El Superdotado de Ojos Sesgados


Estoy casi convencido de que ciertos temas logran captar la atención inmediata de cualesquier leyente no por causa del hecho en sí, sino más bien por la curiosidad que el humano siente luego de enterarse de un acontecimiento que le parece “bárbaro”, sin la necesidad expresa del protagonista pertenecer al grupo de cualquiera de los pueblos que en durante el siglo V penetraron en el imperio romano.

Por tanto, luego de tan meditado análisis filosófico, no hay más remedio que ponerle el acento a la “i”, ya que acaba de ser divulgado que un ex director de un colegio japonés acabó por ser detenido la semana pasada bajo sospecha de haber mantenido relaciones sexuales pagas con más de 12.000 mujeres, incluyendo menores de edad, durante muchos de los viajes que él realizara a las Filipinas, conforme lo ha divulgado la prensa local.

Este hombre de carácter superdotado en asuntos en la horizontal, fue detenido después que fuera presentada contra él una denuncia de una adolescente de 13 años, que se dice víctima del acusado.

Todo indica que sin tener que hacer de mejor, Yuhei Takashima se entretuvo durante un periodo de 27 años, catalogando de manera minuciosa nada menos que 150.000 fotos de esas féminas en 400 álbumes, supuestamente porque deseaba “guardar lindas recordaciones” de sus relaciones íntimas. Por lo menos fue lo que informó la agencia de noticias “Jiji” y otros medios de comunicación.

Por su vez, el demente y dinámico de Takashima, de 64 años, afirmó a la policía que comenzó a pagar por sus relaciones sexuales cuando fue enviado por tres años a una escuela japonesa en Manila, en 1988, según lo apunta la agencia “Jiji”.

Después, como le gustó su performance, pasó a establecer un ritmo de tres viajes por año a Filipinas, acumulando así un total de 65 estadías, de acuerdo con los chismosos de la prensa.

Según los cálculos matemáticos poco infalibles, el japonés habría mantenido relaciones sexuales con 12.600 mujeres, de 13 a 70 años… O sea que mientras caminase y tuviese dientes, nada le caía mal.

En todo caso, cuando consultados, los integrantes de la policía de Kanagawa, una localidad cerca de Tokio, no llegaron a confirmar las informaciones dadas por la prensa.

Ergo, una vez que uno se ha enterado de tan prosaico asunto, cabe preguntarme si Daniel-Françoise Auber, el compositor francés autor de muchas obras para la escena, óperas, ballets y música religiosa, debería oír también esta historia para luego controlarse, o acreditar entonces que las utopías sordas y las paralelas musicales se han de encontrar un día en el infinito delante del pasmo y de las pituitarias obsesiones terrenas que cuchichean en la Realidad insidiosa que nos rodea… Lamentable… ¡Nunca lo sabré!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

A %d blogueros les gusta esto: