Perdidos Entre lo Pornográfico y lo Real


No es la primera vez que la gente habla del mismo asunto. Incluso, hay quienes gritan de puro nerviosismo, y el alboroto aumenta cuando desde la otra banda del río comienza a oírse a voz profunda la volubilidad de los hombres, tan cuidadosos del poco tiempo que tienen para vivir, siempre quejándose que la vida es corta, que dejan sólo en la memoria el blanco sonido de la espuma.

De igual modo, otros inconstantes rezan a Dios para que éste no quiera que se extinga nunca la caridad para que no se acabe la pobreza, esa gente de mantón y pana, de pantalones remendados, de camisas de algodón con los fondillos de otro paño, de alpargatas, tantos descalzos, y, siendo los colores tan diversos, todos juntos formando una masa parda, negra, igual al lodo mal oliente como el del limo del muelle del puerto.

También no es la primera vez que a la gente se le da por hablar sobre la estética de las vaginas, sobre el patrón perfecto de los cuerpos que aparecen en los filmes o en como los actores disfrutan de orgasmos barullentos en esas mismas películas.

La variedad de lo que se habla es grande, mi parlanchín amigo, pero desde hace tiempo que los eruditos en el tema vienen intentando explicar al viviente que las cosas son bien diferentes en la vida real.

Evidentemente que mucha gente ya lo entendió; empero, muchos apenas dicen que entendieron, aunque se sabe que otras aún están presas, sin querer, a todas aquellas imágenes seductoras que asistieron en los filmes durante años -o que todavía asisten bobaliconas al espectáculo… Que es para conseguir imitarlo.

Pues bien, resulta que un estudio productor de videos americano resolvió crear un proyecto autoral para divulgar su nombre, y escogió ese mismo tema para abordar. Claro que el asunto está en boga, ya que mueve mucho dinero anualmente y es un mercado que sólo tiende a crecer… El sexo es la mina de oro de la publicidad.

Lo cierto es que, por ser tan creativos y entusiastas, estos sujetos consiguieron hacer un trabajo genial ilustrando los datos genitales con alimentos. No en tanto, se intuye que algunas personas van pensar que es asqueroso colocarlo así, pero otras -muchas- lo hallarán divertido. En todo caso, lo más importante de la cuestión, dicen, es la gente del pueblo ir mudando las cosas que tiene gravadas en la cabeza, con la sabia intención de poder ser más feliz entre cuatro paredes.

Por tanto, lo que ellos defienden con su video, es el viviente poder entender la diferencia entre el tamaño del pene en la vida real y el que se ve en los filmes, de cómo es la depilación de la nena, la estética real de una vagina peluda, y de cómo el orgasmo ocurre -y cuando ocurre-; que, bajo sus auspiciosos conceptos, es lo que puede transformar la vida de quien está iniciando la experiencia sexual –y también de quien ya se considera experimentado, pero todavía no aprovechó todo por causa de amarras inconscientes.

De cualquier manera, estos afianzados productores defienden que no se puede ser egoísta, y hay que recordar que la mayor parte de las mujeres no llega al orgasmo en la penetración, y que la mayor parte de las desdichadas mujeres no eyacula, y no entiende que el sexo anal todavía es un tabú que puede dejar la relación mucho más placentera.

Al ver el video, juzgo que el referido material, desde el punto de vista didáctico de la cuestión, viene directamente en auxilio de muchos caminantes sin dos dedos de frente y que allí están a la espera de que les llegue la vez, horas y horas en pie, algunos hasta por la madrugada, sosteniendo las cosas en alto, hablando unos con otros, acalambrados que ya están de tanto esperar.

Por otra parte, mi irrestricto leyente, cambiando tiempos y políticas, pienso que esto también le acabará sirviendo, ya que usted entendió cuáles son las limitaciones que existen entre ustedes dos en la hora fatídica del vamos ver… ¡Realístico!

(*) Si es de su interés continuar a entretenerse con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene varios de mis libros impresos o en versión e-book, disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: