservativos reales con electrodos”, acredita Quitmeyer, quien agregó que el novedoso dispositivo está siendo financiado por la “Fundación Bill y Melinda Gates”.

Es que dicha organización ha venido fomentando el proyecto “Grandes Desafíos para la Salud Global”, a través del cual premió las mejores invenciones sobre la “Nueva Generación de Preservativos”.

Se menciona que la institución de Bill y Melinda ha estado costeado las creaciones de 13 finalistas en noviembre del año pasado, ayudándolos financieramente para poder desenvolver sus proyectos, los que tienen siempre el mismo objetivo: “descubrir una manera de tornar los preservativos más agradables y más fáciles de usar”.

Luego después de llevar dos semanas de trabajo en la “Anguila Eléctrica”, los investigadores garanten que la efectividad y seguridad del aparatito fueron comprobadas por ellos mismos, llegando a garantir que el uso es placentero.

“Éste es apenas uno de los muchos diseños que estamos haciendo para nuestra compañía, la “Comingle.io”, señaló el preservado Quitmeyer.

En todo caso, él, Firaz Peer y Paul Clifton, que también participaron de la creación, se apresaron a fundar la ya mencionada sociedad, a través de la cual comenzaron a comercializar el dispositivo en el sitio de la Comingle.io. Ahora, si el leyente se siente impelido a adquirirlo, le diré que el nuevo ingenio sexual cuesta nada menos que US$350, ya que con la venta del mismo, este trio de inventores espera arrecadar fondos para garantir la continuidad de la compañía.

“Nuestro objetivo final es crear juguetes eróticos de código abierto para que las personas puedan construir ellas mismas sus aplicaciones”, revela el entusiasmado Quitmeyer. Quien explica que el sitio de su empresa se basa en la filosofía “DIY” (“Hágalo usted mismo”) -no, con la mano, claro-, que es aplicada a la tecnología sexual. Y para lograr su idea, ellos compartirán los códigos de los diseños y proporcionarán las piezas necesarias para cualquiera poder construir sus juguetes eróticos o hasta inventar nuevos.

Con todo, garanten que por en cuanto ellos recién están en fase inicial de pesquisa y desenvolvimiento, pero anuncian que, caso consigan más financiamiento, partirán para “objetivos mayores”… Y con los bolsillos llenos de billetes verdes de cien… Ojala que el invento sirva.

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: