Nuevos Episodios de la Camorra Napolitana


Estoy inclinado a pensar que tal acto, suceso, hecho, episodio o por ventura drama teatral, dependiendo siempre del lado cóncavo o convexo que uno lo quiera mirar, tenga de inicio una fuerte raíz con el pasado del lugar donde ocurrió.

No es de dudar, porque todo el mundo ya sabe que la “Camorra” es una organización criminal mafiosa de la región de Campania y la ciudad italiana de Nápoles. Aunque se diga que en comparación con las mafias vecinas, la “Sacra corona unita y la Ndrangheta”, la Camorra se centra más en la piratería de todo tipo.

Como el origen del término “Camorra” es bastante incierto, esto se presta a bastantes interpretaciones, aunque parecería que la más aceptada es la tesis de que “camorra” viene del antiguo español “gamurri”, ya que éste era el nombre con el que se individualizaba a las bandas de malhechores que abundaban en las montañas de España que a posterior llegaron a la península itálica alrededor del 1300. No obstante también puede que la palabra “ca murra”, esto es: “capo della murra” -jefe de la murra-, surgiera en la Nápoles setecentesca por ser éste el nombre con que se apuntaba el “guappo” -capo, cabecilla, jefe- del barrio- que resolvía las disputas entre los jugadores de la murra, un típico juego callejero de aquel entonces. En todo caso, esta etimología, como todas las otras, también parece remontarse a la del “gamurri” español medieval.

Como sea, por extensión, el término “camorrista” ha pasado a ser sinónimo de matón o de pendenciero, de “quimerista”, y es así que en español “camorra” pasó a significar riña, pendencia, altercado, y los demás etcéteras por el estilo.

Con todo, mismo que ya se hayan escrito incontables obras al respecto y hasta se haya elaborado una infinidad de películas sobre las actividades insalubres de dichas organizaciones, parece que nunca está todo dicho.

Por supuesto que me refiero a lo ocurrido la semana pasada por esas bandas peninsulares, cuando la policía local informara que una mujer napolitana, que descubrió la infidelidad de su marido, terminó arrancando con los dientes un dedo de la amante del susodicho durante una discusión que se originó en la calle.

Más que camorrista, bien podría tratarse de una impulsiva agresora, ya que la descornada esposa de un serio hombre de negocios, que había descubierto recientemente la infidelidad de su marido, un buen día se encontró con la supuesta amante del mismo en cuanto hacía compras en un barrio popular de Nápoles, lo que despertó de inmediato la ira de esta señora con protuberancias craneanas al mejor estilo bovino.

En todo caso, las dos mujeres, que por acaso son parientes, no demoraron en comenzar la pelea, a pesar de los múltiplos esfuerzos realizados por los transeúntes para separarlas.

Mientras ambas se encontraban entretenidas en esas cosas juglares típicas del populacho, sin más ni menos la amante realizó aquel típico gesto mundano de colocar el dedo en ristre para la esposa engañada, por lo que la otra no se quedó atrás y comenzó a morderlo, con tanta fuerza, que se lo arrancó de vez.

Herida, la amante fue rápidamente llevada a un hospital local mientras el dedo era recuperado por la policía a fin de posibilitar una cirugía reconstructiva. Con todo, según un portavoz de la policía que fue contactado por reporteros de la agencia “AFP”, los médicos no consiguieron reconstruir el dedo.

El incognito y a su vez sorprendido portavoz de la policía llegó a comentar: “Estamos acostumbrados a ver escenas de ese tipo en nuestras calles, donde es común que mujeres se peleen con pasión desmedida, pero nunca con tanta violencia”.

Y así, pese al fantasioso cretinismo en el cual procuro encajar ciertos actos de carácter simbólico y filosófico, parece utópico querer decir preciosidades que sólo la experimentada convivencia de la lógica justifica… ¡Sacro asunto mujeril!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Cuentas Claras Conservan la Corona


Recuerdo que un conjunto exacerbado de insulsos solían señalar que bastaba para los reyes ser transparentes, con cubrirse de la cabeza a los pies con lindos tules. Pero resulta que el mundo se fue modernizando y surgió ese tal de “derechos humanos” y ellos ya no pudieron continuar moliendo a palos a sus súbditos y asfixiarlos con pesadas cargas impositivas… Eso ahora lo hacen directamente los gobernantes.

Por tanto, como ya era hora de mudar aquel viejo concepto, fue que el rey Felipe VI de España decidió someter las cuentas de la Casa Real a una auditoría externa a partir de 2015, además de preparar un código de conducta aplicable a sus miembros y regular los regalos que recibe la familia real, entre otras medidas que buscan de cierta forma aumentar la transparencia de la Corona.

Es evidente que estas medidas, que deben entrar en vigor el año próximo, llegan tras los escándalos que golpearon donde más le dolió a la familia del rey, y que resultó con la inculpación de su hermana, la infanta Cristina, y su cuñado, Iñaki Urdangarin, en una investigación judicial por presunta corrupción.

Así pues, según informaron fuentes de la Casa del Rey, Felipe VI seguirá percibiendo hasta final de año el mismo sueldo que tenía como príncipe de Asturias, y su padre, el rey Juan Carlos, también conservará la retribución que se decidió para este ejercicio a partir de la asignación global aprobada por el Parlamento.

Por si no lo sabe el carismático lector, la Casa del Rey tiene asignados este año, nada menos que 7,77 millones de euros (unos 10,6 millones de dólares) procedentes de los Presupuestos del Estado… Mismo que el pueblo no tenga lo que comer.

Pues bien, el caso es que un mes después de su proclamación, Felipe de Borbón tomó una serie de decisiones que la Casa del Rey presenta como coherentes con la voluntad de transparencia anunciada en su discurso ante el Parlamento, así como con la nueva composición de la familia real.

Este clan estará conformado por Felipe VI y su esposa Letizia, por los reyes Juan Carlos y Sofía, la princesa de Asturias y la infanta Leonor, donde ninguno de los cuales podrá ejercer otra actividad que no sea la institucional.

Mismo que a los cuñados del rey no les haya caído bien la idea, a partir de ahora, las hermanas del rey formarán parte de su familia aunque sin actividad institucional ni remuneración de la Casa, ni siquiera cuando excepcionalmente puedan acudir a actos de este tipo… No en tanto, los miembros de la familia real presidirán los actos públicos por encargo del propio rey Felipe VI o por decisión del Gobierno y cobrarán por ello… Tal cual una estrella de la farándula.

A bien verdad, es que el escándalo del caso Urdangarin y la infanta Elena, actualmente en juicio, además de patearle donde más le dolió, logró hundir la popularidad de Don Juan Carlos quien, debilitado también por los problemas de salud, anunció el 2 de junio su decisión de abdicar a la corona en favor de su hijo Felipe VI.

Al ver esta danza, que no es un vals, se puede deducir que no cualquiera puede ser artista, no cualquiera puede ser político, no cualquier político puede ser artista y no cualquier artista puede ser político. Por tanto, en tiempos de tempestades con posibilidad de naufragio, al rey le es bueno saber que los que tienen que pilotar el barco son marineros y no excéntricos parientes musicales, contorsionistas y vedettes que se disfrazan de parientes… O mejor dicho, de cuñados… ¡Realístico asunto!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: